ACCIDENTES MORTALES.            Capítulo 11º    Subcap. 24


               <>  ACCIDENTES MORTALES EN LA ASTRONÁUTICA.
                        
                                       

<> ACCIDENTES MORTALES EN LA ASTRONÁUTICA.

    No cabe duda de la gran seguridad de los vuelos tripulados por el espacio que es en general, considerados los primeros 200 vuelos, de unos 98,5 % de hecho, y teóricamente del 99,99 %. El peligro que corre un astronauta en el viaje espacial es mucho menor que el otros medios de transporte. Sin embargo, a pesar de ello, la astronáutica ha padecido en alguna ocasión el desastre técnico que concluyó con la vida humana de quien o quienes viajaban o se preparaban para ir al espacio.
    En principio, en la mayoría de los casos el gran contraste resulta ser el lugar de los mortales hechos, la superficie de la Tierra, cuando lo que es temido es el propio vuelo por el espacio. Contraste en efecto, y sobre todo teniendo en cuenta que todos los accidentes en que han perecido astronautas en vuelos espaciales también han ocurrido en la Tierra, bien al lanzamiento o al regreso. Pero en el espacio, hasta la fecha no se producido accidente mortal alguno. La mayoría, en definitiva, como se indica, pasó en entrenamientos en Tierra.
    Todo son medidas exactas y escrupulosas pero igualmente, de vez en cuando, la desgracia se produce. "Algún día tenía que llegar, todos lo sabemos ‑aseguró un técnico cuando tres astronautas USA se quemaron‑ pero nadie esperaba que fuera en Tierra". Y el momento llega.
    Nos referiremos no solo a accidentes ocurridos en vuelo, sino también a aquellos en que haya perecido un astronauta preparándose para alguna misión espacial de los primeros tiempos astronáuticos. No se citan los accidentes laborales de otros trabajadores de los centros espaciales como es lógico porque la repercusión ha sido menor, pero también los ha habido mortales; entre éstos, de los primeros americanos, se cuenta los de Oscar Simmons que cayó de una 46 planta en el VAB el 2 de julio de 1964, y el de Albert Treib fallecido por un rayo en la rampa 39B del KSC el 3 de agosto de 1965.
    El primero en perecer fue, según parece, un soviético, pese a que en la primera etapa cosmonáutica, dadas las circunstancias políticas de la antigua URSS, fue muy difícil llegar a saber todo cuanto ocurrió.

    En total hasta 1976, a los 15 años del primer vuelo de Gagarin, reconocidos públicamente habían muerto 8 americanos y 6 soviéticos, o sea, 14 hombres de los que solo 4, y de estos últimos, se habían producido en vuelo espacial de retorno. De los norteamericanos, unos perecieron en vuelos de aviones y otros carbonizados, pero siempre en entrenamiento; otro murió precisamente en accidente de automóvil. El primer accidente mortal en vuelo, al lanzamiento en este caso, de los americanos no ocurrirá hasta la explosión en el disparo del Shuttle en 1986, es decir, a los 25 de vuelos espaciales tripulados.
    Según los rusos, hasta 1997 habían fallecido 66 personas de todos los astronautas habidos o preparados al efecto. De tal total, algunas habían muerto de causa natural, otros, ya citados, en el vuelo al espacio, y el resto en entrenamientos o de accidentes de otro tipo. Por ello, se deduce que en accidentes en tierra ha habido otros en tiempos de la cosmonáutica soviética (pues los casos americanos son sabidos) que nos resultan desconocidos y cuya cifra podría ascender a cerca de 30 personas, fallecidas en explosiones, incendios, etc.

    Cronológicamente, los accidentes fueron los siguientes, si bien en el caso de los soviéticos los anteriores a Bondarenko, en 1961, nunca fueron reconocidos por las autoridades, por lo que no se pueden considerar confirmados y sí muy dudosos en tanto que los nombres, si existieron, deberían tener familia, fotografías, etc, que nunca se han divulgado ni han salido a la luz pública para decir de la existencia de tales cosmonautas; por otra parte, la confusión de lugareños con los maniquíes de prueba de cápsulas (los famosos Ivan Ivanovichs) fue también otro alegato al respecto de las posibles confusiones. Estos casos dudosos son citados en el capítulo de “Misterios” y no son aceptables aquí.

URSS. 23 MARZO 1961. VALENTIN BONDARENKO.
    Nacido en 1937, este Mayor que se estaba entrenando, murió tras demoledoras quemaduras en casi el 100 por 100 del cuerpo en una cámara de presión de oxígeno en alta concentración en el curso de una prueba al incendiarse su traje espacial de ensayo. Tardaron media hora en sacarlo y falleció al cabo de 8 horas. Esta es la única primera muerte reconocida por los soviéticos (pero en 1986).

USA.  31 OCTUBRE 1964. THEODORE C. FREEMAN.
    Falleció este astronauta de 34 años en un accidente de aviación en el curso de un vuelo de pruebas con un T‑38, al metérsele en la turbina al aterrizar un ave oca polar. Un día antes tan solo, había estado entrenando en compañía del que luego sería el segundo hombre en la Luna, E. Aldrin. Fue el primer norteamericano fallecido en tal circunstancia. Nunca había volado por el espacio.

USA.  28 FEBRERO 1966. CHARLES A. BASSET, y
                                            ELLIOT M. SEE.      
    Ambos fallecieron en accidente aéreo en un vuelo rutinario en un T‑38, pero con mal tiempo, en la localidad de San Luis, en Missouri, al chocar contra el tejado de la planta de montaje Gemini de la McDonnell que iban a visitar posible por calcular mal ante la presencia de niebla. Ninguno de los dos tenía en su haber experiencia real de vuelo por el espacio y su vuelo proyectado habría sido Gemini 9.

USA.  27 ENERO    1967. VIRGIL IVAN GRISSOM,
                                          EDWARD HIGGINS WHITE, y
                                          ROGER B. CHAFFEE.   
    De 32 años este último, fallecieron en Cabo Kennedy en un simulacro de lanzamiento y vuelo. Los dos primeros ya habían volado en alguna ocasión, Grissom por dos veces y White en una en la que se convirtió en el primer americano que salía en pleno espacio fuera de la cápsula. Chaffee no tenía en cambio experiencia astronáutica real. El accidente que les costó la vida causó en los americanos mucha impresión.
    Se trataba de la preparación para el primer vuelo Apollo tripulado que debía de llevarse a cabo según los planes, que naturalmente fueron luego trastocados, el 21 de FEBRERO de aquél mismo año de 1967. La cápsula Apollo 2 04, la primera, adquirida con el visto bueno de la NASA en AGOSTO de 1966, fue llevada a la rampa 34 de Cabo Kennedy el 6 de ENERO de 1967. En ella, los tres astronautas debían realizar una prueba de ensayo total, incluyendo una cuenta atrás hasta el final.
13 h 29 m. Grissom, White y Chaffee, vestidos con sus trajes espaciales, entran en la cápsula que estaba colocada sobre la segunda fase de un S‑1B de unos 60 m de altura, vaciado de propulsante, que estaba ya desde las 7 de la mañana en prueba desconectada de simulacro de cuenta atrás. Cuando los tres hombres penetran en la cabina notan un extraño olor que da lugar a una revisión por parte del equipo correspondiente que da por resultado hallar todo en estado normal. Luego, el olor desaparece pero vuelve a repetirse un poco más tarde la escena. Sin embargo, entran ya definitivamente en la cápsula, colocándose White en el centro, Chaffee a la izquierda y Grissom a la derecha.
14 h 42 m. La cabina queda herméticamente cerrada y los tres hombres respiran en una atmósfera de oxígeno líquido.
17 h 40 m. Entre esta hora y las 18 h 20 m, se habían producido ya algunos fallos de menor importancia, como el de un exceso de afluencia de oxígeno. Grissom hubo de mostrar cierto enfado cuando fallaban las comunicaciones, diciéndoles a los técnicos que si no eran capaces de sostener bien las comunicaciones entre los pocos kilómetros que los separaban del centro de control, cómo iban luego a hacerlo con la Luna!
18 h 30 m. Llevando ya unas 5 h en la cápsula, faltando solo unos 10 min para el final de la simulada cuenta atrás de 3 h 45 min en que concluiría la prueba, se registra un alto nivel, más de lo normal, en la presión del oxígeno.
18 h 31 m. Hora local; 23 h 31 m, GMT. A partir de este momento en el Centro de Control observan de repente la agitación de los latidos de corazón de los astronautas, a la vez que llegan voces entrecortadas por espacio de 16 segundos en los cuales se produce una desesperada lucha, haciendo algo para salvarles la vida. Las voces que llegan, entre ruidos propios de una confusión, son:
18 h 31 m 03 s. Voz no identificada: "Fuego... ¡huelo fuego!".
18 h 31 m 04,7 s. White..................: "¡Fuego en la cápsula!".
                           Voz desesperada..: "¡Hay un fuego terrible en la cápsula!".
18 h 31 m 17 s. Chaffee, con voz desgarradora: "¡Nos quemamos! ¡Sacadnos de aquí!".
18 h 31 m 22,4 s. Los desgarradores gritos de dolor y desesperación han cambiado por un silencio total. La tragedia estaba ya consumada.
    La puerta solo se hubiera abierto realizando primero varias operaciones en la cápsula y no les dio tiempo a hacerlo. Además, aunque fuera solo accionar la palanca de la escotilla y sus dispositivos de cierre, se tardaban en teoría 1,5 min y en realidad casi 2 min; demasiado tiempo para un fuego tal a pesar que lo intentaron. Las escotillas Mercury saltaban por dispositivos pirotécnicos de inmediato, pero el hecho de que se hubiera abierto precisamente la de Grissom de modo accidental hizo que se cambiara la técnica que de tal irónico modo ahora le mataba.
    El fuego habría aparecido tras un aumento de voltaje seguido de una chispa y una llamita que quemó el nailon del relleno de la pared. A unos 9 seg de la palabra “¡fuego!”, la primera gran llamarada salió por lado de Grissom, actuando como un soplete, y llegó a causar gran desperfecto al otro lado, junto a Chaffee. La presión aumentó al doble y a 15 seg estalló, resquebrajándose la cabina. White intentó por lo visto abrir la escotilla, infructuosamente.
    Las dos docenas, o más, de técnicos que había fuera, en la plataforma 34, dándose cuenta habían rodeado la cápsula pero no podían abrirla pues echaba humo y llamas. Nadie veía nada en la sala, pero al cabo de unos 5 min de forcejeo lograron abrir la Apollo, pero dentro era como un horno y no podían entrar; además se pensó en el riesgo de explosión de otras partes. El peor desastre estaba ultimado hacía minutos. Cuatro hombres intentaron durante 4 min tras abrir la puerta sacar a White, que fue el primero que vieron bajo la escotilla (Grissom estaba en el suelo y Chaffee en su sillón), pero no pudieron porque el calor había pegado el traje a la litera. Los tres hombres aparecen verdaderamente, lo que se dice, asados. La cápsula aparecía toda gris y negra, quedando todo quemado, menos parcialmente el plan de vuelo, o sea una libreta. Los técnicos que allí estaban habían hecho lo imposible, lo que habían podido, que era poco porque el humo no les dejaba ver y además era tóxico, sin contar con el calor. Unos 3 min más tarde llegaban los bomberos y los médicos, que asegurarían luego que habrían muerto debido al exceso de CO2.
    Grissom, White y Chaffee, aunque oficialmente se dijo que habían muerto muy rápidamente por asfixia, o sea que no habían sufrido, en realidad, como luego se demostró por las cintas grabadas, tardaron de 14 a 16 seg en morir abrasados. Unas 8 h después, los tres cuerpos eran extraídos de la cabina. Grissom y Chaffee serían luego enterrados con todos los honores de héroes nacionales en Arlington, mientras que White era llevado al cementerio militar de West Point. La viuda de Grissom, que pidió 10 millones de dólares de indemnización, recibió por entonces solo 300.000 $. Las otras dos viudas recibieron 150.000 $ cada una por indemnizaciones y daños, más otros 103.000 $ de seguros. Al cabo de 30 años, en 1997, la Casa Blanca otorga a título póstumo la Medalla espacial de Honor del Congreso a White y Chaffee, habiendo hecho otro tanto con Grissom en 1978, como comandante de la misión.
    El accidente, que se había producido técnicamente por un leve cortocircuito que provocó una inflamación del oxígeno puro que utilizaban para respirar y a una presión excesiva no usada en el espacio e igual a la normal de nivel de mar, atribuido todo a las prisas por un rápido desarrollo del programa que tenía por meta la llegada a la Luna antes de concluir el decenio, dio lugar a que la cápsula fuera meticulosamente desmontada y examinada pieza a pieza. La investigación se encomendó a un equipo al frente del cual estaba el también astronauta Frank Borman. Indagaron éstos entre cientos de personas que habían construido la cápsula o colaboraron en ella. El informe constó de más de 3.000 páginas y 200 fotografías y se hallaron 200 fallos en el diseño de la nave por errores y negligencias. El mismo fue dado a conocer por el Administrador de la NASA el 5 de ABRIL de 1967.
    En total, se gastaron más de 5 millones de dólares y se perdió, además de la vida de los tres hombres, un año en la realización del programa Apollo que en cambio ganó en seguridad. Esclarecido el accidente, se perfeccionaron varios sistemas de la cápsula, se aumentó la escrupulosidad en la construcción de la misma y se toman a partir de entonces medidas para evitar que los hechos se repitieran. Se dispusieron extintores en el CM, a base de agua, entre otras cosas. Además, concretamente, la escotilla del CM fue dotada de un más rápido sistema de apertura. Se suprimieron también los materiales combustibles por otros. Asimismo se dispusieron dos sistemas de emergencia para las pruebas de entrenamiento. Una de ellas, consistía en un tobogán por el que en 50 seg se llegaba desde lo alto del cohete al suelo, junto a la torre de apoyo, con trayecto final subterráneo y hormigonado de forma de blocao o bunker de 25 m de profundidad; éste, tenía al final muelles amortiguadores. En 3 min se podía producir la evacuación. Pero si el peligro resultaba tan inminente que se pudiera pensar que no había tiempo, entonces los hombres bajarían al suelo desde la torre por unas cuerdas bajo un sistema de poleas.

URSS. 24 ABRIL 1967. VLADIMIR MIKHAILOVICH KOMAROV.
    Muerto al retorno a Tierra de su nave espacial. Justo 87 días después de la tragedia de Cabo Kennedy les llegaba el turno a los soviéticos. Su primer gran desastre espacial es el Soyuz 1, primer vuelo tripulado del programa Soyuz que entonces se inauguraba, que iba ocupado por un solo hombre en su segunda misión por el espacio. Al regreso, tras un vuelo lleno de fallos, cuando la cápsula con Komarov se hallaba a unos 7 Km. de altura, se debían desplegar los paracaídas para frenar la velocidad y depositarse suavemente en el suelo. Pero no ocurrió así pues el sistema no funcionó como debía. Los paracaídas de emergencia (los principales se habían deteriorado en la reentrada) se cruzaron y la cápsula, al no ser frenada, se precipitó a gran velocidad contra el suelo. Komarov pereció en el acto y es el primer hombre que muere en un vuelo espacial pues el accidente es el primero ocurrido en misión, si bien tuvo lugar en el trayecto de regreso a Tierra y sobre ésta.

USA.   6 JUNIO 1967. EDWARD G. GIVENS.
    Murió en un accidente de automóvil, en hora fuera de entrenamiento espacial USA, cuando volvía de una fiesta. Nunca había volado en misión espacial alguna.

USA.   6 OCTUBRE 1967. CLIFTON CURTIS WILLIAMS.
    Falleció en accidente de aviación, al estrellarse su avión de entrenamiento T‑38 en Tahalassee, Florida. No había volado nunca por el espacio. Con este accidente de los americanos concluía necrológicamente el año astronáutico de 1967, verdaderamente el peor de todos hasta la fecha.

USA. 8 DICIEMBRE 1967. ROBERT H. LAWRENCE.
    Falleció en un accidente de aviación con un F-104 de entrenamiento en California cuando se preparaba para la misión MOL de la USAF, proyecto suspendido en 1969 sin realizar vuelo espacial alguno. De raza negra, mayor de tal Fuerza Aérea, Lawrence fue reconocido en su labor espacial a modo póstumo 30 años más tarde, siendo incluido en el homenaje a astronautas fallecidos en un monumento del KSC al efecto; su viuda y un periodista así lo consiguieron tras años de gestiones.

URSS. 27 MARZO 1968. YURI ALEXEYEVICH GAGARIN.
    Falleció en accidente de aviación en la indicada fecha, el hombre que se había convertido 7 años antes en el histórico primer hombre en el espacio. Había despegado en un Ming 15 de entrenamiento, acompañado del coronel del equipo de entrenamiento de cosmonautas Vladimir Sergeievich Sereguin, que también fenecería, del aeropuerto de Chkalovkye para realizar un vuelo de prueba. Cuando sobrevolaban cerca de Moscú, sobre Novoselko, Vladimir, el avión perdió el control y se estrella en las proximidades de tal localidad, pereciendo Gagarin al instante.
    El comité que estudió el accidente no hizo saber paladinamente conclusión alguna, lo que levantó sospechas. Así que sobre el accidente de Gagarin se dijeron muchas cosas, entonces y después, como las que siguen: que si estaba embriagado; que hubo un fallo técnico en el avión; que pudo haber sido un atentado; que el avión había chocado contra un objeto extraño u otro avión, o haberlo rozado; que habían hecho una falsa maniobra.
    Como sea que el secretismo de los soviéticos, entonces dominante, más que evitar estas especulaciones las multiplicaba, se llegó a rumorear que Gagarin, en el curso de un banquete en el Kremlin, había tirado a la cara del máximo mandatario Breznev una copa de champán, a lo que habría sido internado en un psiquiátrico y el accidente era una versión oficial para hacer desaparecer de la vida pública al cosmonauta. El accidente de Gagarin sí existió, porque se tiene el testimonio de otros cosmonautas y pilotos, y si algo cabe dudar es la exacta causa técnica del mismo, pues ni Gagarin había bebido, ni hubo fallo mecánico, siendo la probable que, perdido el control por la razón que fuera y estando cerca de una aldea, quisieron evitar hasta última hora que el avión cayera sobre ella, porque de otro modo los asientos eyectores los podrían haber salvado; el Mig no llevaba caja negra.
    La explicación más creíble dice que el avión volaba a 4,2 Km de altura un minuto antes de estrellarse y entró en barrena, posiblemente debido a nubes más bajas de lo creído o calculado, disponiendo además de un altímetro poco fiable y mala visibilidad, o bien (quizá a la vez) desestabilizado por el torbellino dejado por otro avión con el que se cruzaron a unos cientos de metros.

URSS. 30 JUNIO     1971. GEORGI TIMOFEYEVICH DOBROVOLSKY,
                                          VLADISLAV N. VOLKOV y
                                          VICTOR L. PATSAYEV.       
    Muertos al retorno a Tierra de la cápsula en que habían regresado de la estación Salyut 1. Este fue el mayor desastre soviético, segundo de una nave en vuelo, primero de varios cosmonautas en viaje, equiparable al americano de White, Grissom y Chaffee, aunque de características bien distintas. El accidente se produce en la indicada fecha cuando la nave Soyuz 11, tras permanecer en órbita el récord de 24 días, regresaba a Tierra. Entonces todo transcurría con normalidad, iniciando el descenso por la atmósfera, y siendo la última comunicación la rutinaria. En ese descenso la Soyuz 11 se separó en dos partes, para desprenderse de los motores. Luego, se abrieron los paracaídas de modo automático y la cápsula se depositó momentos después con suavidad en territorio de la URSS, tal y como estaba previsto. El equipo de recuperación se acercó a la cabina y abrieron la escotilla. Los tres cosmonautas estaban muertos, en las circunstancias más extrañas de todos los accidentes ocurridos hasta entonces.
    Los comentarios, no solo soviéticos sino de los especialistas extranjeros, se fueron por varios derroteros en el intento de explicar las causas de la defunción de los tres hombres. Naturalmente los soviéticos abrieron una minuciosa investigación sobre el hecho. La hipótesis más probable fue la de que la cápsula al separarse del compartimiento de motores a unos 70 u 80 Km. de altura sufriera una avería en el sistema de presión por lo cual los cosmonautas, que no disponían de traje espacial adecuado, se vieron sorprendidos por una rápida descompresión lo que les ocasionó una muerte instantánea por embolia que es lo que habían sufrido, según se afirmó en un principio.
    Otra teoría, que solo tuvo fuerza en un primer momento y que no resistió una valoración científica, decía que los cosmonautas, luego de casi un mes de permanencia en la gravedad cero, no habían podido soportar la vuelta a la gravedad, con fuerte deceleración de la reentrada, por falta de costumbre del sistema cardiovascular.
    También aparecieron, como es natural, otras explicaciones aun menos convincentes y, tan poco científicas como especulativas, que hablaban de "virus del espacio" y hasta de "extraterrestres"... Posterior y finalmente se achacó a la tragedia a la despresurización de la cabina por culpa de una válvula que se abrió, en fallo.
    Los tres cosmonautas recibieron los honores de héroes nacionales y fueron sepultados en murallas del Kremlin.

USA. 28 ENERO 1986.  FRANCIS R. SCOBEE,
                                       MICHAEL J. SMITH,
                                       JUDITH A. RESNIK,
                                       ELLISON S. ONIZUKA,
                                       RONALD E. MCNAIR,
                                       GREGORY JARVIS y
                                       SHARON CHRISTA McAULIFFE.
    La astronave Shuttle, en su vuelo 25, portando al Orbiter Challenger, estalló a los casi 74 segundos de vuelo por abrirse una junta de separación de una parte del cohete booster que incendió e hizo explotar al gran tanque de propulsante. Todo se hizo añicos, aunque los 7 astronautas quedaron en la cabina que no se despedazó en tal acto, sino que cayó al mar. Los 7 astronautas murieron en este último caso, al choque con el agua a 330 Km/h, o quizá, al caer desde 16 Km de altura, por posible despresurización; también es posible que quedaran, al menos algunos, inconscientes por efecto de la explosión. En caso de quedar con vida y conscientes en la explosión y sobrevivir en el tramo de caída, tardaron 5 min antes de chocar con las aguas, lo cual puede dar idea de que se verían condenados.
    Es la mayor catástrofe espacial hasta el momento y la única en vuelo de los americanos. El programa espacial americano tuvo como consecuencia un frenazo que duró dos años y medio e hizo suspender varios proyectos, y que alteró los altos cargos directivos de la NASA y pesó sobremanera en su deteriorado carisma.
    La NASA ofrecía entonces a los viajeros de sus vuelos un seguro de 1 millón de dólares (cifra de 1986) con la compañía británica Lloyds. Pero en este vuelo, solo la maestra McAuliffe lo había contratado, quedando la indemnización del resto a cargo del mismo gobierno americano. El pago de tal cifra fue hecho efectivo el viernes 29 siguiente a la catástrofe por la compañía del grupo Lloyds Crawley Warren and Co. Ltd, reaseguradora de la Corroon and Black Inspace Inc., aseguradora espacial. El resto de familias cobraría de la Administración americana 3.000.000$ a los que se sumaron otros 4.800.000$ de la Thiokol, el fabricante del cohete causante de la explosión.
    Fue una tragedia nacional que no concluyó el viernes 31 de enero de 1986 con los funerales en Houston, donde asistieron cientos de personalidades, como el Presidente R. Reagan, y televisiones y más de 1.000 periodistas, sino que abrió un debate e investigación que trastocó la astronave Shuttle y su programa de vuelos y objetivos. Todo ello, sin contar el trauma que ocasionó la muerte de la maestra McAuliffe, la primera en el espacio, a los niños americanos, que esperaban con ansia verla en las lecciones que iba a impartir desde la órbita, y que ahora recibían, como dijo alguien, una cruda lección sobre la vida y la muerte.
    En 2004 los familiares de los astronautas del último vuelo del Challenger recibirían la Medalla de Honor del Congreso norteamericano.

RUSIA. JULIO 1993. SERGUEI VOZOVIKOV
    Cosmonauta ruso fallecido al ahogarse en el curso de entrenamiento para supervivencia, buscando comida. Al intentar pescar en el mar, cayó a las aguas y fue arrastrado por la corriente, quedando enganchado en unas redes de un pescador.

USA. 24 MAYO 2001. PATRICIA HILLIARD ROBERTSON
    Astronauta americana de 38 años fallecida por heridas sufridas tras un accidente de avión tenido dos días antes.

USA. 1 FEBRERO 2003. RICK DOUGLAS HUSBAND,    
                                        WILLIAM CAMERON MCCOOL,   
                                        DAVID MCDOWELL BROWN,     
                                        KALPANA CHAWLA,           
                                        MICHAEL PHILLIP ANDERSON, 
                                        LAUREL BLAIR SALTON CLARK, e 
                                        ILAN RAMON               
    Fallecieron en la desintegración del Columbia el 1 de febrero de 2003 cuando la nave, al final del 113 vuelo Shuttle regresaba del espacio en reentrada atmosférica, estando a 63 Km de altura volando a Mach 18. Los restos quedaron esparcidos por el Estado de Texas y el de Louisiana. El relato pormenorizado de esta segunda tragedia Shuttle está contenido en el del vuelo mismo (113 Shuttle).
    Se repitió el sentimiento de tragedia del Challenger, a quien se recordó inmediatamente y el mismo se extendió no solo a los americanos sino también a los israelíes y en la India, ambos con astronautas originarios de tales naciones. Los familiares de los astronautas, que esperaban el aterrizaje con otros invitados en una tribuna cercana a la pista en el KSC de Florida, fueron informados y sacados de inmediato hacia salas privadas. Otros parientes que asistían en directo por la TV en sus casas también sufrieron la lógica conmoción.
    El siguiente martes día 4 de febrero, a las 12 h, hora local, tuvieron lugar los actos fúnebres oficiales con la natural asistencia de los familiares de los astronautas y del Presidente George W. Bush en el Centro Espacial de Houston; los mismos fueron seguidos por medio millar de TV de todo el país y hubo unas 10.000 personas directamente asistentes. Entre otros asistieron los históricos astronautas Glenn y Armstrong. Posteriormente tendrían lugar otros actos religiosos en distintos sitios, como la catedral de Washington.
    Los 7 fallecidos no tenían un seguro de vida para cubrir el accidente, así que se esperaba una indemnización voluntaria de la Administración del Estado y posiblemente de las empresas implicadas.

NOTA: En la placa de 6 m de mármol conmemorativa de la NASA en el KSC sobre astronautas fallecidos (hasta 2005) también figuran Michael James Adams, fallecido el 15 de noviembre de 1967 en un accidente de un avión-cohete X-15, y M. L. “Sonny” Carter, astronauta número 221, fallecido el 5 de abril de 1991 en un accidente de un vuelo comercial, considerado como “accidente laboral” al viajar por cuestiones de trabajo.
    Aunque no se considera aquí astronauta, contra otros criterios, a quien no alcanza la altura considerada orbital de al menos los 150-160 Km, o estuviera en la plantilla de astronautas entrenándose para un verdadero vuelo sideral, por los motivos expuestos en los prolegómenos de la obra, se hace la referida mención de igual modo al primero en el apéndice de AVIONES-COHETE. El segundo es citado en el apartado de biografías de astronautas.



--------------------ooo000OOO000ooo---------------------

Copyright © Eduardo Martínez González