VUELOS ESPACIALES TRIPULADOS.                  Capítulo 8º      Subcap. 21


<> LOS VUELOS TRIPULADOS PRIVADOS AL ESPACIO. (Parte 12).

                                                                     Índice de este Apartado:

Viene de PARTE 11

<> LOS VUELOS TRIPULADOS PRIVADOS AL ESPACIO
    >
ANTECEDENTES.
    > INSPIRATION4

 

<> LOS VUELOS TRIPULADOS PRIVADOS AL ESPACIO


     Son los vuelos orbitales de empresas privadas sin interrelación alguna con programas de los vuelos de las naciones, como los Soyuz rusos, los internacionales de la ISS, o los chinos Shenzhou.
    Una vez más se recalca que no se incluyen los vuelos a la alta atmósfera como vuelos espaciales, negocio de otras empresas para acaudalados turistas (los de los vuelos orbitales también lo son por necesidad), porque el espacio no comienza en la línea Von Karman de los cien Km de altitud, que lo es solo a nivel jurídico y de soberanía de las naciones; se considera como espacial lo orbital, o al menos dar una vuelta al planeta de forma inercial por encima de los 160 o 170 Km, o alcanzar al menos tal cota.
    Sin embargo, sí cabe su cita, la de los vuelos suborbitales, aunque sea de modo general como antecedente que ha estimulado al verdadero acceso al cosmos hacia auténticos objetivos espaciales y no meramente contemplativos, si bien también en los suborbitales se pueden hacer experimentos de microgravedad durante unos minutos.

        > ANTECEDENTES


    Los costos económicos tan altos de los vuelos siderales vienen condicionando las posibilidades de tal viaje de modo que solo resultan posibles para los estados, y solo para algunos. Sin embargo, no se deja de observar que hay empresas capaces y otras entusiastas que apuestan por tal medio de transporte, sin perder de vista la especulación de las posibilidades de rentabilidad del espacio. Como sea que para las entidades privadas la posibilidad de una gran estación espacial está fuera de alcance por lo pronto, o para las observaciones y aplicaciones terrestres les basta un simple satélite, la opción más considerada para un vuelo tripulado es la turística y la de investigación a corta escala.
    Ya en los años 80, la empresa estadounidense Space Expeditions, luego Space Adventures, propugnaba los vuelos espaciales de ocio con vistas a la siguiente década. En España, la agencia Latitud 4 vendía billetes a 6 millones de pesetas, que llegarían a reservar 5 ejecutivos nacionales. Los viajes, a iniciar con un entrenamiento en Seattle y posterior lanzamiento en Florida, no se llevaron a cabo en el período previsto. La nave espacial hubiera debido tener capacidad para 20 pasajeros y 5 tripulantes. En 2001 el viaje, suborbital  por encima de los 100 Km, con una estancia de solo 2,5 min en la microgravedad, se anunciaba para entre 2003 y 2005 por un precio de 98.000 $, casi 18 millones de pesetas, incluyendo gastos de hotel y 4 días de entrenamiento así como una cena de despedida tras el vuelo. El pago debía hacerse con 6.000$ al hacer la reserva, 12.000$ anuales y el resto a 6 meses de la fecha prevista para el vuelo; en caso de no poder volar por razones médicas devolverían el importe pagado.
    Para llevar turistas, el británico David Ashford esbozó el Ascender, un transporte espacial de 50 plazas a lomos de un gran avión que alcanzaría los 48 Km de altura. Desde aquí, sobre 6 Mach, la nave espacial despegaría hacia la órbita, o en una primera etapa hasta los 100 Km para luego regresar en un vuelo de 30 min, 2 en microgravedad. El costo del proyecto se cifró en 1996 en 26.000 millones de pesetas. El precio del billete: 1.500.000 pesetas.
    Otro proyecto similar fue japonés y cita una nave, bautizada y todo como Kanko Maru, de 22 m de longitud, 18 de diámetro y 550 Tm de peso. Llevaría 12 motores y su capacidad debería permitirle hacer 3.000 viajes. Una empresa, también nipona, la Shimizu, diseña por entonces un hotel orbital para el año 2020, de 64 habitaciones, de 240 m de longitud y 140 m de ancho. Una vez desarrollado el sistema y en funcionamiento regular varias naves, el precio solo sería de 2,3 millones de pesetas. Resulta un poco difícil de creer en la viabilidad a corto plazo de estos proyectos y no digamos nada de la ganga de los billetes... aunque solo sea en temporada baja...
    Menos barato es el viaje del proyecto de la empresa americana Zegrahm, de Seattle, que hace reservas para volar por encima de los 100 Km de altitud durante 2,5 horas por 15 millones de pesetas (de 1999) en un crucero espacial que comprende un programa de 7 días para la preparación previa que incluye 5 jornadas de un breve entrenamiento espacial y exámenes médicos. Las naves proyectadas para el caso son el Sky Lifter, o elevador celeste, y el Space Cruiser, o crucero espacial. En ambos casos se trata de un despegue horizontal y a unos 15 Km de altura, la nave espacial se desprende y enciende motores-cohete. La aceleración máxima considerada es de solo 2 ges lo que sería admisible para cualquiera. Pero el tiempo de microgravedad es de solo unos minutos. Los vuelos, sobre el papel, se pensaron para iniciar a principios de 2.002. El número de pasajeros por vuelo sería de 6, y el de pilotos de 2.
    Un distribuidor japonés de Pepsi-Cola preparaba en 1998 un concurso cuyos premios serían 5 viajes al espacio en esta nave de la Zegrahm; no obstante, los ganadores debían pagar el 15 % del vuelo por razones legales del Japón. En el proyecto Zegrahm-Vela Tech participan asesorando los ex-astronautas Aldrin y Scott Carpenter.
    Pero un simple viaje al espacio es poco para muchos. De modo que lo mejor sería para ellos una estancia un poco más larga, de unos días. Así, la cadena de hoteles Hilton tenía tramado en 1999 aprovechar los cilíndricos tanques vacíos de los Shuttle, que tienen medio centenar de metros de largo, e insertarlos en órbita en una cantidad de una docena para unirlos en una gran rueda y hacer un hotel en el espacio con capacidad para 100 personas. El proyecto fijaba la puesta a punto sideral para el 2005. En tal idea se sumó la British Airways, que pensaba ser la empresa que llevara al hotel orbital a los turistas. El proyecto no estaría mal si no fuera porque elevar a una órbita sostenible los ET exige un esfuerzo adicional y hacer todo el montaje de habitabilidad en el espacio de los mismos es posiblemente más caro que llevarlos completos desde tierra. El coste evaluado en 1999 era de 12.000 millones de dólares lo que hizo a los promotores buscar socios.
    Los tanques ET del Shuttle también fueron la base del proyecto Space Resort de Gene Meyers, californiano presidente de la empresa Space Island Group, un hotel orbital de 600 m de diámetro para alojar a medio millar de personas. El cálculo en 1999 de la estancia de una semana en tal hipotético hotel ascendía a algo más de 3 millones de pesetas.

    Más realista, se lanzó un proyecto de vuelos para multimillonarios por parte de los rusos en el verano de 2001. La empresa rusa MirCorp salió entonces con un estudio preliminar de viabilidad de un proyecto de hotel orbital llamado Mini Station 1 integrado en principio por un módulo propulsor como los usados por las naves Soyuz y Progress, un módulo esférico bajo presión con varias escotillas de atraque, un módulo mayor como el previsto para la Mir 2, paneles solares, etc. Su capacidad sería para 3 personas hasta 20 días, 2 turistas y 1 cosmonauta profesional. Su comercialización permitiría, calculan entonces los rusos, sufragar en gran medida su cosmonáutica. Los vuelos se harían aprovechando los efectuados a la ISS, uno cada 6 meses, de modo que la nave espacial iría primero a la miniestación y luego, tras los 20 indicados días, a la ISS; esto significa que la inclinación de la órbita de tal miniestación tendría que ser la de la ISS y el sistema de acoplamiento compatible con la misma. El abastecimiento de la tal pequeña estación sería también con naves Progress. También se aprovecharía la misma para realizar experimentos de tipo comercial.
    El estudio previo es participado con la MirCorp por la empresa Energía y la Rosaviakosmos y su presupuesto se estimó en unos 100 millones de dólares. Su vida útil se estima en unos 15 años y el primer vuelo se cree en 2001 que sería posible en 2004.
    Poco después, en 2002, para responder a las expectativas comerciales de los vuelos tripulados, especialistas americanos (Space Adventures) y rusos (Myasishchev) crearon la empresa Cosmopolis XXI Suborbital Corporation pensando en lanzamientos suborbitales de hasta los 100 Km de altura de turistas con el vehículo reutilizable C-21 (de Cosmópolis XXI) que volaría con un avión M-55X. El tiempo de microgravedad se anuncia de 7 min y los pasajeros deberían someterse a pruebas y entrenamiento como los verdaderos astronautas pero suavizadas. El costo por billete se calculó en 98.000$ y en el momento de creación de la empresa, se dijo que tenían 100 reservas. Los vuelos deberían iniciarse en 2005.
     Sobre las posibilidades reales del turismo espacial, varias compañías privadas consideraron para el futuro la opción, aunque siempre (principios del milenio) apuntando más allá del año 2.020.
    Aun así, en 2010 los rusos de la empresa Orbital Technologies pensaban que podrían poner en funcionamiento en 2016 un hotel orbital de 4 habitaciones para un máximo de 7 acaudalados turistas o ricos investigadores privados. El acceso sería con los Soyuz y el volumen del hotel sería de 20m³.
    En el mismo año, la empresa española Galactic Suite decía que a finales del siguiente 2012 iniciaría la construcción en órbita de un hotel de módulos basados en la nave de carga  europea ATV (utilizada para lanzar cargas de abastecimiento a la ISS) de la empresa EADS-Astrium. El coste estimado del proyecto es de 400 millones de euros y para entonces dicen tener 38 reservas bajo un precio de 3 millones de euros por cada una, incluido el entrenamiento; los vuelos serían de 4 días de duración prevista. El módulo base se anuncia de 8 m de longitud y 4 de diámetro y al que se pretenden acoplar 4 módulos más hasta completar una capacidad para 6 personas y 2 pilotos. El impulsor de los módulos sería el cohete ruso Soyuz. El coste de una plaza en un Soyuz tripulado venía costando más de 20 millones de euros... ¿¡?
    En 2018 la empresa Orion Span estadounidense dice trabajar en el proyecto Aurora Station con el que quiere disponer para 2022 de un hotel orbital de lujo. Tal estación se concibe de 10 m de longitud y 4,2 m de diámetro. Sus potenciales ocupantes tendrán que pasar las pruebas propias de los astronautas en un período de 3 meses. A bordo, tendrán ocasión de realizar experimentos biológicos entre otras cosas. El precio por noche en tal hotel 650.000 euros. Y el viaje dura 12 días…, lo que elevará la factura a los 7.800.000 euros (unos 9,2 millones de dólares). 
    Otros cálculos, como los de Jin Akkerman, planifican vuelos suborbitales de un piloto y 6 pasajeros de pago a partir de mediados de 1999; el billete sería en precio de 1997 de 3.500 $ tan solo y el vuelo tocaría techo en los 110 Km de altitud, tras apagarse los motores en los 40.
    La fundación X-Prize, de San Luis, Missouri, puso en 1996 sobre la palestra un premio de 10 millones de dólares para el primero en realizar un vuelo alcanzando los 100 Km de altura, en vuelo suborbital de 15 min, repetidamente en dos semanas con una nave reutilizable para 3 personas. Se denominó competición X-Prize y aparecieron empresas aspirantes al premio en Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña y Argentina, hasta un total de 19 en 2000. La idea es que si el sistema resulta se podía llevar luego a cualquier persona al precio de 3.500 $. A mediados de 1998, se dijo que los primeros 5 vuelos ya tenían todos los pasajes cubiertos.
    El primero que se inscribió fue Burt Rutan y su empresa Scaled Composites (financiada por Paul Allen, el cofundador de Microsoft), el creador del modelo de avión Voyager, en mayo de 1996 con su ingenio suborbital llamado Proteus; la primera prueba de la primera fase del cohete se realizó el 22 de septiembre de 1998 en Mojave. El primer vuelo del avión portador, denominado WhiteKnightOne, fue efectuado el 1 de agosto de 2002, siendo sucedido de otros 19 con un total de 50 horas de vuelo. La presentación del prototipo se hizo en el mismo lugar californiano el 19 de abril de 2003 y su denominación es entonces la de SpaceShipOne; el motor del mismo es un híbrido de óxido nitroso y goma (caucho). En el vuelo, la nave espacial debía liberarse del avión sobre una altura de 16 Km. El 17 de diciembre de 2003, el SpaceShipOne fue soltado sobre Mojave, desde el avión de transporte WhiteKnightOne que lo llevaba, y pilotado por Brian Binnie que activó el motor durante 15 seg hasta lograr 1,2 Mach subiendo en vertical hasta los 20,6 Km de altitud. El retorno, en simulación de la reentrada de un vuelo suborbital, finalizó planeando hasta la pista de aterrizaje y en tal lugar el tren izquierdo de aterrizaje se recogió con lo que se salió de la ruta sin mayor consecuencia. El 11 de marzo de 2004 se lleva a término otro vuelo, el denominado 49L-12G, con suelta desde el citado WhiteKnightOne, probando el sistema térmico en el planeo y aterrizaje del prototipo. El 8 de abril siguiente, sobre Mojave, realiza el segundo vuelo de ensayo con encendido del motor-cohete y en 40 seg alcanzó 2 Mach y 34,6 Km de altitud (luego de ser liberado del avión repetido); siendo tripulado por Peter Siebold, aterrizó planeando sin novedad.
    Otro aspirante al premio fue Vaughn Cordle, piloto de líneas aéreas de 43 años en 1998, para volar en el cohete llamado Mayflower 2. Y los británicos del Bristol Spaceplanes Ltd. pensaron usar su Ascender, citado anteriormente.
    Para el premio X-Prize, a principios de mayo de 2001, había 20 proyectos. Por entonces se presenta un prototipo canadiense para vuelo suborbital de 7,3 m de longitud y 0,5 Tm de peso. Se pensaba entonces probarlo desde 10 Km de altura, para ver como se comportaban los paracaídas y en el aterrizaje. El modelo final del proyecto llamado Da Vinci, es el cohete Wild Fire. El mismo tendría 7,3 m de altura, 2,5 Tm de peso, usaría LOX y keroseno, un empuje de 4,54 Tm y sería elevado a 24,4 Km de altitud (primero se dijo que a 40 Km) durante unos 70 min colgado por un cable de 300 m de largo de un globo de helio de un diámetro equivalente a una altura de 25 pisos. La altura prevista alcanzar es de 120 Km y una velocidad máxima de Mach 4. Dotada de escudo térmico, el retorno de la cabina, que es esférica, se facilitaría con un paracaídas y asistencia de guía por GPS.
    En otro caso, un sistema más que quería optar al citado premio, el ensayo del sistema de escape de este sistema se probó con éxito el 6 de julio de 2000 en bahía de Morcambe, Gran Bretaña, con el lanzamiento de un cohete de 2 fases Starchaser Discovery, que llegó a 6 Km de altura. El cohete definitivo sería, sin embargo, el Thunderbird de características suborbitales. Es el artífice de este sistema Steve Bennet, entonces de 36 años; el mismo, aficionado a la astronomía y la ciencia-ficción, había trabajado como técnico en una fábrica de pasta de dientes, pero había construido su primer cohete a los 13 años. El 22 de noviembre de 2001 se probó en el mismo lugar británico por parte de la empresa Starchaser Industries un cohete llamado Nova, prototipo del Thunderbird, para ensayarlo y comprobar la caída en paracaídas de la cápsula; la carga solo ascendió a 1.689 m de altitud. El 22 de julio de 2003, la cápsula Nova 2 fue probada con éxito desde 3 Km de altura, soltada de avión, planeando con un parapente hasta aterrizar en Red Lake.
    Otra de las empresas participantes fue la Cerulean Freight Forwarding Co. con una nave llamada Kitten para 2 ocupantes que debía volar a Mach 4 y lograr 200 Km de altura con motores de compuestos cerámicos. El sistema utiliza el como propulsantes metano y LOX. El sistema de retorno es planeando. Se esperaba que estuviera listo en 2003.
    A principios de 2003 sumaban 24 participantes de 7 países: Argentina, Canadá, Estados Unidos, Israel, Gran Bretaña, Rumania y Rusia. El equipo canadiense aspirante al premio llamado Canadian Arrow Team informó en junio de 2003 que sus candidatos a volar serían dos titulares y dos reservas, Larry C. Clark, David Ballinger, Jason Paul Dyer, Wayne Wong, Marvin Edward Gow y el ucraniano Yaroslav I. Pustovyi, que fuera reserva en un vuelo Shuttle.
    En abril de 2004 los participantes eran ya 27. El equipo canadiense de Brian Feeney bautizó su nave como Wildfire y la misma forma parte de un sistema que la eleva hasta los 24 Km de altura con un globo de helio, el mayor del mundo, desde donde el cohete partiría hacia los deseados 100 Km de altitud necesarios para ganar. El descenso se realizaría con paracaídas.
    En mayo siguiente el concurso pasó a denominarse Competición Ansari X-Prize, tras aceptar el donativo económico de la familia iraní-americana Ansari. El premio quedaba sujeto a una póliza por tal importe con una compañía de seguros que apostaba porque no se cumpliría el vuelo en las condiciones fijadas.
    El 13 del mismo mes de mayo, el antes referido prototipo SpaceShipOne de B. Rutan alcanzaba el récord (para una nave privada) de 64,4 Km de altitud sobre Mojave en su tercer vuelo de propulsión con Mike Melvill como piloto; como vuelo en general de tal nave es el 14. Su motor actuó durante 55 seg hasta lograr Mach 2,5 y 46 Km de altitud; el resto de la altura hasta los 64 Km lo cubrió inercialmente tras el impulso. Luego, descendió planeando hasta aterrizar, siendo la duración del vuelo de 20 min.
    La empresa, la Scaled Composites, anunciaba dos semanas más tarde su primer vuelo hasta los 100 Km de altura sobre Mojave para el siguiente 21 de junio. El mismo se perfila como el primer vuelo suborbital a tal altitud a realizar con capital privado. Por fin, en la señalada fecha, tras partir a las 13 h 47 m, GMT, de Mojave, y ser liberado a las 14 h 50 m, GMT, el SpaceShipOne hizo tal misión alcanzando los 100.124 m, si bien no logró la prevista de 109,7 Km, y aterrizando luego en el mismo desierto de Mojave a las 15 h 17 m, GMT; tuvo un problema –corregido manualmente- de dos giros de 90º, primero a la izquierda y luego a la derecha, en la actuación del cohete, que funcionó durante 1 min 20 seg. La nave fue liberada de nuevo del avión WhiteKnightOne, pilotado por Brian Binnie, a unos 15.200 m de altitud, se lograron unos 3,5 ges de aceleración y el tiempo de microgravedad fue de unos 3,5 min en el cenit de la trayectoria. La reentrada se lleva a término a unos Km de la posición calculada antes para luego planear hasta la pista. También registró una deformación en una tobera y problemas con el sistema de control, así como ruidos indeterminados en su origen en la cabina de la nave. Entre las personas que recibieron a Melvill estaba el que es el segundo hombre que pisó la Luna, E. Aldrin.
    Un poco antes, el 15 de junio, otro competidor del mismo premio, el vehículo Black Armadillo (prototipo a escala del modelo final), de Armadillo Aerospace, fue lanzado con éxito, pero llegando a solo 40 m de altura y aterrizando luego con normalidad.
    El 5 de agosto de 2004, el canadiense Brian Feeney presentaba en Toronto su proyecto Da Vinci, antes referido, anunciando que él mismo lo tripularía el siguiente 2 de octubre en el primero de sus vuelos desde Kindersley, Saskatchewan. Pero a mediados de septiembre anunció que retrasaría tal vuelo por problemas técnicos.
    El 8 de agosto siguiente el primer ensayo, con las miras puestas en el mismo premio, de la empresa Space Transport Co., de Forks, en el Estado de Washington, realizado sobre la costa del Pacífico, en el citado estado, acabó con la explosión del cohete. Se trató del cohete Rubicon 1 que portaba 3 maniquíes-astronautas que falló apenas despegar cuando su misión era alcanzar unos 6 Km de altitud y caer luego colgado de paracaídas. Tal compañía, propiedad de 2 jóvenes llamados Phillip Storm y Eric Meier, había invertido en tal lanzador 220.000 $. El fallo se achacó inicialmente a un defecto del grano del propulsante.
    Al margen del premio repetido y aprovechando la posible viabilidad de uno de los prototipos señalados, a fines de septiembre de 2004 la empresa Virgin, del británico Richard Branson, anunciaba para 2007 vuelos privados suborbitales desde los Estados Unidos hasta los 130 Km de altitud con un precio de billete de 169.000 euros, al tiempo que también informaba de una inversión de 100 millones de dólares en la compañía de la nave SpaceShipOne de Rutan (o bien 14 millones de libras en 15 años). La nueva empresa de Branson fue llamada Virgin Galactic y preveía entonces construir 5 de tales naves. Cada vuelo podría llevar 5 pasajeros en un vuelo de 3,5 h (pero en microgravedad solo unos minutos) y esperaban en 5 años lanzar a nada menos que 3.000 personas. El entrenamiento previsto para tales ocupantes de la nave sería de solo 3 días. En febrero de 2005 ya había apuntados 7.000 aspirantes para tales viajes y el primer vuelo se tenía entonces previsto para 2008 y el propio Branson y su familia serían los viajeros. El 68% de los apuntados son americanos y principalmente, del resto, había australianos, ingleses, alemanes y japoneses, siendo en total un 58% hombres y un 42% de mujeres; entre tales aspirantes estaban el guitarrista Dave Navarro, el cantante Gene Simmons, el actor de Star Trek William Shatner y otros famosos entre los que se señalan varios actores cinematográficos. En el verano de 2006 también anunciaba igual aspiración el español Xavier Gabriel, dueño de una conocida administración de lotería catalana; por entonces, el número de aspirantes eran ya 38.000 de 126 naciones, con precio de billete actualizado a 200.000$.

    Al mismo tiempo, en el mismo septiembre de 2004, la compañía SpaceDev, basándose en la tecnología de propulsión de la nave de Rutan pero con el cohete híbrido Streaker (de 6 veces más empuje) y en un avión cohete del tipo X, comenzaba a diseñar su Dream Chaser pensando en vuelos suborbitales tripulados, pero con capacidad superior, para llegar a los 160 Km de altitud.
    Y el 29 del mismo mes la nave SpaceShipOne llevaba a cabo de nuevo un vuelo (el segundo) a la cota de los 102,87 Km, no sin ascender, tras el encendido del cohete, con algunos problemas imprevistos. Tales consistieron en subir un tramo girando desde los 50 seg de encendido el motor (volando ya a Mach 2,7) sin lograr estabilidad hasta 16 seg después en los que dio 20 giros sobre su eje de longitud. A 11 seg de que el motor se apagara de forma automática fue apagado manualmente por el piloto que había logrado controlar los giros con motores laterales. Pero el resto del vuelo no registró mayores dificultades y aterrizó planeando 23 min sin novedad en Mojave al cabo de 90 min de iniciar el despegue el avión portador (a las 14 h 11 min GMT) que lo liberó antes a una altitud de 15,3 Km. Mientras estuvo en el cenit, el piloto tomo imágenes. Entonces, la nave debía realizar otro vuelo similar en el plazo de las 2 semanas siguientes para optar al premio X-Prize, pero llevando a bordo 3 personas o el peso equivalente (total 270 Kg); en esta ocasión solo iba el piloto Mike Melvill con 2 cajas con herramientas, juguetes y otros objetos para simular el peso. Así que para el siguiente 4 de octubre la empresa proyectó tal nueva misión.
    El premio X-Prize hubiera caducado el 1 de enero de 2005, pero fue finalmente ganado por la SpaceShipOne el anunciado 4 de octubre de 2004, que así se embolsaría los 10 millones de dólares de premio. El segundo vuelo requerido se llevó a cabo repitiendo el viaje antes citado con Brian Binnie de piloto. La nave fue liberada a las 15 h 49 min GMT del avión WhiteKnightOne a una altitud de 15,5 Km sobre Mojave y esta vez no hizo giros al elevarse con su motor cohete de propulsante híbrido (sólido y óxido nitroso), llegando luego a los 112,24 Km de altitud, altura en torno a la que la nave estuvo unos 3,5 min en la microgravedad. El aterrizaje, tras planear, se produjo a las 16 h 13 min en Mojave ante un buen número de entusiastas. El premio fue entregado en una ceremonia el siguiente 6 de noviembre en San Luis. La nave SpaceShipOne, por su parte pasaría a ser depositada en 2005 en el Museo Nacional del Aire y del Espacio de Washington.
    
    El siguiente desafío privado se fijó por entonces con el llamado premio America’s Space Prize, ahora de 50.000.000$, pero con el objetivo algo más “elevado”: llevar una nave privada a una órbita sobre la Tierra portando al menos 5 personas, realizar una cita orbital con una estación también en órbita, naturalmente aterrizar luego sin problemas, y poder repetir el vuelo en el plazo de 2 meses; este premio tiene una vigencia de una década. El convocante es la empresa Bigelow Aerospace de Robert T. Bigelow, también dueño de Budget Suites of America, si bien la mitad del capital sería aportado por otras compañías. La citada pretendía lanzar además módulos bautizados Nautilus para inflar en órbita (al modo del proyectado TransHab de la ISS) y constituir un satélite-estación a partir de 2010 con un costo por módulo de 100.000.000$. El desarrollo de los Nautilus pasaría previamente por modelos a escala denominados Genesis, a probar en 2005 (luego lo fue en 2006), y Guardian en 2007.
    Pero, por lo pronto, los vuelos de la nave SpaceShipOne sirvieron además como estímulo para otras empresas privadas. En noviembre siguiente, Jeff Bezos, creador de la web amazon.com, anunciaba su entrada en tal escena espacial con su empresa Blue Origin; el mismo ya había anunciado en septiembre de 2000 la creación de su precursora, Blue Operations LLC. Pretende el citado desarrollar naves siderales de bajo costo pero con la intención de probar suerte con una suborbital primero y más tarde con una verdadera nave orbital. El primer disparo del cohete, en ensayo de 30 seg logrando 86 m de altitud, se llevó a cabo el 13 de NOVIEMBRE de 2006 en Culberson Country, Texas, con cierta discreción (un ensayo previo del sistema de aterrizaje se hizo el 5 de marzo de 2005 en el lago Moses, estado de Washington, con un ingenio llamado Charon que se elevó 96 m). Tal ingenio se denominó Goddard y tenía por finalidad probar un futuro vehículo bautizado New Shepard, cuyo desarrollo iba a llevar 10 años. La presentación del Goddard se hizo en enero de 2007 en la página de Internet www.blueorigin.com y su aspecto recuerda al Delta Clipper X; con tal vehículo, Goddard, Blue Origin alcanzó Mach 1,2 a 13 Km de altitud. El 24 de agosto de 2011, Blue Origin encendió o lanzó el cohete de prueba PM-2, pero el mismo explotó o se estrelló al oeste de Texas.

    Otra consecuencia fue la creación de una empresa más con iguales fines, la Spaceship Company por parte de Burt Rutan y Richard Branson. En su meta inmediata se marcó la creación de dos nuevos modelos de naves turísticas, la SS2 y la WK2, de las que se tenía en 2005 el propósito de construir 5 y 2 unidades.
    La empresa Scaled Composites iniciaba entonces el proyecto de su modelo suborbital SpaceShipTwo, pensando probarla en 2007 y que fuera operativa en 2009. Tal nave, que se pensaba hacer despegar en Las Cruces y aterrizar cerca de Roswell, en Nuevo México, tendría un techo teórico de 140 Km y su capacidad sería para 2 pilotos más 6 pasajeros.
    El 20 de octubre de 2006 se establecía por otra parte el comienzo del Wirefly X-Prize Cup 2006 en las Cruces de Nuevo México, también como prolongación del Ansari X-Prize. La nueva propuesta de competición fija premios de 2.500.000$ y las tecnologías buscadas como meta se especifican en un módulo lunar de despegue-aterrizaje en simulación del alunizaje y despegue selenita, y en un sistema elevador hasta 50 m que pudiera servir al hipotético “ascensor espacial”. Uno de los primeros ingenios participantes fue el llamado Pixel de la NASA.

    Otra fundación, llamada The First CATS, promovida por la sociedad FINDS, ofreció algo parecido al X-Prize suborbital, unos 250.000 $, en promoción de los que denomina el acceso barato al espacio, para quien alcance los 200 Km de altura con una carga de 2 Kg. El concurso dio como fecha tope el 8 de noviembre de 2000, pero nadie lo consiguió. En total concurrieron 15 equipos. Un intento se produjo el 29 de octubre anterior por parte de la empresa High Altitude Research Corp. con un globo y un cohete lanzado desde éste a cierta altura; solo llegó a los 24 Km de altitud.

    Entre las empresas que han planificado vuelos espaciales suborbitales por encima de los 100 Km de altura se cuenta AeroAstro, de Virginia, que estudió un sistema mixto aeronave-cohete con una inversión inicial de 30 millones de dólares. Su plan establece la elevación hasta los 10 Km de altura con un avión y luego la actuación de un cohete de LOX y queroseno.
    Otra empresa en el caso es la Pioneer Rocketsplane, de Colorado, que diseñó el Pathfinder, un avión espacial que repostaría en vuelo, sobre los 10 Km de altura, 6.000 libros de LOX para sus cohetes, que le llevarían a unos 150 Km de altura a mach 19; la inversión inicial de la empresa es de 100 millones de dólares.

    En 2002, la empresa Yeti Club ofrecía en España también vuelos suborbitales de una duración total de entre ½ y 1 hora por algo más de 100.000€, dos semanas de entrenamiento para el vuelo por 200.000€, vuelos en microgravedad con aviones en caída libre por 5.910€ y la oferta estrella, en combinación con la rusa-americana Space Adventures: vuelo orbital a la ISS por 21 millones de euros.
    La misma empresa ofertaba en 2005 a los potenciales turistas multimillonarios nada más y nada menos que un viaje circunlunar por 100 millones de dólares; el vuelo pretenden entonces realizarlo con una Soyuz… Eso sí, el vuelo, de al menos 9 días de duración, no sería antes de 2008 y exigiría un entrenamiento previo de 6 meses. Por supuesto, la astronave Soyuz de 2005 no tiene capacidad lunar, así que la previsión apunta a una etapa complementaria, previamente situada en órbita terrestre, o bien un cohete más potente. Según la Space Adventures, el mercado potencial en el mundo de este tipo de vuelo era de al menos 500 personas…

    En 2013 trabaja por iguales objetivos la empresa suiza S3, fundada por el ingeniero aeronáutico y piloto suizo Pascal Jaussi, con la que colaboran una docena de empresas del sector, 4 de ellas de España (Deimos, Sener, Elecnor y Aernnova), fijando como base de partida el aeropuerto de Gran Canaria. El proyecto apunta a un avión Airbus A-330 llevando a lomos una naveta llamada SOAR dotada de motor cohete que a su vez puede incluso llevar un satélite de hasta unos 250 Kg a relanzar sobre el apogeo de su trayectoria de unos 100 Km de altitud. Como vuelo suborbital puede llevar tal naveta con 2 pilotos y cuatro pasajeros en un vuelo de unos 20 min como máximo. Este SOAR, de cierto parecido al malogrado Hermes europeo, tiene unos 17 m de longitud, 14 de envergadura en las alas y su peso es de 35 Tm. El coste del proyecto: 200 millones de euros. Inicio de vuelos del mismo: 2018 para los satélites y 2020 para los vuelos tripulados suborbitales.

    También en 2005, la compañía Interorbital Systems entraba en este terreno. Pero iba más allá en sus proyectos, pretendiendo para 2008 llevar turistas acaudalados al espacio en vuelos orbitales de nada menos que 7 días de duración con su nave Neptuno Spaceliner con capacidad para 5 tripulantes y retorno sobre el océano; el precio fijado en tal momento para tal viaje es de 2 millones de dólares. Su primer contrato, entonces anunciado, sería sin embargo para un vuelo suborbital en la nave a escala de la anterior, denominada SeaStar; el contratante sería el americano Tim Reed y el precio ¼ de millón de dólares.
    Hacia finales de 2005 la Rocketplane Ltd. tenía un proyecto de vuelos suborbitales para turistas con un avión Learjet 25 dotado de un motor-cohete RS-88 de la NASA, que colabora a la sazón con tal empresa en tal adaptación y ensayos previsibles durante los 3 años siguientes. Con tal motor de 22 Tm de empuje, el avión señalado, de 13 m de longitud y capacidad para 4 tripulantes, debería tener un techo en vuelo de unos 90 Km de altitud. El primer vuelo de prueba se tenía previsto entonces para principios de 2007.
    En 2007 se sumaba a esta historia de los vuelos de pago suborbitales al límite de los 100 Km de altitud la empresa europea EADS Astrium con un proyecto propio que pretende ser operativo a partir de 2012. El vuelo ser realizaría inicialmente en avión hasta los 12 Km de altura, a partir de donde actuaría un avión cohete que llevaría pasajeros de pago hasta el citado centenar de Km, estando entonces unos 3 min en microgravedad para luego retornar hacia un aeropuerto comercial, con una duración total del viaje de 1,5 h. El coste del billete se calcula entonces para ser de más de 150.000€.
     A principios de 2008 la Virgin Galactic informaba del diseño de su nave suborbital “turística” SpaceShipTwo, ya mencionada, y acerca de la construcción de la aeronave portadora WhiteKnightTwo por parte de la compañía Scaled Composites; la nave suborbital tendría 18 m de largo. La base de partida se fijó en el Spaceport America, Nuevo México; base que costó 220 millones de dólares al presupuesto estatal. Por entonces, según anunciaron, el número de “turistas” aspirantes a volar en firme era de unos 200 de 30 naciones, de los que ya habían sido aceptados tras las pruebas correspondientes 80. El precio del billete se anuncia entonces de 200.000 dólares y el inicio de los vuelos hasta los 110 Km de altitud para 2009. La empresa diseñadora y constructora de la nave será la Northrop Grumman Co., y para los ensayos utilizaría pilotos de la filial Scaled Composites.
    La primera aeronave portadora WhiteKnightTwo fue presentada el 28 de julio de 2008 en Mojave y bautizada como Eve, nombre de la madre de Richard Branson; es en tal momento la mayor aeronave fabricada con compuestos de carbono. Fabricada por Scaled Composites, y dotada de 4 motores Pratt&Whitney PW308A, su techo se fijó en 15,3 Km. El WhiteKnightTwo fue probado por vez primera en vuelo real despegando en Mojave, el 21 de diciembre de 2008; voló con éxito durante 1 h.
    El 7 de diciembre de 2009 se presentaba en público en Mojave Spaceport la nave  SpaceShipTwo, o SS2, de Virgin Galactic, la que se esperaba hacer volar suborbital y comercialmente en 2011 o 2012. Con capacidad para 6 personas más dos pilotos, fue diseñada por Burt Rutan y fue construida por Scaled Composites con compuestos de carbono principalmente. Puede soportar Mach 3,5. El avión nodriza sería el  WhiteKnightTwo, que  la elevaría hasta los 15,5 Km de altitud para luego alcanzar los 100 Km. La base de salida se fijó en Nuevo México. Por entonces también se anuncia la existencia de 300 reservas para vuelos turísticos con esta nave con un precio por billete de 134.000€.
    El primer vuelo aéreo de prueba de la nave espacial SpaceShipTwo, bautizada VSS Enterprise, se realizaría el 22 de marzo de 2010 tras salir de Mojave bajo la panza del avión WhiteKnightTwo, bautizado Virgin Mothership Eve. Se llegó entonces a una altura de 13.716 m y vuelo, que es un éxito, dura 2 h 54 min. La primera misión suborbital se esperaba en tal momento realizarla no antes de 2012 si en las demás pruebas no había problemas. El número de reservas actualizado es entonces de 330 y el precio 200.000$ (entonces 150.000€). La nave VSS Enterprise es parecida a un jet de 18 m de longitud, y está fabricada por pura fibra de carbono.
    El 15 de julio de 2010, el WhiteKnightTwo se elevaba sobre Mojave por tercera vez con la VSS Enterprise (y por vez 33 en total), llevando esta vez la última dos pilotos para comprobar los sistemas de la nave. El vuelo aéreo dura en total 6 h 12 m. Otras pruebas similares (4 en total) se llevarían a cabo hasta el 30 de septiembre, y varias decenas más con un modelo gemelo.
    El siguiente 10 de octubre la nave SpaceShipTwo fue vuelta a elevar sobre Mojave por el  WhiteKnightTwo, pero esta vez va pilotada y es liberada en vuelo a 13,7 Km de altitud para probar su suelta del avión nodriza, su aerodinámica en vuelo y el aterrizaje por vez primera. La nave planea durante 11 min hasta aterrizar, resultando un éxito toda la operación. La nave fue pilotada por el comandante Peter Siebold y el copiloto Mike Alsbury.
    En tal momento, Virgin Galactic anuncia tener 370 reservas (manteniendo a 200.000$, o  144.000 euros, el billete) para los vuelos consiguientes.
    El 4 de mayo de 2011, soltada a 15 Km sobre Mojave, la SpaceShipTwo se probaba en simulación de la reentrada, utilizando por vez primera una configuración de la cola en giro de unos 65º hacia arriba para ayuda en el frenado; en la caída, tras 1 min 15 seg y a los 10 Km de altitud, la configuración de la cola vuelve a ser la normal para luego realizar el aterrizaje sobre pista tras 11 min de vuelo desde su suelta. En el plazo de dos semanas, la nave es probada entonces con éxito en tres vuelos de ensayo.
    El 29 de abril de 2013 se ensayaba sobre Mojave por vez primera en vuelo el motor de la SpaceShipTwo, que alcanza Mach 1,2 y 16,7 Km de altura, y va pilotado por Mark Stucky y Mike Alsbury. El encendido del motor dura 16 seg y previamente fue soltado a unos 14 Km de altura por el avión nodriza WK2. Se anuncia entonces para finales del mismo 2013 el primer vuelo suborbital de tal nave, aunque aun sin pasajeros de pago, y otro posterior en el que ha de viajar el dueño de la propia empresa, Richard Branson. Para entonces, el total de reservas anunciadas asciende a 530 al precio ya indicado anteriormente. Los parámetros anunciados del vuelo suborbital de la SS2 son de un techo de 110 Km de altitud, con suelta previa del avión portador WK2 sobre poco más de una docena de Km de altura; al alcanzar tal techo, los 2 pilotos y 6 pasajeros de pago podrán pasar unos 5 min de microgravedad para luego regresar hacia tierra.
    El 31 de octubre de 2014, durante el cuarto vuelo de prueba sobre Mojave, la SpaceShipTwo, luego de ser liberada por el avión WK2 a 13.716 m de altitud, se desintegró en el aire y sus restos cayeron en el desierto en un área de unos 8 Km de largo. Sus pilotos eran los habituales de la nave y resultaron uno, el piloto Peter Siebold, gravemente herido y otro, el copiloto Mike Alsbury, de 39 años, muerto por fuertes traumatismos; el superviviente bajó en paracaídas, pero el otro no. Las primeras especulaciones hablan de explosión y apuntan al motor cohete híbrido, que en tal momento ya estaba encendido desde hacía 9 seg. Pero el primer análisis dijo que la causa fue originada en las alas de los lados que se abrieron antes de tiempo y que fueron arrancadas por la fuerza aerodinámica; tal parte trasera articulada al parecer había sido desbloqueada indebidamente por parte del copiloto fallecido. Un segundo vehículo estaba entonces en construcción pero en todo caso la ejecución de los planes de la empresa se vería retrasada. Para entonces estaban apuntados como aspirantes a volar en tal vehículo más de 800 personas, entre las que estaban actores de cine como Tom Hanks, Angelina Jolie, Brad Pitt y otros.
    El 5 de abril de 2018, 3 años tras el accidente citado, la reconstruida nave SpaceShipTwo (VSS Unity), presentada el 19 de febrero de 2016, tripulada por 2 pilotos, fue probada tras ser elevada a 14 Km de altura por el avión VMS Eve que partió de Mojave, California. Tras ser liberada a tal altura, la nave encendió su motor y alcanzó 1,87 Mach tras 30 seg de actuación, llegando a una altitud de 25 Km. Luego descendió hasta aterrizar sin problemas. El error en el accidente mortal por el desbloqueo anticipado se había corregido en la nueva nave con un dispositivo de seguridad que impedía realizar la operación fuera del momento adecuado.
    El 29 de mayo inmediato siguiente, el mismo vehículo es de nuevo probado saliendo de igual lugar. Tras ser liberado desde el avión, activó su sistema propulsor durante 31 seg y alcanzó Mach 1,9, elevándose hasta los 35 Km de altura. Se realizaron entonces comprobaciones de los sistemas de la nave.
    Aprovechando las experiencias, la empresa hermana, también de R. Branson, Virgin Orbit, habilita en 2018 un Boeing 747-400 para llevar bajo su ala un cohete de 23 m de longitud para disparar a una órbita baja pequeños satélites. El 18 de noviembre de 2018 hizo el primer despegue sobre California dentro del llamado programa LauncherOne y la prueba es un éxito. El avión es rebautizado Cosmic Girl y el cohete, de fibra de carbono, tiene dos fases. La perspectiva es entonces que pueda ser operativo en 2019.
    El 13 de diciembre de 2018 la citada VSS Unity llega en vuelo suborbital a los 82.700 m de altitud sobre el desierto de Mojave. Es su cuarto vuelo tras otros en abril, mayo y julio anteriores. El vehículo fue transportado primero por el avión WhiteKnightTwo, o VMS Eve, y se disparó a las 15 h 00 m GMT sobre unos 15.000 m de altitud durante 1 min, alcanzando Mach 2,9. La VSS Unity va pilotada por Mark Stucky y C. J. Sturckow (copiloto). A las 16 h 15 m, la citada naveta aterrizaba en Mojave con éxito.
    Aunque este vuelo suborbital se “vende” en los medios de comunicación como “primer vuelo comercial espacial” para atraer viajeros de pago (250.000 dólares el billete) que quieren tener el título de “astronautas” (sin serlo), no es posible reconocerlos como tales. Como se indica en otra parte, el límite burocrático del espacio, en derecho, se fija en los 100 Km, pero a efectos de considerar la soberanía nacional de cada país. El cosmos, en tanto que espacio para navegar por el mismo comienza donde la física, o la astrofísica, manda, y eso no está por debajo de los 150-160 Km de altitud, que es donde un artilugio humano puede inercialmente dar al menos una vuelta al planeta (y no siempre porque la atmósfera es un ente vivo que oscila). Los turistas a los que les sobre el cuarto de millón, a pesar de los solo 5 min de microgravedad y la insuperable y magnífica vista que van tener en esos y un poco más de minutos, que se lo gasten bien, que servirá para desarrollar mejores técnicas y medios para más lejanas metas. Pero, al menos para estas páginas, astronautas nunca serán.
    El 22 de febrero de 2019, la VSS Unity es vuelta a lanzar desde la SpaceShipTwo, elevado a 13,4 Km  de altura. La naveta se eleva esta vez a 88,5 Km de altitud. Va pilotada por 2 hombres, uno el escocés David Mackay y otro Michael “Sooch” Masucci; también viaja a modo de pasajero de prueba la instructora Beth Moses, la primera mujer en este sistema.
    Mediado octubre de 2019, Virgin Galactic presenta en New York sus trajes espaciales (trajes de vuelo, no para paseos), previstos para los vuelos de turistas. Están confeccionados en telas ligeras en color azul por la marca Under Armour.
    A fines de julio de 2020 Virgin Galactic presenta su nave VSS Unity, SpaceshipTwo, con vistas de su interior, destacando los 6 sillones de los pasajeros y 12 ventanillas redondas, 6 de ellas una al lado de cada sillón y las otras en el techo; los sillones están fabricados en aluminio y fibra de carbono. Tal interior, en colores blanco y gris en paredes y sillones blancos y verde oscuro, fue diseñado por Londres Seymourpowell, y busca combinar lo práctico con lo elegante. Lleva 16 cámaras para grabar las experiencias de los pasajeros. La empresa asegura en tal momento que tiene ya 600 reservas (recordemos que el billete es de 250.000 dólares).
    El 11 de diciembre de 2020 la nave VSS Unity es lanzada desde un avión nodriza sobre New México para probar sistemas de la cabina, los controles y los estabilizadores horizontales que habían sido mejorados. Pero tras ser liberada el sistema informático de a bordo perdió la conexión con el motor cohete y el mismo se detuvo. Así que la nave volvió y aterrizó en su aeropuerto sin lograr su objetivo suborbital.
    El 30 de marzo de 2021 Virgin Galactic presenta el nuevo modelo suborbital VSS1 Imagine, Spaceship III. Con el mismo, tras su pruebas y comprobaciones a partir de mayo inmediato, pretende el vuelo suborbital con turistas para finales del año. La empresa prevé entonces construir además un segundo modelo llamado VSS Inspire. Estos nuevos modelos son similares al anterior, con capacidad para 6 tripulantes.
    El 22 de mayo de 2021 la misma empresa realiza otro vuelo suborbital del VSS Unity con C. J. Sturckow y Dave Mackay como tripulación tras ser liberado en vuelo por el avión VMS Eve, pilotado por Kelly Latimer y Michael Masucci, el primero partiendo del Spaceport America de New México en vez de hacerlo desde Mojave. Alcanza Mach 3, asciende a 89 Km de altitud y regresa luego para aterrizar en el citado aeropuerto de New México. En el vuelo, además de algunos experimentos, se realizan comprobaciones de la nave en vuelo (controles, interferencias ETM, etc.), entre otras cosas de los mejorados estabilizadores horizontales. Por entonces, en el desarrollo de la nave se prevén otras 3 misiones similares, una llevando 4 pasajeros para una prueba general y otra en la que el propio dueño de Virgin Galactic pretende viajar con dos de sus hijos.
    El vuelo de Branson se fija para el 11 de julio de 2021, 12 h 40 m GMT, misión VSS Unity 22, y en el mismo viajan 2 pilotos (Dave Mackay y el copiloto Michael Masucci) y 4 pasajeros. Los últimos son, además del propio R. Branson, la vicepresidente de la empresa, Sirisha Bandla, el ingeniero Colin Bennett y la instructora de vuelo Beth Moses. La nave se suelta de la aeronave nodriza (VMS Eve, pilotada por CJ Sturckow y Kelly Latime) a 15 Km de altitud a los 45 min de vuelo y asciende a 85 Km, con velocidad máxima de unos 4.000 Km/h, para luego regresar planeando en un vuelo de una hora y media de duración total. Aterriza en el Puerto Espacial América, Nuevo México. Entonces se anuncian 2 vuelos más de pruebas, y el primero comercial para principios de 2022.

...---===---...

    El 13 de diciembre de 2011 se presentó otro proyecto más, esta vez del ya mencionado Paul Allen, cofundador de Microsoft. El proyecto se asimila a una nueva empresa, la Stratolaunch Systems que fija su sede en Huntsville, Alabama. Piensa Allen, con el colabora Burt Rutan, crear una nave orbital de carga y transporte de viajeros tomando como base el tipo de nave Sänger. Se trata de un modelo de astronave de una masa total de 227 Tm (sin carga útil) y una envergadura de 100 m, con despegue de un aeropuerto, del gran avión base al modo de los lanzamientos de los cohetes Pegasus, aunque aquí el cohete va bajo un ala central pues el avión es de dos cuerpos empatados por el citado ala central. El citado avión Stratolaunch lo construiría en Mojave la empresa Scaled Composites de Rutan, lo dotaría de 6 motores del mismo tipo del Boeing 747 y 28 ruedas, y el mismo precisa para su despegue una pista de 3,6 Km; el cohete de 222 Tm lo haría SpaceX, participando la empresa Dynetics como integradora de avión y cohete. El primer vuelo de prueba se proyecta entonces para 2016.
    Pero el avión salió a la pista por vez primera en diciembre de 2017. Entonces, el Stratolaunch, resulta ser un avión doble, de dos cuerpos empatados por las alas (la izquierda de uno con la derecha del otro), con 3 turbohélices Pratt&Whitney cada uno, 6 tanques de combustible en total, 117 m de envergadura, 79 m de longitud, 17 m de altura máxima, y 206,7 Tm de peso; es el mayor avión del mundo en tal momento por su envergadura. Su capacidad de carga se estima en unas 226 Tm, aunque el peso total de avión más carga cuando se anunció era de casi 600 Tm. La primera prueba, sobre el desierto de Mojave, consistió en comprobar la dirección, el frenado y la telemetría, moviéndose con sus motores por la pista a 45 Km/h (sin despegar, claro), funcionando correctamente. En tal momento, el primer vuelo se ha reubicado para 2019.
    Realiza finalmente su primer vuelo el 13 de abril de 2019. Despega de Mojave, vuela durante 2,5 h con éxito, y asciende hasta los 5 Km realizando diversas maniobras simuladas o no, aterrizaje incluido como el obvio. El proyecto espacial de este avión fue no obstante cancelado tres meses antes y el avión se pondría luego a la venta. Su precio entonces: 355 millones de euros. Paul Allen falleció en octubre de 2018, unos meses antes.

    En febrero de 2012 hace anuncio de sus intenciones otra empresa aspirante a llevar turistas en vuelos suborbitales. Se trata del consorcio Booster formado por varias compañías de diversos países, entre las que figuran las españolas Elecnor Deimos Space y Aernnova Engineering; el proyecto es iniciado por el piloto e ingeniero britanico James Murray. El costo inicial entonces calculado del billete se estima en 200.000 dólares (151.000 euros) y los vuelos se creen posibles a partir de 2017, partiendo de los Estados Unidos al principio pero esperando hacerlo después de cualquier aeropuerto del planeta. El tipo de nave concebida es el de una naveta con capacidad para 10 personas, de las que 2 serían los pilotos, llevada a lomos de un avión tipo Airbus 300 hasta los 10 Km de altura, donde sería liberada e impulsada hasta la altitud de los 100 Km. El retorno sería aeronáutico sobre cualquier aeropuerto.

...---===---...

    En 2008 la empresa californiana, de Mojave, XCOR Aeroespace, que compraría antes las patentes del prototipo Roton, anunciaba su propósito de disponer para 2010 de otro vehículo suborbital denominado Lynx. Es del tamaño de un pequeño avión privado que podría despegar y aterrizar en cualquier aeropuerto del mundo. Su diseño fue el resultado de 6 años de trabajo. Funcionaría con cohetes de propulsantes keroseno y LOX y sus vuelos serían de “bajo costo”, según se dijo; el precio del billete seria en principio de solo 63.000 euros. Las posibilidades teóricas de la nave la califican para realizar nada menos que 4 vuelos diarios de 30 min llevando a un piloto y un pasajero, alcanzado la velocidad de 4.200 Km/h. 
    A finales de 2008 la citada XCOR anunciaba sus vuelos privados suborbitales de 61 Km de altitud por solo 95.000$, en clara competencia con Virgin Galactic. El 15 de diciembre del mismo 2008 se probaba en Mojave para el proyecto el motor 5K18 de keroseno y LOX. Entonces tenían como primer cliente al danés Per Wimmer.

    Otros más que pretenden lanzar cohetes suborbitales tripulados son los daneses de Copenhagen Suborbitals. Su primera prueba de lanzamiento de un cohete, que llamaron HEAT-1X, con su nave bautizada Tycho Brahe, fracasó en cuestión de segundos el 3 de junio de 2011, cayendo sus restos al mar, donde se produjo el disparo sobre un a plataforma móvil marina llamada Sputnik. Entonces pasaron al siguiente modelo, el cohete que llamaron Nexo y perfilan otro posterior, el Spica, el que tienen ya intención de ocupar con un pasajero. El Nexo usa como propulsantes LOX y etanol, y del mismo se proyectan dos disparos, el primero en 2016. El Spica se proyecta para tener 13 m de altura y 1 m de diámetro, con un peso total de 4 Tm, de las que 2,6 son de propulsante, y un empuje de 100 kilonewtons; se calcula que su tiempo de funcionamiento serán 1,5 min y que alcanzará 3.600 Km/h de velocidad.

    Sobre estos vuelos espaciales privados, hay que advertir no obstante que, si bien la tecnología se puede considerar espacial y que la altitud lograda no es desdeñable, no vamos a estadísticamente admitir los viajes como verdaderamente espaciales de todos aquellos vuelos que no sobrepasen más de los 150 o 160 Km de altura bajo el entendimiento de que el espacio realmente empieza por encima de la altitud señalada, con independencia de que se trate de viajes suborbitales o no.

    Pero no todo son proyectos firmes de vuelos suborbitales y de vuelos orbitales irrealizables. En el verano de 2009 la empresa Excalibur Almaz Ltd. anunciaba su firme propósito de desarrollar un programa de vuelos orbitales tripulados privados con fines comerciales y también científicos. Tales vuelos se realizarían en una órbita baja y serían de una semana de duración. Contaba con la colaboración de la compañía rusa NPO Mashinostroyenia y basa el modelo de astronave proyectado para acceder a las estaciones orbitales militares soviéticas Almaz de treinta años atrás. Tales naves fueron llamadas TKS y se llegaron a probar sin tripulación con estaciones Salyut; son similares a las Gemini americanas con un módulo de servicio y una cabina de mando y retorno. Entonces, la empresa citada quería comprar varias naves, e incluso las carcasas de las citadas estaciones Almaz, y actualizar sus sistemas electrónicos, etc., poniendo a punto el sistema para 2013, pretendiendo su lanzamiento con cohetes rusos Proton.

    En octubre de 2010, a punto de concluir el programa Shuttle, cancelado el proyecto Constellation y con él la posibilidad de disponer de inmediato los norteamericanos de una astronave tripulada, en pleno auge de los vuelos privados suborbitales, había 6 empresas en los Estados Unidos que se postulaban para el desarrollo de una nave espacial privada que pudiera dar tal acceso al espacio a los astronautas.
    Estaba en primer lugar la empresa Virgin Galactic del británico Richard Branson, ya referida anteriormente, que tras su apuesta por los vuelos suborbitales apuntaba ahora más alto. Y a ellos se sumaban principalmente las empresas:


    La última nave citada, la New Shepard, fue lanzada el 29 de abril de 2015 para su prueba. Llegó a los 93,6 Km de altitud y alcanzó Mach 3. Utilizó un motor BE-3 de LOX y LH, de 490 kNewtons de empuje, probado con éxito por vez primera el 15 de enero de 2013 en Texas, pero el módulo propulsor no pudo ser recuperado al no controlar su aterrizaje automático por fallo del sistema hidráulico. La nave, al caer, abrió sus paracaídas y aterrizó, siendo un éxito parcial el ensayo suborbital. La misma empresa, Blue Origin, trabaja entonces en el diseño de otra nave, denominada Very Big Brother, dotada de motor BE-4 de LOX y metano, capaz de operar en órbita. El 23 de noviembre siguiente (2015) la New Shepard aterriza por primera vez con éxito total luego de alcanzar Mach 3,72 y 100,53 Km de altitud. En octubre de 2016, la primera New Shepard, tras volar y aterrizar cinco veces consecutivas, es retirada.
    Esta misma empresa, Blue Origin, prueba el 12 de diciembre de 2017 por vez primera su nave suborbital Crew Capsule 2.0, una New Shepard reforzada, que asciende a 99.390 m de altitud (el cohete llegó a los 99.270 m) tras partir desde el Oeste de Texas. Aunque es tripulable, solo llevaba esta vez un maniquí con detectores y 12 cargas útiles comerciales con fines científicos y educativos. Al caer, la cápsula lo hizo sostenida por paracaídas y usó motores para estabilizarse.
    El 29 de abril de 2018 se realiza la octava prueba con la New Shepard que es elevada a casi 107 Km de altura. Vuelve a llevar un maniquí, el "Mannequin Skywalker", y también cargas de la NASA, el DLR alemán y otras comerciales.
    El 11 de diciembre de 2019 Blue Origin vuelve a probar la New Shepard en otro vuelo suborbital. Es el ensayo NS-12 y el cohete vuelve a posarse en tierra de modo controlado, en tanto que la cápsula regresa sustentada por sus 3 paracaídas. 
    El 13 de octubre de 2020 la empresa realiza su ensayo NS-13 para probar el mismo vehículo New Shepard; es el séptimo vuelo del mismo ingenio y la prueba es un éxito. Además, a bordo se incluyeron 12 cargas útiles, una de ellas un sensor de la NASA para el alunizaje para ensayarlo con precisión. La operación de disparo y aterrizaje tiene lugar de nuevo al oeste de Texas y el cohete alcanzó una altura de 105 Km de altitud y una velocidad máxima de 3.592 Km/h. El vuelo dura 10 min 09 seg.
    El 14 de enero de 2021 tiene lugar la prueba New Shepard NS-14, a las 17 h 18 m, GMT, al oeste de Texas, en Corn Ranch. Llamada la misión RSS First Step, es el primer vuelo del modelo New Shepard 4; lleva un motor BE-3PM de LOX y LH. Alcanzó los 106,9 Km de altura, una velocidad máxima de 3.609 Km/h y la primera fase regreso para aterrizar y ser recuperada a 3,3 Km del lugar de partida. La cápsula descendió colgada de sus tres paracaídas y realizó el 15 aterrizaje con éxito. El vuelo duró 10 min 10 seg.  Aunque la cápsula, de 6 plazas, una ocupada por el maniquí Skywalker, no lleva tripulación dispone ya a bordo de sistema de comunicaciones y otros; llevaba como carga útil 50.000 postales del Club for the Future (Blue Origin) en los bolsillos del maniquí.
    El 14 de abril de 2021 se lleva a cabo el ensayo New Shepard NS-15, ocupada la nave por un maniquí, para comprobar sistemas de la misma y de procedimientos en las operaciones previas al despegue y las posteriores al aterrizaje. La altura alcanzada es de 106,3 Km a los 4 min de vuelo. El cohete regresó a los 7 min 20 seg de vuelo y aterrizó para ser recuperado en el punto señalado de partida. La cápsula aterrizó sin novedad a los 10 min 10 seg de vuelo colgada de sus 3 paracaídas principales que desplegó a una altitud de solo  935 m (8 min 31 seg) tras los otros 3 de guía abiertos primero a una altura de 1.780 m (8 min 18 seg de vuelo). Tal aterrizaje tiene lugar a unos 26 Km/h de velocidad.
    El 12 de junio de 2021 subasta por Internet una plaza turística para el primer vuelo suborbital de unos once minutos previsto entonces para el cercano 20 de julio; el total de la tripulación y turistas a lanzar es de 6. El dinero logrado se donará al Club for the Future, fundación de Blue Origin.
    Para ocupar una de estas 6 plazas para la nave suborbital New Shepard se anunciaron las siguiente principales condiciones para cada candidato: para empezar el precio, unos 200.000 euros; peso entre 50 Kg y 101 Kg; estatura entre 1,52 y 1,93 m; saber inglés; determinada aptitud física de agilidad; no ser claustrofóbico. Todo para 10 min de vuelo, y solo unos minutos de microgravedad.
    También en junio de 2021, Jeff Bezos, el propio dueño de Blue Origin anuncia que irá en tal primer vuelo suborbital de la nave New Shepard y lo acompañará su hermano menor, Mark; el vuelo está entonces previsto para el 20 de julio inmediato. El billete de la plaza restante se subastó por Internet y alcanzó la cifra de 28 millones de dólares, tras empezar en 4,8 millones de salida, participando más de 6.000 personas de 143 naciones; los 28 millones serían destinados a la fundación Club for the Future, perteneciente a Blue Origin, y la que no tiene fines de lucro. A principios de julio, a poco más de 2 semanas del vuelo previsto, se anuncia que con Jeff Bezos, su hermano Mark y el adjudicatario del billete subastado, viajará la piloto Wally Funk, de 82 años, antigua aspirante a astronauta en tiempos de los Mercury en los años 60. Unos días antes del previsto para el vuelo se sabe que el comprador del billete, aun anónimo, no podía ir en tal fecha y fue sustituido por un joven holandés de 18 años llamado Oliver Daemen que, al parecer, es hijo de otro multimillonario anónimo; el precio del billete para el nuevo viajero se dice que es inferior a los 23 millones de euros. En total, el vuelo ha de durar 11 min. El vuelo se lleva a cabo en la fecha prevista con despegue a las 13 h 12 m GMT en la base Launch Site One, Texas, alcanzando una velocidad máxima de 3.595 Km/h y una altitud de 107 Km a los 4 min de vuelo. Unos 7 min más tarde, la cápsula, colgada de 3 paracaídas y con ayuda final de un retrocohete, aterriza sin novedad en el desierto tejano; el vuelo dura finalmente 10 min 19 seg. El cohete, por su parte, regresó para ser recuperado y aterrizó en posición vertical.

...---===---...

    Otro actor en el moderno escenario de los cohetes y apostando por vuelos a la Luna y Marte aparece en 2021 aventurando grandes expectativas. Se trata de la empresa californiana Relativity Space y su cohete reutilizable Terran R, previsto construir con técnicas de impresión 3D y en solo… 2 meses. Con ello, de ser realizable, es evidente que el costo de la astronave bajará significativamente, pues el número de piezas se reduce 100 veces y por tanto también el tiempo de su construcción. En junio de tal 2021 se anuncia que se piensa disponer del cohete, del primer Terran 1, para finales del mismo 2021, y del Terran R para 2024.
    Sobre plano, el Terran R tiene 66 m de altura, 4,9 m de anchura, y puede satelizar 20 Tm en órbita baja, o menos carga útil a mayor altura. La primera fase de este lanzador lleva 7 motores Aeon R de un empuje unitario aproximado de 136 Tm (empuje total 952 Tm). La segunda etapa lleva solo un motor del mismo tipo. El Terran 1 lleva solo uno de estos motores. Este tipo de motor utiliza como propulsantes LOX y metano. Todo el cohete, motores incluidos, repetimos, se quiere construir en 3D. La base prevista de lanzamiento se quiere que sea Cabo Cañaveral.

    En octubre de 2021, en plena euforia inicial por los primeros vuelos suborbitales de Jeff Bezos y su Blue Origin, y R. Branson y su Unity, los chinos quieren su parte en el negocio y anuncian que también ellos van a desarrollar un cohete suborbital para turistas a partir de 2024. Es la empresa CAS Space la que lo propone y anuncia que trabaja en una nave parecida a las de Blue Origin y la Dragon de SpaceX, aunque esta es orbital. La capacidad de la nave será para 7 personas. El cohete, reutilizable, de una sola fase, llevará 5 motores Xuanyuan de LOX y Keroseno. El techo será de 100 Km y el vuelo ha de durar 10 min. En el aterrizaje, al regreso la nave, colgada de 3 paracaídas, se ayudará de una especie de brazo para amortiguar la caída. El primer ensayo se prevé entonces para 2022, el primer vuelo suborbital en 2023 y el primero vuelo operativo en 2024.

    En cualquier caso, la opción de los vuelos privados responde a un mayoritario deseo ciudadano de acceder al espacio. Una encuesta realizada en Norteamérica evidenció que al 60 % de las personas les gustaría viajar por el cosmos. El freno para el desarrollo es la opción es solo el económico, pero el abaratamiento futuro lo puede hacer posible.

ROTON

    Los americanos también han realizado estudios de modelos de impulsor mixtos helicóptero-cohete. La compañía Rotary Rocket Company, de Redwood Shores, California, planificó en los 90 un modelo SSTO para probar inicialmente en agosto de 1999 y que es conocido como Roton C. Su aspecto es bastante parecido en principio al Delta Clipper creado para el desarrollo del X-33, pero casi el doble de tamaño. El ingenio es reutilizable y con posibilidad de ser puesto tras el regreso de nuevo en servicio en un plazo de pocos días; incluso por la compañía citada se cita inicialmente la cifra de 24 horas o menos. El carácter de helicóptero añadido al cohete le confiere una mayor seguridad, sobre todo al retorno. Se concibe de forma ligeramente cónica, con 19,52 m de altura, 6,7 m de ancho en la base y con 2 pilotos como ocupantes con misiones de satelización de cargas de 3,2 Tm en órbita baja de 300 Km y 50º de inclinación, fundamentalmente con el objetivo de entrar en el negocio de puesta en órbita de satélites. El regreso a tierra se realiza como un helicóptero, con aterrizaje vertical, utilizando 4 palas de 7 m de longitud que van en el extremo superior o parte más alta y que al despegue van plegadas sobre la estructura del ingenio; en la parte superior va un pequeño cohete para impulsar las palas. En caso de fallo utilizaría paracaídas para aterrizar. Su desarrollo se inició en 1995 y en su construcción utiliza livianas y avanzadas estructuras fundidas en moldes. El avanzado motor RokectJet de este ingenio tiene 96 pequeñas cámaras de combustión y usa LOX y keroseno, no precisando de turbobombas para el mismo, suplantando el efecto de las mismas con la fuerza centrífuga por rotación del motor sobre el eje de longitud de la nave; de tal modo se eliminó el peso y aumentó el rendimiento del sistema.
Para trabajar en el proyecto se habilitó un hangar, edificio 31, en el aeropuerto de Mojave y se utilizaron a principios de 1998 35 empresas contratistas que a mediados del mismo año ya eran 160. Para el verano de 1998 se planificaron unos meses antes las primeras pruebas del sistema sobre un helicóptero Sikorsky S-58 comprado y modificado por la compañía para tal desarrollo; el motor de prueba fue acabado a finales de mayo de 1998 y las pruebas posteriores se realizan en tal sitio de Mojave a mediados de 1999. También se probaron para entonces los motores del sistema de control a reacción RCS que funcionaron con éxito; tales utilizan peróxido de hidrógeno y metanol como propulsantes. En julio de 1998 comienza la construcción del Roton de prueba, ATV, por la empresa Scaled Composites. El costo del ingenio y las operaciones de vuelo asciende por entonces a solo 5,5 millones de dólares, abaratamiento conseguido en parte gracias a los propulsantes utilizados.
    El Roton fue presentado públicamente el 1 de MARZO de 1999, siendo presentado el denominado vehículo de pruebas atmosféricas ATV. Entonces se prevén 10 vuelos de prueba y la construcción de 3 modelos, uno sin motores para entrenamiento y dos para vuelos orbitales. Una de las comprobaciones pretendía, tras la actuación de los cohetes hasta 2 Km de altitud, hacer descender el Roton con el giro de las palas y los motores cohete apagados.
    A mediados de 1999, la compañía evidenciaba sin embargo falta de recursos económicos. La primera prueba del prototipo se efectuó sin embargo el 23 de julio de tal año y resultó con éxito. Los pilotos fueron Brian Binnie y Marti Sarigul-Klijn. Los mismos hicieron elevar al modelo 3 veces durante 4 min 40 min hasta 3 m de altura máxima con la actuación de las palas tipo helicóptero del mismo. La segunda prueba tuvo lugar el 16 de septiembre siguiente y el ATV iba tripulado por 2 pilotos con la misión de comprobar su control y estabilidad, quedando el ingenio suspendido en el aire por espacio de 2,5 min y subiendo a una altura máxima de 6 m; el tiempo total de la prueba fue de 4,5 min. La tercera prueba, realizada el 12 de octubre del mismo año, llevó al prototipo a 22 m de altura, desplazándose 1.310 m y obteniendo una velocidad máxima de 85 Km/h sobre una pista de Mojave, quedándose además quieto en el aire 1 min 57 seg de los 3 min 47 seg que duró el vuelo; el motor se mantuvo en marcha 9 min 45 seg.
    En la primavera de 2000, la empresa del Roton, la Rotary Rocket Company firmaba un acuerdo con la Space Operations International para la futura puesta en órbita de cargas menores, dando así un margen de confianza al proyecto.
    En el verano de 2000, la falta de financiación del proyecto detuvo su desarrollo y la empresa abandonó entonces el mismo.
    Cancelado así el proyecto, en abril de 2002, las patentes del mismo fueron compradas por la empresa XCOR Aeroespace con vista a un vehículo propio para vuelos suborbitales.

VOYAGER STATION. Proyecto de construcción de la empresa Orbital Assembly Corporation para montar a partir de 2025 (2027 en marzo de 2021) una estación orbital en forma anular de 200 m de diámetro, con gravedad artificial, algo parecido a la que sale en la película “2001: Odisea del Espacio”. Anunciado en 2021, se quiere que cuente con un hotel, laboratorios, etc., con una capacidad total de hasta 440 personas y diversos puertos de acoplamiento para varias naves espaciales. Con su forma toroidal, al girar podría crear una gravedad artificial de 1/6 de la terrestre (1g/6; como en la Luna). El centro de la estación lleva una estructura no presurizada, pero dotada de módulo para los acoplamientos de las naves. Constará de 24 módulos habitables de 20 por 12 m, un espacio de 11.600 m² y un volumen presurizado de 51.104 m³. A su anuncio, el arquitecto jefe del proyecto es Tim Alatorre. Se prevé construir previamente un prototipo a escala para probar las tecnologías a utilizar luego en la estación.

    El plan inicial es de la The Gateway Foundation, de Alto Loma, California, que comienza en 2019 un proyecto que fue llamado Estación Espacial Von Braun, recordando la que el alemán proyectara en su día. El arquitecto principal es Tim Alatorre. Planea que haya módulos habitables de 500 m², con capacidad para 16 personas, para alquilar por semana, por un mes o de modo continuo; irán dotados de 3 baños, cocina, etc. También proyectan un hotel con habitaciones de 30 m², con baño, y camas para 2 personas, así como restaurante y bar; también contemplan gimnasio y sala de espectáculos.

...---===---...

MISIÓN.............…....…...: INSPIRATION4                             SpaceX

Astronautas: Comandante....: JARED ISAACMAN             568(1º vuelo)

                   Piloto........: SIAN PROCTOR                569(1º vuelo)

             Oficial médico: HAYLEY ARCENEAUX         570(1º vuelo)

                  Especialista..: CHRISTOPHER SEMBROSKI  571(1º vuelo)

Fechas del vuelo...........: 16 a 18 SEPTIEMBRE 2021

Duración del vuelo.........: 2 días 23 h 03 m 53 s

Número de órbitas..........: 44

SpaceX: https://www.spacex.com/

Web de la misión: https://inspiration4.com/


    La misión Inspiration4 de SpaceX es la primera espacial tripulada de una empresa privada y fines particulares. Es también la cuarta misión espacial tripulada de SpaceX, tras otras tres para la NASA. Asimismo es en general el 326 vuelo espacial tripulado histórico, 169 estadounidense, y 4º de una nave Dragon tripulada (reutilizada).
    También ha sido calificada como la primera misión íntegramente de turistas espaciales, aunque puede decirse que se trata solo de astronautas no profesionales; la diferencia fundamental respecto a los anteriores vuelos es que el “turista” no compró esta vez una plaza en una nave en vuelo de fines científicos o técnicos tradicionales, sino que compró… el vuelo entero, añadiendo 3 personas más a su costa.
    Forman la tripulación los 4 astronautas civiles, ninguno profesional: el comandante (piloto de reactores) Jared Isaacman, y los tres tripulantes Hayley Arceneaux, como oficial médico, Chris Sembroski, como especialista de misión, y la piloto Sian Proctor. Así pues, todos son novatos y realizan aquí su primer vuelo espacial. Dado que no son astronautas profesionales, hubieron de someterse a partir de marzo de 2021 a un entrenamiento específico con la nave Dragon de SpaceX y su cohete Falcon 9. H. Arceneaux, elegida para el vuelo en febrero de 2021, va en calidad de “embajadora” del Hospital, objetivo de la misión, que luego se citará. Las dos últimas personas fueron seleccionadas en un proceso en el que, en el caso de Sembroski, se presentaron 72.000 personas que hicieron una aportación para conseguir fondos para el Hospital St. Jude y entre las cuales se hizo un sorteo que ganó Sembroski. La doctora Proctor, que también es piloto, ocupa el cuarto asiento que fue ofrecido a los clientes de Shift4Shop, entidad de comercio electrónico del promotor; fue seleccionada por un tribunal independiente tras presentar las solicitudes durante todo el mes de febrero de 2021.
    Los fines de la misión, de una duración prevista de 3 días con descenso final sobre el Atlántico frente a Florida, son benéficos y pretenden con el vuelo la publicidad necesaria para la recaudación de al menos 200 millones de dólares para el St. Jude Children's Research Hospital (Hospital de Investigación Infantil St. Jude) de Memphis; Isaacman hace además donación de otros 100 millones de dólares a tal hospital. El promotor del vuelo es su comandante, el empresario y piloto de reactores Jared Isaacman, y el costo total que le supone la compra del vuelo no trasciende al momento del mismo; los 3 acompañantes van de tal modo gratis. El altruista contratante del vuelo dice que la misión pretende inspirar a la “sociedad para alcanzar las estrellas”, calificando los objetivos con 4 lemas, uno por tripulante, “Liderazgo, Prosperidad, Esperanza y Generosidad”, y por supuesto para ayudar a “recaudar fondos” para tal hospital que lucha contra el cáncer infantil y otras enfermedades de forma gratuita. Para tal “recaudación” el promotor, Isaacman, invita al público en general a los pertinentes donativos.
    La nave es la Dragon Resilience F1 utilizada ya como misión Crew 1 en el vuelo 100 tripulado a la ISS entre noviembre de 2020 y mayo de 2021; fue pues vuelta a poner a punto en tan solo poco más de 4 meses. La misma registra una masa al partir de 12.519 Kg. La descripción del tipo de nave ha sido dada en el vuelo de la Crew Dragon 2 DM-2 a la ISS en mayo de 2020. Dado que en este vuelo no se prevé el acoplamiento a la ISS, a la que no se va ni a acercar, el mecanismo de ensamblaje del cono de proa de la nave Dragon fue sustituido por una cúpula o semiesfera transparente de 3 capas a modo de ventanilla, bajo la tapa cónica de apertura que la protege por supuesto al lanzamiento y al retorno. También se incrementó el propulsante de la nave de modo que el sistema de aborto en el lanzamiento queda mejorado al poder soportar vientos más fuertes en caso de su uso; además, algunas partes de titanio de este sistema, llamado SuperDraco, fueron sustituidas por acero. Otras mejoras en la nave lo son en su estructura para soportar mejor las sacudidas.
    Durante el vuelo se han de realizar además algunos experimentos sobre medicina y ritmos corporales, radiación, biología y microgravedad, en parte con apoyo de tierra; una de las pruebas es del dispositivo de ultrasonidos Butterfly IQ+, también ensayado en la ISS. En tales ensayos colabora, además de SpaceX, el Translational Research Institute for Space Health del Baylor College of Medicine, e investigadores de Weill Cornell Medicine. El vuelo sería televisado por la plataforma Netflix. El costo, no citado por la empresa SpaceX ni el contratante del vuelo, habida cuenta que solo el Falcon 9 cuesta unos 61 millones de dólares, incluido el lanzamiento, a lo que habría que añadir los tres días de misión y el entrenamiento previo de la tripulación, sobrepasará los 150 millones de dólares; la revista Time cita la cifra de los 170 millones, estimación que parece buena.

JUEVES, 16 SEPTIEMBRE 2021
    La ventana de lanzamiento se abre a las 00 h 02 m GMT (las 20 h 02 m del día anterior hora de Florida) y ha de durar 5 horas. La previsión meteorológica de la víspera había sido favorable al 70%. Los 4 astronautas se sientan en la cabina de izquierda a derecha, delante del panel de mando, Sembroski,  Proctor, Isaacman y Arceneaux; la piloto y el comandante en el centro un poco retirados respecto a los dos laterales. Los mismos quedan dispuestos en sus asientos aproximadamente unas 2,5 h antes del momento del disparo.
    Durante la cuenta atrás, unos 44 min antes del disparo es retirado el brazo de acceso de la tripulación de la torre de lanzamiento y 5 min más tarde queda dispuesto para su posible uso el sistema de escape de la nave. A 35 min del disparo comienza el llenado de tanques de propulsante de la primera fase del Falcon 9, tanto del RP-1 como del LOX. A 16 min del lanzamiento se carga de LOX la segunda etapa del citado lanzador. A 7 min del T-00 comienza el enfriamiento de motores del Falcon 9. Unos 2 min más tarde, el sistema eléctrico de la Dragon pasa a ser solo el interno de la nave. En el minuto final antes de partir, el sistema informático del cohete da presión a los tanques de propulsante para iniciar el bombeo a la inminente ignición de motores. A 45 seg del T-00 el director de lanzamiento da el permiso para el disparo. A solo 3 seg del final de la cuenta atrás con despegue, el sistema inicia la secuencia de encendido.
00 h 02 m 56 s, GMT; las 20 h 02 m 66 s de la víspera, hora de Florida; 02 h 02 m 56 s en España. Es lanzada la nave Dragon de la misión Inspiration4 en la rampa 39A del KSC de Florida con un cohete Falcon 9 Block 5 de SpaceX. La nave también es denominada como Dragon C207-F2 y Resilience F2. La primera fase del Falcon es la tercera vez que es lanzada. La misma funciona hasta los 2 min 37 seg de vuelo, separándose 3 seg más tarde, para luego regresar hacia tierra. A los 2 min 41 seg se enciende la segunda etapa del Falcon 9 y funciona hasta los 8 min 51 seg de vuelo, momento en que están prácticamente en órbita. A los 9,5 min de vuelo la primera etapa aterriza en la plataforma marina de recuperación "Just Read the Instructions" situada a 543 Km del punto de partida. A los 12 min 9 s la nave se separa de la segunda fase del lanzador. Casi un minuto más tarde debían abrir el cono de proa para dejar al descubierto la cúpula-ventanilla; y también los motores delanteros. El número COSPAR de la nave es 2021-084A.
    La órbita final ha de tener 585 Km de altitud en apogeo (unas 3 h más tarde), la mayor para una nave Dragon; sobrepasaron antes tal altitud poco más de una docena de vuelos, los Gemini X y XI (1966), los Apollo 8, y del 10 al 17, y las misiones Shuttle de reparación del telescopio espacial Hubble. La inclinación orbital es de 51,6º y el período de 96,2 min.
    En las telecomunicaciones con tierra, cada astronauta recibe un indicativo o apodo: "Rook" para  Isaacman, “Leo” para Proctor, “Nova” para Arcenaux y “Hanks” para Sembroski.

VIERNES, 17 SEPTIEMBRE 2021
    Al cabo del primer día de vuelo, los astronautas dicen que todo va bien y que van realizando el programa previsto. Se asoman a la cúpula, toman fotografías, algunas de las cuales retransmiten a tierra, y observan el paisaje que les ofrece desde allí nuestro planeta. Además, se anuncia la hora prevista (23 h 06 m GMT del siguiente día) para el amerizaje en el siguiente día frente a la costa de Florida.
    En el corto vuelo, los astronautas hablan a través del Centro de Control de SpaceX con el dueño de tal empresa, Elon Musk, así como con el actor Tom Cruise, y también con amigos cercanos y familiares.

SÁBADO, 18 SEPTIEMBRE 2021
  En el tercer día de vuelo siguen con lo previsto sin novedad, apurando sus últimas horas en el espacio y preparando el retorno. Para ajustar la órbita para tal regreso, realizaron 2 correcciones de trayectoria, rebajando la altura orbital a 365 Km de apogeo.
    Por entonces se informa que la recaudación de fondos pretendida para el hospital infantil con el vuelo suma ya unos 150 millones de dólares.
21 h 32 m, GMT. Es cerrada la escotilla de proa.
22 h 16 m. Son encendidos los motores para iniciar el retorno.
22 h 31 m. Concluye la citada actuación de los cohetes. La nave está ya descendiendo. La masa teórica de la nave es entonces de 9.616 Kg.
22 h 35 m. El cono que tapa la proa es cerrado tras funcionar los motores.
23 h 02 m. Se despliegan los 2 paracaídas guías o menores.
23 h 03 m. Se abren los 4 paracaídas principales.
23 h 06 m 49 seg. La cápsula ameriza en el Atlántico, en aguas frente a Florida, tal como estaba planeado. El vuelo tiene una duración de 2 días, 23 h, 03 min, 53 seg, y en el mismo se dan 44 órbitas a la Tierra. A la media hora del amerizaje, la cápsula con los astronautas es izada por una grúa a bordo del buque de recuperación. Un cuarto de hora más tarde, sale el primer astronauta, Proctor, de la cabina y luego van saliendo el resto. Los astronautas serían llevados luego en helicóptero al KSC. A la cápsula, llevada luego a tierra por SpaceX, se le ha de quitar la cúpula utilizada en el vuelo como ventanilla y se repondrá el sistema de acoplamiento para un nuevo uso.




(Final de programas de vuelos tripulados) Regreso al inicio.

--------------------ooo000OOO000ooo---------------------

Copyright © Eduardo Martínez González