VUELOS ESPACIALES TRIPULADOS.                  Capítulo 8º      Subcap. 21


<> PROGRAMAS DE VUELOS ORBITALES TRIPULADOS. (Parte 4).

                                                                     Índice de este Apartado:

Viene de PARTE 3 (parte final del programa Soyuz.)

 
<> PROGRAMA SKYLAB. USA.
    > LAS ASTRONAVES SKYLAB.
        = SATURN 5. ESTACION SKYLAB.
            ‑ TALLER ORBITAL (OWS).
            ‑ MODULO DE DESCOMPRENSION (AM).
            ‑ ADAPTADOR PARA ATRAQUES MULTIPLES (MDA).
            ‑ MONTAJE TELESCOPICO APOLLO (ATM).
        = SATURN 1B. SKYLAB TRIPULADOS.
        = ASTRONAVES SKYLAB DE EMERGENCIA.
    > EL VUELO SKYLAB.
        = VIDA COTIDIANA EN EL SKYLAB.
        = PRUEBAS CIENTIFICAS SKYLAB.
            ‑ MEDICINA Y BIOLOGIA.
            ‑ RECURSOS TERRESTRES.
            ‑ ASTRONOMIA SOLAR.
            ‑ ASTRONOMIA GENERAL.
            ‑ METALES Y OTROS MATERIALES.
            ‑ NAVEGACION ESPACIAL.
            ‑ COLABORACION EXTRANJERA.
            ‑ PARTICIPACION DE ESTUDIANTES USA.
    > SKYLAB SWS.
    > SKYLAB 1.
    > SKYLAB 2.
    > SKYLAB 3.
    > RESULTADOS INMEDIATOS DEL PROGRAMA. RESUMEN.

<> PROGRAMA APOLLO‑SOYUZ (ASTP). USA‑URSS.
    > LAS ASTRONAVES APOLLO‑SOYUZ.
        = SOYUZ.
        = APOLLO.
        = MODULO DE ATRAQUE (DM).
    > EL VUELO APOLLO‑SOYUZ.
        = ENTRENAMIENTO ESPECIAL.
        = EL VUELO APOLLO‑SOYUZ PREVISTO.
        = EXPERIENCIAS CIENTIFICAS APOLLO‑SOYUZ.
    > SOYUZ (19).
    > APOLLO (21).
    > RESULTADOS INMEDIATOS DEL PROGRAMA. RESUMEN.


<> PROGRAMA SHUTTLE. USA.
    > OTROS PROYECTOS SHUTTLE.
    > LA ASTRONAVE SHUTTLE.
        = LOS DOS COHETES DE PROPULSANTE SÓLIDO.
        = EL TANQUE CENTRAL DE PROPULSANTE.
        = EL VEHICULO ORBITADOR.
            - PARTE FRONTAL Y DE MANDO.
            ‑ ALMACEN DE CARGA UTIL. PARTE CENTRAL.
                EL BRAZO MECANICO.
            ‑ PARTE POSTERIOR. MOTORES PRINCIPALES Y OTROS.
                SSME.
                OMS.
                RCS.
            ‑ PROTECCION TERMICA.
                FRSI.
                LRSI.
                HRSI.
                RCC.
    > EL VUELO ESPACIAL DE LA LANZADERA.
        = LANZAMIENTO Y SATELIZACION.
        = ACTIVIDADES Y METAS ORBITALES.
            ‑ LANZAMIENTO DE CARGAS UTILES.
            ‑ OPERACIONES CON LA CARGA. EVA.
            ‑ OTRAS OPERACIONES Y POSIBILIDADES.
            ‑ TRAJE ESPACIAL Y UNIDAD DE MANIOBRA.
            ‑ EMERGENCIAS EN ORBITA.
        = RETORNO Y ATERRIZAJE.
        = UNA NUEVA GENERACION DE ASTRONAUTAS.
        = PROGRAMA GENERAL PREVISTO DE VUELO.
    > ENSAYOS PRELIMINARES.
  

          Sigue en la PARTE 5 ==> (continuación del programa Shuttle)




<> PROGRAMA SKYLAB. USA.

    El programa Skylab, cuyo nombre procede de "sky", cielo, y "lab", abreviatura de "laboratory" o laboratorio, o sea, que viene a significar "laboratorio del cielo", es el cuarto programa USA de vuelo tripulados, sucesor de los vuelos Apollo, algo más sensacionales por ser los primeros lunares. Pero a pesar de causar menos impacto que tales predecesores, el programa Skylab fue entonces calificado como "la aventura científica más importante del mundo" y si que fue realmente un programa de mayores posibilidades científicas prácticas.
    El Skylab se encuadra dentro del programa pos‑Apollo de la NASA, el AAP, o programa de aplicaciones del Apollo, y es el primero de una verdadera estación espacial americana. Pero la estación Skylab no sería la primera histórica porque ya la URSS se había adelantado con una Salyut que si bien era al menos 3 veces menor constituyó la primera verdadera estación espacial.
    El Skylab es más que nada el resultado del aprovechamiento de los restos del programa Apollo, razón por la que se incluye en el AAP y no puede decirse que fuera preconcebido de antemano con fines definidos si bien es cierto que desde los inicios de la era espacial ya se venían trazando planes de estaciones e incluso el propio von Braun, uno de los artífices de la Astronáutica ya había propuesto una antes del lanzamiento del primer cosmonauta.
    La necesidad de un laboratorio o estación espacial con capacidad para albergar a sucesivas tripulaciones prolongadamente era para los americanos una consecuencia evidente en su lógica evolución de conquista espacial, como lo fue primero para la URSS, sobre todo porque éstos no tuvieron un programa como el Apollo.
    Haciendo referencia a los proyectos de estaciones espaciales USA trazados ya en la primera década de la era astronáutica, el Skylab tuvo precedentes en el proyecto MOL que no llegó a ser realizado. El proyecto MOL, laboratorio orbital tripulado de la USAF, fue planeado allá por 1963 y abandonado el 10 de junio de 1969 sin que pasara de algunas pruebas previas, aunque se realizó un vuelo no tripulado con una cápsula Gemini utilizada ya anteriormente. El MOL que hubiera sido de aplicación militar de reconocimiento y espionaje, estaba proyectado para lanzarlo con un Titán 3 sobre el que hubiera viajado un cápsula Gemini perfeccionada, una Gemini B, con una tripulación; hasta el 10 de diciembre de 1963, en que se canceló, se había pensado en utilizar el avión espacial Dyna Soar, tampoco realizado. Bajo control de la USAF, el Titán hubiera situado en órbita de más de 160 Km de altura al laboratorio y la Gemini tripulada que enlazaría con aquél. El MOL hubiera medido 9,4 m de longitud, siendo un cilindro de entre 3,1 y 3,2 m de diámetro, con un volumen habitable de 11,3 m^3, un peso de 8,6 Tm y hubiera estado dotado de aparatos telescópicos para la observación y, como se dice, para el espionaje, principalmente sobre Asia; su autonomía hubiera sido de 40 días con dos personas a bordo. Las causas del abandono del MOL fueron económicas.
    Los planes concretos del Skylab, iniciados en 1965, ya antes del comienzo de las pruebas tripuladas Apollo, preveían en principio un viaje en el cual se lanzarían inicialmente dos Saturn, uno modelo S‑5, tripulado por 3 astronautas pero sin LEM, y otro, disparado unos días después, que situaría la segunda fase en órbita de 480 Km de altura poco más o menos. Luego, se produciría la unión de la tripulación y tal fase y ésta sería limpiada completamente de propulsante hidrógeno del tanque correspondiente. Posteriormente se introduciría una cámara que se inclinaría y dentro de la que se instalarían los equipos de comunicación, etc. Tras un mes de vuelo la primera tripulación regresaría a Tierra y 6 meses después se lanzaría otro Saturn 5 tripulado y con un módulo lunar modificado que tendría 4 paneles solares y un telescopio solar que sería adaptado a la estación y con el cual se efectuarían las investigaciones astronómicas.
    Más tarde, en 1968 el plan tomó forma concreta de modo que realizado el vaciado del tanque de hidrógeno de una segunda fase del S‑1B o tercera de un S‑5, de 385 m^3 de volumen se instalarían 2 habitáculos de unos 3 m de altura y 34 m^2 cada una, constituyendo un taller‑laboratorio orbital para el estudio del Sol, meteorología y de recursos terrestres, principalmente. Cuatro días antes se lanzaría la primera nave tripulada que participaría en las operaciones de montaje. Tras 28 días de vuelo se produciría el retorno del primer grupo de astronautas que sería sucedido por una segunda tripulación que permanecería en el espacio 56 días, llevando más material para ampliar instalaciones e investigaciones cuatro meses después. Luego, un cuarto lanzamiento situaría en órbita para unir a la estación un telescopio. Posteriormente arribarían más tripulaciones hasta completar un año seguido en órbita.
    Las investigaciones a realizar, única constante del plan inicial, que serían las definitivas eran relativas a astronomía, principalmente la solar, recursos terrestres, meteorología y biológicas, y otras que tendrían sus resultados una aplicación industrial.
    Sin embargo, este plan o proyecto sería, salvo en la fijeza de sus propósitos investigadores, desestimado una vez observadas las dificultades que entrañaba y las mayores posibilidades y realización más adecuada del lanzamiento directo de la estación completa sin pasar por operaciones de montaje en órbita que además suponían una pérdida de tiempo que se podía aprovechar en investigación. Este proyecto renovado ya toma forma en 1969 y resultará definitivo siendo aprobado el 10 de junio del mismo 1969.
    Al Skylab se le definió como el primer programa espacial USA tripulado realmente científico en profundidad, cuyo objetivo era el de aumentar los conocimientos sobre astronáutica tripulada en vuelos de larga duración como base preliminar de misiones a los planetas que necesitan de años de viaje, así como realizar investigaciones de tipo científico‑técnico, especialmente médicas, astronómicas, sobre materiales, etc.
    Tales investigaciones serían efectuadas en la estación espacial por 3 sucesivas tripulaciones que gozarían allí de unas inusitadas comodidades para aquél tiempo que llevarían a denominar al Skylab como una auténtica casa, de 3 habitaciones, en órbita.
    Este plan, que sería el definitivo, preveía 4 lanzamientos. El primero es el de un Saturn 5 cuya tercera fase, en otras ocasiones cohete de lanzamiento a la Luna, era el Skylab. Un día después, comprobado el éxito de la puesta en órbita, se debía lanzar la primera tripulación con 3 hombres para permanecer 28 días, prácticamente un mes, en el espacio. Luego de intervalo de 8 semanas vacío, el Skylab debía ser otra vez ocupado por 3 hombres que batirían un récord de permanencia de 56 días, casi dos meses. Finalmente, una tercera tripulación completaría una estancia en órbita en el Skylab de como mínimo otros 56 días, prolongables hasta 85 si todo iba bien. Los 3 lanzamientos tripulados los efectuaría la NASA con el modelo Saturn 1‑B que restaban del programa Apollo, como también el Saturn 5 que lanza la estación que además era el último de la serie. En total el Skylab estaba previsto ocuparlo durante al menos 140 días.
    En cifras el plan previsto de pruebas Skylab (SL‑0) era el siguiente:
Operación Lanzamiento        Regreso          Duración  Caracteres                                                                
SL‑1  14 Mayo        1973  abandonado en órbita         No tripulado. Lanzamiento de la estación.
SL‑2  15 Mayo        1973  12 Junio      1973  28 días  1º vuelo tripulado. Skylab 1. Seguido de 57 días de pausa.
SL‑3   8 Agosto       1973   3 Octubre  1973  56 días  2º vuelo tripulado. Skylab 2. Seguido de 37 días de pausa.
SL‑4   9 Noviembre 1973   4 Enero     1974  56 días  3º vuelo tripulado. Skylab 3. Fin del programa.

    El Skylab antes de su disparo el 14 de Mayo de 1973 recorría su primer trayecto el 8 de SEPTIEMBRE de 1972 saliendo de Seal Beach en California para atravesar por mar la costa del Pacífico hasta el canal de Panamá y hacer luego un recorrido por el Golfo de México hasta arribar a Puerto Cañaveral el 22 siguiente del mismo mes.
    En el programa, bajo dirección de la NASA, participan las empresas USA que siguen: McDonnell Douglas Co., Martin Marietta Aerospace, Honeywell de Boston, etc.
    El costo total de las operaciones Skylab ascendió a 2.568 millones de dólares, unas 165.000 millones de pesetas de entonces, de cuya cifra unos 294 millones correspondieron al costo de la estación espacial propiamente considerada. El costo sobrepasó casi en 400 millones el previsto inicialmente que era de 2.200 millones.
    Fueron directores del programa en distintas fases a las órdenes del principal director William C. Schneider, John Diescher como Subdirector y Neil Hutchinson, B. Porter Brown, Don Puddy, etc.
    El emblema del proyecto fue un círculo con vista de la estación en órbita sobre un lado de la Tierra que solo aparece parcialmente y sobre el fondo el Sol; en el lado superior del círculo figuró el nombre Skylab y en la parte inferior sobre otro círculo que rodeaba al primero estaba el nombre del país norteamericano.
    Se llegaron a realizar estudios previos sobre la posibilidad de utilizar un Saturn V, que luego se quedaría en tierra como pieza de museo, para lanzar una segunda estación Skylab en cuyo programa hubiera podido haber participación internacional, soviéticos incluidos; pero no llegó a tener presupuestos ni medios porque los esfuerzos se centraron en el programa Shuttle.

    > LAS ASTRONAVES SKYLAB. ESTACIÓN ORBITAL.

    Fueron empleadas 4 astronaves de las que 3 son modelos del S‑1B del Programa Apollo y son precisamente las tripuladas, en tanto que la cuarta era el Saturn 5 modificado, contenedor de la estación. Eran los restos del programa Apollo.

           = SATURN 5. ESTACIÓN SKYLAB.

    La estación Skylab fue portada por el último de los gigantescos Saturn 5, el SA‑513, formando la astronave SWS, o sea Saturno‑Taller. La estación también se la conoció por "taller orbital", considerada la mayor parte del mismo.
    La primera y segunda etapas, S‑1C y S‑II, eran iguales a las de los demás S‑5, pero lo que antes constituía la S‑IVB es lo que era ahora el taller Skylab. Suprimidas la primera y segunda etapas del SWS quedaba lo que se conocía por carga útil del SWS que integraba el taller o workshop y el PS, escudo de la carga útil de 12 Tm que estaba protegiendo al AM, cámara de descompresión, sita inmediatamente sobre el workshop, al MDA, un adaptador de múltiples atraques que estaba a continuación, y al ATM, un telescopio. Estos 3 módulos del PS viajaban hasta la entrada en órbita dentro de un escudo de 2 conchas que era exteriormente la única diferencia sobre las astronaves Apollo; además el SWS no llevaba sistema de emergencia que caracterizaba aquellos otros Apollo con la típica torreta en la cima. Así pues, la particularidad que presentaba el SWS o SA‑513 era que la S‑IVB y otros módulos menores por encima constituían en su modificación el laboratorio espacial orbital Skylab cuya configuración después de entrar en órbita, desprendido el escudo protector, girado el ATM 90 a un lado y desplegados los paneles solares, fue la de un cierto parecido a un molino de viento. Aunque como se dice todas sus partes viajaron al lanzamiento alineadas, en la órbita que es como lo consideramos ahora ya, en acción, una de sus partes, el citado ATM iba sobre un lado del MDA del que se separaba por un cruzado de barras.
    El Skylab tenía una longitud total de 24,6 m y cuando el CSM Apollo tripulado se ensamblaba en el extremo el conjunto medía 35,5 m, y el diámetro máximo era en el taller orbital propiamente dicho de 6,58 m. Su peso total ascendía a 74.783 Kg, y el volumen total de espacio habitable era de 322 m^3 aproximadamente de los que unos 210 correspondían al OWS, el taller orbital. La prevista capacidad eléctrica total, incluido el CSM, era de 21.000 vatios. El Skylab llevaba 147.840 células de silicio en 6 alas de paneles con una superficie total de unos 222,96 m^2 que permitían recargar 18 baterías de 250 vatios cada una; su peso era de 2.315 Kg.
    De aparatos científicos para las experiencias disponía desde un principio de 58, siendo no obstante más del triple el número de ensayos que se proyectaron con los mismos. La estación no contaba con grandes motores de propulsión pero si con algunos para orientación. Para permitir su localización en las operaciones conducentes al ensamblaje llevaba luces de situación que eran encendidas solo cuando era necesario.
    El Skylab constaba de las siguientes partes: OWS, taller orbital, AM, módulo de descompresión, MDA, módulo de atraques múltiples, y ATM, montaje telescópico Apollo.

                                 - TALLER ORBITAL (OWS).

    Fue el mayor módulo de la estación y constituía la vivienda, almacén y sala de investigación donde los 3 hombres pasaron la mayor parte del tiempo. El OWS fue lo que en realidad en otras ocasiones de los Apollo iba repleto de propulsante, fase tercera S‑IVB. Tenía el diámetro máximo de toda la estación, en forma cilíndrica, y una longitud de 14,66 m, un diámetro de 6,58 m, y un peso de 37,1 Tm, de ellas 2.041 Kg de la Unidad de Instrumentos IU. El volumen total era de 270,4 m^3.
    Exteriormente el OWS en la base, donde en otro tiempo iba el motor principal, llevaba una terminal rematada por un plano blanquecino. Sobre las paredes cilíndricas exteriores y en el sentido de su longitud, a ambos lados como dos grandes alas, figuraban un par de paneles solares con tres brazos cada uno. Cada panel tenía 8,5 por 9 m de superficie, o sea un total de 76,5 m^2, que proporcionaban poco más de 5 kW cada cual. Este par que al lanzamiento viajaba plegado como es obvio, daba ya en el espacio una envergadura al OWS de 27 m. Los paneles alimentaban indirectamente a todo el Skylab menos al ATM que disponía por sí. Por lo demás exteriormente el OWS llevaba una envoltura a la partida, y la que luego se estropearía, para protección contra micrometeoritos y antitérmica construida en tela de aluminio de 0,6 cm de grueso. Este escudo fue proyectado para una vez en órbita se pudiera separar de modo mecánico hasta 12 cm del cilindro de aluminio que cubría exteriormente al OWS; como luego se verá, ello fracasó por rotura de la tela en el lanzamiento.
    Interiormente el OWS, como veremos, era un verdadero chalet en órbita si lo comparamos con los Apollo, Gemini o Mercury. En su interior se distinguían dos pisos habitables, el más cercano a la base era de 2,4 m de altura y el otro comunicaba ya con el AM, módulo descompresor. El piso inferior que era la vivienda de los astronautas principalmente, estaba en realidad separado de la verdadera base del Skylab por lo que en otras ocasiones era el tanque de propulsante oxígeno, que era más pequeño que el de hidrógeno, y que ahora servía de depósito de basuras o WMC. El WMC era un rectángulo de 3 m^3 con un enrejado interior para evitar que los desperdicios acumulados no golpearan en la microgravedad las paredes y se produjeran posiblemente ciertos balanceos o ajetreos. Además, para evitar malos olores de tal basura, los desperdicios eran tratados químicamente.
    Del piso‑vivienda el suelo y techo, que era a la vez suelo del piso superior, estaba formado por una parrilla o enrejado triangular de aluminio a cuya forma se adaptaba una pieza gancho complementaría de los zapatos de los astronautas para que éstos cuando lo necesitaran se sujetaran y no flotaran en la microgravedad. Para fijarse al enrejado bastaba poner la pieza de la suela del zapato y girar un poco el tobillo para el atasque; éste podía ser anulado girando en sentido opuesto. La planta‑vivienda, de 5 m de diámetro interior, llevaba un centenar de interruptores y decenas de paneles de controles, incluidos los del piso superior y por tanto que eran de todo el OWS, y disponía sobre las paredes y en este orden: la cocina‑comedor, lavabos y otros servicios de higiene, tres dormitorios, todo ello en compartimientos bien definidos. Además en el resto de la sala había una silla giratoria para pruebas, junto a los dormitorios, una cámara hiperbárica, una bicicleta‑ergómetro, y una ducha, ya junto a la cocina completando el círculo. La estancia hacía asimismo las veces de sala de estar. La superficie total de la planta era de 34 m^2 de los que la cocina‑comedor suponía 9,3 m^2, los 3 dormitorios 6,5 m^2, siendo de 2,1 m^2 cada uno, los lavabos 2,8 m^2 y el resto 16 m^2.
    El comedor, casi a un lado de la pared, junto a una ventanilla circular de 46 cm de diámetro y doble vidrio que permitía una buena vista de la Tierra, lo constituían 3 plataformas a media altura rodeando cada 120º de arco a un especie de albañal central sobre cuya vertical, en principio, y en el techo se fijó el calentador eléctrico que por estar, por así decir, a baja altura era fácilmente accesible. Las 3 plataformas tenían cada una unos 8 huecos para sujetar los recipientes de comida. Había allí además boquillas para el suministro de agua, fría o caliente según se deseara, para beber o para rehidratar algunos alimentos. La temperatura del agua era regulable así como su distribución. Después de cada comida los astronautas introducían las servilletas y platos de la lata en una esclusa que los conducía al depósito de los desperdicios. Las 3 plataformas‑comedor se podían cubrir con una tapa tras su empleo. El comedor en vez de asientos tenía 3 barras, saliendo cada una debajo de cada plataforma. En el extremo de cada barra había una especie de H horizontal que eran dos sujetadores para afirmar los muslos en la microgravedad. Además, con el mismo fin de equilibrio, en el suelo había un par de semicírculos para meter los pies. Las paredes del comedor, salvo el hueco de la citada ventanilla, eran todas armarios, en cantidad de una docena, que contenían los víveres de una semana. En todo el Skylab, ya no solo en la cocina, no había un solo vaso o pieza de vidrio alguna para evitar una rotura de tan frágil material que resulta fatal en la microgravedad al flotar trozos cristalinos que se pueden respirar, sin contar posibles fáciles cortaduras en la piel.
    Todos los servicios higiénicos, salvo la ducha, estaban en un compartimiento al lado de la cocina. El retrete era del mismo aspecto que el típico de taza con un agujero más reducido, eso sí, y dotado de un sistema aspirador que conducía los excrementos al WMC. Estaba sobre la pared por lo cual el astronauta al hacer uso de él se ponía cara al suelo, cosa normal en la microgravedad. A los lados había 2 asas, a media altura sobre la pared. Es éste desde luego el primer retrete en el espacio.
    Para orinar se disponía de colectores individuales. La orina iba a parar a un depósito donde se congelaba. Parte de los excrementos y orina se podían recoger para posteriores análisis en Tierra en una bolsas especiales y el resto era lo que iba a parar al WMC. Estas heces no aprovechables eran arrastradas por chorros de oxígeno que las esterilizaba y deshidrataba.
    Para el aseo de las manos, los astronautas metían éstas en unos huecos protegidos del exterior de los lavabos por una tela de goma a modo de muñequeras y en los cuales se pulverizaba agua y también jabón líquido. Una ventanilla redonda en el centro permitía observar la limpieza. Cerca de los servicios había una esclusa especial para vertido de basura.
    Para el resto de la higiene personal había 3 equipos en diferentes armarios, siendo uno para cada astronauta, señalados uno con un emblema rojo para el comandante, otro azul para el piloto y por último uno blanco para el científico. El equipo, denominado IPHM, incluía una serie de útiles para el afeitado, limpieza de la dentadura, desodorante, jabón, cortaúñas, cepillo y una loción para el cabello, además de toallitas. El afeitado se realizaba a cuchilla usando un jabón especial muy denso. Las eyecciones faríngeonasales también eran recogidas y pesadas para su comprobación. Este compartimiento de servicios, al igual que la cocina‑comedor, se podía cerrar con puertas enrollables autoadhesivas para impedir la fácil propagación de los naturales olores. Los servicios higiénicos de los astronautas se completaban con una ducha situada junto a la cocina en su lado opuesto al que se unía a los servicios. Tal ducha fue desde luego la primera en el espacio. Estaba este servicio dentro de un cilindro de plástico, plegable verticalmente, de 1,06 m de diámetro. La ducha propiamente dicha era de tipo teléfono. El astronauta al usarla se encerraba en el cilindro y apretando gatillo que llevaba salía un chorro impulsado por aire a presión que se dirigía a voluntad hacia el cuerpo con destino posterior hacia el suelo donde se filtraba en ruta hacia el WMC. Para cada ducha cada astronauta gastaba 3 litros de agua y empleaba un tipo fijado en unos 15 min pero luego se tardaban 3 cuartos de hora en recoger con un aspirador las gotas de agua que quedaban flotando. Para secarse el hombre empleaba cada vez 2 toallitas. La ducha fue construida en el centro NASA MFSC y costó unos 10.000 dólares de entonces. Fue concebida para ser usada en total unas 60 veces con un costo de casi medio millón de pesetas de entonces cada vez con lo que las citadas 60 duchas salían por unos 25 millones de pesetas.
    Los dormitorios que estaban al lado de los servicios, pero no de la ducha, eran individuales y del tamaño de un armario ropero normal. Cada uno poseía un saco de dormir con cremallera que iba adosado a la pared. Estaban bien sujetos sin posibilidad de golpes al flotar en la microgravedad. Además llevaba un almohadillado para el caso de golpes involuntarios de los propios astronautas. Cada cuarto tenía también un equipo de comunicaciones auditivas. El compartimiento tenía una puerta general y luego 3 más, todas ellas enrollables y autoadhesivas. Puesto que en la microgravedad no hay ni arriba ni abajo no había inconveniente para que los astronautas durmieran en sacos verticales.
    Ya en la sala, fuera de los compartimientos definidos, había algunos aparatos para algunas experiencias médicas. Uno de tales, cerca de los dormitorios, era una silla giratoria y reclinable para que al usarla el astronauta sintiera mareo a fin de observar la capacidad de orientación con los ojos cerrados, debiendo de indicar donde creía el hombre que estaba el techo, el suelo, un punto de referencia, etc. Se efectuaba ello con vistas a la comprobación médica de los sistemas vestibular, muscular, etc.; (M‑131).
    Había a bordo además otra especie de sillón, curioso por la paradoja que suponía: era una báscula en realidad para pesarse los astronautas, donde reinaban los efectos de la microgravedad. A diario, cada hombre comprobaba su peso sentándose en ella. Luego, unos muelles vibraban al soltar la carga desde cierta distancia, cosa que se medía con una célula fotoeléctrica conectada a un ordenador por la carga proporcional al peso del hombre.
    Junto al lugar de la ducha, en la sala de esta primera planta del OWS, había un aparato de gimnasia que era una bicicleta sin ruedas pero con pedales. Se denominaba ergómetro y servía para hacer ejercicio a la vez que se respiraba por una máscara que controlaba el paso de oxígeno inhalado y anhídrido carbónico expulsado y se medían por lo demás la presión de las arterias y los latidos del corazón. Los datos conseguidos se comparaban con los obtenidos en los ejercicios de entrenamiento efectuado anteriormente en Tierra. El ergómetro fue empleado pedaleando la primera y segunda tripulación con los pies pero la tercera lo hizo también con las manos; no obstante, fue Conrad, de la primera tripulación, el primero en ensayarlo.
    Junto al ergómetro estaba una cámara hiperbárica, especie de cilindro horizontal en el que introducida la mitad inferior del cuerpo humano, de la cintura para abajo, con cierre de una tela de goma envolviendo a la parte central del cuerpo para facilitar el hermetismo, se realiza un test médico cardiovascular mediante la descompresión hasta 50 mm de la columna de mercurio. Cada astronauta efectuaba todos los días una de estas pruebas.
    Como en otras partes de la estación, las paredes llevaban falsos armarios que eran en realidad dispositivos para absorber el agua que flotara en forma de gotitas y congelarlo. Este sistema estaba también destacado en el interior de los lavabos.

    La segunda planta del OWS estaba destinada a taller y laboratorio para ejecutar toda clase de pruebas biológicas y de medicina. La altura de la planta era de 7,92 m.
    El Skylab llevaba un completísimo equipo médico con 18 instrumentos para 26 tipos diferentes de investigación que incluía un microscopio para análisis de sangre y heces para el caso de una leve enfermedad. Aunque no llegó a darse el caso de tal emergencia todos los astronautas aprendieron su manejo y procesos.
    Este piso superior hacía además de almacén de víveres, agua, etc.
    El Skylab llevaba al lanzamiento en cajas en 11 departamentos 913,2 Kg de alimentos que constituían 60 tipos diferentes de platos de más de 1.400 raciones. Los citados alimentos iban en latas, algunos al natural y otros deshidratados entre el 5 y el 70 por ciento del contenido inicial de agua, cocinados y congelados en 5 frigoríficos algunos. Tales menús eran a base de ensalada de salmón, sopa de tomate, huevos, solomillo, albóndigas, gambas, langosta de Newburg, galletas, cacahuetes, tortas, etc. Cada lata llevaba toda una comida con los diferentes platos separados, incluido el postre; las calorías proporcionadas eran entre 2.000 y 2.800. Se fijó de antemano que las sobras de comida fueran traídas a Tierra para comprobar la cantidad consumida con exactitud.
    La cantidad de agua llevada fue de 2.721 litros inicialmente, en 10 tanques, destinados para beber, lavarse y ducharse. Cada litro de agua se calculó que costaba al programa unas 130.000 pesetas de entonces. El depósito principal estaba también en el piso superior del OWS.
    En todo el OWS, totalizando un peso de 5,012 Tm, había el siguiente y variado equipo de útiles:
‑ 700 piezas de ropa que incluían 60 juegos de chaqueta, camisa y pantalón, 210 pares de pantalones cortos, 30 mudas y 15 pares de botas y guantes. Todo fue hecho a la medida para cada astronauta y convenientemente marcado pues.
‑ 1.800 bolsas de plástico de uso múltiple, para heces, etc.
‑ 1 botiquín, que ya se ha citado, y que incluía agujas hipodérmicas, etc.
‑ 55 pastillas de jabón, colocadas en los servicios.
‑ 95,8 Kg de toallas para los servicios y ducha.
‑ 108 bolígrafos y lápices.
‑ 156 rollos de papel higiénico en los servicios.
‑ 36 libros en un cajón metálico.
‑ 104 revistas de cine.
‑ 1 aspirador de polvo.
‑ 3 pelotas de goma no inflamable.
‑ 2 barajas y placas imantadas para sujetarlas a la mesa en la microgravedad.
‑ 1 diana y juego de dardos que en la microgravedad permitía lanzamientos más exactos en vuelos totalmente rectos, tardando los dardos en llegar mucho tiempo si el impulso era muy débil. Tales dardos no llevaban punta pero sí una tela adhesiva no inflamable.
    En cuanto a otro tipo de material, además de bombillas fijas también había portátiles para mejor distribución lumínica.
    Todo este material, como cualquier otro de la estación, era susceptible de renovación por las tripulaciones. En el Skylab en total había para cada astronauta unos 13.000 objetos, incluidos los personales llevados por cada hombre. Para el entretenimiento y el tiempo libre, además de los libros, revistas, pelotas, barajas y juego de dardos, ya citados, disponían de música magnetofónica y TV, así como juegos improvisados.
    Para respirar y sostener la presión el Skylab llevaba 2,2 Tm de oxígeno y 1,35 Tm de nitrógeno, un 74 % de oxígeno y 26 % de nitrógeno, y la presión ambiente era de 0,351 Kg por cm^2. Con tal presión, para oírse, los astronautas tenían que gritar un poco. La temperatura se podía sostener entre 15 y 32C en el ambiente interior. Asimismo había sistemas ventiladores.
    Todos, absolutamente todos los materiales que había en la estación eran incombustibles. Los revestimientos eran principalmente a base de aluminio.
    Los dos pisos del OWS estaban separados como se indica por una parrilla de aluminio, techo de uno y suelo de otro, en la que cualquiera de ambos lugares se situaba el astronauta con facilidad yendo de un sitio a otro en la microgravedad, como moscas que lo andan todo. La comunicación de los pisos se efectuaba a través de una escotilla en el centro y por medio de una varilla guía para hacer más fáciles los movimientos.
    En la parte superior del OWS, sobre el segundo piso, iba alojada la IU, unidad de instrumentos para el control de la estación en general. Era el piloto automático que ordenaba al lanzamiento el despliegue de paneles, etc, o sea que ordenaba la ejecución de todas las operaciones a su debido tiempo. Tal IU medía 91 cm de largo y el diámetro es el mismo del OWS.
    Los astronautas para desplazarse por el OWS en la microgravedad y con vistas al futuro en mayores estaciones disponían de unos aparatos de prueba. Era uno de ellos el FCMU, unidad de maniobra a pedales que tenía cierta similitud a la bicicleta para moverse por el interior del OWS, suelo, paredes o techo, y funcionaba con nitrógeno comprimido que llevaba en un tanque que podía repostar y que también servía para el ASMU.
    Este ASMU era otro propulsor individual o más exactamente una unidad de maniobra estabilizada automáticamente. Fue ensayado ya desde 1969 en Tierra por la empresa North American y el aparato que funcionaba a chorro era como una mochila con 2 brazos rodeando la cintura y por delante, siendo éstos los mandos, con un peso de 255 Kg y una autonomía de funcionamiento de media hora. Otro tipo era el HHMU, unidad de maniobra manual que se llevaba en las manos.
    Todos estos aparatos se encuadraban en los genéricos AMU, unidad de maniobra para los astronautas, cuyo concepto es más amplio, sin comprender en concreto los distintos tipos derivados y que se caracterizaban por el diferente sistema propulsor o de funcionamiento.

                                        ‑ MODULO DE DESCOMPRENSION (AM).

    Por encima de la segunda planta del OWS, o sea por encima de éste, estaba el AM que conectaba en su otro extremo con el MDA. El AM, módulo de descompresión, era el pasillo de acceso al OWS y llevaba una escotilla lateral para realizar salidas al exterior o EVA. El AM que pesaba unos 22.225 Kg medía 5,37 m de longitud y un diámetro entre 1,7 y 3,04 m.
    Exteriormente sobresalía de él una larga varilla que actuaba de antena para las comunicaciones y había una serie de tubos de aluminio de soporte del ATM y MDA.
    Llevaba primordialmente el AM 12 depósitos de gas, a base de oxígeno y nitrógeno en tanques esféricos, formando un collar sobre el extremo más cercano al OWS, así como controles del sistema eléctrico, equipo de comunicaciones e investigaciones diversas. Para las comunicaciones con Tierra llevaba además de los canales de radio y TV un impresor térmico, desarrollado por la NCR, que era un cubito de 20 cm de lado y 15 Kg de peso que consumía 20 vatios; tal impresor estaba destinado a la recepción de señales de Tierra que transformaba en caracteres legibles con gran precisión. Llevaba también parte del sistema refrigerador del OWS.
    El AM se componía de 4 estructuras: un anillo de acceso, túnel, armazón de soporte y una prolongación. El túnel era de un diámetro de 1,52 m y una longitud de 3,9 m con una capacidad útil de unos 5,7 m^3 y un volumen total de 7,8 m^3. En el centro del túnel iba la escotilla de acceso al exterior sobre un hueco de 2 m de largo en total y 1,9 m^3 de capacidad pues tenía 1,1 m de diámetro. Para hacer uso de la escotilla primero los astronautas presurizaban el traje, luego despresurizaban la cabina, cerrada hacia el OWS y también hacia el MDA, y finalmente abrían la escotilla y salían quedando no obstante enlazados por cordones umbilicales.
    A ambos lados de tal escotilla, dos compartimientos, uno de 1,1 m y otro de 0,8 m de longitud, servían para alojar parte del sistema de presión y equipos diversos respectivamente. El túnel tenía una prolongación‑muelle de 33 cm de longitud y 1,1 m de diámetro de aluminio y fibras de vidrio que actuaba como amortiguador sobre el OWS.
    La pieza de acceso entre el AM y el MDA era troncocónica de 3 m de diámetro en el lado del MDA y de 1,6 m en el del AM donde se iniciaba ya el túnel. Este anillo llevaba 4 ventanillas circulares de doble cristal con postigos que se podían plegar como sistema contra posibles meteoritos.

                                           ‑ ADAPTADOR PARA ATRAQUES MÚLTIPLES (MDA).

    El MDA, módulo para atraques de los CSM tripulados era la puerta de acceso al Skylab. Unido por un extremo al AM, llevaba en el lado opuesto la pieza de ensamblaje que era además la terminal de la estación. Como su nombre indica, atraques múltiples, disponía además, sobre un lado, de otra pieza de ensamblaje para emergencias.
    El MDA que viajó alojado ya en su posición final desde el principio a la altura de lo que normalmente en el S‑5 era antes el SLA conteniendo el módulo lunar, tenía un peso de 6,26 Tm y medía 5,6 m de longitud y 3,05 m de diámetro, con una capacidad de espacio útil de 32,28 m^3. Poseía 2 ventanillas circulares opuestas diametralmente, una con vista hacia el ATM y otra hacia nuestro planeta.
    En general, el MDA llevaba el sistema de acoplamiento para el CSM, sistema de regulación térmica, sistema de distribución de energía eléctrica, panel de mando del ATM y el equipo de experiencias EREP sobre recursos terrestres y sobre materiales.
    El segmento de atraque usaba el mismo método que se empleó con el CSM y el LEM del programa Apollo; el sistema se cita en otro apartado en la referencia al Programa Apollo.
    Sobre los equipos de experiencias EREP y de materiales, principalmente metalúrgicos, se tratará en el conjunto de las experiencias científicas Skylab.

                                            ‑ MONTAJE TELESCÓPICO APOLLO (ATM).

    Suspendido por un trazado de barras sobre uno de los lados del MDA estaba el ATM, un gran telescopio montado al lanzamiento a continuación del MDA pero girado a un lado en 90 al ser situado en órbita.
    Al ATM no tenían acceso los astronautas más que desde fuera en un paseo espacial pero su control se ejecutaba desde un panel de mando sito en el MDA. El ATM, llamado comúnmente telescopio orbital, tenía un peso en Tierra en 11,18 Tm y su costo ascendió en su momento a unos 103 millones de dólares. Su estructura era la de un octógono de 2,9 m de altura, conteniendo un cilindro interior de 2,1 m de diámetro y 3,4 m de longitud que llevaba los aparatos, telescopios, de investigación en 4 departamentos de 3 m de altura. Tal cilindro poseía una doble pared conteniendo un fluido refrigerante que permitía en el interior una temperatura de 10ºC.
    Los aparatos científicos eran en realidad una materia de 8 telescopios para la realización de 5 tipos diferentes de experiencias que eran registradas sobre 5 Km de película de una tanda y que era recargable. Los citados aparatos eran: dos telescopios alfa‑hache; un telescopio de rayos X; un coronógrafo; y tres detectores de diferentes longitudes de onda. En el interior de la estación había además otro detector UV que era manejado directamente por la tripulación.
    Los estudios a realizar por el ATM eran principalmente solares pero también astronómicos en general y por demás. Con los sistemas UV básicamente se estudiaba la coronosfera solar, entre los 800 y 10.000 Km de la fotosfera.
    El control de los mismos se realizaba desde el MDA a través de un panel dotado de 2 pantallas de TV que podían recoger imágenes captadas por los telescopios, del Sol principalmente, que eran a la vez enviadas a Tierra por 5 canales de TV.
    Estuvo previsto en principio un funcionamiento de 5 horas diarias pero en la segunda misión tripulada funcionó hasta 9 horas diarias. La atención para la investigación solar se estableció en un total de 500 horas por parte de las tres tripulaciones.
    La energía para el funcionamiento del ATM era obtenida por 4 paneles que del mismo sobresalían y que proporcionaban casi 3 kW cada uno, recargando baterías de 250 vatios. Parte de esta energía se distribuyó al resto de la estación. Los 4 paneles formaban una gigantesca equis que daban el aspecto a la estación de un molino de viento con sus aspas. La longitud de cada panel era de 13,7 con lo que la envergadura de los mismos ascendía a 29,5. La superficie total de los paneles era menor a la de los ya referidos del OWS.
    Para que el astronauta recambiara los rollos filmados por el equipo de telescopios en un EVA se dispuso una escalerilla de acceso de 11 peldaños. Mientras el citado hombre retiraba el cartucho, un compañero en la boca de la escotilla activaba el mecanismo STEM, tira de acero extensible de recogimiento que formaba una pértiga de 8,23 m de longitud y 5,08 cm de diámetro, en cuyo extremo era colgado el cartucho para su recuperación por parte del astronauta en la escotilla. Luego, se invertía la operación para facilitar un nuevo cartucho virgen para colocar en disposición de uso. La operación requería casi 2 horas de EVA pues se cambiaban de cada vez 6 cartuchos.

                      = SATURN 1B. SKYLAB TRIPULADOS.

    Para visitar sucesivamente la estación Skylab las 3 tripulaciones viajaron en 3 Saturn 1B, los SA‑206, SA‑207 y SA‑208. Los caracteres del modelo S‑1B eran iguales a los precedentes pero no exactamente la nave espacial Apollo que estaba constituida por el CSM. El sistema de emergencia para el lanzamiento sí era el mismo.
    El S‑1B medía 68 m de altura, pesaba 590 Tm y proporcionaba un empuje en la fase primera de 726,4 Tm.
    El CSM que viajaba pues entre el LES, sistema de escape, único por encima, y el cohete Saturn 1B con sus dos fases, tenía un peso de más de 20 Tm, una longitud de 10,75 m y un diámetro máximo de 3,9 m. La longitud del CM era de 3,66 m y el peso de 5,7 Tm y los respectivos citados parámetros en el SM eran de 7,37 m y 14,9 Tm. Era pues configuración igual a las naves precedentes. La diferencia estaba en realidad en su estructuración interior secundaria, sin que tampoco fuera diferente básicamente pero si en algunos detalles de cierta importancia y que eran en definitiva los que merecen ahora atención para no repetir los caracteres más o menos explicados en el capítulo del Programa Apollo, más antiguo cronológicamente.
    Los 3 CSM, el CSM‑H6, CSM‑H7 y CSM‑H8, empleados se distinguían por tener menos reservas de propulsantes pero disponiendo a cambio de 4 nuevos motores de emergencia, a emplear en caso de fallo del SPS para el regreso. Otra modificación importante fue la disposición debajo de los 3 sillones de la tripulación, que tenían por delante el panel de mando, un par más de asientos más colocados en sentido opuesto pero no de lado para usar solo en caso de emergencia por un equipo de dos astronautas de rescate.
    Para alojar a la cantidad de material de investigación, como película, cintas magnéticas, etc, que esta vez era mayor que en otras ocasiones, se dispuso en el CM también de un departamento adecuado.

                         = ASTRONAVES SKYLAB DE EMERGENCIA.

    Por vez primera en la historia de un programa espacial fue dispuesto un sistema de emergencia para suplir en cualquier fase de la misión una gran avería. Al disparo de la astronave el peligro estaba previsto conjurarlo con el LES, ya conocido, en caso de un aborto de lanzamiento. Pero en el programa Skylab se dispuso además una solución para el caso de existir dudas sobre las posibilidades de retorno desde la órbita, ya fuera tras el atraque al Skylab o simplemente por avería del CSM libre de la estación. Tal sistema, que no hubo falta de usar, se hubiera realizado por medio del lanzamiento en Tierra en un breve plazo de otro Saturn 1B con 2 astronautas, siendo no obstante la capacidad del CSM para 5 hombres en total.
    Como previsión en el caso de no poder retornar los 3 hombres en el plazo previsto, independientemente del lanzamiento de una nave de auxilio, se disponía a bordo de la estación de una autonomía de supervivencia de 5 meses más, salvo que también la estación sufriera importantes averías, cosa muy poco probable en teoría.
    Disparado cada S‑1B de los 3 programados con su tripulación se disponía casi de inmediato otro S‑1B con CSM de emergencia que en pocos días hubiera podido ser lanzada con 2 astronautas de rescate en busca de los otros 3 ya en el espacio y con la avería.
    En la realidad, el SA‑208 fue dispuesto el 20 de agosto, casi un mes después de la partida del Skylab 2, cuando en éste se registraron algunos fallos de motores de orientación, del CSM, pero no se llegó a usar en emergencia. Tras estar 3 meses en la PAD‑39 B de Merrit Island fue lanzado constituyendo el Skylab 3 luego de varios arreglos por deterioro sufrido en esos 3 meses bajo las inclemencias del tiempo de Florida. A su vez, preventivamente se dispuso para posibles emergencias del Skylab 3 al cohete SA‑209 previsto para el programa Apollo‑Soyuz de 1975. Concluido el Skylab 3 la dispuesta SA‑209 de emergencia se volvió a guardar en el VAB para evitar los citados deterioros hasta las fechas precisas.

    > EL VUELO SKYLAB.

    Iniciado con el lanzamiento del SWS para situar en órbita al Skylab, el programa fue seguido por el lanzamiento de 3 sucesivas tripulaciones previo retorno de la anterior, salvo el primer caso, como es obvio. El lanzamiento tripulado Skylab se iniciaba como es norma USA en la base de Florida en el KSC en cohetes S‑1B dispuestos sobre plataformas originalmente dispuestas para los S‑5. Pero emplear el material dispuesto para el Saturn 5 Apollo que sobrara del programa lunar exigió ser adaptado al Saturn 1B de menor envergadura. Por ello, la torre elevadora que llevaba a los S‑5 del VAB a las plataformas 39 hubo de ser dotada de un adaptador que a modo de torreta de barras enlazadas elevaban sobre la media altura de la torre al S‑1B para hacerlo coincidir con los principales enlaces propios de las torres de apoyo.
    Cada tripulación Skylab estaba integrada por 3 hombres, un CDR o comandante de la misión, un SPT o piloto científico y un PLT o piloto.
    Diez minutos después del lanzamiento, tras la separación de la primera y segunda fases, el CSM tripulado estaba ya en órbita dispuesto a realizar la caza del Skylab. Los lanzamientos tripulados para alcanzar a la estación cabía ejecutarlos cada 5 días a partir del disparo de ésta que era cuando en mejor situación orbital sobre la zona adecuada para darle caza. De lo contrario, dada la distancia, era irrealizable o poco rentable por el gasto de energía para el alcance.
    Cerca ya del Skylab, el CSM proseguía su vuelo manualmente hasta la proa de aquél para realizar el ensamblaje. Llevado éste a cabo se desmontaban las piezas del cono de amarre y se dejaba acceso libre a la estación que era entonces objeto de examen a fin de asegurarse los astronautas que estaba en buenas condiciones para su empleo. Luego, transbordaban desde el CSM a la estación el material llevado, cintas, película, etc. Mientras duraba el programa en el Skylab el CSM permanecía unido y vacío.
    El programa a bordo de la estación, además de la vida cotidiana de periodos para dormir y descansar, comer y lavarse, consistía en labores de mantenimiento y de investigación. La posición de la órbita, de 50º respecto al Ecuador, en cuanto a las investigaciones terrestres permitía al vehículo espacial sobrevolar a 435 Km de altura gran parte de nuestro planeta (entre los 50º de latitud Norte y otros tantos Sur); la equivalencia de terreno sobrevolado suponía el 75 % de las tierras del planeta y el 90 % de las habitadas. Cada 5 días se sobrevolaba el mismo punto. Las conexiones con el centro de control se efectuaban en 28 min de cada órbita, o sea, cada 93 min.
    Concluido el programa en la estación, los astronautas volvían al CSM con la preciosa carga de rollos y en general material grabado para traer a Tierra para estudiar. Montado nuevamente el sistema de ensamblaje y oportunamente dejado todo en orden en la estación, se llevaba a término el desacoplamiento y alejamiento de la estación que quedaba en órbita en espera de la tripulación siguiente. Luego, el CSM efectuaba un frenado sobre el área predispuesta, se separaba el SM, y el CM penetraba en las altas capas atmosféricas.
    Como en otras ocasiones, minutos después se desplegaba un paracaídas estabilizador seguido de los tres principales para continuar con el amerizaje en aguas del Pacífico, frente a las costas de California. Se fijó tal zona oceánica para la operación a fin de disminuir el tiempo de transporte de los astronautas a Tierra para comprobar lo más pronto posible la readaptación a la gravedad normal en importantes reconocimientos médicos. Téngase presente que los vuelos Skylab eran los más prolongados por entonces, lo que supuso una mayor importancia de las pruebas médicas tanto en el vuelo como en el tiempo posterior al mismo en Houston.
    Y este es en líneas generales el vuelo hasta la estación o viaje de ida y el de retorno de la misma o de vuelta en el CSM que servía pues de puente o enlace. Veamos ahora la actividad de los 3 astronautas dentro de la estación Skylab, verdadera fase de importancia del programa que se puede dividir en 2 partes bien definidas, una de experiencias científicas y otra de labores cotidianas humanas como comer, dormir, etc.

                   = VIDA COTIDIANA EN EL SKYLAB.

    La jornada normal de los astronautas en el Skylab, regida por el horario de Houston, se componía de 8 horas de descanso, 8 de trabajo y 8 libres... teóricamente, pero en realidad se dedicó del tiempo libre espacio para el trabajo científico de tal modo que el tiempo libre venía a ser de unas 6 horas.
    El susodicho horario, no siempre cumplido, era el siguiente:
06 h 00 m. Los astronautas eran despertados y se levantaban. Sus sueños recordados eran anotados para su posterior análisis en Tierra. Cada tripulación llevó un reloj despertador, el primero en el espacio, que luego fue devuelto a Tierra. El despertador, diseñado por la empresa suiza Bulova, tenía la particularidad de marcar con un contador invertido el tiempo que faltaba para el fin de una determinada operación. Al levantarse, los 3 hombres de cada tripulación disponían de media hora para la higiene personal. Luego tomaban un desayuno.
07 h 30 m. Reconocimiento médico y experiencias de igual índole. Se comprobaba además la existencia de agua y víveres y se informaba al centro de Houston.
08 h 00 m. El CDR y el PLT se dirigían al MDA a tomar datos y fotografías con el EREP, sobre recursos terrestres naturales. El SPT preparaba otras experiencias en el piso superior del OWS.
10 h 00 m. Experimentos del PLT con el ATM. El CDR y el SPT realizaban entre tanto experiencias médicas, principalmente cardiovasculares.
12 h 00 m. Los 3 astronautas tomaban la primera comida que ellos mismos preparaban. Luego, continuaban con algunas experiencias.
13 h 30 m. Los dos copilotos se comprobaban mutua y médicamente, es especial atendiendo al sistema cardiovascular.
17 h 15 m. Comenzaban un período de media hora dedicado a ejercicios físicos. Tales tenían por finalidad permitir al final de la misión a los astronautas estar en forma y no habituarse excesivamente a la microgravedad. En la primera misión, el CDR Conrad hacía media hora de ejercicios y los copilotos algo menos. Para el segundo y tercer Skylab se dictaminó a vista del resultado de la primera tripulación un período de ejercicios de una hora.
18 h 00 m. Efectuaban la toma de alimentos de cena. Luego, se hacía el control de peso y de las existencias de agua y víveres. También se realizaban algunas experiencias científicas a continuación.
19 h 00 m. Se informaba a Houston en un recuento de experiencias y se recibían nuevas instrucciones para el siguiente día. Asimismo se comprobaban los sistemas de la estación y se ponía a ésta en orden.
22 h 00 m. Iniciaban un período de 8 horas para dormir. En total, del tiempo absoluto de permanencia en la estación aproximadamente un 33 % de la misión se empleó por parte de la tripulación en dormir, un 12 % en las comidas y su preparación e higiene, y el resto en descansos y pruebas científicas.
    Dentro de la estación, la tripulación no llevaba por supuesto un engorroso y completo traje espacial sino una camiseta o camisa, a veces de manga corta, y pantalones cortos o largos de tipo deportivo. El uniforme de trabajo era de tipo sencillo y muy normal.
    Una vez a la semana los hombres disfrutaban en el Skylab de un día de descanso. También una vez por semana tomaban una ducha. A diario para la higiene disponían de dos toallas ya humedecidas especialmente para el aseo de cara y manos. Además, a veces el programa cotidiano se interrumpía para efectuarse algún EVA, generalmente destinado a recuperar película ya impresa de datos del ATM y reemplazarla por rollos nuevos así como para realizar ciertas reparaciones. Estaban inicialmente previstos 6 EVA en total, uno en el Skylab 1, 3 en el segundo y 2 en el tercero. Cada uno de una duración de alrededor de 3 horas. Luego, la realidad, como siempre, sería diferente: se realizarían mayor número de salidas y de más duración la mayoría.

                  = PRUEBAS CIENTÍFICAS SKYLAB.

    La verdadera finalidad del programa era por supuesto la realización de una serie de ensayos científico‑tecnológicos de la más diversa índole. En total se programaron 270 tipos diferentes de experiencias de carácter principalmente médico, de recursos naturales, astronomía, y sobre metales y otros materiales. Para tales pruebas había en la estación dispuestos expresamente un total de 58 instrumentos o dispositivos.
    Los resultados de tales experiencias fueron analizados por 202 investigadores principales y 424 agregados, interviniendo un total de 21 países.

                                  ‑ MEDICINA Y BIOLOGÍA.

    Fueron proyectados en total 26 pruebas de tal tipo, las médicas a realizar con 18 aparatos entre los que ya se citaron el ergómetro, la cámara hiperbárica y la silla giratoria; otros eran con agujas hipodérmicas, etc, todos en el OWS.
    Se referían las pruebas médicas al estudio en la microgravedad, que permite la trayectoria orbital, de minerales en los huesos, examen de posibles cambios químicos en las células humanas, comportamiento de los fluidos del cuerpo humano, análisis de sangre, inmunización, hematología, aparato vestibular, sueño, orientación en el tiempo, emociones (sicología), ritmo biológico y metabolismo. Estaba todo ello enfocado hacia el análisis de los efectos en la microgravedad en el organismo humano y la forma de combatir los efectos negativos. Por ser el hombre el principal protagonista del programa en el que se trata de batir las marcas de estancia en la microgravedad, las pruebas de medicina adquirieron aquí su máxima categoría y superaban al resto por tanto en importancia.
    Las experiencias biológicas se realizaban con insectos, ratones y peces, en compartimientos cerrados y dotados de sistemas autónomos de supervivencia, con alimentación, etc. La finalidad de estos ensayos era observar los efectos de la microgravedad en las labores y vida propia de tales seres, concretamente del ciclo día‑noche que en órbita se reduce a hora y pico y que condiciona a los seres de la Tierra en muchas facetas así como de la actividad propia de cada cual, es decir, el nadar de los peces, el tejer la tela las arañas, etc.

                                 ‑ RECURSOS TERRESTRES.

    Junto a las pruebas astronómicas y sobre materiales seguían en orden de importancia las de estudio de los recursos terrestres cuyo número en ensayos prefijado fue de 146, de total de 270 del programa global Skylab, a realizar con el EREP, paquete de experimentos sobre recursos terrestres naturales. El EREP estaba adosado en un lado de la pared del MDA que daba vista a la Tierra, en el lado opuesto al del ATM. Tales 146 investigaciones se realizaron sobre 46 zonas elegidas del planeta, la mayoría de USA lógicamente pero también se contaron algunas extranjeras.
    Las experiencias tenían por objeto estudiar o buscar: el grado de contaminación atmosférica y marina, yacimientos minerales y petrolíferos, determinadas formaciones geológicas, cultivos, bosques, incendios, plagas, hidrología, agricultura oceanográfica, etc.
    El EREP constaba de 6 aparatos para experiencias con fotografía multiespectral, espectrómetro IR, radiometría y altimetría y ensayos con microondas, todos excepto uno alojados en el MDA. Todos sus sistemas eran controlados por los astronautas desde un panel de mando en el propio MDA. Las sucesivas grabaciones efectuadas supusieron en total 71,6 Km de cinta de 28 vías en 9 bobinas de película de 16 mm y con un total conseguido de 41.300 fotografías; todo ello fue traído a Tierra al término de las misiones.
    Casi todas las cámaras enfocaban al actuar la misma zona terrestre, de unos 160 Km^2, a la vez. Permitía esto combinar las experiencias y comparar los resultados, proporcionando en definitiva un estudio superior y múltiple de las zonas interesadas.
    Los caracteres de cada aparato y su correspondiente experiencia eran como sigue:
S.190. Aparato construido por la Itek Corporation y formado por 6 cámaras fotográficas para tomas en IR y visible, cuatro en blanco y negro entre 0,5 y 0,9 micras y de 0,1 micras cada una de extensión y las dos restantes en color entre 0,4 y 0,7 micras, de azul a rojo, una y de 0,5 a 0,8 entre verde y cerca de IR la otra. Disponían de 3 filtros. El peso del aparato múltiple era de 90 Kg y estaba situado sobre una ventanilla de 56 cm de diámetro en la citada pared del MDA. Se le podía hacer girar para compensar el movimiento de la estación en la órbita y obtener así una mayor calidad en las imágenes.
S.190‑B. Constituía el instrumento S.190‑B una cámara de 450 mm de distancia focal, ya desarrollada para el programa Apollo anteriormente, que cubriendo áreas de 109 Km obtenía imágenes cuadradas de 12,5 cm de lado en color, en banda visible.
S.191. Espectrómetro IR para sondear zonas cuadradas de 440 m de lado con tomas en longitud de onda visible e IR, de 0,4 a 2,4 micras una parte y de 6,2 a 15,5 otra. La cámara podía girar sobre la línea del nadir, sobre la vertical de la Tierra, unos 45º adelante, 10º atrás y 20º a cada lado, con lo cual podía elegir zona a la colindante sobrevolada exactamente. El espectro se registraba en cinta magnética. La observación de una zona por la cámara no duraba más de un minuto e incluso era inferior. Tal zona era además confrontada en los registros con las tomas de otra de 16 mm. Esta experiencia es la que más necesitaba de control manual por parte de los astronautas. Con el S.191 se podían medir las emisiones térmicas no solo de tierras, selvas o mares, sino también de los niveles atmosféricos.
S.192. Cámara multiespectral de barrido para tomas en 13 longitudes de onda entre 0,4 y 12,5 , es decir en el campo visible e IR. Llevaba un espejo de 30 cm de diámetro acoplado a un sistema telescópico para barrido de la zona deseada siguiendo un arco de 41,8 Km de radio en semicírculo sobre 75 Km de franja, en anchura. Las imágenes obtenidas tenían una resolución de 80 m. Los resultados eran registrados en una cinta magnética a 1,5 m/seg, solo activada funcionando claro está la cámara.
S.193.   Antena parabólica situada en el exterior del MDA para recoger emisiones energéticas de limitadas zonas terrestres en frecuencias de 13,8 GHz. La experiencia a realizar con tal, podía ser activa o pasiva de manejo. La antena servía también para emisiones en la misma frecuencia a fin de recibir luego las ondas reflejadas, a modo de radar, sobre tierra o mar. Podía girar 48º en cualquier dirección sobre la línea del nadir.
S.194. Radiómetro de microondas en banda L sobre los 21 cm de longitud de onda. Llevaba una antena fija que comprendía una captación, con una parte, dentro de un ángulo de 37º que suponía el 97 % de su potencia. Con su otra parte, de media potencia, comprendía áreas con 15º que correspondía a un círculo de superficie terrestre de 111 Km de diámetro. Tenía una relación de registro de 200 bandas. La temperatura era en la antena de 1ºK. Este aparato, como el anterior, funcionaba sin consideración de las ocasionales pantallas nubosas.

                                      ‑ ASTRONOMÍA SOLAR.

    En cuanto a investigaciones solares en el programa Skylab, en especial con la segunda tripulación, se desarrollaron 5 tipos de ellas con los aparatos del ATM ya vistos, que recordemos eran 2 telescopios alfa, un telescopio de rayos X, un coronógrafo, etc, controlados desde un panel del MDA.
    Los 5 tipos de experiencias, que registraban datos en 5 Km de cinta, en tandas, eran relativos a: fotografía UV, fotografía de rayos X, corona solar, espectrografía y espectroheliometría. Pero el total de experiencias solares efectuadas sobre esos 5 tipos ascendió a unas 44.
    En estos ensayos, de especial atención por parte de las tripulaciones, se obtuvieron miles y miles de fotografías. Se destaca en el programa especialmente el estudio del Sol para examinar sus efectos sobre nuestro planeta.

                                       ‑ ASTRONOMÍA GENERAL.

    Además de los ensayos solares se efectuaron 24 sobre astronomía de otro tipo más diverso o general con un total de 14 aparatos. Las experiencias de astronomía se referían a observación celeste en general, observación celeste UV, fotografiado del horizonte terrestre, fotografiado de la luz zodiacal, detección de partículas y rayos cósmicos transuránicos, trazado de mapas por emisiones de galácticas de rayos X y detecciones magnetosféricas.

                                       ‑ METALES Y OTROS MATERIALES.

    Sobre experimentación en la microgravedad con metales y otros materiales varios se programaron 17 ensayos, 11 de los cuales se efectúan en un horno eléctrico de 29 cm de longitud, 10 cm de diámetro y 21,6 Kg de peso que proporcionaba hasta 1.000ºC de temperatura con capacidad de refrigeración graduable desde cualquier nivel. Tal horno iba introducido en una cámara de vacío de 40 cm de diámetro llamada instalación para la elaboración de materiales y estaba en el MDA. Llevaba una ventanilla para filmaciones y una pantalla de observación y un panel de mando. Sus funciones se relacionaban con soldadura normal y eléctrica, constitución de esferas, fundición, solidificación de metales, observación de impurezas, etc. Algunos de tales ensayos se habían proyectado hacía ya 10 años en el MSFC.
    De este grueso de experiencias, además de las indicadas de soldadura, fundición, etc, cabe señalar destacadamente sobre el total que luego se citará las siguientes pruebas: inflamación y combustión con observación de las llamas en el estado de microgravedad siendo realizadas 37 experiencias previstas de llamas con un tiempo máximo de 4 min cada una que tenían por objeto ver la velocidad de propagación de la llama y extensión sobre diversos materiales y a distintas distancias, el apagado y velocidad de extinción con agua pulverizada, siendo tales pruebas que fueron filmadas de gran interés; intento de fabricación de acero poroso, duro como el acero pero ligero como la madera e imposible de lograr en Tierra bajo la gravedad normal que deforma los materiales al enfriar mientras que en la microgravedad se consiguen, al menos teóricamente, estructuras perfectas; mezcla y combinación de varios metales; crecimiento de cristales de arseniuro de galio de importancia en semiconductores. Todo ello con vistas entonces a la creación de nuevos y fantásticos materiales.
    El total de experiencias con materiales del Skylab fue el que sigue:
M.512. Soldadura con haz de electrones de un cañón de 20 kW y 80 miliamperios, en una cámara de vacío esférica de 40 cm de diámetro. Llevaba para hacer el vacío un tubo de 10 cm de diámetro de purga con 2 válvulas. Era controlado desde un panel el grueso del haz y la dirección del mismo. Tal panel llevaba indicadores de vacío, miliamperímetro, voltímetro y par termoeléctrico indicador de temperatura. Como accesorio se disponía de una cámara de cine de 16 mm y focos de iluminación. Con esta auténtica minifábrica se podían efectuar 5 tipos de experimentos. Como ya se indicó iba alojado en el MDA.
M.551. Fusión de metales con soldadura de haz de electrones de 1,6 kW concentrado sobre un área de 1,5 mm de diámetro sobre discos girando a 2,5 revoluciones por minuto de material a ensayar. Se probaron aleaciones de aluminio, acero inoxidable y níquel con torio para estudiar luego la estructura formada en la microgravedad.
M.552. Soldadura para ensayar métodos de fusión; se hacen 4 ensayos. Se prueba la soldadura fuerte de 2 trazos de acero inoxidable de 1 mm de espesor con una aleación de plata y cobre.
M.553. Formación de esferas como estudio de la solidificación bajo microgravedad, ensayando con níquel puro y aleación de éste y un acero especial bajo haz de fusión de 3 mm de diámetro. Luego, en Tierra se analizaban químicamente tales esferas y su configuración geométrica.
M.554. Fusión de materiales integrados. Ensayos con aluminio y cobre sobre resistencia mecánica.
M.555. Formación de cristales. Se trataba de obtener cristales sueltos del semiconductor arseniuro de galio. La experiencia se realizaba con 3 ampollas de cuarzo fundido, calentadas y conteniendo tal arseniuro en estado bastante puro y el que se disolvía en galio líquido a 750ºC. Este material iba a dar por difusión al lado más frío, de 550ºC, de la ampolla formándose así el cristal. Todo ello duraba 115 horas.

    Las 10 experiencias a realizar en el horno M.518 de múltiple uso, en el Skylab 3, fueron:
M.556. Aumento de cristales de seleniuro de cadmio y teluro de cadmio en vapor de iodo.
M.557. Fusión y solidificación de aleaciones de compuestos normalmente no compatibles.
M.558. Difusión de un trazador radiactivo en cinc líquido de mezcla.
M.559. Fusión y solidificación de cristales de germanio.
M.560. Logro de cristales esféricos de antimoniuro de indio.
M.561. Consecución de aleaciones reforzadas con cristal de carburo de silicio.
M.562. Fusión y solidificación de cristales de antimoniuro de indio.
M.563. Obtención de cristales de antimoniuro de indio y antimoniuro de galio.
M.564. Logro de una estructura cilíndrica sobre cloruro sódico, o sea sal común, y fluoruro sódico.
M.565. Fusión y solidificación de hilos de plata constituyendo una red tridimensional.

                                     ‑ NAVEGACIÓN ESPACIAL.

    Se programaron de este tipo de ensayos un total de 9 experiencias en el Skylab con vistas a la prueba y perfeccionamiento de los sistemas de a bordo. Se referían tales experiencias a la detección de radiación en la nave, control térmico, orientación y posición, control anticontaminación, manejabilidad y efectividad, estudio de anormalidades y de otros sistemas y aparatos.

    Las 4 experiencias restantes, de ese total de 270, eran de índole diverso, como la prueba individual de propulsión, etc.

                                      ‑ COLABORACIÓN EXTRANJERA.

    Además de la participación en la red de comunicaciones para seguimiento de las misiones Skylab y en el estudio de datos obtenidos, hubo países extranjeros que propusieron algunas experiencias a la NASA para incluir en el programa.
    En tal carácter se cita la experiencia propuesta por el profesor francés George Courtes y su equipo que dirigía en el Laboratorio de Astronomía Espacial de Marsella del CNRS. Para tal experiencia se planeó en tal centro francés un instrumento adecuado que sería colocado en el exterior del Skylab orientado y fijado por sus diseñadores franceses. Su realización corrió a cargo del Laboratorio Marcowssis. Se trataba tal aparato, llamado Atlas S.183, de un espectrómetro UV, fotográfico, que iba provisto de un filtro especial para el acceso único de 2 longitudes de onda UV y con objetivo integrado por unos 300 cristales de fluoruro de magnesio. Estuvo destinado a experiencias astronómicas para determinar con gran precisión el resplandor de diversas estrellas.

                                    ‑ PARTICIPACIÓN DE ESTUDIANTES USA.

    La NASA, excepcionalmente por entonces, incluyó además en el Skylab un total de 19 experiencias propuestas por estudiantes USA. Pero anteriormente había convocado a éstos, dentro de un proyecto con la NSTA, asociación nacional de profesores de ciencia, para que los estudiantes participaran en el programa espacial con ayuda de sus profesores. Un comité, luego de un estudio previo y difusión de lo pretendido, seleccionó entre las 3.400 más brillantes sugerencias, tras una primera selección de los profesores, 25 de toda USA y entre las que se eligieron las definitivas 19 que fueron incluidas en el programa Skylab.
    El proyecto se inicia en 1971 con el contrato con la NSTA el 28 de septiembre para desarrollar en 19 meses, con un costo total de 39.000 $. Desde entonces las propuestas se realizaron especificando obligatoriamente el objetivo y la razón de las mismas, ejecución del ingenio a construir, instrucciones para su uso, datos y análisis. Se hizo el anuncio a través de 100.000 carteles distribuidos en los centros de segunda enseñanza. Se interesaron 87.000 estudiantes, bajo control de unos 9.000 profesores. El 4 de febrero de 1972 ya se habían propuesto 3.409 experiencias de 4.000 estudiantes de edad comprendida entre los 11 y 19 años que fueron acreditados con un certificado. El 6 de abril de 1972 se seleccionaron por fin 25 ganadores entre 305 de 12 zonas nacionales. De las 25 experiencias fueron entonces desechadas 6 por la imposibilidad de realización dentro del Skylab. Los 6 experimentos desechados que no obstante, se dijo, tendrían cabida en estaciones futuras más capaces técnicamente que el Skylab, se referían a: efectos de una exposición intermitente en la microgravedad y gravedad uno artificial; estudio de un huevo de gallina, un embrión, bajo la microgravedad y desarrollo del mismo, en propuesta de Kent M. Brandt con vistas a dar un primer paso en el estudio de la microgravedad sobre embriones y fetos; efectos de la microgravedad sobre el estado coloidal de materia; caracteres del polvo de sólidos en la microgravedad; movimiento browniano y disolución de sal; constante de gravitación universal en el espacio.
    Las 19 experiencias aceptadas se repartieron 7 para el Skylab 1 y 12 para el segundo y tercer Skylab. Del total de las mismas que a continuación se relacionan, las 2 primeras experiencias suministran datos que también aportan otras experiencias ya citadas del Skylab, las 6 siguientes pruebas necesitaron de ciertas modificaciones a bordo de la estación y las 11 restantes necesitaron construir aparatos adecuados especialmente. Fueron las 19 experiencias:
‑Tomas fotográficas de las nubes de libración. Propuesto por Alison Hopfield, de Princeton, New Jersey.
‑Búsqueda de objetos en la órbita de Mercurio; experiencia ED.22. Propuesto por Daniel C. Bochsler de 14 años entonces, de Silverton, Oregon. Se realiza tomando fotografías de las cercanías de Mercurio al tiempo de su alineación con la Tierra y el Sol y comparándolas con las obtenidas con el planeta fuera del campo de visión. Se emplean el coronógrafo S.052 de luz blanca, estando previstas 6 observaciones solares dos veces al día, usándose también el telescopio Apollo.
‑Calor radiante absorbido por la Tierra. Propuesto por Troy A. Crites, de Kent, Washington.
‑Espectrografía de quásares elegidos. Propuesto por John C. Hamilton, de Aiea, Hawai.
‑Observación y predicción de erupciones volcánicas desde la órbita; experiencia ED.12. Propuesto también por Troy A. Crites. El estudio se realiza con detectores IR y en combinación con investigaciones paralelas terrestres. Los aparatos empleados por el Skylab aquí fueron los del EREP ya vistos, los S.190, S.190B, S.191 y S.192.
‑Contenido de rayos X en relación con los tipos espectrales estelares. Propuesto por Joe W. Reihs, de Baton Rouge, Louissiana.
‑Emisiones de rayos X de Júpiter. Propuesto por Jeanne L. Leventhal, de Berkeley, California.
‑Búsqueda de púlsares en zonas celestes de radiaciones UV, especialmente en la Nebulosa del Cangrejo. Propuesto por Neil W. Shanon, de Atlanta, Georgia.
‑Análisis de neutrones cerca de la Tierra. Propuesto por Terry C. Quist, de San Antonio, Texas.
‑Formación de telas de araña bajo el efecto de la microgravedad; experiencia ED.52. Propuesto por la joven de 16 años (entonces) Judith S. Miles, de Lexington, Massachusetts. Se trataba de observar como dos arañas construían la tela en microgravedad y se estudiaba la red formada, comparándola con la normal hecha en presencia de la gravedad uno; el completo estudio incluía la consideración de las espirales de la tela, longitud del hilo en total, regularidad geométrica, etc. Las arañas fueron llevadas al espacio en una jaula de plástico transparente con 2 departamentos, uno de los cuales alojaba las 2 arañas y el otro a su comida, moscas drosophila que pasaban al compartimiento de las arañas a través de una rejilla metálica que no obstante impedía el paso opuesto de los arácnidos. Los accesorios necesarios fueron además de unos focos de iluminación, un sistema electrónico que controlaba los movimientos de las arañas por las señales que captaba un sensible receptor acústico y ponía en acción, además de tales focos, una cámara automática de cine de 16 mm, conectada adecuadamente, cuyo peso era de 1,6 Kg, siendo sus dimensiones de 38 por 11,4 por 5 cm. Cuando la araña se movía, el detector acústico actuaba encendiendo focos y cámara. Las 2 arañas fueron de la familia Araneus Diadematus que mientras de noche tejen su regular tela, a la mañana siguiente se la comen. Al lanzamiento las 2 arañas viajaron en una capsulita. Esta experiencia fue realizada en la segunda misión tripulada, o Skylab 2.
‑Estudio fuera del ser de fenómenos inmunes aislados determinados (así llamado). Propuesto por Todd A. Meister, de Jackson Heights, New York.
‑Crecimiento de plantas en la microgravedad. Propuesto por Joel G. Wordekemper, de West Point, Nebraska.
‑Circulación de citoplasma en microgravedad. Propuesto por Cheryl A. Feltz, de Littleon, Colorado. Se pretendía aquí determinar los efectos de la microgravedad en células vegetales sobre el sistema distribuidor de energía en su interior.
‑Orientación fototrópica del embrión de una planta en la microgravedad. Propuesto por Donald W. Schlack, de Downey, California.
‑Actividad de bacterias y esporas en las diversas condiciones espaciales. Propuesto por Robert L. Staehle, de Rochester, New York.
‑Estudios de acción capilar en la microgravedad. Propuesto por Roger G. Johnston, de St. Paul, Minnesota.
‑Movimiento ondulatorio en un líquido en la microgravedad. Propuesto por W. Brian Dunlop, de Young‑Stwon, Ohio.
‑Comprobación de masa en microgravedad. Propuesto por Vinvent W. Converse, de Rockford, Illinois.
‑Estudio de la acción motosensora en la microgravedad prolongada. Propuesto por Kathy L. Jackson, de Houston, Texas.
    Los resultados de las experiencias, para el análisis de datos, fueron facilitados a los estudiantes que las propusieron.

    > SKYLAB SWS.

14 MAYO 1973.
    Comienza la realización del programa Skylab con la operación SL‑1 que incluye el lanzamiento del SWS y puesta en órbita de la estación Skylab. En un principio previsto lanzar a finales de abril, fue demorado el lanzamiento hasta el citado 14 de mayo. Tiene efecto el comienzo de la cuenta atrás el 9 de mayo, a 5 días de la jornada prevista para el disparo, a las 7 h, hora española.
18 h 30 m 00 s. Hora española. Es lanzado el SA‑513, último S‑5 que constituía ahora el SWS, en la rampa 39‑A de Cabo Kennedy. La operación tenía un margen de posibilidades de realización hasta las 23 horas. El tiempo meteorológico es bueno.
18 h 31 m 03 s. A los 63 seg de vuelo, a unos 8,7 Km de altura, yendo a una velocidad de Mach 1, debido a la vibración y al roce aerodinámico de la hoja dispuesta envolviendo al OWS, antitérmica y contra meteoritos, es semidespedazada y con ello un panel solar del OWS se abre un poco y es literalmente arrancado de la astronave, en tanto que el otro se entreabre y es retenido por las piezas rotas del escudo de aluminio. Esta avería que no sería conocida hasta más tarde y en principio achacada a un posible choque con algún meteorito tenía cierto precedente en los ensayos realizados en tierra en los que falló el despliegue en cuatro ocasiones de los varios realizados con dicho escudo contra meteoritos. Más tarde se explicaría que la avería se debió a un brusco aumento de presión en el espacio que había entre la pared y el escudo protector, espacio que era de 13 cm, según una investigación del Skylab 2.
18 h 32 m 40 s. Se separa la primera fase del S‑5, la S‑1C, ya agotada.
18 h 32 m 42 s. Se produce el encendido de la S‑II.
18 h 40 m. Ya colocada en órbita, se produce la separación de la tercera fase que es ya la estación Skylab. Su número COSPAR es 1973-027A.
18 h 45 m. Cinco minutos después se separa el escudo aerodinámico PS.
18 h 46 m. El ATM gira a un lado en 90º de arco.
18 h 55 m. Se despliegan los paneles solares del ATM.
19 h 11 m. Es el momento del despliegue de los dos paneles solares restantes que no se produce naturalmente, tras el percance antes citado, y es el momento en que tal circunstancia es advertida por vez primera.
19 h 40 m. La NASA comunica que las operaciones automáticas de puesta en órbita se habían efectuado excepto el despliegue de los 2 paneles del OWS.
20 h 06 m. Era el momento del despliegue del escudo contra meteoritos que como es obvio tampoco se produce.
    La satelización tiene efecto en una órbita previa de 440 Km de apogeo por 427 de perigeo, y luego una, casi circular, de 435 Km de altura, 93,2 min de período rotatorio y 50º de inclinación. Cada vuelta suponía 58 min de iluminación, o "día", y 35 min de oscuridad, o "noche", y al día daba un total de 15,5 vueltas al planeta. La órbita en que se hallaba, por su inclinación, cubría un 75 % de la superficie terrestre, o sea toda la tierra entre 5.550 Km al Norte y al Sur del Ecuador. La geografía sobrevolada excluía terreno o mar por debajo del Sur de Argentina en América y por encima de la mitad Norte del Canadá y comprendía pues el resto de América, Europa, Asía, excepto parte de Siberia, África, excepto el Sur, Oceanía, y la mayor parte de los océanos Pacífico, Atlántico e Indico. Un mismo punto lo sobrevolaba cada 5 días.
    Desde la Tierra el Skylab podía ser divisado por un 90 % de la población mundial como una estrella móvil.

15 MAYO 1973.
    A consecuencia de las averías, de la pérdida del escudo antitérmico y contra meteoritos y el fallo del despliegue de paneles, se suspende la operación SL‑2, primer Skylab tripulado, prevista para este día posponiéndola en principio para 5 días más tarde. Asimismo, a consecuencia de perder el escudo antitérmico, a partir de las transmisiones telemétricas efectuadas desde su entrada en órbita, la estación registra un aumento de temperatura hasta 38ºC primero, 48ºC después y finalmente hasta 55ºC e incluso, con posterioridad, 70ºC en ciertos lugares del interior del Skylab. En Tierra, los técnicos y ejecutivos de la NASA reunidos tratan de salvar el proyecto planeando la colocación de un toldo, pantalla, parasol o sombrilla dorada para intentar reducir el calor en el interior. Tal sombrilla se estimó que debía cubrir un área de 14 por 4 metros. Se especula también con la posibilidad de situar sobre el Skylab tres o cuatro globos que le dieran sombra pero sería una idea a olvidar por la sencillez de la solución de la sombrilla. La instalación de esta última debía ser realizada en un EVA que la primera tripulación efectuaría y en la que además se trataría de extender el panel restante.

16 MAYO 1973.
    Para ensayar las improvisadas operaciones a ejecutar con la sombrilla en el espacio los astronautas de la primera tripulación inician un entrenamiento de emergencia. En consecuencia, los 3 hombres viajan en reactores a Huntsville e inician pruebas sobre una maqueta del Skylab bajo agua simulando la reparación del panel solar y la colocación de la sombrilla.
    Las pruebas serían posteriormente realizadas por otros equipos que enviarían información de las técnicas empleadas o desarrolladas a la tripulación ya en órbita antes de ejecutar el EVA programado al efecto y como complemento al corto programa de ensayos de la emergencia puesto que los 3 astronautas no podían demorar mucho la partida. Gran parte de su preparación anterior ya la habían efectuado los astronautas en tal maqueta bajo agua.

17 MAYO 1973.
    Mientras los astronautas prosiguen sus ensayos y se disponen para llevar al espacio la sombrilla de mylar, en la estación, según se comunica, se estabiliza la temperatura en 65ºC. Para ayudar a disminuir tal temperatura se orientó desde Tierra al Skylab debidamente hacia el Sol a fin de exponer un área mínima a la radiación solar. El calor excesivo ocasiona la inutilización de algunos medicamentos, alimentos y películas para registrar; luego se hallarían estropeados entre otros dos tercios de los tubos de pasta de dientes y la crema para la piel para impedir su desecamiento. Además, la alta temperatura produce, según se indica, el desprendimiento de gases peligrosos de poliuretano. Al parecer se detectan gases tales como el monóxido de carbono y compuestos de tolueno y cianuro, muy tóxicos. Se observa como solución la ventilación exhaustiva del Skylab y el uso posterior de los astronautas de detectores de gas, sin respirar aun el aire ambiental hasta la completa normalización. Sin embargo, la expulsión de gases por los ventiladores hubo de ser suspendida porque los chorros expulsados alteraban la posición de la nave espacial.
    Asimismo se desconectaron los aparatos no esenciales de la nave como medida económica para ahorrar energía eléctrica cuyo suministro por los fallos de los 2 grandes paneles se redujo en un 50 %; al término del primer vuelo tripulado el suministro perdido se redujo a solo un 20 por ciento. También se registran fallos en los giroscopios de estabilización en el ATM.

18 MAYO 1973.
    Prosigue el estudio de la situación y la preparación de soluciones. Entre otras cosas se disponen herramientas para usar en la posterior liberación del panel atascado en un EVA. Una de tales herramientas sería una cizalla comprada por la NASA por 65,5 $ a una empresa de Missouri.
    Por otra parte se confirma el aplazamiento hasta el día 25 siguiente del disparo del Skylab 1, operación SL‑2. La posición adecuada para el lanzamiento de la tripulación se producía cada 5 días aproximadamente.

26 MAYO 1973.
    Por fin, el Skylab es abordado por la tripulación del Skylab 1 tras un accidentado ensamblaje. Mientras los 3 hombres primeros permanecieron en ella, durante 27 días, además de las oportunas reparaciones, cumplieron su programa científico y técnico.

22 JUNIO 1973.
    El Skylab es abandonado tras 27 días de ocupación del Skylab 1. En el intervalo de tiempo solitario del Skylab falla uno de los giroscopios estabilizadores pero no resulta una avería grave.

29 JULIO 1973.
    Luego de un vuelo automático y solitario de 36 días el Skylab es ocupado por segunda vez tras el atraque el día anterior del Skylab 2.

25 SEPTIEMBRE 1973.
    Tras la estancia en el Skylab de 58 días de la tripulación citada, de nuevo es abandonada para pasar al régimen automático de navegación por espacio de 53 días.

17 NOVIEMBRE 1973.
    Tercera y última ocupación de la estación, esta vez por parte del Skylab 3 que tras cumplir su programa de investigación regresaría al cabo de 83 días de permanecer en ella.

    A finales de 1973, el Skylab había dado un total de 3.570 vueltas a nuestro planeta durante 231 días de vuelo, de los que 130 los pasó ocupada por tres tripulaciones sucesivas.

 8 FEBRERO 1974.
    La última tripulación deja abandonada definitivamente la estación en la que los astronautas habían pasado un total de 168 días sobre un total de 9 meses casi de vuelo del Skylab, superándose en 28 días la estancia prevista en un principio.

11 ENERO 1975.
    La etapa segunda del S‑5, la S‑II, de 43 Tm de peso que se hubiera satelizado con el Skylab se proyectó al cabo de 20 meses en órbita hacia la Tierra. Pero al primer intento rebotó sobre la alta atmósfera y dio una vuelta más entonces, con lo que sus restos se calculó que caerían sobre el Atlántico y Sahara. Cuando por radar se le captó por última vez llevaba dirección de caer sobre el Océano Indico.
07 h 40 m. Hora española. Según el Observatorio de Bochum, de la entonces Alemania Federal, la S‑II cae entre África y Madagascar. Pero al parecer algunos trozos cayeron a 1.200 Km al Oeste de Buenos Aires, entre los ríos Diamante y Atuel. Aquí, la reentrada de los fragmentos ocasiona un estampido y formidable luz que sorprende en la noche a los habitantes de San Rafael, a 300 Km de Mendoza. Otros fragmentos cayeron al parecer sobre las islas Azores al atardecer.
    La S‑II había seguido al principio al Skylab a un centenar de kilómetros acompañado de unos 10 objetos, resultado de las averías que sufriera la estación, es decir los trozos del escudo protector.
    El Skylab, por su parte, no debía caer sobre la alta atmósfera hasta 1984 o 1981, según se dijo en principio, pero en 1976 se observó que la mayor afluencia de viento solar lo había hecho caer más deprisa.

 6 MARZO 1978.
    Tras 4 años sin hacerlo, se establece comunicación desde la estación terrestre de Bermudas para luego recibir durante 2 min datos paramétricos solo de transmisión, no funcionando ya bien. La reactivación de las baterías y el sistema de dirección podía permitir exponer adecuadamente la masa de la estación para que el frenado fuera mínimo, pero el sistema de lubricación del mecanismo de rotación estaba congelado y las baterías se agotaron. En cualquier caso, se observa que la estación sigue cayendo más rápido de lo esperado.
    Ante tal eventualidad se estudia la posibilidad de reinsertarlo en una órbita superior o tratar de controlar la reentrada de la gran nave para evitar que cayera sobre lugares habitados, e incluso para facilitar su parcial recuperación.
    La caída se prevé entonces para el tiempo que va de JULIO de 1.979 a JUNIO de 1980. También se sugiere la posibilidad de que los astronautas del Shuttle, previsto para 1979, impulsaran la estación en órbita superior para retrasar la caída en varias décadas. Así se llegó a pensar, para recuperar al Skylab, en el desarrollo del llamado TRS, etapa para acoplar a la estación, pero la misma debía ser llevaba por el Shuttle y éste no iba a llevar a tiempo.
    A fines de 1978 la órbita era de unos 312 Km de altura y la caída se fija ahora para después de JULIO de 1979. Por entonces, a mediados de diciembre de 1978, el director del observatorio alemán de Bochum, advierte de que el Skylab hubiera podido caer en Europa, en la línea entre Paris y Nuremberg. La psicosis sobre la caída del Skylab se irá intensificando en diversas partes del mundo a partir de entonces. Aunque entonces aun no era inmediata la repetida caída, se pensaba hacerla permanecer hasta 1 año más, dando tiempo al posible envío de una misión de rescate que elevara su órbita.

1 JUNIO 1979
    La NASA comunica que el Skylab, que entonces estaba a 283 Km de altura, iba a caer antes del 21 de JULIO siguiente. Se había visto que era imposible disponer a tiempo del vuelo tripulado (de hecho no se llevaría a cabo hasta 1981) para ir en misión de elevar su órbita, y que no era posible elevarla por sus propios medios. El Skylab iba pues a caer sin remedio.

5 JUNIO 1979
    Se comunica que el cálculo apuntaba a que la estación se rompería en la reentrada, llegando a caer a tierra unos 500 trozos a una velocidad de 500 Km/hora la mayoría y a 1.000 Km/hora los más grandes, siendo el mayor de unas 2 Tm. Esto debía ocurrir probablemente entre el 22 de junio y el 21 de julio. El 50 % de los trozos sería de al rededor de los 5 Kg de peso, un 5 % de cerca de los 400 Kg, y un 1 % de 1 Tm; otros serían del orden de los 100 Kg. Las posibilidades de caer sobre aguas oceánicas eran las mayores. La trayectoria de caída se había calculado que sobrevolaría India, Perú, Francia, Grecia, España, Turquía, Vietnam, Australia, Colombia, Venezuela, Irán, Canadá y los propios Estados Unidos (citadas sin orden de recorrido). Su trayectoria era ya inevitable, siendo solo controlable en la posición de altura.

 8 JUNIO 1979.
    Se inicia el proceso de reactivación de 2 giroscopios de la nave para tratar de ejercer su control y evitar así su caída incontrolada a Tierra. La fecha prevista para la caída se ajusta en torno al siguiente día 16 de julio.

20 JUNIO 1979
    El éxito en la maniobra de cambio de posición del Skylab es dado a conocer.

25 JUNIO 1979.
    Se realiza un tercer intento de controlar al Skylab. El problema para estabilizar la estación se relacionaba con una falta de propulsante en la misma pero un día después se realizó con éxito la maniobra de orientación con lo cual la estación podía ser ya recargada de energía, con sus paneles debidamente orientados al Sol, y por lo que el control se hacía efectivo. Así se evitó la exposición inadecuada de la nave en la marcha orbital al área de acción de las moléculas aéreas de frenado de la alta atmósfera con lo que tal frenado queda retrasado un poco.
    En realidad, aun había una reserva extraordinaria de propulsante para una emergencia de última hora. Tal reserva se cifró en 3 Tm.

28 JUNIO 1979
    Se fija como nueva fecha probable de caída al rededor del día 13 de julio, seguramente entre los días 10 y 18. El ingenio estaba cayendo un poco más rápido de lo esperado. La órbita es entonces de 235 Km por 254 de perigeo y apogeo.

    En plena fiebre sobre la caída del Skylab, en la que se mezclaba los miedos y los espectáculos comerciales sobre el tema, a finales del mes de JUNIO, el diario de San Francisco Examiner ofrecía 10.000 $ al primero que le llevara un trozo del Skylab. En los Estados Unidos se cruzan apuestas sobre el lugar de la caída.
    A primeros de JULIO, la red de comunicaciones para la Defensa Civil quedaba alertada en los Estados Unidos y el mando de la Defensa Aérea apuntaba que la reentrada del Skylab se iba a producir entre el 6 y el 18 de julio; a medida que pasaron los días se fue ajustando el momento y las fechas; más tarde se precisaba entre el día 10 y 14 de julio. Hacia el día 7 se apuntó la fecha del 12. En la entonces República Federal Alemana, los partidos políticos recomiendan refugiarse en el sótano y cerrar las escuelas; los suizos hicieron otro tanto. Organizaciones oficiales recomendaban oír la radio el día de la caída por si fuera precisa la evacuación. Y en los lugares de posible caída, las compañías de seguros hicieron pólizas contra tal riesgo. Un diario de Toronto, The Star, también ofrece una recompensa y daría 1.000 $, unas 66.000 pesetas de entonces, a quien le llevara algún trozo del Skylab.

9 JULIO 1979
    Se precisa que la fecha de caída del Skylab, cuya órbita es entonces de 180 Km de altura y 88,5 min de período, iba a ser el día 11 entre las 15 y 17 horas.

10 JULIO 1979
    Se precisa que la caída iba a ser entre las 18 h 02 min con un margen de unas 2 horas. Un equipo médico aerotransportable norteamericano se programó para ir a cualquier parte del mundo y un par de abogados de igual nacionalidad estaban dispuestos para salir y evaluar los posibles daños.
    Las posibilidades de control a última hora incluían disponer la nave en una posición que pudiera retrasar unos minutos la caída, lo cual equivalía a, si se dirigía a una zona habitada, poderla evitar en última instancia. Ello era posible siempre antes de la reentrada, y de ahí el interés por el continuo cálculo preciso de su trayectoria.

11 JULIO 1979
    Fecha de la caída del Skylab. A primeras horas, por un momento se creyó que había un error de cálculo y que el Skylab iba a caer en Terranova y Maine (USA). Más tarde se envió una orden de giro a la estación para retrasar la caída en unos 30 min. El tráfico aéreo estaba ya advertido y se había interrumpido en la zona de Estados Unidos, Canadá, África, Asia y Australia, desde hacía 48 horas en un corredor de unos 200 Km. También en España se suspendieron durante ½ hora los vuelos.
    A las 9 h, desde la estación de Fresnedillas, se le envían señales para cambiar su posición y tratar de prolongar un poco el vuelo, puesto que se observó que llevaba ½ hora de adelanto sobre el momento previsto. El control se ejerce desde el centro Goddard de la NASA.
09 h 47 min. Hora española. Se ordena a la estación el giro para retrasar la caída en media hora.
09 h 48 min. La estación está girando. Las últimas previsiones señalan la caída entre las 14 h 48 min y las 19 h 48 min, con impacto probable del primer trozo a las 18 h 31 m en el Océano Índico.
10 h 19 m. El Skylab sobrevuela España y recibe orden desde Fresnedillas de apagar los giroscopios y se reajusta su posición con un consumo de 2.000 litros de propulsante; quedaban pues otros 1.000 litros para ulterior emergencia. La inclinación del Skylab da un ángulo de penetración entonces de 5º.
10 h 25 m. La desestabilización orbital para el inicio posterior de su caída es efectiva.
10 h 56 m. La altura orbital es de 144 Km. Todos sus sistemas están apagados excepto el eléctrico y el ordenador de a bordo que sigue transmitiendo datos.
11 h 51 m. El Skylab sobrevuela la zona cantábrica española, dirigiéndose hacia Francia y norte de Italia con un ángulo de inclinación de 4º.
14 h 53 m. La inclinación es de 15º y sobrevuela la zona sur española, yendo hacia el Mediterráneo.
15 h 09 m. El Skylab sobrevuela África a 120 Km de altura y sigue cayendo en altura.
17 h 30 m. El Skylab comienza la verdadera reentrada, sobrevolando entonces América. Su trayectoria desde entonces es de 4.000 Km de longitud (en principio, se habían citado 6.000 Km), entrando por un pasillo de 160 Km de anchura, sobre el Atlántico y el Índico.
17 h 53 m. El calentamiento aerodinámico comienza a dejarse sentir en la estación.
18 h 00 m. El Skylab ha salido del sobrevuelo de la costa este de Estados Unidos, y sur meridional de Canadá, norte de Montreal y Ottawa, en su última vuelta al planeta. Si dirige entonces sobre el Atlántico hacia el Sur, hacia las costas de África.
18 h 07 m. La estación de Isla Ascensión es sobrevolada, y se observó que el Skylab estaba desintegrando en la reentrada sobre los 110 Km de altura. La primera pieza desprendida, arrancada entonces, habrían sido los paneles solares, pues, falto de energía, el Skylab cesó en las señales. A partir de aquí, el ingenio se iba desgajando y dando lugar a unos 500 trozos mayores que supondrían 1/3 de la estación, quedando el resto desintegrado. El seguimiento es ahora con radar.
18 h 32 m. Hora española; las 16 h 32 m, GMT. Entre esta hora y los siguientes 10 min, la mayor parte del Skylab cae sobre la costa oeste de Australia, aunque la lluvia de trozos se prolongó hasta 40 min. El punto principal o central se situó entre Balladonia, a 700 Km de Perth, y 150 Km al Norte, se prolongaba hasta las costas de Nueva Guinea. El primer trozo cae a 1.200 Km al sudoeste de Australia, en los 42º 87’ de latitud Sur y 105º 97’ de longitud Este.
18 h 46 m. Desaparecen del radar los rastros del Skylab.
    Algunos testigos de Perth, Kalgoorlie, Esperance y Albany, vieron numerosos trazos de luz en el cielo de este país. Pilotos de aviones también vieron trozos. Los animales se asustaron y la detonación fue oída y hasta apercibido algún temblor de tierra, oliendo luego a tierra quemada. Al caer, unas 26 Tm no se queman ni rompen en miles de trozos. Uno de ellos, el mayor, se calculó en 2,34 Tm y cayó sobre el Océano Índico, a 700 Km al este de Perth. La mayor parte de sus restos irían la mar, pero muchos de los mayores fueron hallados, sin embargo, a 12 Km al sur de Rawlinna y vendidos más tarde a un sindicato de Hong Kong. De las mayores piezas 11 se comprobó que había ido a caer en una zona de granjas muy aisladas. Otra parte de los trozos se fueron hasta 160 Km del interior de Australia y se cree que entre 20 y 50 trozos cayeron cerca del aeropuerto de Kalgoorlie, en zona desértica de Simpson.
    En realidad, la mayoría de los restos del Skylab quedaron diseminados en un área de 6,5 por 161 Km y el cálculo de la caída había sido bastante preciso, mayor cuando más cerca del momento, como es obvio.

    Al día siguiente, 12 de julio, 8 horas después de la caída, se halló, por parte de Brian Wisewould, el primer trozo de los impactados. Cientos de personas de Perth se pusieron febrilmente en marcha para buscar los trozos del Skylab.
    El gobierno australiano informó a los americanos que no había constancia de daños.  Meses después, otros aun se seguían hallando fragmentos. Y hasta en Brasil se creyó encontrar trozos (inciertamente, claro).
    No hubo daños, pero sí impacto informativo que mentalizó de los peligros de la caída de satélites. El primer ministro australiano, entonces Malcom Fraser, afirmó: “Recibir al Skylab fue un honor que Australia no necesitaba”. Pero fue el camionero australiano Stan Thorton, entre los cientos que recogieron los restos, quien fue a San Francisco a por los 10.000 $ por llevar el primer trozo del Skylab... Por su parte, la NASA al fin descansó de los posibles desmanes de su “monstruo espacial”.
    Así concluyó la historia del Skylab. Su vida había sido de 6 años y 59 días y había dado 34.981 vueltas al planeta y recorrido casi 1.400 millones de Km.

    > SKYLAB 1.

Astronautas.........CDR : CHARLES  CONRAD        21(4º vuelo) EVA 2-3
                    SPT : JOSEPH PETER KERWIN    60(1º vuelo) EVA 2
                    PLT : PAUL JOSEPH WEITZ      61(1º vuelo) EVA 1-3
Fechas................. : 25 MAYO a 22 JUNIO 1973.
Duración del vuelo..... : 28 días 00 h 49 min 49 seg.
Número de órbitas...... : 404
Número de EVAs......... : 3
Tiempo de las EVAs..... : 5 h 50 m 48 seg (0,37,0-3,30,0-1,43,48)

    Estaba destinado el Skylab 1, o misión SL‑2, a la ocupación y cumplimiento de un programa de investigación del Skylab. La tripulación la componían el CDR, o comandante, Charles Conrad, un veterano que efectuaba así su cuarto vuelo espacial y primero de un hombre que había estado en la Luna, el SPT, o piloto científico, Joseph Kerwin, militar de la USN, que realizaba su primer vuelo espacial y que era el primer médico en órbita, siendo además el especialista de a bordo para el ATM, y el piloto Paul Weitz también novato como Kerwin, ingeniero aeronáutico especializado para el vuelo en experiencias del EREP. Forman la tripulación reserva los astronautas Russell Schweickart, Story Musgrave y Bruce McCandless.
    El emblema de la misión es un círculo con la silueta de la estación vista desde encima, con aspecto de molino de viento con sus aspas, sobre el fondo de la Tierra que a su vez, como en un eclipse, ocultaba casi a un Sol esplendoroso. En el lado superior figuraba el nombre de la misión Skylab 1 y en el lado opuesto diametralmente el nombre de la tripulación, Conrad, Kerwin y Weitz.

MARTES. 24 ABRIL 1973.
    Los 3 astronautas inician una cuarentena prevista de 21 días antes del lanzamiento en el Centro de Houston para evitar posibles contagios que a última hora pudieran retrasar o alterar de algún modo la misión.

MIÉRCOLES. 9 MAYO 1973.
    A las 13 h se inicia la cuenta atrás para el lanzamiento del Skylab 1 que entonces estaba prevista para el día 15 siguiente, un día después del disparo de la estación dando así comienzo a los 28 días fijados de misión cuya conclusión pues se hallaba en el 12 de junio previstamente.

LUNES. 14 MAYO 1973.
    Al situar la estación Skylab SWS en órbita, se producen una serie de averías que ocasionaran la postergación, en principio hasta el día 20 siguiente, del lanzamiento tripulado del Skylab 1.

MIÉRCOLES. 16 MAYO 1973.
    Los 3 astronautas inician un período de entrenamiento especial en Hunstville, Houston y Cabo Kennedy para ensayar la reparación de las averías ya citadas anteriormente. La fecha del lanzamiento será finalmente fijada para el 25 de mayo, prosiguiendo entre tanto los intentos para la solución de los problemas presentados.

MARTES. 22 MAYO 1973.
13 h 30 m. Hora española. Se inicia la última auténtica cuenta atrás para el disparo 3 días después del Skylab 1.

MIÉRCOLES. 23 MAYO 1973.
    Se reinicia nuevamente la cuenta atrás para el definitivo lanzamiento que tendría al fin lugar con 10 días de retraso, tras la interrupción prevista.

JUEVES. 24 MAYO 1973.
    Ultimas comprobaciones y preparaciones para el disparo del Skylab 1. Por la noche cae un rayo sobre la plataforma de lanzamiento pero no ocasiona daños en el S‑1B que estaba dispuesto ya desde el 9 de enero anterior en la plataforma 39 B.

VIERNES. 25 MAYO 1973.
    El SA‑206 se halla dispuesto para partir llevando en la carga útil 40 Kg más de lo dispuesto en un principio y cuyo aumento de peso correspondía al de las herramientas llevadas para suplir las averías de la estación.
14 h 00 m 00 s. Hora española; 09 h 00 min, hora local; las 13 h 00 min GMT. Al fin, tras 2 aplazamientos y 10 días de retraso, es lanzado en la 39 B del KSC el SA‑206 portador de la tripulación humana primera desde 1968 en que se lanzara Apollo 7.
14 h 02 m 22 s. Se separa la primera fase del S‑1B.
14 h 02 m 23 s. Se enciende la segunda fase S‑IVB del SA‑206.
14 h 10 m. El Skylab 1 entra en órbita al tiempo que se apaga la segunda fase del Saturn 1B.
14 h 16 m. El CSM se separa del S‑IVB que deja abandonado. La órbita de la nave es de 156 Km de perigeo por 359 de apogeo; la inclinación es la misma de la estación, unos 50º respecto al Ecuador. Posteriormente la órbita será de 440 por 425 Km con un período de 93,2 min. Su número COSPAR es 1973-032A (6.655 NORAD).
    Con la misma diferencia de tiempo, estas operaciones de haberse cumplido el programa el día 15 anterior se hubieran ejecutado a partir de las 18 horas en que estaba previsto el lanzamiento. Asimismo, en aquella fecha, ya imposible, hubieran realizado por espacio de hora y pico, entre las 20 h 20 m y las 21 h 59 m, encendidos de motores para correcciones que los hubieran llevado hasta cerca de la estación. Aquel programa previsto señalaba también el siguiente horario de operaciones para el día siguiente: De 00 h 49 m hasta 1 h 22 m, tiempo de poco más de media hora para concluir las operaciones de aproximación a la estación; 01 h 40 m, ensamblaje al Skylab; unas 12 h después, tras un descanso, tiempo de presurizar la cabina de entrada del Skylab y media hora más tarde se debía haber abierto la escotilla de acceso al MDA para penetrar ya en la estación. Este programa aunque no cumplido en sus horarios se relaciona porque las operaciones reales, ahora efectuadas, no fueron muy distintas como veremos ahora.
20 h 49 m. El CSM con Conrad, Kerwin y Weitz se hallan ya en las proximidades de la estación. Entonces procedieron entre otras cosas a realizar una retransmisión de TV en la que se podía apreciar el efecto de las averías.
21 h 40 m. El CSM efectúa el primer acoplamiento al Skylab. Tras este atraque de ensayo bajo la dirección de Conrad se vuelve a desenganchar. Volando al lado de la estación con la cabina del CM despresurizada y la escotilla abierta, enfundados en los trajes espaciales completos los 3 hombres, uno de ellos, Weitz, trató en vano desde la escotilla de desplegar el panel atascado con una larga barra de aluminio a modo de cizalla. Este primer paseo dura 37 min. En los intentos de Weitz, siempre fallidos, Conrad aseguró que lo que ocurría era que las herramientas que llevaban no servían.

SÁBADO. 26 MAYO 1973.
    Luego, maniobraron nuevamente el CSM para atracarlo al Skylab otra vez pero definitivamente.
05 h.  El CSM y el Skylab quedan por fin enganchados al 6 intento, 10 en realidad si consideramos los intentos de atraque de prueba en la llegada, tras 3 h de buscar conseguirlo, cuando ya se veía llegar la gota que colmaba el vaso del fracaso de la misión y un retorno inmediato a Tierra. Pero un "lo hemos logrado, el enganche es ya firme" de los astronautas salvaba por el momento la situación. El ensamblaje lo lograron a base de establecer un puente eléctrico no trazado a priori para la conexión eléctrica precisa de enlace en una especie de chapuza casera. Por esto y otras operaciones posteriores de reparación de la accidentada misión, los astronautas serían llamados familiarmente por la prensa "los fontaneros del espacio".
    Este ensamblaje, realizado bajo "trampa", en cambio impedía definitivamente uno nuevo del mismo CSM tras una eventual separación. Apenas acoplados al Skylab, sin más en el mismo CM los 3 hombres iniciaron un descanso o período para dormir de 8 horas.
20 h. Luego de levantarse y prepararse, al cabo de unas 30 horas de vuelo, los astronautas penetran en el Skylab después de presurizar el MDA y abrir la escotilla. El primero en entrar es Conrad, con máscara antigás, quien informa que interiormente la estación no tenía averías pero si que había mucho calor. No se registran gases venenosos. "Se puede estar aquí ‑dice Conrad‑ pero todavía hace mucho calor y quedan aun algunos lugares excesivamente calientes".
    En el primer día de estancia en el Skylab los astronautas comprobaron el funcionamiento de toda la estación y transbordaron instrumentos y material desde el CSM. Pero lo primero que hicieron fue sacar por una escotilla destinada a colocar allí un aparato de estudio de la contaminación, la sombrilla de 7 por 9 m plegada como un paraguas de color naranja plateado de plástico y nylon, llevada a tal efecto para suplir al averiado escudo antitérmico y contra meteoritos. La sombrilla luego automáticamente se desplegó pero no del todo pues algunos pliegues quedaron pegados. Sin embargo, gracias al éxito de la operación a las pocas horas la temperatura había descendido hasta 25ºC desde casi 55ºC. Como medida secundaria o incluso complementaria llevaban además un toldo de repuesto pero para desplegar solo en un EVA. Un segundo sistema como solución al fallo del susodicho escudo exigía colocar una especie de funda para lo que se hubiera precisado separar al CSM y volar en círculo al Skylab lo que se descartó tras las dificultades del ensamblaje que amenazaban con impedir un nuevo atraque, necesario si se quería regresar a la estación para continuar el programa en ella, con lo cual la tripulación tendría que retornar a Tierra.
    En la primera comida de la tripulación en órbita, Weitz aseguró que ya no podía con el postre porque había comido más de lo acostumbrado. La segunda noche en el espacio la volvieron a pasar en el CM, dado el calor y la falta de un examen total de la estación, en prevención de que resultaran afectados por alguna avería aun no conocida.

DOMINGO. 27 MAYO 1973.
    Los astronautas se levantan 3 horas antes para observar si la sombrilla había resultado, comprobando luego que en efecto la temperatura había descendido y resultaba ya aceptable.
    Para ahorrar energía, los trabajos científicos se inician con los que suponen menos gasto de energía, es decir, los médicos.
    En este segundo día comenzaron también a hacer funcionar el magnetófono para trabajar con música. "Hemos logrado hacer que funcione lo más importante: la música", aseguró con humor Conrad. El retraso en el programa impidió que por el momento se realizaran las experiencias previstas, entre ellas las del EREP, las médicas del ergómetro, etc, hasta realizar al menos algunas reparaciones. El empleo de aparatos en la estación, dada la escasez de energía, no se llevaba a cabo aun de un modo simultáneo sino en relevos según las más importantes necesidades. Al término de su jornada iniciaron su primera noche en la estación en sus habitaciones individuales en los sacos de dormir.

LUNES. 28 MAYO 1973.
    Tras levantarse, los astronautas se toman mutuamente muestras de sangre para luego desayunar y lavarse. Comienzan así la primera jornada de trabajos científicos que serán en mayoría de carácter médico.

MARTES. 29 MAYO 1973.
    En pruebas con el ergómetro, Conrad registra, inadvertidamente para él, una alteración del ritmo cardíaco lo que causa ciertos temores en Houston sobre posteriores actividades del comandante. Sin embargo el problema desaparecería.

MIÉRCOLES. 30 MAYO 1973.
    Los astronautas emplean por vez primera el EREP.

JUEVES. 31 MAYO 1973.
    Se suspenden las investigaciones EREP debido a una avería de las baterías del ATM el día anterior. Cuatro baterías de 250 vatios quedaron desconectadas al ser recargadas en un 25 % más de lo previsto por culpa de un regulador de las mismas. Tres de ellas serían luego rehabilitadas quedando no obstante la cuarta fuera de servicio.

VIERNES. 1 JUNIO 1973.
    Primer día libre en el espacio de Conrad, Kerwin y Weitz. Como novedad, se dieron la primera ducha en el espacio. El primero en dársela fue naturalmente el comandante Conrad. El agua les quedaba flotando y tenían que procurar que no se les amontonara alrededor de la nariz. Por lo que se deduce de sus declaraciones, los astronautas encontraban la ducha semanal reconfortadora pero fallaba a la hora de absorber el agua con el aspirador de las paredes plásticas. También les molestaba algo, al parecer, el ruido del ventilador que impedía que el agua flotara en la microgravedad. Otro tipo de molestias resultaba al hablar los astronautas entre ellos cuando estaban algo lejos uno de otro porque tenían que forzar la garganta; al parecer no se propagaba bien el sonido. "La historia de este pájaro es la de que la mitad de los trastos no funcionan bien", dijo Conrad en cierto momento.

SÁBADO. 2 JUNIO 1973.
    Al despertar a los astronautas, el Centro de Control lo hizo con un "feliz cumpleaños a Conrad" que cumplía a tal efecto 43. Por ello, el comandante habló por espacio de 9 min con su esposa e hijos en Tierra. Por el mismo motivo, luego, Kerwin y Weitz, como festejo se tomaron...un helado.
    En cuanto a labor científica, comenzaron en el día a tomar imágenes con el EREP pero más tarde suspenderían los ensayos por las malas condiciones generales de la estación. Los astronautas consiguieron no obstante fotografiar una banda de terreno desde California hasta México, de 3.200 Km de larga, con fines agrícolas, geológicos y urbanos. Se observó también la conocida falla de San Andrés.
    Asimismo la tripulación investigó las estrellas con el aparato de fabricación francesa Atlas S.183 UV. Con él se sacaron entre otras 2 imágenes de la Nebulosa de Magallanes y la Galaxia Messier 101 (M‑101) con la finalidad de estudiar si las zonas eran formaciones jóvenes; tales objetos celestes emiten principalmente radiación UV.

DOMINGO. 3 JUNIO 1973.
    Noveno día de vuelo Skylab 1.
06 h 17 m. A las 208 h 17 min de misión Skylab 1, Conrad bate la marca de estancia en el espacio que hasta este momento por acumulación de sus 4 misiones aun ostentaba el también americano James Lovell con 715 h 06 min.

LUNES. 4 JUNIO 1973.
    Prosiguen los 3 del primer Skylab su jornada de trabajo científico combinado con las "caseras" labores cotidianas. "Una hora y pico diaria ‑decía el comandante‑ tenemos que hacer de cocineras". Tomar la comida en el Skylab tenía ciertos "alicientes": los trozos de pan a veces se escapaban de los labios y la sal se salía del salero y quedaba flotando en la estancia. Algunas de las bolsas de comida se desgarraron, según indicó la tripulación.

MARTES. 5 JUNIO 1973.
    Los astronautas prosiguen sin novedad sus experiencias. Una de las formas de andar por el OWS era a base de pisar las rejillas del suelo o techo con los zapatos especiales pero Conrad, Kerwin y Weitz hallaron un nuevo método consistente en avanzar sobre las paredes del gran cilindro, y por tanto en circunferencia, a carreras que permitían por la fuerza centrífuga adherirse y andar por las mismas. Por las imágenes mostradas e indicación de los propios astronautas las dificultades se encontraban en el nuevo método al empezar, al tomar carrera. Desde luego, el sistema no poseía mayor interés, tratándose tan solo de un leve efecto conocido y debido a la citada fuerza de rotación engendrada al andar de tal modo.

MIÉRCOLES. 6 JUNIO 1973.
    En vísperas de la fecha fijada para realizar el EVA de las reparaciones se da la autorización para su ejecución 24 h después en vista de las buenas condiciones físicas de Conrad, tras un ensayo en el ergómetro. La condición física de Conrad se refiere, como ya se indicó, a problemas cardíacos, no obstante sin importancia.

JUEVES. 7 JUNIO 1973.
    En el programa de este día figuraba para las 16 h 37 m el inicio del primer EVA de la misión con la apertura de la escotilla del AM. Según lo previsto, 20 min más tarde debían desplegar el panel atascado. Conrad y Kerwin, en efecto, salieron por la escotilla, mientras Weitz permanecía atento en el OWS, para efectuar un último intento para desplegar el repetido panel. Ambos paseantes permanecieron unidos al Skylab por un cordón umbilical de 18,3 m de longitud y llevaban consigo como herramientas, unas tenazas, una barra y una sierra quirúrgica. De las operaciones a realizar dependía prácticamente el futuro no solo de la misión Skylab 1 sino de todo el programa. En el EVA, Conrad consigue enganchar con las tenazas el trozo de cinturón de aluminio que sujetaba el panel. Entonces un cordón que estaba sujeto a las tenazas fue tensado por Kerwin logrando así soltar el citado cinturón que era un trozo rasgado del escudo antitérmico. Kerwin, que en aquellos momentos alcanzaba 150 pulsaciones por minuto, declaraba: "Necesitaría un asidero para los pies, no para las manos. Los pies se me van”. A continuación tiró aun más de la cuerda que estaba a la vez enlazada por el extremo del panel, operación que realizara también Conrad, pero algo menos tensa. Fue entonces al cabo de una hora de trabajos cuando se despliega ya el ala o panel con sus tres subpaneles o secciones. Este panel aportaba ahora 3.000 vatios más con lo que la energía eléctrica en el Skylab iba a ser un poco mayor. Por ello, en las 2 restantes semanas se podían ya efectuar un 81 % de las observaciones astronómicas, un 88 % de las del EREP y un 90 % de las pruebas biológicas y médicas.
    El primer verdadero EVA del Skylab 1 (el segundo contado el del día de la llegada) duró 3 h 30 min, y gracias al mismo se normalizaba bastante la situación. "Esta noche podéis cenar salchichas calientes y ya no frías", dijo el astronauta de Tierra para enlace, Schweickart. La feliz operación supuso la felicitación a los astronautas entre otros del entonces presidente USA R. Nixon. El panel solar en realidad no quedó totalmente extendido y en la correcta posición hasta algunas horas después, cuando dejó sentir la radiación solar. De no haber conseguido el éxito en la operación de despliegue se había previsto usar para ciertas experiencias las baterías del CSM.

VIERNES.  8 JUNIO 1973.
    Continúa sin novedad el programa en el Skylab.

SÁBADO.   9 JUNIO 1973.
    Se cumplen los 15 días de misión en el espacio.

DOMINGO. 10 JUNIO 1973.
    Esta jornada, según el programa primitivo, debía haber sido la antepenúltima en el espacio y en la misma debían realizar un EVA a partir de mediodía, de casi 2 h y media de duración, para recoger los rollos filmados del ATM.

LUNES.   11 JUNIO 1973.
    En tanto, los tripulantes prosiguen sus experiencias. Van cumpliendo el programa en la estación progresivamente, cuya conclusión se había fijado para el día 22 siguiente.

MARTES.  12 JUNIO 1973.
    Este era el día señalado originalmente para el retorno pero el retraso del comienzo de la misión postergó la fecha.

MIÉRCOLES. 13 JUNIO 1973.
    A casi ya una semana del fin del vuelo, los 3 hombres siguen sus labores cotidianas y científicas.

JUEVES. 14 JUNIO 1973.
    En esta jornada se decide si se había de colocar una nueva sombrilla en un nuevo EVA para 5 días después. Por aquellos momentos se reduce la jornada activa en 2 h para reservar energía y no gastarla con el uso de aparatos.

VIERNES. 15 JUNIO 1973.
    Se completan en esta fecha las 3 semanas de vuelo Skylab 1.

SÁBADO.  16 JUNIO 1973.
    A las 8 h, el Centro de Control de Houston informa que el Skylab 1 completa ya 22 días en órbita y que ha recorrido 317 órbitas y 14.446.188 Km. En el día se realizan principalmente estudios solares. Kerwin permaneció a tal efecto una hora atendiendo al ATM en espera de observar alguna erupción solar destacada pero ésta no se produjo entonces.

DOMINGO. 17 JUNIO 1973.
    Conrad, Kerwin y Weitz están a punto de batir el récord de permanencia en un vuelo espacial.

LUNES. 18 JUNIO 1973.
    Día 24 de vuelo. Entre otras cosas preparan los equipos para realizar un día después un EVA.
08 h 22 m. Skylab 1 a partir de este momento está batiendo el récord de permanencia en el espacio al superar las 570 h 22 m de trágico Soyuz 11 de la URSS.
    A lo largo del vuelo, recordemos, entre las pruebas médicas que realizan, varias se efectúan con el ergómetro, cámara hiperbárica y en la silla giratoria; esta última para pruebas de orientación con los ojos vendados, entre otras cosas.

MARTES. 19 JUNIO 1973.
    Tiene lugar el tercer EVA del Skylab 1 y en el mismo salen al exterior Conrad y Weitz, mientras Kerwin permanece atento a los paneles de mando dentro de la estación.
12 h 40 m. Conrad, seguido de Weitz, sale al exterior, comenzando el EVA. En el mismo, Conrad lo primero que hizo fue reparar dos baterías eléctricas, abriendo un interruptor de las mismas a martillazos y limpió las motas de polvo de un telescopio con un cepillo de pelo de camello. También colocó en el exterior una cinta que los astronautas del Skylab 2 siguiente debían comprobar para ver como había sido afectado por el Sol. Al momento de acertar con el martillo, en la estación Kerwin comunicó que el generador ya funcionaba de nuevo. Este generador aportaría así 240 vatios más al sistema energético de la nave con lo que, además del anterior despliegue del panel de OWS, el nivel de energía se situaba ahora entre 6.500 y 7.000 vatios, suficientes para las necesidades de la nave e incluso de sobra. La reparación de las baterías no obstante servía para suplir nuevas posibles averías. Pero los dos astronautas en el paseo retiraron asimismo 6 carretes filmados del ATM entre los que había, además de miles de imágenes del Sol y sus distintos aspectos, las primeras fotografías de una llamarada solar.
14 h 24 m. Concluye el EVA, cuya duración había sido de 1 h 43 m 48 seg pese a que se había previsto que durara 3 h, y Conrad y Weitz retornaron al AM. "Muchas gracias, muchachos. Lo habéis hecho perfecto", dijo Russel Schweickart. "Casi no lo creo yo", replicó Conrad.

MIÉRCOLES. 20 JUNIO 1973.
    A primeras horas, tras levantarse, se celebra una conferencia de prensa entre los 3 hombres del Skylab 1 en la estación y periodistas en Houston. En la misma, Kerwin afirma que la microgravedad prolongada no estaba resultando peligrosa a sus ojos de médico. "Soy optimista respecto a los largos viajes por el espacio", aseguró Kerwin.
    A lo largo de la misión, cada 3 días, los astronautas habían realizado pruebas para facilitar el flujo sanguíneo por las piernas como medida de lucha contra los efectos de la microgravedad.

JUEVES. 21 JUNIO 1973.
    Penúltimo día de la misión. Los 3 hombres se levantaron temprano y se dedicaron a preparar el Skylab para dejarlo dispuesto para la segunda tripulación y a realizar algunas operaciones para el regreso. "Es como limpiar la casa antes de irse de vacaciones", decía Kerwin. Los 3 hombres ordenaron el cuarto de baño, desinfectaron las paredes, tiraron los desperdicios al WMC, etc. Al realizar algunas de tales labores tuvieron dificultades pero las solucionaron. Se les atascó un paquete de basura en el túnel del depósito de basura y hubieron de superar el momento empujándolo fuertemente. También hubieron de descongelar el frigorífico de alimentos. Más tarde apagarían asimismo las luces de la estación y cerrarían las escotillas.
    El programa científico de la misión, si bien al cien por cien no había sido cumplido respecto al original proyectado, se había efectuado de manera satisfactoria. El programa EREP por ejemplo, por los iniciales fallos energéticos, se había realizado solo en un 88 por ciento.

VIERNES. 22 JUNIO 1973.
    Fin de la misión, con récord de duración. Los astronautas pasan al CSM Apollo 50 min antes de la previsible separación.
09 h 45 m. Los astronautas abandonan con el CSM al Skylab, desenganchándose con un encendido de motores de 7 seg de actuación. Luego, se disponen para iniciar el definitivo retorno, mediante un frenado.
14 h 08 m. Son encendidos los retropropulsores con el fin de bajar de la órbita. A continuación el SM se separa del CM.
14 h 32 m. Se produce la reentrada del CM sobre un cielo nuboso. Luego se desplegaron los paracaídas.
14 h 49 m. Hora española. Amerizaje del CM Skylab 1 con Conrad, Kerwin y Weitz, en aguas del Pacífico, a 10 Km del portahelicópteros Ticonderoga que los esperaba, 1.280 Km al Sudeste de San Diego, costa de California. La duración del vuelo, que era récord, había sido de 28 días, 49 min, 49 seg, y el número de órbitas dadas ascendía a 404, con un recorrido de 18.537.000 kilómetros. Conrad además se convertía en el astronauta con más tiempo de vuelo: 49 días 03 h 38 min.
    La cápsula con los astronautas dentro fue luego recogida por los helicópteros a fin de comprobar de inmediato su estado tras tan larga permanencia en la microgravedad. Ya en el Ticonderoga se procedió a abrir la escotilla. Al salir del CM los astronautas fueron recibidos con música de "Levando anclas". "Estamos todos en plena forma", dice Conrad que aparecía como sus compañeros con pantalones especiales a presión para evitar que al contacto con la gravedad uno la sangre se acumulara en las piernas. Los primeros pasos sobre la cubierta del buque los dieron tambaleándose. De inmediato los 3 hombres sufrieron entonces durante 2 h un segundo examen médico, habiendo sido el primero realizado por Kerwin antes de salir del CM tras el amerizaje. De haber sufrido graves alteraciones que les hubieran impedido salir del CM, la misión siguiente hubiera sido acortada en duración, tomándose más precauciones a base de más exámenes médicos y más ejercicios físicos. La cápsula sería posteriormente entregada al Naval Aviation Museum de Pensacola, en Florida.
    Mientras que Conrad estaba bien, cosa que sorprendió, sufriendo solo un ligero mareo, Kerwin y Weitz sufrían fuertes mareos y vómitos. A las 2 h de salir del CM Conrad estaba ya bien pero Weitz se recuperó al cabo entre 7 y 8 horas, mientras que Kerwin que a los 25 min de salir se mareó en exceso y no se tenía de pie, necesitaría 2 días de recuperación. El médico del Skylab 1 era pues el que más acusaba la vuelta a la gravedad normal por lo que continuó usando los pantalones especiales; estaba incluso peor que los astronautas de otras misiones de menos duración. En el mismo Ticonderoga los tres hombres debían hacer algo de ejercicio en una bicicleta pero solo Conrad dio unas pedaleadas pues Weitz no pudo y Kerwin ni lo intentó. Este último tomó mosto pero lo devolvió. Además se comprobó que a los 3 se les había reducido en 3 cm el perímetro de las pantorrillas y 2,7 Kg el peso, de promedio. El corazón se les había encogido en un 3 % y habían perdido también un 3 % de glóbulos rojos y además sufrían un debilitamiento muscular. Pero en general estaban mejor de lo que se esperaba tras 4 semanas en la microgravedad. En total, para la recuperación final necesitaron entre 21 y 24 días de los que 17 fueron bajo exámenes médicos continuos.
    En cuanto al material científico grabado que traían, unos 250 Kg, estaban: muestras de sangre y excrementos para ver su contenido en sodio, magnesio, nitrógeno, calcio, potasio y fósforo, en el último caso, y los citados glóbulos rojos en el primero, tomadas las muestras en diversos momentos o fases de la misión; muestras de orina para observar la cantidad de cloruros, creatinina, urea, etc; 13,7 Kg de cinta del EREP y rollos del ATM; etc. En total, se obtuvieron 28.739 fotografías del Sol y 9.846 con el EREP.

DOMINGO. 24 JUNIO 1973.
    Dos días después de concluir el vuelo, los 3 astronautas fueron recibidos en San Clemente por el entonces Presidente de los Estados Unidos R. Nixon y por el Secretario del Partido Comunista de la URSS, Leonidas Breznev, a quien entregaron una placa conmemorativa de su vuelo; Nixon también recibió la felicitación por el mismo motivo del Presidente del Soviet Nikolay Podgorny.
    El programa Skylab que tan mal se había iniciado concluía en su primera fase con éxito, demostrando que el hombre podía permanecer prolongadamente, al menos por un mes, en la microgravedad y trabajando.

    > SKYLAB 2.

Astronautas........CDR : ALAN LAVERN BEAN      45(2º vuelo) EVA 3
                   SPT : OWEN KAY GARRIOTT     62(1º vuelo) EVA 1-2-3
                   PLT : JACK ROBERT LOUSMA    63(1º vuelo) EVA 1-2
Fechas................ : 28 JULIO a 25 SEPTIEMBRE  1973
Duración del vuelo.... : 59 días 11 h 09 m 04 seg.
Número de órbitas..... : 858
Número de EVAs........ : 3
Tiempo de las EVAs.... : 13 h 46 m (6,31-4,30-2,45)

    La segunda misión tripulada Skylab, misión SL‑3, estaba previsto iniciarla en principio el 8 de agosto, unos 2 meses después del retorno de la primera tripulación, y su duración debía ser de 56 días con regreso pues para el 3 de octubre. La duración iba entonces a ser de 1 mes más que Skylab 1. Y en efecto, la duración de la misión llegaría a ser casi la mencionada pero el lanzamiento fue adelantado en 11 días a fin de ahorrar energía en la estación y reparar urgentemente la sombrilla que colocaran los del Skylab 1 ante el progresivo deterioro que sufría por efecto de la radiación solar, así como para observar al Sol en una posición temporal más favorable.
    El emblema de la misión era un círculo con la figura de un hombre desnudo, en dibujo al estilo Leonardo da Vinci, con dos posiciones de brazos y piernas, una que alcanzaban con los pies el borde de una esfera, en la que se inscribía y que representaba la Tierra por el lado derecho, con mapa de América, y por el otro a un Sol de color rojo, y la otra postura de brazos y piernas estaba sobre un cuadrado cuyos lados aparecían tocados con el extremo de las manos y las piernas juntas. Abajo estaba el nombre Skylab II y encima, rodeando en semicírculo, aparecían los nombres Bean, Garriott y Lousma. La figura del hombre en el emblema indica el esfuerzo humano por penetrar en los misterios del cosmos.
    La tripulación la componían el CDR, comandante, Alan Bean, ingeniero aeronáutico de la US Navy que volara a la Luna en Apollo 12, el SPT, piloto científico, Owen Garriott, ingeniero electrónico que volaba al espacio por vez primera, y el copiloto Jack Lousma, ingeniero aeronáutico, también sin experiencias de vuelo real. Forman la tripulación reserva Vance Brand, W. Lenoir y Don Lind.
    Es de destacar en la presente ocasión la cantidad de material que los 3 hombres llevan consigo al espacio. Tal material, que no debía exceder de los 614 Kg, estaba integrado además de una serie de efectos de uso personal y comida por entes destinados a la investigación científica así como a reparaciones a efectuar a bordo. Del primer tipo de material llevaban: pasta para la dentadura, hojas de afeitar, bolsas de plástico, diversos menús, etc. Para reparaciones y otros usos no científicos transportaron dos sombrillas de aluminio, giroscopios, aparatos para ejercicios físicos, dos cámaras nuevas de TV, etc. En cuanto a material científico se disponía entre otras cosas de los siguientes entes vivos:
‑52 pececillos, los primeros en el espacio, de los que solo 4 retornarían vivos. Al partir, en realidad, viajaban 2 solo de tales peces, que eran carpas, y 50 huevos de igual congenie a punto de nacer. Fueron alojados en agua de mar sintética en bolsas de poliéster. Se trataba de una prueba para ver como nadaban en la microgravedad. Los mismos nacerían con normalidad pero luego irían muriendo hasta quedar cuatro. Estos últimos a su vez fallecerían en Tierra posteriormente.
‑6 ratones del desierto de California. Con ellos se querían estudiar las pulsaciones cardíacas, temperatura y actividad física. Murieron al principio de la misión.
‑2 arañas, llamadas Anita y Arabella, la última de las cuales murió en Tierra tras ser la única en sobrevivir. La experiencia fue citada al tratar las propuestas de los estudiantes en las pruebas científicas Skylab.
‑180 larvas de la mosca del vinagre. Alojadas en cuatro cámaras controladas por medios electrónicos servían a los científicos para observar su desarrollo hasta ser adultas en la microgravedad. Además sirvieron de alimento a las dos arañas. Ninguna retornó viva a Tierra.
    El total de experiencias científicas del Skylab 2 ascendería a 62 y se referían a ensayos principalmente con el ATM, EREP, materiales y fuego, etc., continuando en fin con el programa ya referido.

16 JULIO 1973.
     A las 4 horas, comienza la cuenta atrás para el lanzamiento del Skylab 2, previsto para las 12 h 08 m del día 28 siguiente, 12 días después.

SÁBADO. 28 JULIO 1973.
    Comienza la misión con el disparo del Skylab 2 presenciado por unas 100.000 personas.
12 h 11 m. Hora española; 07 h 11 m, hora local; las 11 h 11 min GMT. Lanzamiento en la PAD‑39 A del KSC, bajo buen tiempo, del SA‑207 Skylab 2, con Bean, Garriott y Lousma a bordo.
12 h 21 m. El CSM entra en órbita terrestre de 160 Km de perigeo y 320 de apogeo, posteriormente llevada a otra de 422 por 442 Km y 93,2 min de período; la inclinación es de 50º. Su número COSPAR es 1973-050A (6.757).
    A las 4 h de vuelo se registra un escape en un tanque de helio del CSM en uno de los 4 grupos de motores. Los astronautas observan en relación a ello unas estelas blancas de escape que no obstante no resultaba ser avería muy importante pero que como prevención lo anularon con un apagado de aquellos motores, observando entonces como aquella estela desaparecía. El CSM se dirigía ya entonces hacia el encuentro con el Skylab.
20 h 38 m. A poco más de las 8 horas de vuelo, en la 6 órbita, sobre 435 Km de altura, el CSM Skylab 2 alcanza al Skylab‑estación al ensamblarse. Al mismo tiempo, la operación de atraque es televisada pero solo para el Centro de Control terrestre.
    A la hora de la cena, Lousma no puede comer y Bean luego tomó 2 pastillas para combatir las molestias propias de la microgravedad. Por entonces, aun los astronautas permanecen en el CSM donde pasan su primera noche espacial de la misión.

DOMINGO. 29 JULIO 1973.
    Los astronautas pasan a la estación y la comprueban previa ejecución de las operaciones técnicas rutinarias. Entonces realizan las primeras pruebas médicas, de control de orina, pruebas M‑071 y M‑073. Tras la activación general del Skylab se dedican a comprobar el funcionamiento de toda la estación y llevan a cabo dos reparaciones de menor importancia. Asimismo trasladan en total 150 Kg de equipo desde el CSM y los seres vivos ya citados con anterioridad.
    El estado físico de los 3 hombres no era sin embargo muy bueno. Bean y Garriott sufrían molestias estomacales y tenían dificultad para moverse en la microgravedad. Pero más afectado aun estaba Lousma que vomitaría cuatro veces. Por todo ello se especulaba primero y se confirma más tarde la idea de retrasar el primer EVA de la misión, el cual sería dejado para el jueves 2 de agosto y el programa general se retrasa en 24 horas. Así, el día siguiente se destinaría a descansar en espera de la mejora física de los 3 hombres.
    Es la primera vez que tales mareos y vómitos no desaparecen tras las primeras horas de vuelo por lo cual había que esperar la adaptación que solo se produciría sobre las 60 horas de vuelo, casi tres días.

LUNES. 30 JULIO 1973.
    Por la mañana, los astronautas tienen que levantarse para solucionar un pequeño escape de aire detectado por el Centro de Control. El escape estaba en una escotilla por la que arrojaban los desperdicios que había quedado mal cerrada. Los astronautas tardaron algún tiempo en descubrirlo pero luego que solucionaron el problema volvieron a dormir.
    Durante el día descansaron a fin de recuperarse de los vómitos. Para ayudar a contrarrestar los efectos negativos repetidos, Lousma, el que más despacio se recuperaba, realizaba sus movimientos con parsimonia. La total superación la efectúan bajo tratamiento con medicamentos y reposo por indicación del doctor Hawkins que les asistía desde Tierra.

MARTES. 31 JULIO 1973.
    Para este día estaba previsto el EVA que sería postergado hasta el sábado. En el citado EVA se debían cambiar los rollos de película del ATM y realizar una nueva y última reparación de la sombrilla. También estaban previsto iniciar las experiencias EREP pero se retrasaron hasta el 4 de agosto en que también serían anuladas en parte.

MIÉRCOLES. 1 AGOSTO 1973.
    Tras un período de descanso comenzado a las 4 h, hora de Houston, se levantaron declarando que se hallaban bastante mejor de sus molestias. Otro tipo de efectos negativos de la microgravedad fueron los de orden cardiovascular y muscular que serían combatidos por los astronautas con ejercicios físicos de hasta 90 min de duración.
    El día lo pasan efectuando ya las diversas investigaciones del programa. La comida fue televisada al Centro de Houston. En la misma, Bean y Garriott en una interrupción ajustaron la cámara y micrófonos mientras Lousma continuaba comiendo. "Pensar lo que queráis pero la comida hoy sabe mejor y es lo primero", dijo Lousma contestando al astronauta Musgrave, enlace de comunicaciones, quien le había observado en tanto Bean y Garriott ajustaban la cámara, "Ya vemos que no hay nada que impida a Jack comer". Garriott, que declaró "Ya estamos todos bien", en la comida al conversar con Tierra se le escapó una galleta del plato que salió literalmente volando. Cuando la recuperó, la untó de mantequilla y mermelada. Por su parte Bean demostró como comía sin problemas cabeza abajo respecto a sus compañeros, por efecto de la microgravedad.
    Durante el día se intenta sin éxito, durante casi 6 horas, localizar unas fugas del sistema refrigerador usando agua jabonosa para ver si salían burbujas y un estetoscopio para captar el débil silbido del escape. Pero no tuvieron éxito y tratarían de localizarla días después. La avería no es grave. Tal sistema tenía por misión eliminar por congelación el exceso de vapor de agua en el ambiente del OWS.

JUEVES. 2 AGOSTO 1973.
    Se detecta un nuevo escape de gas antes de que los astronautas fueran despertados según el horario fijado. Los 3 hombres hubieron de levantarse al darse la señal de alarma. Van entonces y comprueban el escape que es el segundo del CSM que se halla ahora con los Quand D y B estropeados por el bajo nivel de energía registrado en ellos al fugarse el propulsante. La segunda avería, junto a la primera ocurrida 5 días antes, dejaba al CSM en los límites aceptables para maniobrar. Una posible tercera avería supondría la cierta incapacidad del CSM para operar en el retorno; el CSM empleaba en las operaciones de regreso los 4 grupos laterales de cohetes de orientación normalmente pero aun con dos cumplía las necesarias funciones. Se podían también usar en caso de necesidad los pequeños motores del CM, suficientes para emplear luego en el retorno de la órbita.
    Un fallo grave de emergencia tenía como solución dos vertientes, regresar dentro de las 24 h, cosa que aun se podía efectuar, o realizar una operación de rescate dentro de 2 semanas. Los técnicos y responsables, que no hallaron los orígenes del escape, anunciaron entonces que la misión podía ser suspendida. Estudiado el problema se decidió por la tarde continuar la misión por el momento. Esta decisión, al ser comunicada a los astronautas, causó en éstos alegría. "¡Oh! No esperábamos menos. Estábamos muy preocupados desde esta mañana. Sabemos que es importante la avería pero no muy grave", respondió Bean a la comunicación.
    Sin embargo, aun se consideraba el peligro de esperar que los 2 grupos restantes respondieran bien. Se podían también averiar al recargárseles de trabajo. En consecuencia, como medida preventiva, la NASA ordenó la preparación urgente y contra reloj de un cohete S‑1B con una CSM Apollo de rescate con capacidad para 5 hombres. La astronave debía estar dispuesta para su uso inmediato en cualquier fecha a partir de un plazo de varias semanas si las circunstancias lo requerían. Sin embargo, la nave de rescate no estaría dispuesta, según se afirma, hasta el 10 de septiembre pese a la rapidez de los trabajos. En tal fecha, si las circunstancias del Skylab 2 se agravaban sería lanzada la nave de emergencia pero siempre que no pudiera esperar a la fecha fijada para el retorno, si es que el CSM averiado para entonces estaba lo suficiente inutilizado en cierto grado.
    Por su parte el programa en la estación continuaría hasta los 56 días previstos de vuelo que luego serían 59, pero se introducen algunas modificaciones en el horario y el primer EVA fijado para este jueves tras un aplazamiento desde el martes se vuelve a postergar. Durante el resto del día los astronautas efectúan los primeros importantes ensayos médicos, siendo esta jornada la primera verdaderamente de trabajos científicos programados del Skylab 2.

VIERNES. 3 AGOSTO 1973.
    Se cumple el 7 día de vuelo Skylab 2. Los astronautas continúan en la jornada sus experiencias sin novedad. En tierra siguen los trabajos para tener la astronave de emergencia.

SÁBADO. 4 AGOSTO 1973.
    Los astronautas estudian con el EREP zonas de América del Sur, Central y parte de Norteamérica en busca de yacimientos y otros recursos naturales.

DOMINGO. 5 AGOSTO 1973.
    Dedican el día a preparar su primer EVA para el día siguiente así como a continuar con los ensayos científicos. Acerca de estos últimos, por estos días los 3 hombres dedican parte de su tiempo a trabajar con el EREP tomando fotografías, en número de miles, de decenas de miles de Km^2 de áreas africanas que en tal época padecían una de las mayores sequías conocidas en el mundo. Pero a este programa sobre África, parcialmente aplazado, tendrían mayor dedicación a fines de mes cuando las condiciones de observación fueran ideales o mejores. Además, con el ATM filmaron 2 llamaradas solares y otros fenómenos.

LUNES. 6 AGOSTO 1973.
18 h 59 m. Hora española. Comienza el primer EVA de la misión, que es el cuarto del programa y que realizan Garriott y Lousma, mientras Bean, el comandante, permanece en el interior de la estación. El paseo se efectúa luego de varios aplazamientos y con una semana de retraso. El primero en salir es Garriott que retornaría en cambio el último. Ambos al salir lo hicieron portando rollos vírgenes para el ATM, algún aparato y una nueva sombrilla para extender sobre la ya existente, colocada por Skylab 1, que además de no haber protegido lo suficiente en extensión al OWS podía estar afectada por la radiación solar. En el EVA se realizaron las labores que siguen:
‑Colocación del nuevo toldo antitérmico de color blanquecino de 16,5 m de largo de mylar y aluminio sobre el ya existente. La instalación del mismo se ejecutó, previo ensayo en el interior del OWS, no sin ciertas dificultades y con ayuda de 2 varillas a las que se unía por un extremo y que fueron fijadas a la pared exterior para a continuación efectuar el despliegue tal como se iza una bandera, tirando de una cuerda. Esto último lo hizo Lousma mientras que Garriott primero dispuso las varillas adecuadamente.
‑Recambio de los rollos del ATM ya filmados por los propios astronautas. Los rollos impresionados fueron almacenados en un estuche para su posterior traída a la Tierra.
‑Colocación sobre la pared exterior del OWS de un detector de meteoritos.
‑Búsqueda del escape de líquido refrigerante del sistema de igual nombre en sus componentes externos. Tal escape, descubierto a últimas horas del día anterior o primeras del presente, suponía la pérdida de líquido en los tubos de conducción, desde los motores exterior hasta el interior, y no logró ser descubierto. Esta nueva avería podía ocasionar el aumento de temperatura en el interior de la estación hasta quizá impedir su condición de habitable. Pero de momento no había mayor peligro para la tripulación. Se dice que las fugas podrían haberse iniciado posiblemente el mismo día del lanzamiento, en mayo, o quizá más tarde cuando se realizaron las EVAs del Skylab 1.
‑Inspección de los motores averiados del CSM que tenían escapes de gas. Se hizo una retransmisión de TV a Houston para que los técnicos evaluaran directamente las causas de los fallos.
    Para el EVA estaba previsto el estreno de sistemas individuales de propulsión de acción por hidrógeno comprimido, controlado a chorros a mano o a pie según la actividad manual efectuada en mayor o menor medida. Estos sistemas se esperaban que permitieran unos desplazamientos fáciles en desenvolvimiento.
    Dentro del éxito del EVA solo se hubo de lamentar un trivial problema con el casco y sistema presurizador del traje espacial.

MARTES. 7 AGOSTO 1973.
01 h 30 m. Concluye el EVA primero del Skylab 2 con el retorno de Garriott y Lousma que se reúnen luego con Bean que los había controlado médica y también técnicamente desde el interior. La duración del EVA fue de 6 horas 31 min, equivalente al recorrido de 4 órbitas, tiempo nunca logrado hasta entonces por lo que constituía un nuevo récord.
    El éxito de las labores realizadas en el EVA fue advertido en Houston, sobre todo cuando se colocó el nuevo toldo, al notar inmediatamente como la temperatura descendía en el interior de la estación en unos grados.
    Por su parte, Garriott se situó tras el paseo ante el panel de control del ATM a fin de comprobarlo con las nuevas películas. A la vez y por su lado Bean y Lousma realizan algunos experimentos biológicos con los seres que había en el Skylab, o sea ratones, arañas, peces y moscas. Otras labores científicas, reanudadas tras la tensión por las averías presentadas, se relacionaban con el estudio del Sol que atravesaba entonces un período de gran actividad.
    En Tierra se ordena al portahelicópteros New Orleans prepararse para partir hacia Pearl Harbour desde San Diego, iniciando la aceleración del entrenamiento para un rescate de una cápsula en el amerizaje. Se aseguraban así las operaciones de recogida de los astronautas en caso de un retorno de emergencia. De presentarse ésta, el amerizaje se efectuaría cerca de las islas Hawai donde se fija el citado buque, pero de realizarse en la fecha prevista del 25 de septiembre, completado el programa en la estación, el regreso se llevaría a cabo frente a las costas californianas y entonces el New Orleans solo saldría de San Diego el 15 anterior, es decir, 10 días antes del día fijado para el fin de la misión.

MIÉRCOLES. 8 AGOSTO 1973.
    Prosiguen su programa científico con diversas labores.

JUEVES. 9 AGOSTO 1973.
    Los astronautas obtienen, por tercera vez en el programa Skylab, fotografías de una erupción solar con el ATM.
    En otro orden de cosas, Garriott informa que por fin, tras 12 días de vuelo, la araña Arabella había tejido una tela normal y perfecta pues. Anteriormente la araña había construido otras dos telas pero sin orden y fantásticas como si el bichito estuviera drogado. La primera tela tejida la hizo en la caja en que estaba formando cuatro trazos de hilos sobre un enlazado concéntrico dentro de una perplejidad por parte de la araña que se mostraba muy despistada en la microgravedad. Luego fue trasladada a otra caja. Las 2 arañas comían moscas drosophilas. Sin embargo, el citado alimento se acabaría pronto por lo que se hubo de proporcionar comida de los propios astronautas, en cantidad obviamente insignificante, pero a Anita no le gustaría el nuevo menú y llega a morirse. Arabella en cambio subsistiría con el citado alimento.

VIERNES. 10 AGOSTO 1973.
    Sin novedad, los astronautas siguen con el programa de vuelo. En Tierra prosiguen los trabajos para una posible emergencia. Para el caso de que una astronave de rescate volara llevaría, según se estipuló, un suministro de líquido refrigerante para compensar el perdido en las fugas habidas anteriormente.

SÁBADO. 11 AGOSTO 1973.
    Garriott observa una gigantesca erupción solar con el ATM. Con el EREP, sobrevolando Norteamérica, realizan los astronautas estudios sobre contaminación marítima y terrestre así como de la polución atmosférica de varias zonas. Al pasar en vuelo entre Nepal y Australia realizan estudios meteorológicos, observan zonas nevadas, etc.

DOMINGO. 12 AGOSTO 1973.
    Desde aquí al primero de septiembre se hace imposible el uso del EREP por la inadecuada posición de la estación que no recibía la suficiente luz solar en los paneles. Por ello, solo 9 de las 26 previstas sesiones se efectuarían.
    Luego, en septiembre, realizarían 3 sesiones en un día que solo programaban dos inicialmente, como compensación. Pero en cambio toman importantes imágenes, con cámara portátiles Nikon de 35 mm y Hasselblad de 70 mm, de una erupción volcánica submarina en Mishino Shina, isla del archipiélago de Bonin, el tifón Iris, al Sur del Japón, y un volcán activo en las Galápagos.

LUNES. 13 AGOSTO 1973.
    A las 2 h 20 m el Skylab‑estación completa su 1.397 órbita. Entre otras cosas, en el día Bean ensaya un AMU, unidad de maniobra para astronautas, que era un propulsor individual de 116 Kg de peso en Tierra y el que estaba dotado de 14 pequeños cohetes. El comandante declaró que el aparato funcionaba perfectamente. Bean se desplazó con el mismo a 1 m/seg de un lago a otro con un breve encendido.

MARTES. 14 AGOSTO 1973.
    Mientras los astronautas continúan con el programa orbital, en Tierra queda instalado un S‑1B en su plataforma para una posible emergencia pero aun sin ser posible su inmediato disparo por falta de comprobaciones, etc.
    Por su parte, el CM de la astronave Apolo de emergencia es preparado de forma urgente, de modo que, llegado el caso, albergara 2 astronautas del equipo de rescate más los 3 del Skylab 2.

MIÉRCOLES. 15 AGOSTO 1973.
    Comienzan Bean, Garriott y Lousma su 19 día de vuelo en el que siguen las experiencias propias sin nada que destacar.

JUEVES. 16 AGOSTO 1973.
    Se decide al final que Skylab 2 completara el programa fijado y que Skylab 3 se lanzaría el 9 de noviembre para que se pudiera estudiar el cometa Kohoutek, para entonces cerca de la Tierra.

VIERNES. 17 AGOSTO 1973.
    Se cumple la tercera semana de vuelo Skylab 2. Los astronautas que se hallan en buen estado prosiguen su labor científica combinada con la cotidiana de comidas, aseo, descansos y tiempo libre.

SÁBADO. 18 AGOSTO 1973.
    Es dedicada la fecha a día libre. Pero no fue óbice ello para que Bean enfocara con las cámaras de TV zonas sobrevoladas terrestres descubriendo el engendro del huracán Brenda, con vientos de 56 Km/h primero y posteriormente de 120 Km/h, sobre los 21,3º Norte y 85,3º Oeste, cerca de Cuba. Dicho huracán, una vez formado totalmente, amenazaba arrasar zonas de la península del Yucatán.

DOMINGO. 19 AGOSTO 1973.
    Reanudan Bean, Garriott y Lousma su actividad en el Skylab tras el día de descanso.

LUNES. 20 AGOSTO 1973.
    En Tierra queda preparado en la PAD 39 B del KSC el SA‑208 para que entre las previstas fechas del 20 al 25 de septiembre en que finalizaría la misión Skylab 2, estuviera dispuesta una tripulación para un posible rescate de emergencia.
    Los dos astronautas de rescate serían G. Carr y W. Pogue, luego tripulantes del Skylab 3. Sin embargo, el S‑1B citado pudo estar dispuesto antes ya de esas fechas para la operación, a partir del día 5 de septiembre. En estas operaciones de emergencia trabajan unos 1.000 ingenieros.
    En el Skylab, los astronautas realizan 2 pequeñas reparaciones. Un aspirador que Bean arreglaría en 6 horas, en labor no continua, había sufrido una depresión al funcionar; el aparato servía para quitar el polvo a bordo. Hubo asimismo una fuga de fluido del sistema de climatización. Por su parte Lousma quitó las planchas de las paredes de algún lugar del Skylab y buscó la fuga del sistema refrigerador.

MARTES. 21 AGOSTO 1973.
    Bean registra con el EREP una erupción de enormes proporciones en el Sol con expulsión de materia aproximadamente igual a unas 10 veces la de la Tierra.

MIÉRCOLES. 22 AGOSTO 1973.
    Continúa con normalidad el desarrollo de la misión. Una de las experiencias, la de los peces, estaba resultando curiosa. Garriott señaló que los peces tras habituarse a la microgravedad, ahora habían perdido el sentido de la orientación. Los pececillos nadaban muy confusos trazando círculos muy estrechos y a gran velocidad con la cabeza inclinada había abajo. Era ésta la respuesta a la microgravedad del sistema de orientación de los peces, como también le ocurría a los astronautas. "Piensan que la ausencia de gravedad les lleva hacia la superficie y para contrarrestar tal tendencia tratar de compensarlo con la cabeza hacia el fondo", decía al respecto Garriott.

JUEVES. 23 AGOSTO 1973.
    Los 3 hombres dedican el día a prepararse para realizar el siguiente día el segundo EVA de la misión. En el mismo estaba previsto que salieran Bean y Garriott pero el primero sería luego sustituido por Lousma. Asimismo repararon por fin el sistema de refrigeración, averiado hacía días. Bean descubrió el escape causante de la incidencia en una parte de los conductos, en un lado imprevisto, frente al MDA. Para llevar a término la reparación bloquearon el sistema poseedor de la avería procediendo luego a taponar el escape.

VIERNES. 24 AGOSTO 1973.
    Tiene lugar el segundo EVA de la misión. Lo realizan Garriott y Lousma, mientras Bean permanece dentro de la estación atento a los controles de las operaciones para una inmediata reacción ante eventuales averías o anormalidad cualquiera. En el paseo, que duraría 4 h 30 m pese a que lo previsto era de 4 horas, mientras Garriott cambiaba los rollos del ATM filmados por los vírgenes, Lousma en un tiempo menor al previsto cambiaba 6 giroscopios que habían venido funcionando desde mayo y que además de estar ya algo gastados, habían funcionado irregularmente desde un principio ocasionando una oscilación a la nave que tenía que ser corregida con los motores de posición. El grupo de 6 nuevos, conectados por 6 cables, fueron colocados en una operación que duró 9 min, previo a la cual fue desconectado en el ordenador el sistema de estabilidad que basaba su información en los citados giroscopios. Durante el tiempo que estuvo el sistema en desconexión, que fue prácticamente el que duró la operación, el Skylab sufrió ciertas oscilaciones que fueron luego corregidas.

SÁBADO. 25 AGOSTO 1973.
    Día de vuelo número 29. Continúan sin novedad con sus experiencias científicas.
13 h 00 m. Hora española. Bean, Garriott y Lousma baten el récord del Skylab 1 de 28 días 49 min.

DOMINGO. 26 AGOSTO 1973.
    Dedican los astronautas la fecha a descansar. Tras unos análisis sanguíneos, los 3 hombres sucesivamente tomaron una ducha. El descanso, sin embargo, hubo de ser suspendido por unos momentos por culpa de un problema de importancia secundaria presentado. El inconveniente se refería a una disminución de las cantidades eléctricas suministradas. Se comentó que de seguir las anormalidades eléctricas se suspenderían algunos ensayos como los del EREP, etc.

LUNES. 27 AGOSTO 1973.
    Día 31 de misión. Ya por entonces estaba cumplido el 50 % del programa previsto. Los 3 hombres indican que se encuentran bien pese a la prolongación sobre lo desconocido de la duración del vuelo que constituía ya en tal aspecto un nuevo récord.

MARTES. 28 AGOSTO 1973.
    Realizan en este día investigaciones geológicas sobre Centroamérica y Sudamérica con estudios acerca de minerales e hidrología. En concreto son objeto de atención Guatemala, Méjico, Paraguay, Nicaragua y Argentina, en especial el Chaco. Asimismo toman espectrografías para buscar agua y suelo pantanoso en el africano Sudán, así como petróleo.

MIÉRCOLES. 29 AGOSTO 1973.
    Continúan sin novedad la misión. Bean informa haber usado éxito los "zapatos a reacción", una AMU de propulsión a pie, asegurando que eran eficaces y fáciles de usar.

JUEVES. 30 AGOSTO 1973.
    Los astronautas informaron que habían observado atenta y constantemente las evoluciones y reacciones de las 2 arañas en la microgravedad en relación a las aptitudes típicas o normales en Tierra. Anita que construyó en su caja de cristal su tela en menos de una hora la hizo ya perfectamente. Aunque en un principio, Anita y Arabella estuvieron muy desorientadas no les ocurrió así a unas pequeñas crías de las mismas que apenas salir de los huevos se adaptaron bien, aunque marchaban sin tener en cuenta dirección alguna.

VIERNES. 31 AGOSTO 1973.
    Además de estudiar en general las depresiones atmosféricas tropicales observaron el ciclón Cristina que se hallaba en el Océano Atlántico.

SÁBADO. 1 SEPTIEMBRE 1973.
    Se investiga sobre recursos naturales en Sudamérica y Oeste de África. Al Norte y Este de África observan una gran nube de langostas tomando imágenes de la misma, base para un posterior estudio conducente a combatir tales plagas.

DOMINGO. 2 SEPTIEMBRE 1973.
    Bean y sus copilotos inspeccionan en el día con fines cartográficos zonas de Argentina y de Chile; en el primer país, además se trataba de buscar yacimientos de minerales. Asimismo examinaron la zona mejicana devastada poco antes, en la semana, por un terremoto. Además observaron sobre el Golfo de Méjico la integración de ciclones tropicales indicando entonces la incipiente constitución del cuarto ciclón de la temporada, llamado Delia.

LUNES. 3 SEPTIEMBRE 1973.
    Jornada número 38 de la misión. No hay novedad a destacar en el normal desarrollo del vuelo.

MARTES. 4 SEPTIEMBRE 1973.
    Un día más en el intrascendente curso del vuelo Skylab 2 por estas fechas. La vida cotidiana continuaba alternada con las experiencias científicas.
    Lo que entonces era motivo de preocupación para los técnicos del centro de control de tierra era el que cada día suponía un nuevo enfrentamiento a lo desconocido pues la permanencia en la microgravedad resultaba desde los 28 días algo no experimentado y cada día era un nuevo récord.

MIÉRCOLES. 5 SEPTIEMBRE 1973.
     Al término de este día se cumplen los 40 días de misión. Los astronautas no parecen resentirse físicamente de la prolongada misión que por otra parte combatían día a día con continuos ejercicios físicos principalmente.
    Aproximadamente a las 11 horas 13 minutos, hora española, el astronauta Alan Bean alcanza el récord de Charles Conrad de tiempo total de permanencia de un hombre en el espacio, en varios vuelos.

JUEVES. 6 SEPTIEMBRE 1973.
    Al comienzo de esta 41 jornada los astronautas son testigos, los primeros desde el espacio, del fenómeno de las auroras boreales.
    Por entonces reinaba una actividad solar superior a la normal y en consecuencia los 3 hombres estaban ya al tanto en las observaciones solares para captar y medios dichos fenómenos.

VIERNES. 7 SEPTIEMBRE 1973.
    Se cumplen en esta fecha las 6 semanas de viaje orbital. Los astronautas declaran que no sufren ningún tipo de trastornos.

SÁBADO. 8 SEPTIEMBRE 1973.
    Día 43 de misión. Los astronautas que en los primeros 39 días habían padecido ciertos trastornos, sobre todo en los primeros, en consecuencia a la microgravedad, a partir de la jornada 40 del vuelo están notando, y así continuaran hasta la conclusión de la misión, que tales molestias habían desaparecido y estaban casi totalmente adaptados al medio. Esto probaba la teoría de que el hombre después de un primer período de efectos negativos podía adaptarse a la microgravedad, continuando luego una vida normal sin problemas. El citado período quedaba ahora especificado en un tiempo de cuarenta días. Con buena razón, los doctores de la NASA en la Tierra esperaban impacientemente ahora el retorno de los tres astronautas para determinar el grado de readaptación a la gravedad uno o normal, entre otras cosas.

DOMINGO. 9 SEPTIEMBRE 1973.
    Entre otras cosas se pasan el día tomando fotografías del Sol con el ATM y otras de Alemania, Italia e Isla Ascensión con el equipo EREP.

LUNES. 10 SEPTIEMBRE 1973.
    Día número 45 de misión. Faltan 15 días para la conclusión real del vuelo, que sería posteriormente prolongada en 3 días sobre la fecha prevista.

MARTES. 11 SEPTIEMBRE 1973.
    Prosiguen Bean, Garriott y Lousma su programa en esta primera estación espacial USA en su segunda tanda de experiencias.

MIÉRCOLES. 12 SEPTIEMBRE 1973.
    Jornada 47 de viaje Skylab 2. No hay novedad a destacar en estas fechas sobre el rutinario programa de experiencias de tipo científico o tecnológico, y el habitual cotidiano de comidas, aseos, etc.

JUEVES. 13 SEPTIEMBRE 1973.
    Tras la referida adaptación a la microgravedad a partir de los primeros 40 días de misión, los astronautas ya en ningún momento sufren vértigos, fatiga, pérdida de masa muscular, alteraciones de pulso, etc, y las constantes fisiológicas registraban una gran estabilidad. El peso, tras adelgazar uno de los astronautas aproximadamente 4 Kg, se mantenía estable y lo mismo el pulso cardíaco, aumentando de 10 a 15 pulsaciones por minuto.

VIERNES. 14 SEPTIEMBRE 1973.
    Jornada que completa las 7 semanas de misión Skylab 2. Continúan sin alteraciones las experiencias científicas.

SÁBADO. 15 SEPTIEMBRE 1973.
    Se realizan importantes experiencias con el EREP sobre Norteamérica con dos tandas de tomas fotográficas. Se obtuvieron imágenes de zonas inmediatas a las excavaciones mineras de Indiana para buscar en las rocas resquebrajamientos y otras causas de derrumbamientos de las minas. Por otro tipo de fotografías se esperaba revelar la repercusión ecológica derivada de la producción minera en Ohio e Indiana, buscando las señales de vertido de ácidos, sedimentos depositados y aguas contaminadas.
    Pasadas las 15 h 15 m, hora española, Garriott y Lousma alcanzan el récord de Conrad de 49 días 03 h 38 m de todos sus vuelos y que era el anterior récord absoluto de tiempo en el espacio que ostentaba Bean desde 10 días antes.

DOMINGO. 16 SEPTIEMBRE 1973.
    Acerca de las experiencias EREP del día anterior se informa ahora que muchas de las fotografías obtenidas serían estudiadas por Charles Wier del Departamento de Recursos Naturales de la Inspección Geológica de Indiana para investigar la seguridad de las minas en el indicado Estado USA.

LUNES. 17 SEPTIEMBRE 1973.
    Una de las arañas, Anita, muere por falta de alimentación adecuada tras no adaptarse a la comida de los propios astronautas como sí lo hace Arabella, una vez consumido por ambas el "almacén de víveres" de moscas.
    Por otra parte, Bean, Garriott y Lousma son autorizados a permanecer en el espacio hasta el 25 siguiente, 8 días después, prolongando así la misión en 3 días sobre lo inicialmente previsto.

MARTES. 18 SEPTIEMBRE 1973.
    Jornada 53 de vuelo. Continúan los 3 hombres con sus experiencias. Los ensayos médicos realizados en la misión se referían a la toma de muestras de sangre de los 3 hombres en estado normal y en los esfuerzos, recogida de muestras de excrementos, análisis psicológicos, pruebas en el ergómetro de respiración y cardiovasculares, con control electrocardiográfico, ensayos con el aparato hiperbárico, donde los 3 componentes de la tripulación metían su mitad inferior corporal para comprobar como se activaba la circulación de la sangre y el fortalecimiento muscular, incluido el corazón, etc.

MIÉRCOLES. 19 SEPTIEMBRE 1973.
    Para esta 54 jornada de la misión estaba en principio fijado el tercer EVA de la misión pero la prolongación en 3 días del vuelo hizo postergar la fecha hasta otros tantos días. En tanto prosiguieron las experiencias ya repetidas. En estos últimos días de misión sondearon con el ATM la constelación del Escorpión, obteniendo 12 imágenes y estudiando las emisiones de rayos X de sus estrellas azuladas.

JUEVES. 20 SEPTIEMBRE 1973.
    Los astronautas comprueban en el día el CSM, es especial el sistema propulsor de motores de orientación. Bean informó que todo estaba en perfectas condiciones a excepción de los motores averiados ya sabidos. Recordemos que para el caso de no poder retornar el CSM sería disparada la astronave de emergencia. Las operaciones de fin de vuelo estaban condensadas en 34 indicadores distintos sobre 15 m de folios mecanografiados llevados expresamente al objeto de que los astronautas las cumplieran ahora que finalizaba la misión. Se referían estos mensajes concretamente a la desactivación del Skylab, revisión del CSM, ya citada, retirada de rollos del ATM y MDA y a las operaciones mecánicas de regreso, que por cierto fueron primero simuladas con apoyo de Houston. En este día obtuvieron también imágenes del huracán Ellen.

VIERNES. 21 SEPTIEMBRE 1973.
    Día 56 de vuelo; a 3 jornadas del fin de la misión. Los astronautas no solamente se hallan bien sino que además querían continuar el vuelo más de lo estipulado, en especial Lousma y también Garriott que quería obtener más fotografías. En la fecha se dedican a preparar el tercer y último EVA de la misión que realizarían Bean y Garriott.

SÁBADO. 22 SEPTIEMBRE 1973.
    Se efectúa el tercer EVA de Skylab 2. Salen Bean y Garriott, quedando Lousma en el interior de la estación atento a las operaciones y vigilando los sistemas de la nave. En su paseo, de 2 h 45 m de duración, los 2 astronautas evolucionaron hasta el ATM para retirar la película impresionada; también tomaron fotografías del Skylab desde el exterior y de su paseo espacial.
    Con esta EVA, la sexta del programa, se daba un paso más hacia el fin de la misión en el que se dejaría dispuesto al Skylab para pasar a régimen automático por espacio de 6 semanas, según lo previsto, al cabo de las cuales debía ser abordado por una última tripulación.

DOMINGO. 23 SEPTIEMBRE 1973.
    Iniciado este 58 día de vuelo, a 2 del fin del mismo, los técnicos de tierra manifiestan esperar la ocasión, más que en cualquier otro caso, de recibir a los astronautas y sus primeros pasos sobre la cubierta del buque de rescate para observar los efectos de la prolongada estancia en la microgravedad que era récord. Pero también se temía esa vuelta a la gravedad 1 o normal, tras las ligeras alteraciones cardiovasculares y vestibulares presentadas en el principio del vuelo, cuando se adaptaron a la microgravedad, por lo que se creía que el regreso, con la reentrada y sus aceleraciones de varios ges, era ahora el momento más peligroso. No sería extraño, se decía ahora, que los astronautas tuvieran desvanecimientos.

LUNES. 24 SEPTIEMBRE 1973.
    Penúltimo día de vuelo. En el mismo continúan los citados preparativos para el retorno. Los 3 hombres efectuaron por indicación de Tierra el cambio de ropa interior.

MARTES. 25 SEPTIEMBRE 1973.
    Fin de la misión Skylab 2. Los astronautas tras dejar la estación con los aparatos y sistemas necesarios en régimen automático, dejando los demás desconectados, y transbordado el material registrado y los bichitos al CSM, procedieron a las últimas comprobaciones y montaron el sistema de ensamblaje.
20 h 50 m. Hora española. Se separa el CSM del Skylab. Luego, el CSM con los tres astronautas emprende el retorno, empleando en las maniobras los 2 grupos de motores no averiados restantes y el motor principal, fundamentalmente en el frenado éste último. Desprendido el SM y tras la reentrada, se desplegaron los paracaídas que disminuyeron la velocidad hasta 2 o 2,6 m/seg, momento en el que la cápsula choca con las aguas oceánicas del Pacífico.
23 h 20 m. Hora española. Se produce el feliz amerizaje del CM a poca distancia del buque New Orleans de rescate, a unos 400 Km al Suroeste de San Diego, California, tras un vuelo récord en duración de 59 días 11 horas 09 min 04 seg; el total de órbitas recorridas asciende a 858 y el total de kilómetros a 38,6 millones. Bean se convertía así en el hombre que más tiempo había estado en el espacio, con 69 días 15 h 45 min.

    En el amerizaje, la cápsula quedó invertida en las un poco movidas aguas oceánicas hasta que los flotadores y los hombres‑rana la estabilizaron. Luego, mientras los 3 astronautas charlaban animosamente dentro de la cápsula, ésta fue llevada por los helicópteros a la cubierta de buque New Orleans. Una vez aquí, abierta la escotilla, el primero en salir fue Lousma, luego Garriott y finalmente Bean. Correspondiendo a los saludos, los tres andaban tambaleándose pero sin necesidad de emplear unas muletas previstas para el caso de no haber podido caminar. Inmediatamente después fueron llevados a un laboratorio para examinarlos por espacio de 6 horas para comprobarlos en la readaptación. Sería ésta sorprendentemente rápida, lo que contentó a los médicos. En el vuelo habían perdido un promedio de 3,65 Kg de peso. Aunque entonces estaban mejor que sus compañeros del Skylab 1, días después aumentó su debilidad y necesitaron entre 5 y 7 días en la citada readaptación a la gravedad 1. En sus dificultades, en las que perdieron un 12 % de plasma sanguíneo, Bean declaró: "Me siento como si tuviera la sangre cansada", y Garriott "Algunas veces vacilo al andar". Este último astronauta declararía días después en familia: "Lo peor me sucede en la oscuridad; me pierdo totalmente. Le he tenido que pedir a mi esposa que deje encendida la luz de la habitación porque preciso de una referencia para desplazarme. Me es imposible andar en la oscuridad. No puedo orientarme en ella".

MIÉRCOLES. 26 SEPTIEMBRE 1973.
    El New Orleans se dirige a San Diego donde llegará por la noche. Los astronautas aunque cansados están bien.
    Los 3 astronautas, como también los técnicos de la propia NASA y en general todo el personal involucrado en el vuelo, recibieron la felicitación del entonces Presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon.

JUEVES. 27 SEPTIEMBRE 1973.
    Desembarcan en San Diego. Tras las primeras impresiones se calificó el estado de los 3 hombres como de satisfactorio. Todo lo más que sufrían eran desorientación y cansancio. En ningún momento tuvieron nauseas ni vómitos. Por otra parte, en el mismo portahelicópteros celebraron la primera rueda de prensa.

VIERNES. 28 SEPTIEMBRE 1973.
    Las esposas de Bean, Garriott y Lousma recibieron a éstos vestidas con largos trajes de época tras haber llegado en un automóvil Ford modelo 1920 a la base de Ellington, cerca de Houston. El coche llevaba un emblema igual al de la misión pero sustituida la figura masculina del mismo por una femenina y con los nombres Sue, Helen Mary y Gratia. "El coche era algo diferente ya que no podíamos competir con la nave espacial", decía Sue Bean justificando su proceder y el de sus compañeras de espera. Con Lousma al volante los 3 matrimonios se fueron a sus casas en el citado coche que lucía dos inscripciones: "59 días o reventar" y "¡Hurra! Lo logramos".
    Aunque no fueron sometidos a cuarentena, por indicación médica, los hijos de los astronautas fueron separados una semana aproximadamente para evitar contagiar a los padres que habían estado en ambiente estéril en el espacio. Sin embargo, aun en casa seguirían bajo control médico. Los desayunos y las primeras comidas las tomarían en Houston y las cenas las llevarían a su casa en los días que duraría el control, que fueron 18, y en los que además realizarían los informes. Las bebidas alcohólicas les estaban prohibidas en ese tiempo.
    Suerte bastante distinta que la de Bean, Garriott y Lousma corrieron otros seres vivos que con ellos regresaron. Los 4 peces supervivientes que habían nacido en el Skylab se encontraban bien cuando se les acondicionó en San Diego pero en el trayecto aéreo hasta Houston, en la noche del miércoles 26, murieron. Tales peces que serían luego estudiados en su autopsia formaban parte de una camada nacida en órbita; el resto habían muerto en el curso del vuelo. Por su parte Arabella sobrevivió algo más, hasta 48 horas después, en la noche del día 28, en Hunstville, en Alabama, donde tras el vuelo había sido llevada, y el descubrimiento de su muerte lo hizo la propia estudiante J. Miles que propusiera la experiencia. En espera de una autopsia, se aseguró que Arabella, la última sobreviviente de los bichos, había muerto por desnutrición. Los otros seres fenecidos en el espacio también fueron traídos a Tierra para su examen meticuloso.
    El resto del material traído a Tierra por la tripulación lo constituían 28,5 Km de cinta magnética y otros materiales de registro grabados. En total se obtienen 73.942 fotografías solares y unas 16.800 de diversas zonas terrestres. Entre éstas últimas figura la primera observación y fotografiado de un volcán submarino, 10 erupciones volcánicas, 10 inundaciones, evolución de un incendio de 300 Kg de largo, en Sudamérica, etc, como ejemplos más destacados de los trabajos con el EREP. De las obtenidas del Sol se obtuvieron otras de equivalente importancia como fenómenos diversos, manchas solares, llamaradas solares, etc.
    En total, en Skylab 2 se efectuaron 305 horas de observación solar, con 105 más de lo previsto en 39 sesiones, 13 más de las estipuladas en principio, y 223,5 horas solo relativas al EREP. Globalmente se ejecutaron 62 tipos de experiencias que suministraron un 50 % más de lo esperado de datos.
    El examen de los mismos ocuparía a los científicos durante años. Pero quizá lo más significativo de la misión fuera la demostración de la adaptación del hombre totalmente a la microgravedad tras los primeros 40 días de vuelo con lo que se abrían las esperanzas de realización de futuros viajes a los planetas, hasta entonces temidos por la excesiva prolongación de los mismos en la microgravedad.
    Sobre Skylab 2 el entonces Administrador de la NASA, Fletcher, manifestó, quizá un poco eufórico por los buenos resultados del momento, que "el vuelo ha sido una de las aventuras científicas más grandes de la historia".
    Por su parte, la cápsula o módulo de mando del Skylab 2 acabará en el Museo del Centro de Investigación Lewis de la NASA en Cleveland.

    > SKYLAB 3.

Astronautas........CDR : GERALD PAUL CARR      66(1º vuelo) EVA 2-3-4
                   SPT : EDWARD GEORGE GIBSON  67(1º vuelo) EVA 1-3-4
                   PLT : WILLIAM REID POGUE    68(1º vuelo) EVA 1-2
Fechas................ : 16 NOVIEMBRE 1973 a 8 FEBRERO 1974
Duración del vuelo.... : 84 días 01 h 16 min
Número de órbitas..... : 1.214
Número de EVAs........ : 4
Tiempo de las EVAs.... : 22 h 21 m (6,33-7,01-3,28-5,19)

    Skylab 3, operación SL‑4, constituye el tercer programa de ocupación de una tripulación del Skylab, y es además el último. Las labores científicas y cotidianas eran similares a las de los otros 2 Skylab. La tripulación del último vuelo Skylab estaba integrada por 3 astronautas noveles, el CDR, comandante, Gerald Carr, SPT, científico, Edward Gibson y el piloto William Pogue. Forman la tripulación reserva Vance Brand, William Lenoir y Don Lind.
    El emblema de la misión tripulada, penúltima de la década de los 1970 para los USA, tenía forma de huevo achatado por los polos con 3 círculos interiores superpuestos parcialmente y en uno de los cuales figuraba una silueta humana, habiendo en otro, el superior, un árbol y en el restante un sistema orbital; figuraba por la derecha, rodeando 2 círculos, un 3, número de la misión cuyo nombre ‑Skylab‑ aparecía fuera de los 3 círculos y sobre los mismos.
    La duración prevista de la misión fue la misma que se había fijado para el Skylab 2, es decir, de 56 días, pero más tarde se dio un margen a batir entre 60 y 85 días. Definitivamente se escogió la duración tope de 84 días lo que superaría todos los récords. La fecha de inicio de la misión, fijada primero para el 28 de octubre, no se marcó hasta mediado el vuelo del Skylab 2, el 15 de agosto, siendo la prevista la del 9 de noviembre, luego de ciertas consideraciones; el día del retorno era entonces el del 4 de enero de 1974, a las 24 horas. Pero más tarde sobrevinieron varios aplazamientos por averías o incidencias de última hora.
    El material llevado por la tercera tripulación pesaba unos 850 Kg y estaba integrado por: alimentos, unos 250 Kg, para 70 días más 10 de reserva, quedando además aun más alimentos en la estación desde anteriores vuelos; material fotográfico en cantidad de unos 100 Kg para recargar sucesivamente el ATM y el EREP; cinta magnética, en cantidad de 32 Km en total; piezas de recambio; líquido refrigerante; una cámara especial S.520‑1B; aparatos para hacer ejercicio; etc. En cuanto a películas, llevaban 42 cintas de 70 metros, para tomar unas 17.000 fotografías y 6 de 12,5 cm para tomar unas 2.400. Asimismo transportaban 7 cintas de ordenador de 28 pistas. En el Skylab había aun 7 cintas vírgenes que dejara la anterior misión. La referida cámara S.520‑1B, parecida a la S.201, fue diseñada por los doctores Page y Carvutuers del Laboratorio de Investigación Naval y estaba destinada para instalar en el Skylab y obtener con ella fotografías en banda UV de la atmósfera del cometa Kohoutek y su cola y en otras experiencias sobre este objeto celeste.
    A modo de intercalación constatemos que el cometa Kohoutek, novedad en nuestro cielo por aquella época, había sido ya uno de los motivos del retraso de la misión. El cometa se observaría mejor en enero por lo que era conveniente que entonces los astronautas lo pudieran fotografiar desde el puesto ideal que era la estación. El Kohoutek sería además investigado con otros 10 instrumentos.
    Para hacer ejercicio llevaron un ingenio que era una fina y lustrosa tela de plástico sobre una hoja de aluminio que debía fijarse a la parrilla‑suelo del OWS. Sobre el ingenio el astronauta en calcetines caminaba sin moverse del sitio al resbalar sobre la lámina. El aparato fue diseñado por el astronauta William E. Thornton y tenía por misión en su empleo impedir la acumulación de sangre en las piernas en la microgravedad.

JUEVES. 25 OCTUBRE 1973.
    Queda solucionado en el acto un problema de fugas presentado en el depósito de keroseno del SA‑208 que se hallaba dispuesto en la plataforma 39‑B desde el 20 de agosto anterior, cuando fuera dispuesto para caso de emergencia en el Skylab 2. Por lo tanto llevaba ya 2 meses allí y aun estaría casi otro mes hasta su disparo en Skylab 3.

LUNES. 29 OCTUBRE 1973.
    A las 4 h se inicia la cuenta atrás. La fecha prevista entonces para el lanzamiento es la del 10 de noviembre a las 17 h 41 m, hora española.

MIÉRCOLES. 7 NOVIEMBRE 1973.
    Se descubren en los alerones de la primera fase del S‑1B una serie de grietas. El problema que es importante obligaría a postergar del 10 al 15 la fecha de disparo. Los 8 alerones aparecían deteriorados en razón a lo viejo del cohete y sobre todo por la corrosión del ambiente de Florida durante los 2 meses y pico de exposición del cohete en su plataforma. Los alerones, que se habían construido entre 1965 y 1966 en que fuera montado el cohete, habían sido fácil blanco de la conocida corrosión del aire costero cargado de salitre. Las grietas podían ocasionar un aborto de lanzamiento, según se creyó, y en consecuencia se procedió a reemplazar los alerones. El retraso, de casi una semana, costó a la NASA unos 1,2 millones de dólares.

SÁBADO. 10 NOVIEMBRE 1973.
    Quedan sustituidos los 8 alerones. Las operaciones de reparación fueron dificultades por los vientos que entonces azotaban Florida.
    La fecha prevista para el lanzamiento es ahora la del 15, a las 15 h 37 m. Mientras tanto, los astronautas de Skylab 3 son sometidos a nuevos exámenes médicos en la fase preliminar al vuelo.

MIÉRCOLES. 14 NOVIEMBRE 1973.
    A las 8 h 30 m, hora española, 2 h 30 m hora local, se inicia la cuenta atrás renovada y última para el lanzamiento dejado ahora para el día 16. Por la noche comienzan a llenarse de propulsante los tanques del S‑1B.

JUEVES. 15 NOVIEMBRE 1973.
    Mientras sigue la cuenta atrás en la víspera del disparo, los astronautas concluyen sus vuelos de entrenamiento con los reactores T‑38 en Florida. En el cohete, además de las grietas de los alerones, también habían sido halladas otras en el anillo de unión de etapas pero no se hizo nada, estipulando que no afectaría al lanzamiento.

VIERNES. 16 NOVIEMBRE 1973.
    Día de comienzo de la misión Skylab 3, luego de 3 aplazamientos.
15 h 01 m. Hora española; 09 h 01 min, hora local; las 14 h 01 min GMT. Disparo del SA‑208 en la PAD 39‑B del KSC con buen tiempo.
15 h 11 m. El CSM Skylab 3 entra en órbita de 324 Km de apogeo y 153 Km de perigeo, posteriormente cambiada a otra de 422 por 437 Km y 93,1 min de período; la inclinación es de 50º. Su número COSPAR es 1973-090A (6.936). Luego, inician las maniobras para alcanzar al Skylab. El ensamblaje, previsto para las 23 h 25 m, tiene efecto felizmente sin concluir el día pero los 3 hombres pasaron su primera noche espacial en el CSM.

SÁBADO. 17 NOVIEMBRE 1973.
    Los astronautas pasan a la estación y efectúan un primer reconocimiento tras la reactivación de la misma. Carr informó respecto a él y sus compañeros "Estamos todos muy bien", y ciertamente se encontraban mejor que sus compañeros de los vuelos anteriores. Sin embargo, Pogue estaba algo mareado y aunque dijo que se le pasaba y que el problema era de menor importancia llegó a tener vómitos.
    Esto último trataron los astronautas de no decirlo a Tierra pero se averiguó por culpa de un magnetófono conectado sin esperarlo ni saberlo ambas partes en el momento preciso. Tal circunstancia dio lugar a que los técnicos del Centro de Control se mostraron molestos porque el constante conocimiento de la salud es indispensable y no debía ocultarse en ningún momento por insignificante que fuera el vómito. La rápida adaptación a la microgravedad se debía en parte al previo entrenamiento en Tierra así como a la ingestión de fármacos preventivos adecuados y trabajar inicialmente con mayor tranquilidad.

DOMINGO. 18 NOVIEMBRE 1973.
    Los astronautas son despertados después de las 12 h GMT. Ya no se volvió por entonces a discutir lo de los vómitos. En el día, comprobada la estación, luego de llevar el material traído de la Tierra a la misma, comenzaron los primeros trabajos en el Skylab. Los aparatos médicos, como el ergómetro, etc., fueron comprobados por Gibson. Una de las labores ejecutadas fue la de llenado del circuito refrigerador, vaciado por Bean al término de Skylab 2, con un fluido llamado coollanol, cosa que hizo Pogue.

LUNES. 19 NOVIEMBRE 1973.
    En el tercer día en la estación, la tripulación comienza a preparar su primer EVA para realizar el día 22 siguiente y en el que Pogue y Gibson debían recargar el ATM de nuevos rollos de película y reparar una antena del EREP. En este día, intentaron además solucionar algunos problemas del sistema de refrigeración de la nave que se desconectaba y vertía líquido a otro sistema que hacía gotear luego constantemente. En cuanto a experiencias, por vez primera enfocan con el telescopio del Skylab al cometa Kohoutek.

MARTES. 20 NOVIEMBRE 1973.
    En la jornada trasladan más material del CSM al Skylab. Rellenaron también de líquido el sistema de refrigeración en el que Pogue instala una válvula especial. Los trabajos de tal instalación ocuparon a Pogue varias horas. Otras labores las realizaron en el ergómetro, en cuanto a pruebas de ejercicios físicos. Carr y Gibson, por otra parte, en la silla giratoria efectuaron ensayos para comprobar el funcionamiento del sistema vestibular o de equilibrio, en el oído. Estas y otras pruebas indicaron la capacidad de los astronautas para el EVA posteriormente a realizar.

MIÉRCOLES. 21 NOVIEMBRE 1973.
    Vísperas del primer EVA de Skylab 3. Los astronautas se disponen para el mismo. Por la noche, al desembalar y examinar los trajes espaciales que iban a utilizar 24 horas después se apercibieron que estaban llenos de moho e incluso daban olor, según Carr. Tales trajes eran los mismos que usaron en sus paseos otros astronautas del programa. La solución fue que la tripulación se pasó la noche quitando el moho con un líquido antiséptico. Al cabo de 2 horas de limpieza el moho y su olor habían desaparecido y el funcionamiento de los trajes era perfecto, fluyendo en la red capilar su líquido debidamente y actuando los demás sistemas correctamente. En principio, por la humedad de los trajes, se había pensado en retrasar el EVA que se quería que fuera de 6 a 7 horas. También se podían usar otros disponibles pero cuya capacidad inferior acortaría a unas 3 h su uso.

JUEVES. 22 NOVIEMBRE 1973.
    En el "thanks givins day", día USA de acción de gracias, se realiza en Skylab 3 el primer EVA, de los 4 previstos.
12 h 45 m. Comienza el paseo con la salida de Gibson y Pogue, enfundados en los trajes que el día anterior había hecho dudar de la realización de esta operación por estar húmedos y enmohecidos. Mientras tanto, en el interior de la estación permanecía el comandante atento a las operaciones. En Tierra, a la vez, el Centro de Control seguía paso a paso la experiencia, mientras algunos técnicos aun se preguntaban la causa del enmohecimiento de los trajes.
    El paseo de Gibson y Pogue sirvió para que el primero colocara 4 grupos de película en el ATM, luego de acceder a éste por la escalerilla. Luego se llevó a cabo la colocación de diversos aparatos de registro de los caracteres del espacio en la pared exterior de la estación que serían más tarde retirados en un último EVA al final de la misión. Las operaciones se realizan con apoyo de las indicaciones del centro de Houston. Otro trabajo realizado en el EVA consistió en reparar la antena de la experiencia EREP S.193 que estaba inmovilizada desde agosto con sus posibilidades reducidas por tanto. La reparación consistió en cambiar el soporte de la antena, colocando un disco nuevo en tal base que ya permitía la liberación del movimiento de la antena, de derecha a izquierda y de atrás hacia adelante y viceversa.
19 h 18 m. Concluye el EVA con el feliz retorno al interior del Skylab de Pogue y Gibson. La duración del paseo había sido como estaba previsto de 6 h 33 m y era la más larga de la historia en su tipo, superando el anterior récord de Skylab 2.

VIERNES. 23 NOVIEMBRE 1973.
    Sin que suponga un grave problema en el curso de la misión, un giroscopio de posición deja de funcionar al quedar inutilizado. Para sostener la orientación se piensa entonces, pero sin llegar a usarlo, en un sistema segundo de referencia terrestre cuyo empleo permanente no era posible dado lo limitado que resultaba.
    En ocasiones, solo uno funcionaría pues el otro giroscopio, el restante, fallaría hasta 11 veces. Por ello se anularon las experiencias EREP siguientes, excepto la del día 29, 6 días después.

SÁBADO. 24 NOVIEMBRE 1973.
    Noveno día de vuelo. Se continúa el programa a bordo de la estación Skylab con normalidad.

DOMINGO. 25 NOVIEMBRE 1973.
    Una de las experiencias, novedad de la misión, consistía en la prueba de papel con sabores varios, dulce, amargo, salado y ácido, de naranja, y su identificación según el gusto de cada cual. Los papeles de sabor diferente y más o menos intenso servían así para comprobar si, como se había asegurado en anteriores vuelos por parte de las respectivas tripulaciones, en el espacio los alimentos resultaban más insípidos.

LUNES. 26 NOVIEMBRE 1973.
    Jornada onceava en el espacio de Carr, Gibson y Pogue. No hay alteraciones en el progresivo desarrollo de las experiencias programadas Skylab 3.

MARTES. 27 NOVIEMBRE 1973.
    A medida que se quemaba el programa de a bordo, a cuya conclusión se lograrían según lo esperado unas 100.000 imágenes del Sol y la Tierra y sus detalles, se estaba cubriendo el vuelo hacia la meta del récord de 84 días de duración sin ningún problema de tipo físico a destacar.

MIÉRCOLES. 28 NOVIEMBRE 1973.
    Se lleva a cabo una orientación de la nave pero a base de realizar un gasto relativamente excesivo de propulsante.

JUEVES. 29 NOVIEMBRE 1973.
    Se realiza el estudio de recursos naturales sobre América Central y Sudamérica. El Centro de Houston comunicó a los astronautas que aun era posible orientar más la estación. Complació ello al advertido Carr en una clara reacción audible.

VIERNES. 30 NOVIEMBRE 1973.
    Se cumplen con este día los 15 primeros de vuelo Skylab 3. Los astronautas están bien y no hay novedad a destacar.

SÁBADO. 1 DICIEMBRE 1973.
    Mientras el vuelo prosigue, el cometa Kohoutek, uno de los objetivos del tercer Skylab, continuaba su viaje hacia las inmediaciones de la Tierra y el Sol, donde en el mes que este día iniciaba y el siguiente, alcanzaría su perihelio y la mayor luminosidad. El estudio del Kohoutek era importante porque el cometa no volverá a pasar por la zona hasta dentro de unos 70.000 años.

DOMINGO. 2 DICIEMBRE 1973.
    A consecuencia de gastar mucho propulsante en operaciones de orientación de la nave se teme que haya que limitar los movimientos de posición de la misma y por tanto que disminuyeran las posibilidades de investigación con los aparatos fijos de a bordo.

MARTES. 4 DICIEMBRE 1973.
    Continúa el normal desarrollo del vuelo. Los astronautas se encuentran bien. En cierto momento del vuelo, no precisamente en esa jornada, Gibson dijo que estaba desorientado y que hasta atarse los zapatos era un problema. "Una cosa interesante que he entendido de la microgravedad es que se puede recorrer la estancia de abajo arriba y viceversa sin reconocerla", decía Gibson.

MIÉRCOLES. 5 DICIEMBRE 1973.
    Siguen sin alteración las experiencias con los aparatos y sistemas de la nave. Durante la misión Skylab 3, en cuanto a estudios sobre contaminación, se observarían en las aguas de Florida algunas de las llamadas "mareas rojas".

JUEVES. 6 DICIEMBRE 1973.
    En la jornada, a la vez que se preparan para posteriores tomas de imágenes del cometa Kohoutek ven un volcán en acción. Las cámaras del EREP fueron enfocadas por entonces hacia el Suroeste USA y América Central. Y sobre esta última zona, en Nicaragua, presenciaron cómo un volcán echaba humo pero además captaron otros tres. Son tales volcanes El Concepción, Masaya, Cerro Negro y Telica. Sobre los Estados Unidos, en el valle de Río Grande, vieron una migración de insectos.

VIERNES. 7 DICIEMBRE 1973.
    Comienzan en este día la cuarta semana de vuelo espacial cuya duración prevista era de 84 días, por lo que aun les restaba a Carr, Gibson y Pogue un buen trayecto de 9 semanas. Se había entonces completado pues un cuarto de la misión, en cuanto a tiempo.

SÁBADO. 8 DICIEMBRE 1973.
    Se realiza una orientación de la nave con un mínimo gasto energético. Las principales investigaciones de la jornada son petrolíferas, con el EREP, así como de fuentes de agua caliente, sobre California, Arizona y Nuevo Méjico, en USA, y Méjico y América Central. También se efectúan los estudios con una sonda electrónica y cámara de IR. Las investigaciones petrolíferas en aquella época tenían más que en cualquier otro momento gran importancia, dadas las circunstancias mundiales de restricción, en la entonces famosa plena crisis de energía.

DOMINGO. 9 DICIEMBRE 1973.
    Día 24 de misión. En el programa general del Skylab 3 de investigaciones, además excepcionalmente del cometa Kohoutek, en cuanto a fenómenos astronómicos se presenciaron dos eclipses de Sol y el paso del planeta Mercurio por delante del disco solar; acerca de Mercurio por investigación con rayos UV se cree entonces que tiene una tenue atmósfera, descubrimiento que más tarde se confirma sobre aquellos datos.

LUNES. 10 DICIEMBRE 1973.
    Día 25 de misión. Continúa el vuelo sin novedad a señalar.

MARTES. 11 DICIEMBRE 1973.
    Jornada 26 del Skylab 3. No hay alteración en el normal desarrollo del programa de a bordo.

MIÉRCOLES. 12 DICIEMBRE 1973.
    Prosigue la experiencia espacial.

JUEVES. 13 DICIEMBRE 1973.
    Ya casi a punto de entrar el cometa Kohoutek en su fase más importante, se preparan los aparatos adecuados para su estudio.
    Las investigaciones sobre el mentado cometa se efectuarían en la última mitad del mes presente y en el de enero siguiente con una docena de aparatos. Los trabajos precisarían para un enfoque perfecto hacer girar al Skylab en 90º.

VIERNES. 14 DICIEMBRE 1973.
    Los astronautas informan que el cometa Kohoutek estaba haciéndose más brillante, cosa que se explica por su cada vez mayor aproximación al Sol. Gibson dijo que la cola del mismo había crecido en un día de 3 a 4 grados de arco, unos 12 millones de kilómetros.
    En aquellos momentos el cometa estaba a 80 millones de kilómetros del Sol, marchando a una velocidad de 210.000 Km/hora en una trayectoria de perihelio aun más cercano al Sol.

SÁBADO. 15 DICIEMBRE 1973.
    Carr, Gibson y Pogue comienzan al término de la jornada, la número 30, su segundo mes de estancia en la microgravedad.

DOMINGO. 16 DICIEMBRE 1973.
    La tripulación hace comentarios acerca del cometa Kohoutek: "Es algo fantástico. Su cola es de color entre amarillo y naranja. Tiene una cabeza muy luminosa, de color amarillo y blanco".

LUNES. 17 DICIEMBRE 1973.
    Los doce instrumentos con los que se estudiaría el cometa Kohoutek, en banda del UV medio y lejano y rayos X, que si bien este último se esperaba que resultara no fue así, eran además del citado inicialmente S.520‑1B llevado expresamente, los S.201, S.052, S.055 y S.082. Con el S.052, espectroscopio de alta dispersión, se esperaba detectar helio y deuterio. El S.055 servía para tomar fotografías en 4 longitudes UV y el S.082 las obtenía también en 4 longitudes pero sobre la banda normal de luz visible. El uso de otro aparato, el S.054, era posible para observar fenómenos de fluorescencia si al pasar el cometa cerca del Sol éste producía una gran erupción.

MARTES. 18 DICIEMBRE 1973.
     Aunque las experiencias continuaban normalmente hubo una incidencia con el EREP. Pogue al parecer se olvidó de colocar a 6 cámaras del S.190‑A los filtros en un trabajo de tomas en 9 series sobre zonas terrestres por lo que la película se estropeó. Por este error se perdieron el 80 % de las fotografías del EREP conseguidas en las 9 citadas primeras sesiones de observaciones. La tripulación se mostró desasosegada. Se quejaban del exceso de trabajo y hubo alguna disputilla.

MIÉRCOLES. 19 DICIEMBRE 1973.
    Los 3 hombres toman espectaculares imágenes del Sol en banda UV con el espectroheliógrafo, captando una protuberancia que proyectó hasta medio millón de kilómetros de materia ígnea.

JUEVES. 20 DICIEMBRE 1973.
    En esta fecha concluirían los astronautas su quinta semana de vuelo.

VIERNES. 21 DICIEMBRE 1973.
     Al concluir una nueva semana se informa que en ella habían nacido las larvas de lepidópteros que fueron mostradas a Houston por TV. Con las larvas citadas, llevadas por la tripulación, se pretendió estudiar un medio de controlar el desarrollo de los insectos que asolaban las cosechas del Sur de Norteamérica.

SÁBADO. 22 DICIEMBRE 1973.
    Tras una conferencia médica entre Houston y los tres astronautas, el doctor Story Musgrave comunicó que los mismos habían crecido unos 2 cm y perdido algunos de anchura desde su llegada al Skylab y a consecuencia de la microgravedad. Se afirmó que concluido el vuelo las dimensiones de los 3 hombres se normalizarían.

DOMINGO. 23 DICIEMBRE 1973.
    Se completa la 38 jornada de vuelo con este día.

LUNES. 24 DICIEMBRE 1973.
    Se prepara en el día el EVA a realizar en la fecha siguiente, en Navidad, que no era la primera que pasaban unos astronautas en el espacio pero si la primera en una estación; la primera vez que los hombres pasaron en el espacio la Navidad fue cuando Apollo 8, en 1968.
    En esta víspera navideña, contemplan uno de los eclipses de Sol ya citados. En la Nochebuena realizaron una emisión de TV de media hora de duración cuyo contenido fue una sorpresa para Houston al no estar programada.

MARTES. 25 DICIEMBRE 1973.
    En este día festivo los astronautas colocaron un árbol de Navidad hecho de piezas de plástico, cacharros de aluminio vacíos de alimento, y adornos con otras cosas que tenían a mano. Encima del árbol colocaron un cometa hecho por ellos mismos. Finalizado el montaje del árbol, Gibson afirmó: "Es igual que el de nuestras casas puesto que tampoco tiene luces. También nosotros somos conscientes de la crisis de energía". Luego, leyeron una docena de felicitaciones enviadas por teletipo desde Tierra y abrieron los regalos que en Cabo Kennedy les colocaron secretamente en la nave para darles una sorpresa en este día. Incluso en el CM llevaron sin saberlo otro árbol de Navidad de plástico. Además comieron pavo asado llevado especialmente. Los astronautas en sus mensajes navideños dijeron: "Desde Skylab 3 queremos enviar a toda la humanidad un mensaje de paz y de buenas voluntades y entendimiento entre los hombres". Gibson: "Pienso que si la humanidad pudiera retroceder y echar la vista atrás, tal y como lo hemos hecho nosotros en los 40 días últimos, todos advertiríamos que lo que hay que hacer entendernos mutuamente y ayudarnos".
    Después se dedicaron a preparar el equipo para efectuar el segundo EVA, el más largo e importante. La iniciación del mismo estaba prevista para las 17 h, hora española, pero se retrasó en casi 1 hora.
17 h 55 m. Comienza el paseo segundo de Skylab 3 con la salida al exterior por el AM del comandante Carr y el copiloto Pogue, mientras Gibson permanecía atento a los mandos en el interior. Las labores desarrolladas en el EVA fueron el recambio de rollos en el ATM y la colocación de aparatos en el exterior para fotografiar y estudiar al cometa Kohoutek principalmente. Mientras evolucionaban, en el paseo, por el exterior del Skylab se vieron sorprendidos por lo que se denominó, evocando las fechas y dada cierta connotación, "nieve espacial". Como si fuera hecho a propósito para el día, de los trajes de los 2 astronautas se desprendían cristales de hielo, amarillentos, formados en la condensación de vapor en los trajes al contacto con el frío‑sombra espacial, dando finalmente la impresión de una nevada.
20 h 45 m. A las 2 h 30 m de iniciar el EVA se maniobra la nave, por parte de Gibson desde el interior, para ocultar del Sol la cámara sacada para tomar imágenes del cometa. Pero el Skylab gira entonces 40º peligrosamente por error de funcionamiento giroscópico. Gibson tuvo pues que emplear los propulsores laterales de orientación para volver a situar correctamente al Skylab. En consecuencia, Carr y Pogue tuvieron que permanecer 1 h 30 m, o sea una órbita, más de lo previsto fuera del gran laboratorio para esperar el momento de tomar imágenes del cometa.
    Al completar luego la sexta órbita tras la salida de Pogue y Carr, sobre la sombra, con casi 3 horas de retraso pero ya en la posición adecuada el Skylab, los 2 astronautas dirigían hacia el cometa el coronógrafo y la cámara S.201‑B ya citados. Luego, una de las cámaras en la siguiente órbita dejaría de actuar. El cometa era a la vez estudiado con el ATM por Gibson.
    Tras los ensayos, la estación volvió a ser orientada para realizar otras experiencias.

MIÉRCOLES. 26 DICIEMBRE 1973.
00 h 56 m. Concluye el segundo EVA Skylab 3, el 7 del programa, con el retorno de Carr y Pogue a la estación. "Con ser tan humilde no hay sitio como el hogar", dijo Carr al regreso. La duración del EVA fue de 1,5 horas más de lo previsto con lo que se alcanzó un tiempo de 7 h 01 m que constituía un nuevo récord en operaciones de tal calibre, superando en casi ½ h al anterior.
    Iniciado luego el habitual descanso, éste se prolongaría 2 horas más en razón al esfuerzo realizado en el EVA. Tras el citado descanso se inició la 41 jornada de vuelo.

JUEVES. 27 DICIEMBRE 1973.
    El director de las experiencias Kohoutek, William Snoddy, comunica a los astronautas que hasta el próximo 8 de enero no podrían ver claro el cometa por hallarse éste cerca del Sol y no era fácil su estudio por entonces. Pero se continuarían las investigaciones sobre él en lo posible.

VIERNES. 28 DICIEMBRE 1973.
    Mientras el cometa alcanzaba el perihelio a 20.000.000 Km solo de distancia del Sol, los astronautas sobrepasan al concluir su jornada espacial, iniciada el día anterior, la mitad del tiempo de misión y comienzan luego la jornada 43. Los astronautas sostendrían más tarde una conferencia con Lubos Kohoutek, astrónomo descubridor del cometa de su nombre que se hallaba entonces en Houston. En la conversación, de media hora de duración, se tienen 18 preguntas intrascendentes.

SÁBADO. 29 DICIEMBRE 1973.
    Se realiza la tercera salida de los astronautas del Skylab en la misión, y es el segundo EVA con la intención de estudiar al cometa que estaba en el límite de su observación, cerca del Sol. El EVA lo realizan en la presente ocasión Carr y Gibson por espacio de 3 h 28 m mientras Pogue permanecía dentro de la estación atento a las operaciones, participando en el enfoque de los aparatos hacia el cometa. La finalidad del paseo, como se indica, era la de estudiar el Kohoutek tomando decenas de imágenes espectrales de todas y cada una de las partes del cometa, cabeza, cola y halo, y para comprobar si en él se habían registrado algún tipo de alteraciones sobre anteriores observaciones.

DOMINGO. 30 DICIEMBRE 1973.
    En el período de aproximación del Kohoutek, el 80 % del tiempo de investigación científica del Skylab 3, se dedica al mismo. El vuelo espacial que nos ocupa realizaba así las más importantes investigaciones sobre el cometa dentro de una operación conjunta de la NASA en la que también participaban satélites artificiales y sondas planetarias, además de los equipos terrestres.

LUNES. 31 DICIEMBRE 1973.
    En el último día del año se completa la 45 jornada del Skylab 3. Los astronautas al pasar en la jornada que iniciaban la Nochevieja se convertían en los primeros hombres que pasaban Navidades y Año Nuevo en órbita. Por la noche, puesto que en órbita daban una vuelta completa a la Tierra cada hora y media aproximadamente, los astronautas pasaron del año 1973, que concluía, al 1974, que llegaba, 16 veces al sobrevolar las distintas regiones con diferentes horarios. La línea internacional del tiempo fue en efecto cruzada una y otra vez pasando de 1973 a 1974 en cada vuelta hasta que el día 1 de enero lo fue en todo el mundo.

MARTES. 1 ENERO 1974.
    La circunstancia antes citada de las 16 llegadas del Año Nuevo fue dada a conocer por Houston a los astronautas que no se habían dado cuenta de ello. "Ya que tenéis motivo, celebrarlo con todo lo mejor que encontréis a bordo", les dijo el astronauta de enlace desde Tierra.
    Luego, realizarían algunos trabajos de fotografiado del cometa, principal actividad que ahora les ocupaba.

MIÉRCOLES. 2 ENERO 1974.
    Se inicia la 48 jornada de vuelo Skylab 3 sin novedad.

JUEVES. 3 ENERO 1974.
    Desde el 40 día de vuelo, tal como se había establecido ya en Skylab 2, los astronautas estaban adaptados totalmente a la microgravedad, teniendo unas constantes fisiológicas estabilizadas.

VIERNES. 4 ENERO 1974.
    Se cumplen los 50 días de vuelo al término de la presente jornada.

SÁBADO. 5 ENERO 1974.
    Continúa el vuelo sin novedad. Por la noche los astronautas buscan de nuevo con sus aparatos al cometa.

DOMINGO. 6 ENERO 1974.
    Carr, Gibson y Pogue, a 32 días aun del término de la misión, están a solo 7 jornadas de batir el récord de Skylab 2.

LUNES. 7 ENERO 1974.
    En la adecuada orientación del gran laboratorio orbital, por fallo durante unos minutos de uno de los dos giroscopios que restaban, se gasta 19 veces más propulsante de lo proyectado pero Philip Shaffer, un director de vuelo, aseguró que aun quedaba suficiente para el resto del programa. Con la adecuada orientación se querían realizar experiencias EREP principalmente.

MARTES. 8 ENERO 1974.
    Se consiguen excelentes fotografías estudiando zonas terrestres en busca de fuentes de energía e identificando los caracteres del suelo. Son estudiados además con las cámaras 4 volcanes guatemaltecos.

 9, 10 y 11 de ENERO 1974.  No hay novedad en el desarrollo de la misión.

12, 13 y 14 de ENERO 1974.
    Continúan los astronautas sus experiencias. A mediados de este mes de enero estudian la manta de nieve que cubría ciertas zonas USA con el objetivo de suministrar datos a los expertos agrónomos para calcular el agua disponible tras el deshielo y su empleo para el riego y su repercusión en el rendimiento de las cosechas.

MARTES. 15 ENERO 1974.
02 h 10 m. Hora española. En la 858 órbita de la estación y a partir de este momento, Carr, Gibson y Pogue están batiendo el récord de Skylab 2, de los 59 días 11 h 9 m de vuelo. Los 3 astronautas fueron informados de ello y recibieron la felicitación del Centro de Control.

    Entre el 16 y 24 de ENERO de 1974 no hay en el desarrollo de la misión nada destacable. Continúan pues sin novedad las experiencias Skylab 3.

VIERNES. 25 ENERO 1974.
    Día 70 de vuelo. Faltan 2 semanas para la conclusión del mismo.
06 h 46 m. Hora española. Carr, Gibson y Pogue alcanzan el récord de Bean, el astronauta hasta entonces con más tiempo de vuelo espacial, que había cubierto en dos vuelos en total, con 69 días
15 h 45 m. Además se alcanzan, un poco antes, un número de vueltas a la Tierra de 1.000, logrado por vez primera en un vuelo tripulado.

SÁBADO. 26 ENERO 1974.
    Reanudan tras el cotidiano descanso sus experiencias, entre ellas las del EREP, efectuando investigación de recursos naturales sobre Centroamérica. Pese a lo prolongado del vuelo, los astronautas no se resienten de la microgravedad desde hacía un mes, al sobrepasar los 40 días de viaje, aunque ciertamente no tuvieron nunca graves problemas de salud en ningún momento del vuelo.

DOMINGO. 27 ENERO 1974.
    Los astronautas vieron desde su privilegiada posición orbital el lanzamiento de un misil Minuteman en la base californiana de Vandenberg y fotografiaron la estela dejada por el cohete en el ensayo del mismo sobre el Pacífico.

28, 29 y 30 de ENERO 1974.
    Los trabajos en el Skylab siguen sin novedad en estas fechas.

JUEVES. 31 ENERO 1974.
    Jornada 76 del programa de vuelo Skylab 3.

VIERNES. 1 FEBRERO 1974.
    Faltan 7 días para la conclusión de la misión, a cuyo término se superaría el récord de Skylab 2 en 25 días.

SÁBADO. 2 FEBRERO 1974.
    Entre otras cosas, dedican la fecha a la preparación del cuarto y último EVA de la misión que sería también el último del programa general Skylab, y se iba a realizar el día siguiente.

DOMINGO. 3 FEBRERO 1974.
    A 5 días de la conclusión del vuelo se efectúa el cuarto EVA Skylab 3. El paseo lo efectúan Carr y Gibson mientras Pogue permanece dentro atento al control de las operaciones y de la estación.
    En el citado EVA retiraron los rollos filmados con el ATM así como muestras de materiales para estudiar las radiaciones solares y micrometeoritos y sus efectos. Además, con una cámara de rayos X obtuvieron fotografías especiales del Sol y la Tierra y con otra expresamente dispuesta para ello se fotografió las partículas y motas que en forma de nubes envolvían flotando al Skylab.
    El paseo tuvo una duración de 5 h 19 m. Con él, Skylab 3 suponía el récord de EVAs con 4 operaciones y un tiempo total de 22 horas 21 min. Además se había efectuado el EVA más largo de todos con 7 horas de duración.

LUNES. 4 FEBRERO 1974.
    Día 80 de misión y a 4 jornadas del fin de la misma. Los astronautas en estos últimos días realizan un entrenamiento extraordinario para preparar su vuelta a la gravedad uno o normal.

MARTES. 5 FEBRERO 1974.
    Está a punto de concluir el más largo viaje espacial de la historia astronáutica tripulada cuyo récord perduraría incluso varios años después. Es además Skylab 3 el penúltimo vuelo USA de la década de los 1970.

MIÉRCOLES. 6 FEBRERO 1974.
    Jornada 82 de misión. Los astronautas trabajan ya en la preparación del retorno que, además de dar fin a la misión, cerraría el último capítulo de pruebas del programa Skylab y una fase de la astronáutica USA.

JUEVES. 7 FEBRERO 1974.
    En el penúltimo día de vuelo, la tripulación comprueba el CSM de retorno, trasladando asimismo al CM el material grabado, a base de películas, etc., para traer a Tierra.

VIERNES. 8 FEBRERO 1974.
    Fin de la misión y del programa. Carr, Gibson y Pogue antes de trasladarse por última vez al CSM para emprender el retorno, dejaron intencionadamente ciertos materiales pues entonces se creía posible que el Skylab pudiera ser visitado en el futuro, antes de su destrucción, tal vez en el programa Apollo‑Soyuz o en la Lanzadera; se querían así evaluar las condiciones del espacio sobre los materiales en una muy larga exposición. Al final, los astronautas cortaron el suministro eléctrico del Skylab y todos los sistemas, aire acondicionado, calefacción, etc.
11 h 17 m. Hora española. Se separa el CSM del Skylab. "Adiós. Ha sido una acogedora casa", dijo un astronauta. Luego emprendieron el regreso definitivo. "Todo va bien", dice Carr. En el mismo momento de la reentrada ocurrió que los cohetes de orientación del CM no actuaron debidamente y ante el temor de no penetrar en la posición adecuada, los astronautas tomaron los mandos manuales. Al parecer había fallado el ordenador ocasionando momentáneamente una pérdida de contacto.
    Todo esto no se dio entonces a conocer públicamente para no aguar la fiesta preparada en Tierra en honor de los 3 hombres. Las demás operaciones del retorno se realizaron sin novedad pero los astronautas advirtieron en el mismo vapor tóxico infiltrado desde un cohete de posición averiado.
16 h 17 m. Amerizaje del CM que queda boca abajo, tras un viaje, récord en todo, de una duración de 84 días 1 h 16 m, un recorrido de 55.474.000 Km y un total de 1.214 órbitas. El splashdown que contrariamente a otras ocasiones no fue televisado, tiene lugar a 4,8 Km del buque New Orleans que recogería con sus helicópteros a la cápsula con los astronautas dentro. El lugar estaba a 280 Km aproximadamente al Sureste de San Diego. "Ha sido un viaje estupendo pero ya tenía ganas de volver", dijo Carr luego de salir de la cabina, en la cubierta del buque.
    Los astronautas inmediatamente fueron sometidos al primer examen médico. Del mismo se dedujo que estaban bien pero habían perdido 3,65 Kg de peso, como promedio. La readaptación, pese a lo prolongado del vuelo, se realizó en cuatro días y pico. Tres días después del fin de la misión, los 3 hombres habían crecido 2,5 cm debido quizá a la dilatación de los cartílagos de la columna vertebral en respuesta a la adaptación a la gravedad 1 y luego de estar los conocidos 84 días en la microgravedad.
    Los astronautas llegaron en el New Orleans a San Diego el día 9. Un día más tarde abandonaban el barco y se dirigían a la base de Ellington desde donde, reunidos con sus familiares, marcharon a sus casas. La cápsula sería entregada posteriormente al Instituto Smithsoniano para su Museo del Aire y del Espacio en Washington.
    El material traído por los astronautas incluía 30,5 Km, unos 25 Kg, de cinta magnética, película conteniendo un total de unas 100.000 fotografías de las que unas 78.000 era del Sol y cometa Kohoutek y 19.400 de la Tierra, logradas estas últimas en 40 sesiones, así como otras 1.300 conseguidas con cámaras portátiles. En total, el peso de todo fue de 778,5 Kg.
    La misión Skylab 3 consiguió un 30 % más de datos de lo previsto en el programa inicial.

    > RESULTADOS INMEDIATOS DEL PROGRAMA. RESUMEN.

    Sería poco menos que imposible hacer aquí referencia a toda la labor de análisis de datos del programa Skylab que como en otros programas ocuparía a los científicos y técnicos durante años de trabajo. Pero si podemos hacer un esquema fundamental del material conseguido, base de tales análisis, y algunas conclusiones definitivas de gran importancia.
    Los astronautas trajeron cerca de tonelada y media de material registrado de todo tipo. Solo de cinta magnética se trajeron 73 Km. En cuanto a número de fotografías el total fue de más de 238.000, de ellas 182.800 aproximadamente del Sol, incluida una pequeña parte de ellas del cometa Kohoutek, 46.146 de la Tierra obtenidas por el EREP, y el resto fueron logradas con cámaras portátiles varias.
    Otro tipo de material portado fueron todo tipo de muestras de sangre, excrementos, etc.
    En general, los resultados conseguidos, consecuencia de las experiencias citadas al principio del programa, razón por la que se excusa entrar en más detalles, fueron un 30 % más productivo en datos de lo previsto. Cabe destacar de los resultados del programa los de medicina espacial, recursos terrestres, estudios solares, materiales y navegación espacial.
    Los resultados de la experiencia en navegación tendrían luego su repercusión en los siguientes vuelos. Las pruebas con materiales en la microgravedad demostraron que la fundición y purificación de metales es allí más eficaz e interesante que en Tierra y abrían la esperanza de una producción futura industrial en el espacio dada la aplicación que ello tenía en la producción de material electrónico y otros.
    Los ensayos sobre astronomía solar dieron lugar a importantes conclusiones acerca de nuestra estrella: Se establece la relación del viento solar con la corona solar; sobre la corona solar se observarían agujeros o especie de chimeneas por las que se proyecta el plasma; etc. Con ello se quería establecer la influencia del astro rey sobre nuestro planeta y la evolución en la transformación de la energía solar.
    De quizá mayor importancia fueron los resultados del EREP que dieron una idea más completa de la Tierra con vistas al hallazgo y conservación de los recursos naturales. Gracias a estas investigaciones, de interés relativo a fallas sísmicas, biología marina, selvas, agricultura, plagas, contaminación, migraciones de insectos, yacimientos minerales y petrolíferos, erosión, etc, se podían determinar los caracteres de tierras de cultivos, bosques, etc, para su mejor aprovechamiento y buscar soluciones más exactas y asequibles a los problemas de contaminación, polución, etc.
    En cuanto a yacimientos, por ejemplo, por los trabajos del Skylab el profesor Loroy Jensen de la Universidad de Utah encontró sobre una fotografía del S.190 A una veta de cobre en una zona de Nevada donde el valor de los yacimientos era unas 3 veces por entonces el presupuesto anual de la NASA. Otra aplicación de las fotografías EREP desembocó en la búsqueda de petróleo en unos 20 puntos que se encontraron como adecuados.
    La planificación urbana también salió favorecida por las fotografías espaciales.
    En total, sobre los USA se estudiaron 48 estados. De los países extranjeros fueron objeto de particular estudio los 18 siguientes: la entonces Alemania Federal, Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Francia, Israel, Italia, Japón, Malasia, Malí, donde se esperaba combatir la sequía buscando agua por los indicios fotográficos, México, Nicaragua, Suiza, Tailandia y Venezuela. El total, sin embargo, de países fotografiados fue de 32 y el de lugares examinados de 182.
    Los trabajos de evaluación del material EREP se efectuaron en un programa de 18 meses por ciento y pico investigadores principales y 424 ayudantes, de un total de 21 países.
    Además de demostrar una vez más lo indispensable del hombre en los logros del espacio, en cuanto a investigaciones médicas, aparte de las repercusiones físico‑químicas específicas de diferentes órganos y sistemas del cuerpo, quedó establecido que el hombre se adapta a la microgravedad sosteniéndose las constantes fisiológicas después de un período primero de 40 días con lo cual se abrían las esperanzas para realizar futuros viajes a los planetas, cosa hasta entonces temida por su larga duración.

    Ciertamente, el programa Skylab permitió estudiar las posibilidades humanas en vuelos de larga duración, analizando el comportamiento del organismo humano.

    La distribución del tiempo en las distintas labores, según las misiones en horas/hombre, fue del siguiente modo (en las actividades domésticas se incluyen los periodos para dormir, comer, y descansos):

                               ACTIVIDAD                               MISIÓN SL-2                      MISIÓN SL-3                MISIÓN SL-4                     TOTALES

A BORDO

Horas

%

Horas

%

Horas

%

Horas

%

Medicina

145,3

7,5

312,5

8,0

366,7

6,1

824,5

6,9

Astronomía solar

117,2

6,0

305,1

7,8

519,0

8,5

941,3

7,9

Recursos terrestres

71,4

3,7

223,5

5,7

274,5

4,5

569,4

4,8

Otros experimentos

65,4

3,4

243,6

6,2

403,0

6,7

712,0

6,0

EVAs y otros

232,5

12,0

279,7

7,1

571,4

9,4

1.083,6

9,0

Mantenimientos

103,6

5,3

158,4

4,0

298,9

4,9

560,9

4,7

Actividad doméstica

1.152,7

59,2

2.200,2

56,0

3.230,5

53,5

6.583,4

55,3

Ejercicios e higiene

56,2

2,9

202,2

5,2

384,5

6,4

642,9

5,4

Total Horas/hombre

1.944,3


3.925,2


6.048,5


11.918



    Los resultados de la dedicación científica respecto a lo proyectado se cifraron del siguiente modo, en horas (datos redondeados):


ACTIVIDAD CIENTÍFICA

Prevista

Realizada

% de variación

Estudios solares

1.445

1.666

+ 35 %

Estudios biomédicos

701

922

+ 32 %

Astrofísica

168

345

+105 %

Estudios tecnológicos

264

245

- 3,5%

Observaciones terrestre

62

99

+ 60 %

Investigaciones de estudiantes

44

52

+ 18 %

Investigación de materiales

10

32

+220 %

Demostraciones científicas

26

11

- 42 %


                     El resumen del principal material fotográfico y cintas magnéticas, por misiones, fue el siguiente:


Material//Misión

Skylab 1

Skylab 2

Skylab 3

TOTALES

Fotografías del Sol

28.739

74.942

73.366

177.047

Fotografías de la Tierra

9.846

16.800

19.400

46.046

Cinta magnética

13,7 Km

28,5 Km

30,5 Km

72,7 Km


RESUMEN GENERAL DEL PROGRAMA SKYLAB EN CIFRAS:

Número de vuelos tripulados................ 3
Número de astronautas empleados............ 9
Fechas del desarrollo de los vuelos........ del 25 MAYO 1973 a 8 FEBRERO 1974
Duración total de los vuelos tripulados.... 171 días 13 h 14 m 53 seg
Número de órbitas recorridas............... 2.476
Kilómetros recorridos ..................... 112.200.000
Número de EVAs............................. 10
Duración total de las EVAs................. 1 día 17 h 57 min 48 seg
Costo total del programa................... 2.568.000.000 $


<>
PROGRAMA APOLLO‑SOYUZ (ASTP). USA‑URSS.

    El programa Apollo‑Soyuz o ASTP, programa de prueba Apollo‑Soyuz, es el primer programa espacial de vuelos tripulados internacionales y es además el 5 programa USA, encuadrado en el AAP, programa de aplicaciones Apollo, de vuelos tripulados y cuarto de la URSS, si bien en este caso se localiza dentro de su largo programa Soyuz.
    Se trata en general de un vuelo conjunto de 2 naves, una USA y otra URSS, sobre la Tierra con una maniobra principal de ensamblaje entre ambas. Sin embargo, en principio el vuelo conjunto planeado se quería realizarlo en dos fases: en una los americanos visitarían una estación Salyut ocupada por una tripulación URSS y en la otra éstos harían lo propio con el Skylab USA. Se planeó esto para realizarlo a principios de 1975. Luego se limitó el plan a solo la primera fase, estando previsto el lanzamiento del Salyut el 10 de junio de 1975 y la llegada de la tripulación Soyuz dos días más tarde, llegando los americanos el día 15 siguiente con ensamblaje del Apollo con un adaptador a la Salyut y recepción de los mismos por parte soviética. Se pensó incluso en 3 misiones idénticas de cada vez mayor duración, hasta poco más de dos semanas. Sin embargo, tales planes se desestimaron en razón al peligro que el conjunto Apollo‑Soyuz suponía por su gran masa en la que el Salyut, pese a ser superior al Apollo, podía dañarse, según se dijo entonces. Por ello, definitivamente la unión se efectuaría entre el Apollo y el Soyuz.
    La colaboración USA‑URSS, que ya tenía precedentes en el campo de los satélites artificiales y en programas de colaboración científica, tenía aquí como primer objetivo comprobar técnicamente las operaciones de encuentro y ensamblaje orbital de naves espaciales. Pero el ASTP es un ensayo fundamentalmente para adquirir experiencia en el campo de la colaboración general y salvamento espacial. Se proponía el programa ensayar un sistema de ensamblaje estándar para que cualquier país de entonces, en adelante lo llevara para caso de emergencia, pretendiendo un rescate de cualquier nave de cualquier país por otra de la nación que más adecuadamente pudiera hacerlo. Teniendo disponibles la URSS y los USA naves de emergencia con dispositivos de atraque común se da un paso fundamental en la seguridad de los vuelos espaciales tripulados.
    Tiene su origen en una iniciativa de la URSS tomada el 11 de JULIO de 1970 al respecto, partiendo luego en concreto el proyecto en conversaciones celebradas el 28 de OCTUBRE de 1970 entre la NASA USA y la Academia de Ciencias URSS en las que el doctor americano George Law propuso al soviético Mistislav V. Keldysh la cooperación científica espacial con un apartado que consideraba un vuelo tripulado conjunto. A partir de entonces tres grupos de especialistas de los 2 países se dedicaron a estudiar el proyecto. Uno de los grupos estudiaría el sistema de ensamblaje, otro los sistemas de comunicaciones y navegación, y el restante el programa general.
    En ABRIL de 1971, en una celebración astronáutica, del 10 aniversario del vuelo Vostok 1 de Yuri Gagarin, M. Keldysh indicó que la cooperación con los americanos para un vuelo tripulado conjunto ya se había iniciado. La primera reunión seria se celebra en Houston el 23 de JUNIO de 1971. Luego, del 29 de NOVIEMBRE al 7 de DICIEMBRE de 1971, la congregación tiene lugar en Moscú y Ciudad de las Estrellas. Aquí viajan 21 técnicos americanos a la orden de Robert Gilruth. En éstas y otras reuniones, hasta 5 tandas en ambos países, se concretan pormenores sobre el ASTP.
    El 24 de MAYO de 1972 se inicia oficialmente el ASTP con la firma en la URSS del acuerdo de ratificación sobre exploración espacial por parte de Alexei N. Kosygin, Ministro de Exteriores soviético y el Presidente USA de entonces, R. Nixon, que se hallaba de visita en la URSS. El acuerdo, de fines pacíficos, incluía además de la cooperación meteorológica, astronomía, etc., la realización de un vuelo simultáneo USA‑URSS con el conocido ensamblaje de naves. A partir de entonces, durante 3 años, alternativamente en Houston y Moscú se celebran reuniones de grupos de trabajo que se dividen según las actividades de: comunicaciones y seguimiento, acercamiento y atraque de las naves, control y orientación, mecanismo de ensamblaje y otras operaciones. Por 3 veces los americanos a tal efecto viajaron a la URSS y otras tantas los soviéticos a los USA.
    Entre el 6 y 22 de JULIO de 1972 en Houston se concretan puntos acerca del programa sobre el acoplamiento de las naves y operaciones de tal maniobra. Luego, y durante 6 meses, se estudiará el adaptador a poner entre las 2 naves Apollo y Soyuz que era necesario para facilitar el paso de una a otra, conllevando ello que también debía solventar las diferencias de presión entre ambas naves.
    Entre los día 9 y 20 de OCTUBRE de 1972, las reuniones de estudio tratan sobre el problema de acoplamiento de las naves.
    En DICIEMBRE de 1972 es enviada a la URSS la maqueta del collar de atraque, a escala 2/5, que había sido ensayada ya con éxito en acoplamientos a diversas velocidades.
    El 1 de FEBRERO de 1973 se anuncia la composición de la tripulación americana que la integrarían Stafford, Slayton y Brand, un veterano y dos noveles.
    En MARZO de 1973 se produce un contacto entre astronautas para iniciar el entrenamiento con vistas a la misión.
    El 17 de JULIO de 1973 once cosmonautas con V. Shatalov al frente inician su entrenamiento en Houston.
    El 23 de AGOSTO de 1973 es nombrado director del programa por parte USA Rocco A. Petrone.
    En SEPTIEMBRE de 1973 tiene lugar una nueva cita de entrenamiento conjunto.
    El 11 de OCTUBRE de 1973 se acuerda en una reunión en Moscú la fecha de inicio del vuelo y sería fijada la del 15 de julio de 1975.
    El 19 de NOVIEMBRE de 1973 seis astronautas americanos van a la URSS e inician una tanda de preparación conjunto en la Ciudad de las Estrellas.
    El 15 de ABRIL de 1974 cuatro cosmonautas soviéticos inician un período de entrenamiento en USA. En AGOSTO siguiente nueve astronautas USA se preparan en Moscú con sus colegas anfitriones. En SEPTIEMBRE, un mes después, la preparación conjunta tiene lugar en Norteamérica.
    Poco a poco, al fin se fueron solventando una serie de problemas y definitivamente, concluida la preparación, el vuelo se desarrollaría normalmente a partir del 15 de julio de 1975.
    El costo del ASTP fue de 245 millones de dólares por parte americana y otro tanto poco más o menos por parte soviética, por lo que el coste total se acerca a los 500 millones de dólares del momento.
    Por parte USA participan entre otras las empresas Boeing, que actuó en la simulación del vuelo entre otras cosas, la North American, que fue la constructora del módulo de atranque, etc.
    Se ha de señalar también que los soviéticos utilizaron otros varios vuelos, algunos de satélites, relacionados con el proyecto ASTP. Fueron los tripulados Soyuz 13, 16 y 22, este último para perfeccionar técnicas y dispositivos, y los satélites de la serie Cosmos 638 y 672 que se citan en el capítulo de vuelos no tripulados.

    > LAS ASTRONAVES APOLLO‑SOYUZ.

    Se utilizaron un Soyuz, el número 19, y un Apollo‑Saturn 1B, el último de la serie. Ambas astronaves son sobradamente conocidas ya, tratadas en otros programas, por lo que se excusa dar mayores detalles.

             = SOYUZ.

    La cosmonave Soyuz, de 49 m de altura y 3 fases, disponía en su parte superior bajo un escudo aerodinámico y un sistema de emergencia, de la nave espacial tripulada Soyuz. La nave o vehículo tripulado soviético constaba de 3 módulos con una longitud total de 7 m: un módulo orbital de 3,35 de diámetro, 2,65 m de longitud y 1.224 Kg de peso; módulo de mando, troncocónico, de 2,2 m de longitud y 2.800 Kg de peso; y módulo de motores, poseedor del equipo de propulsión y comunicaciones, dotado de 2 paneles solares, con 2,3 m de longitud y 2.654 Kg de peso.
    La masa total de toda la astronave Soyuz al lanzamiento es de 6,79 Tm aproximadamente.
    Básicamente pues, la nave espacial Soyuz 19 del ASTP fue igual a otros Soyuz. Se diferenciaba únicamente por disponer del collar de atraque en el módulo orbital, un equipo de radar para el acercamiento del Apollo, equipos auxiliares electrónicos de comunicaciones, unos reflectores de señales y dos señalizadores de destellos que llevaba en el extremo de cada panel.

             = APOLLO.

    Con una altura de 69 m, el S‑1B Apollo estaba integrado por el cohete SA‑209, último de la familia, de dos fases que portaba bajo un sistema de emergencia para el lanzamiento la nave espacial Apollo, también la última.
    El CSM 111, y el CSM 119 de reserva, el último, medía como los demás 10,75 m de longitud y constaba de dos módulos, un CM y un SM. Respecto a otros CSM, el presente se distinguía por una serie de cualidades secundarias, si bien una de ellas era fundamental. Nos referimos a la capacidad para 5 astronautas, dos más de lo normal, por lo cual hubiera podido alojar además de los 3 americanos los 2 soviéticos del Soyuz en caso de avería de éste. Tal capacidad superior se registra por supuesto en el CM. En este módulo otras modificaciones consistían en la supresión del sistema de radar de encuentros, usado con el LM en los vuelos lunares, y la inclusión de: mandos y pantallas en el panel principal modificado para adaptarse a los nuevos experimentos de rendez‑vous; cono umbilical adaptado al módulo de atraque; cámara de TV y registradores adicionales para actividades conjuntas; y depósitos rectificados para servir de almacén.
    En el SM las modificaciones se referían a un tanque de propulsante adicional, 250 Kg más, tras la supresión de los depósitos principales, pero dotándose así de mayor capacidad y disposición al sistema de orientación y maniobra.
    Las modificaciones de adaptación se iniciaron en julio de 1972.
    En cuanto a comunicaciones, el CM llevaba una banda adicional de VHF y MF de frecuencia soviética así como un equipo de telecomunicaciones por satélite, con el ATS‑6. El total de antenas era de 6. Una de ellas, ya usada en el programa Apollo lunar y dispuesta atrás del SM, llevaba 4 platos parabólicos de 1 m de diámetro. Otra de las antenas era receptora de base doppler.

             = MODULO DE ATRAQUE (DM).

    Era una sección que transportada por el Apollo se enganchaba en el morro del mismo, donde en otra ocasión fuera el LM, y servía de pasillo de acceso a las tripulaciones de las dos naves, luego de ensamblarse.
    La necesidad de tal módulo era doble. En primer lugar era el medio de solucionar los desniveles de presión de una y otra nave y en segundo término permitía en el paso de una a otra no alterar el esquema de las mismas con un ensamblaje de sistema universal.
    El Apollo usaba oxígeno a una presión de 260 mm, 1/3 de la terrestre a nivel de mar, mientras las Soyuz empleaban una mezcla de 75 % de nitrógeno y 25 % de oxígeno aproximadamente a una presión de casi 760 mm, próxima a la real en la Tierra. Naturalmente adaptar una de ellas a la otra implicaba un cambio de la estructura de la nave, y el desnivel entre ambas podía afectar las tripulaciones al experimentarlo. Así pues, el módulo entre las 2 naves era el puente de unión que permitía el acceso de una a otra.
    El DM al usarlo era primeramente nivelado en la presión con la nave de la tripulación que fuera a pasar a la otra. Luego, tras penetrar en él, se cerraba la escotilla y los 2 astronautas, tal era su capacidad, esperaban allí cierto tiempo en el cual lentamente la presión se iba nivelando con la de la cabina a visitar. El período de espera, en principio, era de más de hora y pico pero para reducirlo se acordó rebajar la presión del Soyuz a 2/3 de la terrestre, sin que se causara mucho trastorno en su estructura. De este modo, el período de espera en el DM para pasar de una nave a otra se quedó al fin entre los 15 y 30 min.
    Por su parte el sistema de ensamblaje que llevaba era andrógino, dada su falta de definición de piezas macho o hembra para la unión por lo que el paso que supone no es desdeñable ya que entonces la compatibilidad de los collares del sistema resulta común a otros, iguales todos entre sí.
    El DM, que costó 64 millones de dólares, fue construido y ensayado previamente por la North American con colaboración soviética y bajo dirección del MSFC, de Alabama, de la NASA.
    La pieza era un cilindro de 3,15 m de largo y 1,4 m de diámetro de unas 2 Tm de peso, construido en chapa de aluminio que llevaba en el exterior los tanques de gases y también una cámara de TV y en el interior, entre otras cosas, además de las esclusas de acceso a las naves, un equipo de comunicaciones, con antenas, etc., y algunos aparatos para realizar experiencias científicas, como un detector UV, antena y equipo doppler y horno.
    Al lanzamiento, el DM viajaba detrás del CSM Apollo que al extraerlo de su habitáculo, ya en órbita, se ensamblaba con él por el extremo superior donde el collar de enlace era igual al que en otro tiempo unía al CM con el LEM; se cita en el apartado del programa Apollo. En el lado opuesto del cilindro que era el DM, iba el otro collar para enlazar con el Soyuz pero de diferente concepción y tipo universal. Este collar, cuya correspondiente iba en el Soyuz, llevaba 3 pétalos, en 120º, de guía que en la unión se cerraban y destacaban sobre anillos de guiado y otros de estructura con juntas de caucho. Luego, el collar llevaba unos enganches de captura, unos sujetadores y unos resortes. También llevaba amortiguadores. En el centro de los 2 collares, del DM y del Soyuz, iban un par de escotillas.
    En las operaciones de ensamblaje, al acercarse, los collares se dirigían adecuadamente por los anillos de guiado hasta enlazarse por los 3 enganches de captura. Luego 8 sujetadores enlazaban automáticamente con los correspondientes del otro collar. Comprimidas las dos juntas de caucho, una contra otra, se comprobaba la perfecta unión y que no había fugas. Luego, se ajustaba la presión interior del DM a la de la nave Apollo de la que uno o dos astronautas abrían luego la escotilla de acceso del CM al DM y penetraba en el mismo. Finalmente, nivelada la presión a la del Soyuz, tras cerrar previamente la escotilla del CM, se abrían las de paso al Soyuz. Tal era la mecánica a seguir para usar el DM.
    Para el desenganche, con la presión interior disminuida, se soltaban los sujetadores de estructura y los de captura. Después, unos resortes se disparaban causando ya la total desunión.
    Con el DM, el conjunto Apollo‑Soyuz constituía una entidad de casi 21 m de longitud total.

    > EL VUELO APOLLO‑SOYUZ.

    Aunque se trata de un vuelo conjunto único, cabe resaltar algunas consideraciones generales y particularidades que aun no siendo primordiales fueron muy importantes para el normal desarrollo del previsto programa. Asimismo se relacionan las experiencias científicas efectuadas.

             = ENTRENAMIENTO ESPECIAL.

    Aparte de la normal preparación para cualquier vuelo espacial y la necesaria para las maniobras técnicas particulares y comunes del doble vuelo, las tripulaciones hubieron de completar su entrenamiento de modo poco ordinario. Puesto que parte del vuelo se efectúa con las naves ensambladas y con visitas de una tripulación a la otra, el entrenamiento se realizó en numerosas ocasiones conjuntamente, en los USA unas veces y en la URSS las otras. Se produjo así un intercambio técnico en el que los 2 países salían indudablemente favorecidos.
    Como sea que para el caso de emergencia cualquier hombre de cualquier país debería retornar en la nave en que se hallara, fuera USA o URSS, las 2 tripulaciones hubieron de aprender el manejo de las dos naves. De este modo pues, la URSS ensayó técnicas americanas, por ejemplo el amerizaje ya que ellos realizaban normalmente el aterrizaje, y los americanos probaron las soviéticas.
    Como preparación previa al ASTP, la URSS incluso realizó un vuelo espacial tripulado, el Soyuz 16, con vistas a comprobar los sistemas y aparatos de una Soyuz mejorada igual a la prevista para usar en el ASTP.
    Pero uno de los mayores problemas que la preparación previa solventó fue el del idioma. Ningún astronauta USA hablaba ruso ni los soviéticos el inglés. En consecuencia, unos y otros hubieron de aprender el idioma básico de los colegas. Pero además los mandos de las naves para evitar cualquier mal entendido llevaban letreros en los dos idiomas. Los norteamericanos dedicaron cerca de 1.000 horas en aprender ruso y poco más o menos los soviéticos con el inglés. Ya en el espacio, los soviéticos para comunicarse con sus colegas hablaban inglés y los americanos el ruso. De este modo todos hablaban más despacio y con más cuidado por lo que se entendían más fácilmente que hablando cada cual en su lengua vernácula. Por supuesto, con cada centro de control propio la comunicación era en idioma nativo, pero por si acaso ocurría en la misión algún percance en los enlaces en cada centro y estación de las redes respectivas de comunicaciones había varios intérpretes inglés‑ruso y viceversa.

             = EL VUELO APOLLO‑SOYUZ PREVISTO.

    Se iniciarían los dos vuelos el 15 de julio de 1975 con una diferencia de 7 horas y pico. En primer lugar sería disparado el Soyuz que se situaría en órbita circular de 230 Km de altura. Además había otros 2 Soyuz idénticos dispuestos a partir de ese momento y hasta el éxito del acoplamiento para el caso de fracasar el original proyectado. Poco más de 7 horas después debía partir el Apollo desde el otro punto del globo terrestre, base de disparos humanos al espacio. A partir de entonces, caso de retraso el Apollo tenía 5 oportunidades de salida si bien de tal modo se retrasaba el atraque.
    Entre las 24 y 48 horas siguientes al inicio de los vuelos se debía efectuar el atraque entre las 2 naves. El Apollo, tras entrar en órbita, debía extraer sobre la segunda fase del S‑1B al DM y disponerlo ya en su proa preparado para el ensamblaje. Para realizar la maniobra de atraque el Soyuz serviría de blanco o diana mientras que sería el Apollo la nave que haría todas las operaciones. No obstante, el Soyuz en posición adecuada reflejaría los rayos solares hacia el Apollo para facilitar su localización.
    Tras el ensamblaje un astronauta USA pasaría al DM y luego al Soyuz e instalaría un sistema de transmisión de TV y telefónico. Posteriormente una y otra tripulación visitaría la nave de sus colegas y se realizarían algunas experiencias conjuntas; también comerían juntos.
    En caso necesario, cualquiera de las naves, o las dos, podía regresar con cualquiera de los cosmonautas cambiados. El Apollo podía alojar hasta 5 hombres, es decir las 2 tripulaciones pero en cambio el Soyuz solo podía transportar 2 personas. La nave Apollo respecto a la Soyuz se caracterizaba por su mayor potencia y capacidad de maniobra, razón por la cual sería la nave que realizaría las operaciones de aproximación. Por su parte, el Soyuz era más habitable y de mayor capacidad científica por lo que sería en el módulo orbital del mismo donde se realizarían muchas de las pruebas conjuntas, así como en el DM.
    Tras unas 48 horas de vuelo unidas, las naves se separarían para seguir luego en vuelo independiente en su totalidad, dos días el Soyuz y cinco el Apollo. Acopladas las 2 naves, el conjunto no sería mandado expresamente por nadie. EN caso de algún problema el comandante de cada nave podía actuar como mejor creyera sin perjudicar a la otra nave, pudiendo desacoplarse luego de pedir permiso a la otra nave. Los problemas menores se resolverían de común acuerdo o conforme a la idea del programa previsto.
    Las pruebas a realizar en la misión se reducen al ensayo del sistema universal de atraque, de las maniobras rendez‑vous, de pruebas científicas conjuntas e independientes. En cuanto a las comunicaciones, el Apollo las sostenía con Houston y el Soyuz con el centro de control propio permanentemente. Solo durante la cita y unión se sostenían comunicaciones entre las naves. Las redes de Tierra que apoyaban el vuelo dependiendo de los centros de control eran las siguientes: la americana con centro en Houston estaba compuesta por 14 estaciones: Hawai, Isla Guam y Orroral, en el Pacífico, Isla Ascensión y Tananarive, en África, Fresnedillas, que controlaría el 70 % del vuelo, en Europa, Santiago de Chile y Quito, en Sudamérica, Goldstone, Newfoundland, Islas Bermudas, Merrit Island y Rosman, en los USA, y un buque colocado al Oeste de la Isla de Pascua y Sur de Hawai; las estaciones de la red soviética eran las siguientes: Novokazalinsk, cerca del Mar de Aral, junto a Tyuratam, Sinfieropol y Tiflis, junto al Mar Negro, Tomsk y Ulan Ude, al lado del lago Baikal, Vladivostok, Pietropavlosvk, en la península de Kamchtka, un barco en el Atlántico frente a Maine (USA) y otro buque frente a la costa mejicana de Yucatán. En las estaciones de la URSS había en esta ocasión técnicos americanos y en las americanas soviéticos; a Fresnedillas, por ejemplo, llegaron 20 soviéticos. Colaboró también la estación, entonces de la Alemania Federal, de Raisting, en Baviera, sirviendo de enlace USA‑URSS en las comunicaciones por tierra, fónicas y de TV en color y en blanco y negro.
    La conclusión del vuelo comenzaría con el retorno del Soyuz y su aterrizaje y finalizaría con el amerizaje del CM Apollo días después.

             = EXPERIENCIAS CIENTÍFICAS APOLLO‑SOYUZ.

    Sobre un total de 146 experiencias propuestas en el ASTP se realizarían 21 ensayos diversos, 5 son sobre astronomía y física espacial, 6 ensayos sobre biología, y 10 varios. Cinco de las experiencias eran conjuntas en su realización.
    Las 5 experiencias de astronomía y física espacial eran las que siguen:
‑Observación en UV extremo o lejano para estudiar objetos celestes como púlsares, fuentes de rayos X, etc., emisores de tal radiación. El instrumental preciso iba en el SM Apollo y lo componían 4 pantallas parabólicas que a través de unos filtros confluían en un aparato detector. Realizado por la Universidad de California.
‑Luminiscencia del helio para estudiar el espacio interestelar próximo al Sistema Solar por interacción y distribución de la radiación de fluorescencia debida al helio. Aparatos dispuestos en el SM Apollo.
‑Observación de rayos X blanco sobre la Tierra y procedentes de la galaxia, de 01, a 10 KeV, para mejor conocer la evolución estelar, los procesos de emisión y su influencia sobre la atmósfera de la Tierra, así como para comprobar la teoría de que tales rayos se concentran e los polos de la Vía Láctea. Se comparan los resultados con los obtenidos por el Skylab 3 y Explorer 42. El aparato preciso iba sobre el SM Apollo.
‑Estudio de la absorción atmosférica UV. Se trata de una nueva técnica para medir los integrantes atmosféricos con medidas de un espectrómetro de masas, concretamente la concentración de oxígeno atómico, con haces de 1.304 Å, y nitrógeno neutro, con haces de 1.200 Å, en la ionosfera. La experiencia consistía en la emisión de rayos LÁSER en banda UV desde el CM Apollo sobre el Soyuz, en su lado trasero, que reflejados aquí eran de nuevo captados por el CM que los registraba con las interferencias captadas, siendo ello la base de datos para su posterior estudio. Entonces las 2 naves debían viajar en la órbita, ambas de espalda en el sentido de la marcha orbital, a una distancia de unos 200 m una de otra. La experiencia fue estudiada por los especialistas Thomas Donahue, de la Universidad de Michigan y Robert Hudson, del MSFC de Houston. Era ésta una de las 5 pruebas conjuntas.
‑Eclipse solar artificial, primero en tal tipo. Tras el desacoplamiento del CSM éste se alejaría en unos 200 m en línea recta del Soyuz, interponiéndose entre éste y el Sol con lo cual el astro rey quedaba oculto a la otra nave pero dejando ver su corona solar. La experiencia era de gran importancia, dada la falta de oportunidades de comprobación de tal corona por la escasez de eclipses naturales, uno cada 300 años, y la gran influencia de la actividad solar sobre nuestro mundo. En el momento del eclipse, efectuado en vuelo sobre zonas oscuras terrestres para evitar falsos reflejos pero ya cerca del borde noche‑día, se obtienen imágenes del fenómeno desde el Soyuz. Las fotografías del eclipse las examinaría Gennadi Kikolski, director del Laboratorio Solar de la Academia de Ciencias de la URSS. También ésta era otra de las experiencias conjuntas Apollo‑Soyuz.
    Las 6 experiencias biológicas fueron las relacionadas ahora, todas bajo la condición de microgravedad:
‑Estudio de la actuación y configuración de leucocitos en infecciones.
‑Estudio celular de inmunidad.
‑Estudio de destellos luminosos y otras sensaciones causadas en la retina del ojo y el cerebro de los astronautas por fuentes radiactivas como los rayos cósmicos.
‑Comprobación del intercambio o contagio microbiano entre los miembros de cada tripulación, y ambas a la vez, antes, durante y concluido el vuelo. La prueba, que es otra de las 5 conjuntas, era de gran interés para el estudio de microbios en el espacio en razón a la diferente procedencia de las naves y el gran número que suponían las dos tripulaciones, o sea 5 hombres.
‑Influencia de los rayos cósmicos y otras radiaciones de gran energía sobre diferentes entidades biológicas como semillas y huevos de gambas.
‑Observación de los llamados "hongos formadores de zonas" para estudiar los cambios genéticos en organismos influenciados, en su crecimiento o extensión, por la radiación. Y es éste el 4 ensayo conjunto de la misión. El aparato necesario iba alojado en el CM Apollo.
    Otro tipo de experiencias eran relativas a tecnología de metales, recursos naturales como prolongación del EREP del Skylab y otros varios.
    De ellas, 6 se efectúan en un horno de múltiple uso que iba alojado en el DM y en el cual se efectuó conjuntamente alguna experiencia sobre materiales, siendo el quinto y último experimento científico del Apollo‑Soyuz. Eran tales ensayos los siguientes, cada uno proyectado por diferente equipo investigador y a realizar, naturalmente, en la microgravedad:
‑Estudio de la transmisión calorífica inducida por metales líquidos en una cápsula a diferente nivel térmico.
‑Estudio de la mezcla de aleaciones.
‑Comprobación de la transmisión calorífica de fluidos con diferentes niveles térmicos en la solidificación de imanes de gran poder de atracción.
‑Determinación de materiales electrónicos.
‑Estudio del crecimiento de cristales desde vapor, y a temperatura ambiental.
‑Estudio de la solidificación de la sal común y un fluoruro de litio.
    Dos ensayos tecnológicos más pero no relacionados con procesos de fabricación de materiales, ni con el citado horno, fueron:
‑Electrofóresis. Experimento de separación por campos eléctricos de células, iones, cultivos de virus, etc. Se quería así separa y analizar las partículas en la microgravedad, sin disminuir su capacidad activa, con posibilidades muy interesantes de aplicación en química y medicina. El ensayo fue patrocinado por el Instituto alemán Max Planck y se realizó en el CM Apollo.
‑Experimento de gravimetría sobre la base de seguimiento doppler entre el Apollo y el DM separado. Denominado spacecraft to spacecraft doppler tracking experiment, se querían estudiar con él las variaciones del campo de gravedad terrestre sobre la observación de anomalías o cambios de distancia entre el CSM y el DM separado. El sistema técnico detector era un equipo doppler de radares empleados cuando el Apollo distaba aproximadamente unos 300 Km. Así se captaban anomalías de masas, sobre la Tierra, de un diámetro de 200 a 350 Km. El estudio completo aportaba datos físico‑geológicos sobre el subsuelo terrestre de interés en recursos naturales, volcanes, terremotos, etc. Apoyaba la experiencia el satélite de comunicaciones ATS‑6, sito en órbita en órbita estacionaria, del mismo modo, con técnica doppler.

    El resto de experiencias del programa ASTP eran las que siguen:
‑Determinación de aerosoles estratosféricos. Se observa la concentración y distribución de partículas sólidas suspendidas en la estratosfera sobre la línea noche‑día en banda próxima al IR para evaluar tal técnica y perfeccionarla con vistas a investigaciones futuras más completas. Los datos aportados, comparados con los logrados por globos‑sonda, fueron manejados por la Universidad de Wyoming.
‑Toma de fotografías desde el CM Apollo de varias áreas terrestres muy localizadas, como aguas contaminadas, huracanes, etc. Patrocina la experiencia el profesor Farouk El Baz de una institución Smithsoniana.
    De las 21 experiencias, 2 fueron propuestas por Alemania Federal, otras 2 por la URSS y USA conjuntamente, y el resto por la NASA y sus tentáculos científicos, siendo de todas ellas, como se indicó, 5 conjuntas en su realización.
    Además, la nave Soyuz realizó independientemente algún que otro ensayo como por ejemplo de biología con un pez que llevaron.

    > SOYUZ (19).

Cosmonautas....Comandante. : ALEXEI ARKHIPOVICH LEONOV    17(2º vuelo)
               Copiloto... : VALERI NIKOLAYEVICH KUBASOV  41(2º vuelo)
Fechas.................... : 15 a 21 JULIO 1975
Duración del vuelo........ : 5 días 22 h 30 min 51 seg
Número de órbitas......... : 96

                > APOLLO (21).

        Astronautas..Comandante.... : THOMAS PATTEN STAFFORD 24(4º vuelo)
                     Piloto del CSM : DONALD KENT SLAYTON    76(1º vuelo)
                     Piloto del DM. : VANCE DEVOE BRAND      77(1º vuelo)
        Fechas..................... : 15 a 24 JULIO 1975
        Duración del vuelo......... : 9 días 01 h 28 min 23 seg
        Número de órbitas.......... : 147

    Las 2 tripulaciones estaban formadas del modo que a continuación se indica: Soyuz: Comandante Alexei Leonov que efectuaba su segundo vuelo y Valeri Kubasov, ingeniero de vuelo o copiloto que también volaba por vez segunda; los suplentes respectivos eran Filiptshenko y Roukavishnikov. Apollo: Comandante Thomas Stafford, que realizaba su 4º vuelo, y los novatos Donald Slayton, copiloto en calidad de piloto del CSM, y Vance DeVoe Brand, piloto de DM; Slayton era el más antiguo astronauta USA que no había volado nunca, desde el tiempo de los Mercury, por una enfermedad cardíaca ahora superada. La tripulación suplente de los americanos fue A. Bean, Evans y Lousma. El anuncio oficial de las tripulaciones se realizó el 30 de enero de 1973 la americana, y el 24 de mayo siguiente la soviética.
    El emblema del vuelo era un círculo con la caricatura de un Apollo y un Soyuz dándose frente, y sobre ellos respectivamente el perrito Peanut y el oso ruso, representativos de los países, en actitud de saludo cordial. Sobre el borde del círculo, a la izquierda, figuraba el título Apollo‑Soyuz y en el lado opuesto, sobre la derecha, el mismo rótulo pero en cirílico.
    La astronave soviética llegó a la plataforma de disparo el día 11 de julio de 1975.

MARTES. 15 JULIO 1975.
    Fecha del inicio de las dos misiones. El lanzamiento URSS que presencian unos 100 millones de soviéticos es televisado además por vez primera en directo a todo el mundo. Para cubrir la información de prensa acuden a la URSS cerca de 700 periodistas que sin embargo, opuestamente al caso USA, no tiene acceso ni al Centro de Control ni a Baikonur, base de lanzamiento.
    El disparo del Soyuz es presenciado entre otros por el embajador USA Walter Stoessel, correspondiendo los soviéticos así a la invitación por la que el embajador URSS Anatoly Dobrynin asistiera al lanzamiento del Apollo. Era la primera vez que esto ocurría.
14 h 20 m 03 seg. Hora española; 12 h 20 m 03 seg, GMT. Con toda exactitud parte de Baikonur el Soyuz 19 con buen tiempo. "Sentimos ya el temblor del cohete. Ya vamos", dijo entonces Leonov en el primer momento del vuelo.
14 h 29 m. El vehículo espacial Soyuz entra en órbita elíptica de 220,35 Km de altura máxima, 186,35 Km de perigeo, 88,53 min de período y 51,78º de inclinación. Luego, los parámetros se transformaron hacia los 228 Km de apogeo, 188 de perigeo, y finalmente hacia una órbita circular de 225 Km. Su número COSPAR es 1975-065A (8.030).
15 h 40 m. A la hora y pico de vuelo, en Tierra se anuncia que el Soyuz está casi en los parámetros previstos. Ya por entonces se habían desplegado los paneles solares y antenas, funcionando todo bien como el resto de la nave. Los cosmonautas también se encontraban bien.
17 h 15 m. Sobre 226 Km de altura, en la tercera órbita el Soyuz pasa sobre la estación de Madrid de la red de la NASA, a través de la cual por 3 veces informará sobre el normal desarrollo del vuelo en el presente día.
18 h 35 m. En la 4ª órbita se produce el segundo contacto del Soyuz a través de la estación de Madrid.
20 h 00 m. Tercer contacto del Soyuz a través de la estación repetida anteriormente, recorriendo entonces la 5ª órbita. Por el éxito de la puesta en órbita el Soyuz recibió la felicitación de L. Breznev, máximo mandatario soviético. Por entonces, los soviéticos enviaron en una transmisión de TV a Houston un mensaje deseando suerte a sus camaradas del Apollo.
21 h 50 m 03 seg. Hora española. Justo 7 h 30 m más tarde de la partida del Soyuz, también con excelente tiempo, es lanzado en la plataforma 39-B del KSC el último Saturn 1B, SA‑209, de la historia astronáutica y en un punto distante 15.250 Km del lugar de donde saliera el Soyuz 19. Su número COSPAR es 1975-066A (8.032). La nave pesaría 14.768 Kg.
22 h 00 m. El Apollo entra en órbita de baja altura, de unos 152 Km de perigeo, 166 de apogeo, 51,7º de inclinación y 87,6 min de período. "Merecía la pena esperar 16 años para ver este grandioso espectáculo", dijo entonces Slayton recordando que desde los vuelos primeros, los Mercury en los que no pudo volar por problemas cardíacos, había siempre esperado ir algún día al espacio. El día había llegado. Los médicos de la NASA no obstante, dados los precedentes de aquél problema y la madurez de edad de Slayton, tomaron sus precauciones de vigilancia por si afloraba en él algún problema.
22 h 15 m. Primera conexión de 7 min del Apollo con la estación de Madrid. Se indica que todo va bien.
23 h 04 m. El CSM Apollo, que aun estaba en la cabecera de la segunda fase del S‑1B, tras separarse de la misma unos 25 min antes y adelantarse para luego girar 180º, retornar finalmente para enganchar con el morro del CM al DM que estaba sobre la fase, tal como se hacía en el programa Apollo lunar para extraer al LEM. Concluida la operación, la segunda fase fue abandonada en la órbita.
23 h 15 m. Empieza una conexión a través de la estación de Madrid de 1 h de duración.
23 h 55 m. Estaba programado el inicio de una retransmisión de TV de 90 min de duración.
    Ya por entonces, tras el feliz ensamblaje con el DM, cuando Brand intenta desmontar el cierre del túnel para instalar en él un tanque con líquido criogénico de la experiencia de electrofóresis a realizar el día siguiente, no puede desprender una pieza que iba a bloquear, según se dijo, las escotillas de acceso al DM impidiendo pues el paso al Soyuz y desde éste, tras el posterior ensamblaje con el mismo. Se trataba de un fallo mecánico de una pieza de acero del DM que se desplazó de su sitio por culpa de unos cables y suponía no obstante una avería menor.

MIÉRCOLES. 16 JULIO 1974.
01 h 20 m. Los cosmonautas soviéticos inician su primer período de descanso para dormir en el vuelo.
01 h 35 m. Se inicia una primera fase de acercamiento del Apollo al Soyuz con un cambio de la órbita del primero desde 161 a 168 Km de altura media.
03 h 31 m. El Apollo cambia su órbita de 168 a otra de 232 Km. Por la avería antes referida no se logra desmontar el sistema de enganche para retirarlo del túnel de acceso al DM y el centro de control de Houston ordena que los astronautas del Apollo se acuesten mientras en Tierra se estudia el problema, dejando el sistema como estaba sin poder abrir la escotilla.
08 h 10 m. Los astronautas americanos empiezan su período de descanso.
09 h 30 m. Son despertados Leonov y Kubasov que inician entonces su segunda jornada espacial. Ya con vistas a las operaciones posteriores al ensamblaje, los soviéticos redujeron poco a poco la presión interior del Soyuz durante el concluido descanso. Se aumenta sin embargo el contenido de oxígeno hasta un 40 por ciento.
14 h 46 m. El Soyuz pasa a una órbita circular de 224 Km.
15 h 30 m. Se despiertan los astronautas del Apollo, 5 horas después de hacerlo sus colegas del Soyuz. Luego, tras el desayuno debían prepararse para las operaciones de la cita con el Soyuz. Se comunicó que 2 de las experiencias científicas ya habían sido realizadas.
    En los primeros momentos de su segunda jornada en la misión Apollo, los astronautas descubrieron que a bordo había un gigantesco mosquito original de la costa de Florida que no se sabía a ciencia cierta cómo había entrado en el CM. Tal bicho se coló desde luego antes del despegue del SA‑209. "Lo guardaremos para dárselo al pez que lleva el Soyuz", decía un astronauta a la vez que advertía que el insecto volaba sin ninguna dificultad en la microgravedad.
    Más tarde, los astronautas tratan de arreglar la avería del túnel, ya mencionada. Brand vuelve entonces a colocar las piezas que había desmontado y procede a abrir la tapa de una caja de conexiones para solucionar ahora desde aquí el problema. Por fin, al cabo de una media hora de labor, se observa como funciona ya el mecanismo, logrando desbloquear la compuerta de paso al DM. Luego, Stafford informó a Tierra que ya todo estaba superado y no había dificultad alguna.
    Por entonces el Soyuz volaba 1.500 Km por delante del Apollo y a mayor altura con velocidad de 27.350 Km/hora. El Soyuz también tiene sus problemas pero con una cámara de TV que no funcionaba y que fue finalmente arreglada. La nave soviética llevaba además otras 3 cámaras que hubieran solventado el problema de la inutilidad de aquélla.
    Un tercer problema en la misión, segundo del Apollo, se presentó en un tanque de helio pero se solucionó en pocos minutos. Una burbuja de helio había provocado una pequeña explosión visible en el exterior pero de poca importancia.
18 h. El Apollo y el Soyuz pasan sobre América del Sur por los puntos más cercanos entre sus órbitas.
18 h 31 m. Los cosmonautas del Soyuz comprueban el sistema de transmisión de TV con el centro de Houston.
    Por la tarde el Soyuz ofreció una transmisión de TV en la que decían los tripulantes que todo marchaba bien y que estaban ya en la órbita adecuada esperando al Apollo. Decía Leonov: "Ahora somos siete las personas que están navegando en el espacio de un modo u otro. Somos los 7 magníficos".
    En efecto, además de los 3 del Apollo y Leonov y Kubasov había otros 2 astronautas URSS en órbita en la estación Salyut 4, misión Soyuz 18. Es la segunda vez, por cierto, que se produce tal concentración de 7 hombres en órbita y también la segunda en que se encuentran americanos y soviéticos aunque esta vez con toda intención.
    En el programa transmitido por Leonov y Kubasov éstos se mostraron algo cansados. Al hablar Leonov para los USA lo hizo en inglés. Luego, en correspondencia, Stafford hablaría en ruso para la URSS en otra transmisión de TV.
22 h 42 m. Para éste momento cabía la posibilidad de rectificar la órbita si fuera necesario.

JUEVES. 17 JULIO 1975.
00 h 40 m. Se acuestan los cosmonautas del Soyuz.
03 h 20 m. Comienzan un período para dormir Stafford, Slayton y Brand.
08 h 20 m. Leonov y Kubasov son despertados tras casi 8 horas de descanso. En una retransmisión de TV desde el Soyuz para el país soviético se muestra el sitio donde iban a comer los dos cosmonautas con sus colegas USA tras el ya próximo ensamblaje.
09 h 17 m. Dos horas antes de lo previsto son despertados los astronautas del Apollo por una alarma que resultó ser falta. Se trataba al parecer del sistema calculador de la altura de la órbita. Entonces el Apollo estaba a unos 580 Km del Soyuz.
13 h 30 m. Empiezan 30 m de transmisión de TV desde el Apollo.
14 h 54 m. Se inician las maniobras principales y finales para la cita espacial con un cambio de órbita. Poco después, sobre casi 500 Km de distancia, ambas naves se divisan, faltando 3 horas para el acoplamiento previsto. "Es difícil distinguir al Soyuz de una estrella", aseguró Brand mirando por un telescopio a la nave colega. Entonces se establece la conexión radiofónica entre ambas naves. "Hola Valeri. ¿Que tal?", dijo Slayton en ruso. "Buenos días", replicó en inglés Kubasov. "Saludos para todo el mundo", respondió también Leonov.
    En las operaciones, que van a ser televisadas, para el enlace final las conversaciones sostenidas entre los astronautas se efectúan en el idioma ruso al hablar los americanos y en inglés al hablar los soviéticos.
15 h 10 m. Comienzan otros 10 min de transmisión por TV desde el Apollo.
15 h 38 m. El Apollo pasa a una órbita de 184 Km de perigeo y 204 de apogeo. El Soyuz está ahora a 267 Km por delante del Apollo.
16 h 15 m. El Apollo pasa ahora a una órbita de 201 Km de perigeo y 204 de apogeo.
16 h 32 m. Transmisión de TV de 10 min de duración desde el Apollo.
16 h 50 m. El Apollo, según calculó Stafford, está a 78 Km del Soyuz. Una incidencia a destacar fueron las interferencias de radio de emisoras de Francia, URSS y Gran Bretaña, que dificultaban la labor de los astronautas y exasperaba particularmente a Stafford según se pudo ver por TV cuando apretaba su puño.
17 h 14 m. Empieza el último asalto para las maniobras de atraque, pasando a una órbita de 204 Km de perigeo y 222,5 de apogeo el Apollo. El Soyuz está ahora a 38 Km de distancia de la nave americana.
17 h 38 m. Aproximadamente a media hora del ensamblaje las dos naves entran en contacto para las operaciones definitivas.
17 h 46 m. El Apollo empieza a frenar y pasa a una órbita de 219 por 221 Km. La distancia al Soyuz es ya entre 30 y 45 m. El encuentro está siendo televisado, permitiendo así al mundo ver al Soyuz perfilándose verdoso como diana del Apollo sobre el fondo negro del cielo.
    Sobre las 18 h el Apollo empieza a acercarse más y más, ya a pocos metros del Soyuz. La TV en color muestra entonces sobre el fondo de las azules aguas atlánticas cómo, por delante del primer plano de parte del Apollo, éste se acercaba al morro de atraque del Soyuz. La cámara de TV precisa iba suspendida sobre el exterior del DM y al borde del collar de atraque del mismo.
    En las fases finales del acoplamiento se incrementa un poco la impaciencia de los americanos y hasta uno de los astronautas exclama, refiriéndose a los soviéticos: “¡Este hijo de perra no acierta a estarse quieto!”, comentario que naturalmente fue censurado por los propios americanos, mandando borrar las conversaciones. "Distancia 5 metros...4...3...2...1...”, dice Stafford, transmitiendo a Tierra la tensión del momento. Luego, al fin, Stafford comunica: "Contacto".
18 h 09 m. Con 6 min de adelanto sobre lo previsto se produce el feliz ensamblaje, primero internacional. "Enganche. Hemos enganchado", dice entonces Stafford. "Lo hemos conseguido", prosiguió en ruso. "Soyuz y Apollo se han dado la mano", replicó en inglés Leonov. "De acuerdo", dice en ruso Stafford. "Ha sido una operación perfecta", continuó en inglés Leonov. "Gracias a ti y a Valeri", correspondió Stafford.
    El acoplamiento se produce a 216 Km sobre la vertical de un punto situado a 100 Km al Norte de El Ferrol, en la costa española. En realidad, si no se hubiera producido el adelanto de 6 min, la operación se hubiera consumado sobre la frontera de las entonces 2 alemanias, entre Alsfed y Erfut. El enganche se produjo a las 51 h 49 m de vuelo del Soyuz, a las 44 h 19 m de viaje del Apollo.
    Las 2 naves juntas determinaban ahora un conjunto de 20,16 m de longitud.
    A los pocos minutos del atraque Stafford informa que habían notado un fuerte olor a quemado, como de acetona o goma quemada. El Centro de Control ordenó entonces que los 3 hombres se pusieran máscaras de oxígeno aunque se dijo que no había peligro. Al parecer se trataba de emanaciones de un recipiente abandonado en el túnel de paso al DM. Varios minutos después el olor había disminuido. La mascarilla sería quitada posteriormente.
19 h 49 m. Se efectúan 7 min de transmisión de TV desde el Apollo. Ajustada la presión del DM a la del CM, Stafford abre la escotilla de acceso al citado DM.
20 h 50 m. Stafford y Slayton pasan al DM y cierran la escotilla para igualar ahora poco a poco la presión del DM a la del Soyuz. Mientras se elevaba tal presión, los 2 hombres ajustaron las luces y la TV dispuesta para captar el saludo entre americanos y soviéticos.
21 h 15 m. Abierta la escotilla de paso al Soyuz, Stafford y Leonov se encuentran y saludan; Brand permanece aislado en el CM, Slayton en el DM, Kubasov en el módulo orbital Soyuz y los dos comandantes en el borde la unión de las dos naves sobre el DM y el módulo orbital del Soyuz.
    "Venid. Vamos a daros la mano", decían los rusos, pero replicó Stafford "Venid aquí, que nuestros telespectadores están en este lado", refiriéndose al encuadre de la cámara de TV. Tras el apretón de manos Leonov abrazó y besó al estilo ruso a Stafford a la vez que decía: "Estoy contento de hallarte".
    El apretón de manos se efectúa sobrevolando Ámsterdam. La entrevista estaba previsto efectuarla sobre la localidad de Bognor Regis, al Sur de Inglaterra, en el condado de Essex, donde sus habitantes colocaron en su ayuntamiento una bandera USA y otra URSS como homenaje al encuentro espacial y enviaron también un telegrama deseando a los astronautas "una feliz estancia" sobre Bognor Regis; y más que fugaz estancia, se puede añadir.
21 h 17 m. Stafford y Slayton entran el Soyuz. El comandante porta una cámara de TV para seguir las evoluciones en el Soyuz de los ahora cuatro hombres. Brand queda en el CM atento a los mandos.
    En las 3 horas que los 2 americanos iban a pasar en el Soyuz éstos y los soviéticos intercambiaron banderas, medallas y placas conmemorativas. Las banderas iban envueltas en plástico. Leonov dio a Stafford una bandera de la ONU que el americano llevaría al regreso a dicha organización internacional donde los 5 hombres del ASTP la presentarían. Americanos y soviéticos llevaban las mitades de 2 medallas y 2 placas que fueron unidas allí, en la órbita, y traídas luego una completa de cada especie por cada parte. Posteriormente también se intercambiarían 3 semillas para plantar luego en la Tierra. Los soviéticos regalaron semillas de alerce siberiano, pino albar y de un tipo de abeto, abies nordmanniana, y los americanos dieron las del abeto picea glauca.
    Al visitar el Soyuz, los americanos hallaron en la pared del mismo unas caricaturas realizadas por Leonov en las que figuraban los tres americanos a caballo del Apollo y con un lazo buscando al Soyuz y diciendo: "¿Dónde están?". En el lado inferior del dibujo figuraba la frase shakesperiana, de "La Tempestad": "Bravo nuevo mundo ha hecho este pueblo".
21 h 30 m. El máximo mandatario soviético envía su felicitación a las dos tripulaciones en una charla de 2 min.
21 h 35 m. Hace lo propio el Presidente USA desde el despacho oval de la Casa Blanca. Esta conversación dura 10 min y es como la de su colega político URSS de carácter intrascendente.
22 h 14 m. Se firman los documentos que certifican el vuelo. Algunos de estos documentos, que eran cuatro, se enviaron luego a la IAF. También se intercambian 6 documentos, 3 en ruso y 3 en inglés, copias del acuerdo de realización del ASTP. También firmaron un ejemplar de una antigua edición de un libro del autor ruso Tsiolkovsky.
    Luego, previa invitación prevista y protocolaria, los astronautas cenaron juntos en el Soyuz, siendo la primera cena internacional en el espacio. Los soviéticos aportaron a la cena pavo con mermelada y manzanas, entre otras cosas, y los americanos llevaron puré de patatas, filetes de ternera, pan negro con queso y té con limón. La operación se ejecuta sobre una mesa plegable de color verde con el prolegómeno de un brindis con zumo de naranja.
23 h 31 m. Stafford y Slayton retornan al Apollo, reuniéndose con Brand tras estar 2 h y media en el Soyuz. Así concluía la jornada. El día siguiente se realizarían numerosos intercambios de hombres de una nave a otra aunque dejando siempre un "nativo" en su nave. Se realizarían asimismo las 5 experiencias científicas conjuntas; 2 biológicas, en el horno, eclipse artificial y medición atmosférica.

VIERNES, 18 JULIO 1975.
01 h 20 m. Se acuestan tanto los americanos como los soviéticos.
08 h 50 m. Son despertados Leonov y Kubasov bajo las notas musicales de la melodía rusa "Media noche en Moscú" con la que también minutos después se despiertan los americanos. Tras el desayuno se iniciaría el intercambio de astronautas de una nave a otra con varias retransmisiones de TV y experimentos conjuntos.
11 h 20 m. Brand pasa al DM. Es de excusar que no se vuelven a repetir aquí los pasos de las operaciones de acceso de una nave a otra por haber sido relacionadas anteriormente.
12 h 00 m. Brand entra en el Soyuz.
12 h 10 m. Leonov pasa al DM. "¿Qué tal, viejo amigo?", dijo el comandante soviético a Slayton cuando éste poco después lo recibe en el Apollo.
    Sobre las 15 h 10 m se enlaza con Tierra por TV. Desde el Soyuz, Kubasov saludaba al pueblo americano en la transmisión de TV. "¿Qué tal, nación norteamericana? Voy a contarles como es el Soyuz", dijo Kubasov. Y efectivamente, el copiloto URSS, además de enseñar a los televidentes USA una fotografía de su mujer e hijos, describió los caracteres del Soyuz e incluso hizo una demostración bebiendo por una manguerita dispuesta a tal efecto sobre una pared de una cabina.
    Paralelamente, desde el Apollo, en una transmisión de TV dirigida a los soviéticos, Stafford mostró la cabina del CM hablando en ruso, recordando que es el tipo de nave en que el hombre había viajado a la Luna.
    Leonov, durante su estancia en el Apollo, regaló al comandante americano un retrato de éste, realizado por el propio Leonov el día anterior.
    Brand, en el Soyuz se interesó particularmente por un pez que los soviéticos llevaban en una pecera de plástico para ver como se orientaba en la microgravedad. Según Brand el pez estaba muy bien.
    A la hora de la comida las dos tripulaciones almorzaron sopa de patatas, chuletas deshidratadas, caviar, pastel de fresa, pan y limonada. Leonov, que almorzó con Stafford y Slayton en el Apollo, dijo por entonces: "Como dicen los filósofos, lo mejor no es lo que se come sino con quien se come", comentando la camaradería que reinaba entre las tripulaciones.
17 h 25 m. Concluye una experiencia conjunta con el horno multifuncional con la extracción por parte de Stafford de los materiales obtenidos tras 20 horas de ensayo desde que el día antes Kubasov entregara los cartuchos originales de materiales (aleaciones) para someter a las condiciones del horno en el DM. Los materiales resultantes los llevaría Leonov al Soyuz para traer a Tierra.
17 h 55 m. Leonov y Stafford pasan al Soyuz.
18 h 35 m. Brand y Kubasov van al Apollo.
21 h 50 m. Slayton y Kubasov pasan al Soyuz.
22 h 45 m. Stafford y Slayton retornan al Apollo para reunirse con Brand, despidiéndose ya de Leonov y Kubasov.
    A última hora se celebra una conferencia de prensa de 45 min de duración desde el Apollo‑Soyuz para Houston y el Centro de Control soviético, siendo la primera conferencia múltiple e internacional desde el espacio.
    Por entonces surgió un nuevo problema que alarmó a los soviéticos pues se trataba de una posible fuga del gas respirable ambiental a presión, tan temida especialmente por los mismos. Leonov y Kubasov observaron e informaron a tierra que los mandos acusaban un ligero descenso de la presión de un miligramo por minuto. Pero al parecer se comprobaría, tras especular con un fallo del indicador de presión, que se trataba de un cambio de temperatura en el ambiente, por disminución térmica. Tras la falsa alarma, Leonov y Kubasov se dispusieron a dormir.

SÁBADO, 19 JULIO 1975.
00 h 35 m. Comienzan los soviéticos un período para dormir de una duración de 7,5 horas.
01 h 55 m. Inician los norteamericanos su descanso, de 8 horas de duración.
08 h 05 m. Son despertados los cosmonautas del Soyuz.
09 h 55 m. Stafford, Slayton y Brand, inician su jornada al ser despertados. Luego, unos y otros, tras el desayuno se preparan para el desenganche de las naves. La separación de las mismas será televisada desde el Apollo. Las cámaras de TV exteriores del Soyuz no funcionaron.
14 h 03 m. Se produce el desenganche del Apollo que se alejará entonces hasta unos 200 m del Soyuz para interponerse entre éste y el Sol y provocar así un eclipse artificial. Cuanto esto ocurría, por espacio de 6 min, Kubasov tomaba fotografías del eclipse. La experiencia se realiza sobrevolando a 225 Km de altura la oscuridad o noche sobre América del Sur. Luego, el Apollo se acercó nuevamente al Soyuz para intentar un nuevo ensamblaje cosa que se lograría tras media hora de separación.
14 h 34 m. Empieza la fase final para el segundo ensamblaje, realizando las maniobras ahora el Soyuz.
14 h 40 m. Se produce el ensamblaje segundo, demostrando una vez más el éxito del sistema de unión que se probaba. En las solo 02 h 46 min que ahora estarían unidos el Apollo y el Soyuz ya no habría visitas de una a otra nave, ni actuación del DM.
17 h 25 m. Tiene lugar la última conversación por teléfono entre las tripulaciones con las naves unidas.
17 h 26 m. Definitiva separación sobre el Atlántico del Apollo y el Soyuz. "Misión cumplida. Ha sido un buen trabajo", dijo entonces Leonov. En total habían estado unidos 46 h 40 min.
    Luego de volar a poca distancia una nave de otra por espacio de 5 horas se distanciaron ya totalmente. Pero mientras llegaba el momento se realizó otro experimento consistente en la emisión de ondas desde el Apollo sobre un reflector del Soyuz en el cual rebotaban para ser recogidas luego por el propio Apollo y así determinar la composición atmosférica en aquella altura.
20 h 36 m. Se produce el alejamiento definitivo del Apollo.
21 h 10 m. Concluye la última comunicación entre las dos naves. Dentro de las 40 horas siguientes el Soyuz ha de retornar ya a la Tierra.

DOMINGO, 20 JULIO 1975.
00 h 20 m. Comienzan los soviéticos 8 horas de descanso.
03 h 50 m. Empiezan los americanos su período para dormir.
08 h 20 m. Se despiertan los hombres del Soyuz. En la jornada, los mismos se dedican a realizar algunas experiencias científico‑técnicas y a preparar su regreso con minuciosas comprobaciones. Una de las experiencias científicas objeto de atención en el Soyuz fue la del estudio del crecimiento de microbios y hongos bajo el influjo de las radiaciones. "Todo marcha como estaba previsto. Estamos bien y con buen ánimo", informó Kubasov.
11 h 50 m. Son despertados los 3 astronautas del Apollo. También éstos efectúan algunos ensayos científicos en el día. Entre otras cosas fotografiaron el Sahara con vistas a confeccionar un mapa cartográfico y detectar aguas subterráneas, solución a los graves problemas de la zona en este aspecto. Otros estudios realizados se relacionan con la astronomía, contaminación atmosférica y oceanografía.

LUNES, 21 JULIO 1975.
00 h 45 m. Soviéticos y americanos inician su período de descanso.
06 h 45 m. Comienza la jornada última en el espacio de Leonov y Kubasov. Al ser despertados los soviéticos por su centro de control se les comunicó el saludo de sus familiares y amigos que les esperaban impacientemente. Luego, se disponen para el retorno con comprobaciones y colocación de su traje espacial completo. Además de los resultados y grabaciones de material de experiencias científicas, los soviéticos regresan con las medallas y documentos intercambiados con los americanos así como con 5 banderas USA y semillas de árboles.
    En la órbita antepenúltima de la misión, la número 94, los dos cosmonautas cerraron la escotilla de acceso al módulo orbital. Durante la vuelta siguiente, la 95, se hizo descender la presión del módulo hasta solo 150 mm para ver si la escotilla estaba bien cerrada. Luego, en la órbita 96, realizadas las últimas comprobaciones técnicas, se orienta a la nave para el regreso definitivo.
12 h 10 m. Volando sobre el Atlántico emprende el Soyuz el retorno con un frenado.
12 h 22 m. Es separado el módulo orbital de la nave soviética. Posteriormente también se desprenden los motores. A unos 10 Km de altura se despliega el paracaídas, de color blanco y naranja.
12 h 50 m 54 seg. Hora española. Con 53,5 seg de retraso tan solo sobre el tiempo previsto, aterriza la cápsula Soyuz 19 en un punto situado a 87 Km al noroeste de Arkalyk, junto a Karaganda, en los 71º Este y 50º Norte, a 2.400 Km al Sudeste de Moscú y a 406 Km al Norte de Baikonur; el punto de aterrizaje está a 9,6 Km del previsto. El aterrizaje es televisado en directo. El vuelo había durado 142 h y 31 min 51 seg, o sea, 5 días 22 h 31 m 51 seg, recorriéndose 96 órbitas y unos 3.980.000 Km.
12 h 54 m. Leonov y Kubasov salen de la cápsula. Entonces se aprecia en un primer examen médico que ambos estaban bien. Posteriormente los 2 protagonistas viajarían hacia Baikonur donde fueron recibidos triunfalmente.
    Entretanto, durante la jornada los astronautas norteamericanos realizan varias experiencias de carácter médico en primer orden y sobre materiales. Los norteamericanos aun prolongarían su vuelo por espacio de 3 días más, realizando experiencias de índole científico‑técnico.

MARTES, 22 JULIO 1975.
    En el Apollo, Stafford, Slayton y Brand se ocupan en varias experiencias científicas, mientras que en Tierra Leonov era ascendido a general y Kubasov recibía la orden de Lenin que ya poseía Leonov.
    Entre las experiencias del Apollo cabe destacar: observación de remolinos de agua en zonas oceánicas al Este de Australia, de gran atracción para el atún por lo que el estudio tenía interés para las flotas pesqueras; y fotografiado de las costas peruanas como investigación de la corriente El Niño.

MIÉRCOLES, 23 JULIO 1975.
    Prosigue la labor a bordo del Apollo con normalidad.
14 h 23 m. Se inicia desde el Apollo la segunda conferencia de prensa, televisada, entre los astronautas y los periodistas en Houston. En la misma, se comenta entre otras cosas que era ésta la última misión tripulada hasta finales de la década.
21 h 45 m. Se desprende el DM que es pues abandonado en órbita. Entonces se prepara ya la tripulación para el retorno. Con el DM navegando en una órbita paralela al CSM se hizo un seguimiento durante un tiempo para comprobar las alteraciones en trayectoria producidas por variaciones del campo gravitatorio.

JUEVES, 24 JULIO 1975.
05 h 20 m. Los astronautas inician un período de 8 horas para descansar.
13 h 20 m. Son despertados los tres hombres del Apollo. Tras un desayuno se dedican a preparar el regreso.
22 h 37 m 47 seg. Son encendidos los retropropulsores para frenar la velocidad orbital y así emprender el retorno.
22 h 45 m. Se separa el módulo de servicio.
22 h 48 m. El CM penetra en las primeras capas atmosféricas. Luego, a 9 Km de altura son desplegados los paracaídas.
    Por entonces debían ser apagados en el panel de mando del CM por medio de dos interruptores los cohetes de posición, pero Brand, que más tarde se responsabilizaría del incidente, se olvida de apagarlos y al continuar funcionando, combinado con unos ventiladores que entonces actuaban, el gas producido se introduce en el interior de la cabina. Así, los astronautas llegan a aspirar los humos, que contenían tetróxido de nitrógeno, y les quema el tejido pulmonar, causándoles varios trastornos.
23 h 18 m. Feliz amerizaje. La cápsula queda invertida sobre las aguas oceánicas, sobre un punto situado a 160 Km al Oeste de las islas Hawai, en los 22º Norte y 163º Oeste, y a pocos kilómetros del buque de rescate New Orleans, en donde tras ser recogidos los astronautas pasarían el primer examen médico. El vuelo, último Apollo histórico, había durado 217 h 28 m 23 seg, o sea, 9 días 1 h 28 m 23 seg, recorriéndose 147 vueltas a la Tierra y 6,08 millones de kilómetros. La cápsula Apollo quedará luego expuesta en el Centro Espacial Kennedy de Florida.

VIERNES. 25 JULIO 1975.
    Los tres astronautas son hospitalizados en un establecimiento militar en Honolulu apenas llegar a tal lugar. Los primeros exámenes médicos, con rayos X, descubren una fuerte irritación pulmonar. Debido al gas penetrado en el amerizaje en la cabina, que llegó a ocasionar un desmayo de un minuto a los tres hombres, ahora se les descubren todas las lesiones producidas sobre ojos, garganta y los pulmones. La aparición de ácido nítrico, por reacción del tetróxido de nitrógeno en los pulmones, había quemado tejido de éstos, dificultando la respiración y dejando latente una herida de influencia en el futuro de su cuadro clínico. Parte del tratamiento se efectúa a base de cortisona. Sin embargo, el incidente no es muy grave y la salud de los hombres está, según se afirma entonces, asegurada.

SÁBADO. 26 JULIO 1975.
    Estaba previsto que los tres astronautas se reunieran con sus familiares en Houston pero la intoxicación con el gas lo impide.

DOMINGO. 27 JULIO 1975.
    Los astronautas mejoran pero aun estarán dos días más en observación.

JUEVES. 31 JULIO 1975.
    Tras 5 días de hospitalización, Stafford, Slayton y Brand son dados de alta, aunque debían ahora pasar 9 días de aislamiento o convalecencia en Hawai, en la base de Kanehoe donde llegaron en helicóptero.

SÁBADO. 9 AGOSTO 1975.
    Se celebra en Washington una conferencia de prensa con los 3 astronautas. Son luego recibidos éstos en la White House por el entonces Presidente Ford, con quien almuerzan.

MARTES. 19 AGOSTO 1975.
    A Slayton, en un examen médico, se le halla en el pulmón izquierdo una anormalidad, comentándose incluso acerca de un posible cáncer, por lo cual se aseguró que debía ser sometido a una intervención quirúrgica. No obstante, también se informó, tal enfermedad no se relacionaba con el incidente del gas tóxico de casi un mes antes en el que Slayton y sus compañeros sufrieron su inhalación.

    > RESULTADOS INMEDIATOS DEL PROGRAMA. RESUMEN.

    Corto programa, pero de importantes consecuencias científico‑técnicas y sobre todo político‑sociales, se puede decir para definir el ASTP. En primer lugar, se da un primer paso para la disposición de un aparato mundial de salvamento espacial de cualquier tipo de nave, creándose además un sistema de ensamblaje universal. El sistema de acoplamiento creado les servía además particularmente a los soviéticos para enlazar a los Soyuz con las estaciones Salyut.
    Otro punto importante es que americanos y soviéticos se beneficiaban mutuamente de las técnicas de los otros por el intercambio de información obrado.
    Asimismo, el ASTP supone un primer paso para un acuerdo en la distribución del programa de exploración espacial por el cual ya no se perdería el tiempo en las investigaciones que ya hubiera realizado el otro país y se ganaría realizando pruebas de ayuda mutua, como sería el caso de la exploración de los planetas, etc.
    Tienen, por supuesto, además su importancia los resultados de las pruebas científicas del programa, ya relacionadas en un apartado anterior, y relativas a astronomía, recursos naturales, física, etc.

RESUMEN DEL PROGRAMA ASTP EN CIFRAS:

DEL CONJUNTO:
Número de vuelos tripulados................ 2
Número de astronautas empleados............ 5
Fechas del desarrollo de los vuelos........ del 15 JULIO al 24 JULIO 1975
Duración total de los vuelos tripulados.... 15 días 00 h 00 min 23 seg
Número de órbitas recorridas............... 243
Costo total del programa................... 500.000.000 $.

DEL APOLLO‑21:
Número de vuelos tripulados................ 1
Número de astronautas empleados............ 3
Fechas del desarrollo de los vuelos........ del 15 JULIO al 24 JULIO 1975
Duración total de los vuelos tripulados.... 9 días 01 h 28 min 23 seg.
Número de órbitas recorridas............... 147
Costo total del programa................... 245.000.000 $.

DEL SOYUZ‑19:
 (Incluido en el PROGRAMA SOYUZ)


<> PROGRAMA SHUTTLE. USA.

    El programa Shuttle es el sexto programa USA de vuelos espaciales tripulados, noveno en general de la astronáutica tripulada y el primero en el que se desarrolla y utiliza una lanzadera espacial; space shuttle significa lanzadera espacial en inglés (en New York se llama también shuttles a los trenes del metro) pero asimismo a las naves espaciales tales se les ha denominado: aerobús espacial, naveta, taxi espacial, ferry, transbordador y spaceplane. De todas las denominaciones han sobrevivido las de Shuttle o lanzadera, Transbordador y Orbiter (aunque este último solo es una parte del sistema). Oficialmente la denominación es la de STS, sistema de transporte espacial. Esta nave ha marcado el comienzo de una nueva etapa en la era espacial.
    Una lanzadera es una nave espacial dotada de grandes medios propulsores sin constituirse en varios módulos y con capacidad de uso múltiple lo que la convierte en deseable por su economía en comparación a las astronaves anteriores de un solo uso. Es pues la economía la razón de ser de los Shuttles. Ya en 1969, el año de los primeros hombres en la Luna, la NASA observó que a partir del año siguiente de 1970 los políticos americanos iban a acortar su presupuesto pasada la "euforia lunar" y observados los elevados gastos astronáuticos según su parecer. Así pues, ya en 1969 la NASA se vio en la necesidad de pergeñar un nuevo sistema para su astronáutica que resultara más económico.
    En ABRIL de 1969 se constituyó un grupo de trabajo para analizar el problema, siendo posteriormente estudiado en una primera fase por una docena de empresas.
    En AGOSTO de 1969 se revisó el trabajo realizado hasta entonces y el 16 y 17 de OCTUBRE de 1969 se celebró un simposium al efecto. Se trazaron, en definitiva, los primeros planes de un nuevo ingenio que había de ser reutilizable para muchos vuelos, tanto para llevar al espacio ingenios tripulados como satélites o sondas. Así quedarían ya en la historia pasada las naves que se usaban una sola vez y nada más, perdiéndose en el espacio o quemándose en la alta atmósfera, a excepción de los módulos de mando que por otro lado no se volvían a usar. Las lanzaderas solventaban el problema recuperándose todo prácticamente menos el propulsante y un gran tanque. A cada regreso, el Orbiter sería comprobado y vuelto a llenar de propulsante para un nuevo uso y así sucesivamente con un considerable ahorro.
    Si se quiere, aunque lejanamente, el sistema tiene técnicamente precedentes en los experimentos de los modelos X‑0 de aviones‑cohete pues la configuración del cohete de la nave se ve adaptada aerodinámicamente puesto que el regreso se haría hasta el aterrizaje con una navegación como un avión ya que se trata de toda la nave sin separación de ninguna parte. El alcance del Shuttle es no obstante hasta una órbita terrestre de no mucha altura y el retorno desde ella se realizará hacia pistas de aterrizaje aéreo normal. No obstante, hay una diferencia, el Shuttle no tiene más que una oportunidad de aterrizaje, como un planeador, mientras que un avión puede dar vueltas hasta encontrar el momento oportuno.
    Tras los primeros diseños de 1969 se comenzó a trazar el perfil del proyecto Shuttle. En el mismo 1969 la empresa Lockheed comenzó a trabajar en el mismo esbozando un plan de nave para dos pilotos y 46 personas más como capacidad. Entonces se bautizó al proyecto, en estos inicios pertenecientes a la era post‑Apollo, con el nombre de Star‑clipper, “velero estelar”, pero luego se le llamaría Shuttle (Lanzadera). En tales primeros esbozos de la nave reutilizable económica se traza una, de dos partes, con motores de LOX y LH necesariamente, con alta tecnología, único modo de hacerla posible.
    Entre los primitivos sistemas pensados figuran incluso dos aviones, uno sobre otro, siendo el de arriba la nave espacial‑carga útil y el de abajo un Jumbo 747. El sistema, que era excesivamente costoso, consistía en relanzar desde el techo en vuelo del primer avión a la nave espacial. Entonces, el nombre de la nave es resumido por las siglas ILRV.
    En 1971, recibiendo ya forma, el proyecto se decide por que el Shuttle en la configuración aerodinámica necesaria lleve alas en delta, como los reactores ultrasónicos. Por entonces son varias empresas las que estudian los problemas concretos de la futura lanzadera; son la Lockheed, la North Americam Rockwell, etc. El proyecto queda perfilado en varias alternativas y una de ellas estima la capacidad del Shuttle para 12 personas, siendo el mismo capaz de alcanzar una órbita terrestre llevando cualquier carga según el esbozo. Uno de los proyectos previos configuraba al Shuttle sobre la primera fase de un Saturn 5 pero ésta resultaba cara. Otro proyecto inicial, respectivamente de la Lockheed y Boeing, preveía el lanzamiento del Shuttle con ayuda de dos C‑5 Galaxy o 2 Boeing 747, según proyecto, yendo los dos aviones ensamblados por dos alas y el Orbiter entre ambos; el lanzamiento hubiera sido pues horizontal. Precisamente, tal configuración, tenía base en las antiguas ideas de W. Dornberger y Krafft Ehricke para un transporte intercontinental de viajeros que preveía el uso de 5 cohetes al despegue en uno de los aviones mientras el otro, con 3 cohetes, debía llevar los pasajeros; el primer avión, luego de elevar al segundo, a los 2,5 min, regresaría a la base y tal segundo debía lograr más de 13.000 Km/h y 44 Km de altura.
    Por su parte, a fin de ahorrar costos, el estudio de cohetes reutilizables es llevado a cabo teniendo en cuenta que tales cohetes no debía pasar en altura un límite para evitar los efectos de la reentrada. Sobre este particular, ya con anterioridad la empresa Boeing y el MSFC de la NASA habían realizado estudios sobre la primera fase del S‑5, la S‑IC, previniendo la reutilización de la misma tres veces más al menos; el sistema de recuperación era a base de 4 paracaídas‑piloto de 1,82 m, que se abrían a menos de 10 Km de altura y con una velocidad de algo más de Mach 1, seguidos de cuatro mayores de 13,7 m de diámetro que se debían abrir a 9 Km de altura y, finalmente, a poco menos de 500 m de altitud, se daba paso a otros 4 paracaídas principales de 36,6 m de diámetro. Luego, ya en el agua, la fase giraría y hubiera quedado flotando con los motores hacia abajo en espera de la llegada del buque de recuperación. No obstante, algunas piezas hubieran debido ser cambiadas, como los circuitos, y tenía el inconveniente de aumentar en varias toneladas, unas 22, el peso de la etapa al dotarla de los nuevos sistemas de paracaídas, etc.
    Otros estudios e ideas desarrolladas con anterioridad en la década de los 60, sirvieron como base también para el desarrollo tanto de los cohetes recuperables como del carácter aerodinámico que se pretendía dar al Orbiter. Tales estudios fueron realizados principalmente no solo por los americanos sino también por los británicos, franceses y alemanes. Tales fueron los proyectos X-20 o Dyna Soar, X‑15, X‑24 de la Fuerza Aérea, y también los prototipos de la Northrop Corp, posteriores a aquellos
    El proyecto Dyna Soar (de Dynamic Ascent and Soaring Flight, ascenso dinámico y vuelo planeando) se inició en 1958 y fue abandonado en 1963 y debió ser lanzado, de haber continuado, por el cohete Titan 3C; tal proyecto resultaba inútil dado que ya había un programa tripulado en marcha para entonces. Se trataba de una nave de 10,7 m de longitud con ala delta que debía regresar en planeo.
    Un modelo llamado M2, en una versión llamada F1, no fue excepcionalmente dotado de motor. Los M2 fueron desarrollados desde el centro Dryden a partir de 1962 y la primera prueba se efectuó en vuelo con un C-47, soltándolo a 3,6 Km de altura sobre el lago seco Rogers. Luego intervino el centro Ames y el de Langley, ambos de la NASA, y nacieron los modelos M2-F2 y el HL-10, que construyó la corporación Northrop. El primero de estos dos modelos pesaba 4,2 Tm y tenía 6,7 m de longitud, 2,7 de alto y 2,9 de ancho; llevaba un motor Thiokol XLE-11 de 3,6 Tm de empuje. También se llegó a diseñar un M2-F3, probado el 2 de junio de 1970 y luego en otras 25 ocasiones; su techo estuvo en los 21,4 Km y la velocidad máxima lograda con el mismo fue de 1.900 Km/hora.
    Los modelos HL de la Northrop Corp. se proyectaron en enero de 1956 y volaron entre diciembre de 1966 y el 17 de julio de 1970, con un total de 37 vuelos, llegando el 18 de febrero de 1970 a lograr una velocidad récord de 2.210 Km/h, y el 27 siguiente a conseguir una altura, también récord, de 27 Km. El peso de este modelo era de 2,6 Tm y medía 6,5 m de longitud y 4,5 de ancho.
    Los ensayos de los modelos X-24 fueron en total 28 y se le llevó a 21,4 Km de altura; la velocidad máxima lograda con el mismo fue de 2.448 Km/h y las pruebas se iniciaron el 17 de abril de 1969 y finalizaron el 4 de junio de 1971 para el primer prototipo. El modelo X-24 tuvo dos versiones y en general pesaban unas 3 Tm, tenía una longitud de 7 m y un ancho de 4. La segunda versión, el X-24B, fue probada el 1 de agosto de 1973 y el último vuelo se realizó el 23 de septiembre de 1975; este ingenio se soltaba desde un B-52, a unos 13,5 Km de altura, y su techo máximo fue de 22,2 Km y la velocidad máxima de 2.100 Km/h, estando dotado de un motor XRL-11 para subir a su techo y luego caer planeando en simulación de un retorno orbital. La velocidad de aterrizaje de estos prototipos era de unos 350 Km/h, como la que luego fue la del Orbiter.
    Por su parte, los vuelos del X‑15, el X más asimilado al proyecto espacial, acabaron con 199 pruebas el 21 de octubre de 1968. El primer X-15 se completó tan pronto como el 15 de octubre de 1955 y voló debajo del ala de un B-52 el 10 de marzo de 1956; el 8 de junio siguiente fue soltado e hizo una caída libre, encendiendo un motor no definitivo por vez primera en otro vuelo con el segundo prototipo, el 17 de septiembre siguiente. En el 15 de noviembre de 1960 se ensayó con el motor definitivo XLR. La North American Aviation construyó 3 prototipos del X-15. Con uno de ellos, el 22 de agosto de 1963 se alcanzaron los 107.960 m de altitud. El 3 de octubre de 1967 batió el récord de velocidad con 7.273 Km/hora (X-15-A2). El 15 de noviembre siguiente se perdió el tercer prototipo. Los datos de interés espacial obtenidos con los X-15 fueron relativos a la aerodinámica del modelo y su comportamiento a altas velocidades.

    En JULIO de 1971, la NASA estudiaba paralelamente ya con la empresa canadiense Spar Aerospace la posibilidad de construir para cada lanzadera un brazo mecánico.
    El proyecto definitivo que al final se iba a asumir es en resumen el de una nave reutilizable con un tanque de propulsante separable y con dos cohetes auxiliares o aceleradores de propulsante sólido. Aunque se preveía dotar a la lanzadera de turborreactores y un sistema de salvamento, al final fueron suprimidos en aras del aumento de la carga útil en el doble.
    El 15 de ENERO de 1972, el entonces Presidente USA R. Nixon autorizó frente al Congreso el "adelante" para el proyecto del Shuttle o, como se dijo, para "desarrollar un nuevo sistema de transporte espacial para los años 80 y siguientes". Oficialmente pues la historia del Shuttle comienza aquí. El 15 de MARZO siguiente se convino la conformación general del sistema o, en concreto, de la astronave.
    Se fijó entonces un presupuesto para 6 años de 5.150 millones de dólares con un 50 % de apoyo militar hasta la puesta a punto de la nave. Además de la NASA, los Shuttles iban a poder ser usados dada su capacidad por el DOD, departamento USA de Defensa, si llegara el caso; que llegaría.
    El 31 de MARZO de 1972 la NASA concertó con la División Rocketdyne de la Rockwell la puesta a punto de los motores principales del futuro Orbiter, contrato que se consumará unos meses más tarde.
    El 26 de JULIO del mismo 1972 la NASA adjudicó el contrato, firmado sin embargo al final en MARZO de 1973, para el DDT&E, esto es, para diseñar definitivamente sobre anteriores primeros planes y construir el Shuttle a la División Espacial de la antigua North Americam, ahora Rockwell International, de California, que también construyó los CSM Apollo. En el acuerdo se fija que por 2.600 millones de dólares la citada empresa debía dejar dispuesto el Shuttle para volar antes de 6 años.
    El 9 de AGOSTO de 1972 la Rockwell se convierte en la principal contratista del nuevo sistema espacial.
    En octubre de 1972 la filial de la citada Rockwell, la Rocketdyne, es a su vez contratada para la construcción de los motores principales del futuro Shuttle.
    En la primera fase del contrato, de abril de 1973 a agosto de 1975, el presupuesto es de 205.770.000 $. La entrega de 27 motores de serie se fija para después de 1977.
    El 16 de AGOSTO de 1973 se contrata la construcción del gran tanque exterior, o ET, del Orbiter con la Martin Marietta y el 27 de JUNIO de 1974 se hace lo propio con los cohetes SRB de propulsante sólido con la Nasatch División de la Thiokol Chemical Corp. Además colaboran otras empresas, en total más de 6.000; la McDonnell Douglas, que hace la estructura, la United Space Boosters que se ocupará del montaje, verificaciones y lanzamiento, la Lockheed Missiles and Space y la Grumman Aerospaces, principalmente. La creación general y producción de todos los sistemas principales y fuselaje del Shuttle corren a cargo no obstante de la Rockwell. La capa antitérmica para la reentrada la realiza bajo presupuesto de 420.000 $ la General Electric; los cristales de las ventanas de proa los hace la Corning Glass Works, etc. Las pruebas aerodinámicas previas con maqueta a escala 1 a 3 las realiza el ARC de la NASA y de todo el conjunto del modelo en túnel de viento se llevan a cabo el Centro Lewis en Cleveland. Además se realizan en el KSC modificaciones para adaptarlo a la nueva astronave; tales obras costarán unos 240 millones de dólares por el momento.
    La Rockwell, de Downey, tarda en hacer la nave prácticamente 5 años, desde 1971 a 1976, desde el primer plano hasta la salida del hangar de fabricación del primer Shuttle, el Enterprise. Pero además se construirán otros 4 más. Al final hay pues 5 SSO, Space Shuttle Orbiter, lanzadera espacial para orbitar, de las que la primera, el citado Enterprise, será destinado a pruebas. Aunque se pensó en principio en construir en total 6 y destinar dos de ellos a vuelos de prueba y 3 a operaciones técnicas, e incluso uno construido sería para la USAF, al final pues se hacen 5, uno de ellos de prueba.
    En cuanto a los motores principales del sistema, los SSME fueron probados por vez primera el 20 de diciembre de 1975 durante 1 min. Y justo 11 días después, se probó en vibración un prototipo a escala 1/4 del Orbiter.
    El primer vuelo del primer Orbiter o Lanzadera Orbital se fijó para llevar a término en 1977 por el aire sin tripulación para ensayos previos a bordo de un Jumbo. El primer vuelo espacial, de prueba general, si situó para marzo o abril de 1979 y el primer vuelo en actuación práctica llevando la primera carga útil para junio de 1980. Para tal año además se cumplía el plazo fijado para la construcción de los otros 4 Shuttles.
    Hasta 1991 aproximadamente, durante 10 años, se estableció que el primer Orbiter efectuaría un total de vuelo o salidas de 500 o más, en principio solo 250, aunque luego la realidad sería otra y la cifra bastante menos. O sea, se preveían unos 60 vuelos al año, de ellos 20 para la USAF y 40 para la NASA. La primera Lanzadera debía hacer entre junio de 1980 y diciembre de 1981 un total de 22 misiones diferentes, realizando hacia 1983 salidas semanales. Pero, ya tras los primeros vuelos, se rebajaron las previsiones globales dejando en 400 los vuelos a llevar a cabo hasta el año 2.000. Y luego la realidad los dejaría en la cuarta parte.
    El costo total del proyecto Shuttle para los primeros 10 años pronto se estipuló en unos 6.000 millones de dólares pero la realidad es que al final costó casi el doble, 9.900 millones en 10 años, de ellos 5.000 se gastaron hasta 1977. En 1981 eran 8.800 millones de dólares los gastados. Se había previsto un ahorro en relación a la astronáutica anterior de 13.000 millones de dólares en 12 años. Cada vuelo o salida de una Lanzadera se calculó que saldría en 1977 por 20 millones de dólares en principio y luego por la mitad, que era aproximadamente un 30 % más barato que con los cohetes tradicionales. En general, según estimación de 1977 y a precio de la moneda de entonces, el Shuttle dejaba el precio de los vuelos espaciales unitarios en una cifra que no pasaba de los citados 20 millones de dólares pero además había que tener en cuenta que la nave satelizaba hasta 30 Tm, saliendo pues el kilogramo por 335 $, unas 22.000 pesetas de entonces, contra los 1.800 $ que costaba antes; a fines de la década de los 80 en cambio el Kg costaba relativamente ya 700 $, siendo el equivalente en un avión comercial de algo más de 25 $/Kg. El lanzamiento por ejemplo de un satélite INTELSAT costaba en 1977 unos 25.000.000 $ pero un Shuttle podía llevar dos a un coste total de 21.000.000 $. Sin embargo, a principios de 1986 un lanzamiento Shuttle tenía un coste medio de 257 millones de dólares en realidad. Se estableció que por cada 1.000 millones de dólares gastados con el Shuttle en 10 años darían un beneficio de 4.200 millones de dólares, además de sostener 20.000 puestos de trabajo. Todo ello a pesar que el Shuttle utiliza como carga útil un gran peso que supone un incremento de su masa inicial, de 1,4 de porcentaje que en el caso de cohetes tradicionales de un solo uso es entonces del doble. Pero la realidad económica fue luego mucho más cruda. Cada vuelo Shuttle venía a costar en 1998 unos 500 millones de dólares.
    Colaboran en el programa, como se ha indicado en parte, las siguientes empresas USA: la North Americam Rockwell Co, McDonnell Douglas, Lockheed Missiles and Space, Grumman Aerospaces, General Electric, Corning Glass Works, Morton Thiokol, ITT, etc. Es de destacar también la colaboración europea actuando como investigador asociado en el uso de las lanzaderas, con el Spacelab principalmente y entre otras cosas. Colaboran en total unas 50.000 personas.
    Entre los hombres conocidos, de fama, que intervienen en el programa de ensayos y prueba de la primera lanzadera están los ex‑astronautas Scott, director de ensayos y pruebas de la nueva nave, y el general Stafford, comandante del Centro Edwards. Actúan de directores en todo o en parte del programa además, entre otros John Yardley, Richard Korhs, etc.

    > OTROS PROYECTOS SHUTTLE.

    Como resumen y concreción de los proyectos que antes del inicio del programa Shuttle, en paralelo o con posterioridad, se estudiaron sobre el mismo, pero que carecieron de desarrollo o realización, podemos citar los siguientes.
Spacemaster. Proyecto de 1967 de la Martin Marietta contando con el avión cohete X-24B como nave espacial. El cohete impulsor de tal nave habría sido de 2 fases, un peso total de unas 1.600 Tm, con un empuje al partir de 2.500 Tm, 106,7 m de altura y 8 de diámetro. La primera fase habría sido de 57,9 m de altura, 45 de envergadura, 1.225 Tm de peso, de ellas 203 Tm de peso en seco, y habría llevado propulsantes LOX y LH que habría quemado en 14 motores del tipo SSME de menor potencia calculada a los que luego utilizó realmente el Shuttle. El tiempo de funcionamiento sería de 2 min 35 seg y el impulso específico de 392 seg a nivel de mar. La segunda etapa habría tenido 48,8 m de altura, 6,7 m de diámetro y 32,6 m de envergadura, un peso de 363 Tm, de ellas 80 Tm de peso en seco, y utilizaría también LOX y LH, con un empuje en el vacío de 464 Tm.
Starlifter. Proyecto estudiado en 1968 por la Lockheed contando también con el X-24B como nave espacial. Habría sido un sistema integrado de una fase con un tanque de propulsantes. En total habría medido 25 m de longitud, 8 m de diámetro, habría pesado unas 300 Tm y el empuje al partir habría sido de 415 Tm. La fase y el tanque serían de la misma medida e irían adosados uno a otro. El peso de la fase sería de 42,6 Tm, casi 20 de peso de seco y hubiera dispuesto de 3 motores del tipo SSME que habrían quemado LOX y LH tanto propios como del tanque durante dos períodos de 3 min 29 seg y 3 min 49 seg.
Shuttle FR3. Estudio de octubre de 1969 de la empresa General Dynamics para lanzar una nave espacial con un cohete de 2 fases. La altura habría sido de 71,8 m, el diámetro de 11,2 m, el peso de 2.558 Tm y el empuje al partir de 3.084 Tm. La primera fase habría tenido 25,7 m de envergadura, la altura de 71,8 m, con un peso de 2.170 Tm, de ellas 234,5 Tm de peso en seco, un tiempo de funcionamiento de 4 min 35 seg, con 15 motores tipo SSME que habrían quemado LOX y LH. La segunda etapa, adosada a la primera, habría tenido 54,6 m de altura, 7,5 m de diámetro, 21,8 m de envergadura, 388 Tm de peso, de ellas 130 Tm de peso en seco, y un empuje en el vacío de 464 Tm que habría logrado con 2 motores del tipo SSME consumiendo LOX y LH.
Shuttle MDC. Proyecto de noviembre de 1969 de la empresa McDonnell Douglas para lanzamiento del una nave espacial basada en el avión cohete HL-10 con un cohete de 2 etapas. Habría tenido 59,5 m de altura, 8 m de diámetro, 1.578 Tm de peso y 1.959 Tm de empuje al partir. La primera fase, de la misma altura citada, tendría 46 m de envergadura, 1.242,6 Tm de peso, de las que 220 Tm serían de peso en seco; utilizaría como propulsantes LOX y LH que habría quemado en 10 motores del tipo SSME durante 3 min 50 seg. La segunda etapa, adosada a la anterior, tendría 32,6 m de altura, 23,1 m de envergadura, 7 m de diámetro, un peso total de 335,6 Tm y un peso en seco de 73,4 Tm; los propulsantes utilizados serían también el LOX y LH que habría quemado en 2 motores SSME durante 6 min 19 seg.
Shuttle LS-A. Proyecto de diciembre de 1969 de la empresa Lockheed para lanzamiento de un X-24B como nave espacial con cohete de 2 etapas. Habría tenido 67,1 m de altura, 10 m de diámetro, 1.632 Tm de peso y 2.902 Tm de empuje al partir. La primera etapa habría sido de 31,4 m de envergadura, 67,1 m de altura, 1.225,6 Tm de peso, de ellas 162,5 Tm de peso sin propulsantes; estos últimos serían LOX y LH que habría quemado en 13 motores tipo SSME durante 12 min 34 seg. La segunda etapa, adosada a la anterior, tendría 49,7 m de altura, 28,1 m de envergadura, 8 m de diámetro, 406,3 Tm de peso, de las que casi 105 serían de peso en seco; utilizaría los repetidos propulsantes oxígeno e hidrógeno líquidos que habría quemado en 3 motores del tipo SSME durante 3 min 16 seg creando un empuje en el vacío de 696 Tm.
Shuttle HCR. Proyecto de diciembre de 1969 de la empresa McDonnell Douglas-Martin Marietta para lanzamiento de una nave espacial con cohete de 2 etapas. Su altura total habría podido ser de 70,8 m, con un diámetro de 10 m, un peso de 1.977 Tm y un empuje al partir de 2.635 Tm. La primera fase sería de la altura citada, 46 m de envergadura, 1.634 Tm de peso, de ellas 304,5 Tm de peso en seco, y habría consumido durante 3 min 15 seg LOX y LH en 14 motores tipo SSME. La otra etapa iría adosada a la primera y habría medido 48,3 m de altura, 7,5 m de diámetro, y pesado 343 Tm, de las que unas 214 Tm serían de LOX y LH que habría quemado durante 3 min 21 seg en 2 motores del tipo SSME.
Shuttle LCR. Proyecto de diciembre de 1969 de la compañía McDonnell Douglas-Martin Marietta para lanzamiento de una nave espacial con cohete de 2 etapas. Habría tenido 75,2 m de altura, 10 m de diámetro, 1.835 Tm de peso y 2.447 Tm de empuje al partir. La primera etapa habría sido de 46 m de envergadura, 75,2 m de altura, 1.512 Tm de peso, de ellas 286,6 Tm de peso sin propulsantes; estos últimos serían LOX y LH que habría quemado en 13 motores tipo SSME durante 3 min 13 seg. La segunda etapa, adosada a la anterior, tendría 34,7 m de envergadura, 8 m de diámetro, 322,5 Tm de peso, de las que casi 121 serían de peso en seco; utilizaría propulsantes LOX y LH que habría quemado en 2 motores del tipo SSME durante 3 min 9 seg creando un empuje en el vacío de 481 Tm.
Shuttle NAR-A. Proyecto de diciembre de 1969 de la compañía Rockwell para lanzamiento de una nave espacial con cohete de 2 etapas. Habría tenido 85,4 m de altura, casi 10 m de diámetro, 2.036,7 Tm de peso y 2.544 Tm de empuje al partir. La primera etapa habría sido de la citada altura, 74,4 m de envergadura, 1.642 Tm de peso, de ellas 273,5 Tm de peso sin propulsantes; estos últimos serían LOX y LH que habría quemado en 11 motores tipo SSME durante 3 min 28 seg. La segunda etapa, adosada a la anterior, tendría 61,6 m de altura, 44,5 m de envergadura, 6,7 m de diámetro, 395 Tm de peso, de las que 121,5 serían de peso en seco; utilizaría propulsantes LOX y LH que habría quemado en 2 motores del tipo SSME durante 3 min 51 seg creando un empuje en el vacío de 536 Tm.
Shuttle DC-3. Estudio del centro Marshall de la NASA en abril de 1970 para el proyecto Shuttle. Se trata de un sistema de lanzamiento de una nave espacial con 2 fases que habrían tenido una altura total de casi 62 m, un diámetro de 5,1 m, un peso total de 998,8 Tm, y un empuje al partir de 1.166 Tm. La primera fase sería de la citada altura, con una envergadura de 43 m, un peso de 799,5 Tm, de las que 131,5 serían de peso en seco; los propulsantes a utilizar serían LOX y LH que habrían sido quemados por 4 motores del tipo SSME durante 4 min 37 seg. La segunda etapa sería de una altura de 37,4 m, con una envergadura de 27,7 m, 4,5 m de diámetro, un peso de 199,2 Tm, de las que 54,4 serían de peso en seco; los propulsantes a utilizar serían también LOX y LH que habrían sido quemados por 1 motor del tipo SSME durante 3 min 38 seg, creando un empuje en el vacío de unas 300 Tm.
Shuttle R134-C. Proyecto de noviembre de 1970 de la Rockwell y la General Dynamics para la creación de un sistema Shuttle con lanzamiento de una nave con un cohete de 2 fases. El cohete habría podido tener 81,4 m de altura, que es la de la primera fase, 10,4 m de diámetro, 2.188,5 Tm de peso total y 2.606,8 Tm de empuje al partir. La primera fase sería de una envergadura de 46 m, un peso de 1.764 Tm, de las que 351,5 serían de peso en seco; los propulsantes a utilizar serían LOX y LH que habrían sido quemados por 12 motores del tipo SSME durante 3 min 29 seg. La segunda etapa sería de una altura de 64 m, con una envergadura de 37,8 m, 4,6 m de diámetro, un peso de 424,4 Tm, de las que 138,9 serían de peso en seco; los propulsantes a utilizar serían también LOX y LH que habrían sido quemados por 2 motores del tipo SSME durante 4 min 24 seg, creando un empuje en el vacío de 489,9 Tm.
Shuttle H-33. Proyecto de julio de 1971 de las empresas Boeing y Grumman Aircraft para lanzamiento de una nave espacial con un cohete de 2 fases adosadas. Habría tenido 74,7 m de altura, 10 m de diámetro, 1.964 Tm de peso y un empuje al partir de 2.258,5 Tm. La primera fase, de la altura total indicada, sería de una envergadura de 54,1 m, un peso de 1.489,7 Tm, de las que 224,4 serían de peso en seco; los propulsantes a utilizar serían LOX y LH que habrían sido quemados por 12 motores del tipo SSME durante 3 min 36 seg. La segunda etapa sería de una altura de 47,9 m, con una envergadura de 29,6 m, 8,1 m de diámetro, un peso de 474,2 Tm, de las que 100,2 serían de peso en seco; los propulsantes a utilizar serían también LOX y LH que habrían sido quemados por 3 motores del tipo SSME durante 3 min 54 seg, creando un empuje en el vacío de 721,9 Tm.
Shuttle LS-200. Llamado asimismo Starclipper, fue un proyecto de junio de 1971 de la empresa Lockheed tomando como base el proyecto del avión cohete X-24B para lanzamiento de una nave espacial con una sola etapa. Habría tenido tal fase una altura de 47,7 m, 4,6 m de diámetro, un peso total de 1.730,8 Tm, 133,5 Tm de peso en seco, y un empuje al partir de 2.163,3 Tm, logrado con 9 motores del tipo SSME que habrían consumido LOX y LH durante 4 min 16 seg.
Shuttle SERV. Estudio de la Chrysler, también de junio de 1971, de un Shuttle de una sola etapa, de 20,3 m de altura, 18,3 m de diámetro y 27,4 m de envergadura, con un peso total de 2.040,8 Tm y un empuje al partir de 2.630,4 Tm. Habría llevado 1.814 Tm de LOX y LH que habría quemado en un motor durante 4 min 9 seg.
Saturn Shuttle. Al final del programa Apollo, a principios de los años 70, también se pensó en el cohete lunar Saturn V para el lanzamiento Shuttle. Habría tenido 88,9 m de altura, 10,05 m de diámetro máximo, 3.161,7 Tm de peso y un empuje al partir de 3.440,3 Tm. Habría resultado ser la misma astronave Shuttle, verdaderamente desarrollada, sin los boosters SRB pero con la primera fase Saturn IC añadida; esta última se citó en el cohete Saturn V. Se habría colocado el Orbiter Shuttle con su gran tanque externo adosado, ambos sobre la citada fase.
    Más tarde, desde cuando se estaba probando el Orbiter hasta en pleno desarrollo ya de los vuelos Shuttle, se plantearon proyectos de evolución con las siguientes variantes no desarrolladas.
Shuttle IHLLV/Shuttle C. Estudiado en 1980 por el Centro Marshall de la NASA, se pretendía con el mismo buscar una reducción de los costos de satelización a un tercio. Se habría tratado del mismo sistema Shuttle empleado en realidad con la sustitución de Orbiter, es decir, de la nave espacial, por el llamado Shuttle C. El sistema sería pues de las mismas características, con 2 aceleradores SRB y un tanque externo, pero con una nave espacial menor. El peso total sería de 1.966,7 Tm, menor que el Shuttle desarrollado. El Shuttle C sería una naveta de 21 m de larga, 6,3 m de diámetro, 36,4 Tm de peso, de ellas 2 Tm de propulsantes (MMH y tetróxido de nitrógeno), un tiempo de funcionamiento autónomo (sin el ET) de 2 min y un empuje en el vacío de 5,44 Tm; habría llevado 2 motores y, por supuesto, habría sido también recuperable y reutilizable. La capacidad de satelización habría aumentado al reducir el peso del Orbiter y habría sido de 77 Tm para llegar una órbita de 400 Km.
Shuttle LRB. Proyecto estudiado en 1984 para sustituir los SRB de propulsante sólido del Shuttle por sendos cohetes de propulsante líquido. Sustancialmente, la astronave resultante sería de 1.575,5 Tm de peso total. El modelo de LRB habría sido de 45,5 m de altura, 5,5 m de diámetro, 350 Tm de peso, de las que 298 Tm serían de LOX y LH que habrían sido quemadas en 4 motores STME durante 2 min 1 seg; el impulso específico habría sido de 330 seg a nivel de mar. El citado motor STME, que pensaba entonces desarrollar la Rocketdyne habría tenido un peso de 3,6 Tm, 3,86 m de altura, 2,3 m de diámetro y su empuje habría sido de 245 Tm aproximadamente; se pensó por entonces que se podía disponer de él en el año 2001.
Shuttle ASRM. Proyectado en los años 80 y cancelado su desarrollo en 1993, se trató de un sistema de motores cohete de propulsante sólido avanzados para sustituir a los SRB. El peso total habría sido de 2.100 Tm y el empuje al partir de 2.874,9 Tm. Cada uno de los 2 nuevos cohetes ASRM, o Hércules, sería de 38,4 m de altura, 3,8 m de diámetro, 625 Tm de peso total, de las que 550 serían de propulsante sólido, con un tiempo de funcionamiento de 2 min 13 seg.

    > LA ASTRONAVE SHUTTLE.

    Se constituye la astronave Shuttle en un total de 4 cuerpos separables y que son: dos cohetes de propulsante sólido o SRB, un tanque de propulsante ET entre los dos anteriores, y el OV‑000 o vehículo orbitador que va adosado al citado tanque y es la nave espacial o Lanzadera propiamente dicha.
    La altura total de la astronave, sobresaliendo en lo alto parte del tanque central es de 56,14 m. La envergadura es de 23,79 m sobre la medida de los extremos de las alas y de 23,34 m sobre la cola del OV‑000 en altura considerando que estuviera tumbado. La astronave del STS, sistema de transporte espacial Shuttle o SSO, lanzadera espacial orbital, registra un peso total de unas 2.030 Tm, siendo el peso en vacío de 750 Tm.
    Su capacidad de puesta en órbita es de 29,5 Tm para llevar una carga útil a baja altura; el techo de la órbita que normalmente puede alcanzar el Shuttle está en 1.100 Km. El empuje inicial es de unas 2.920 Tm, o bien unos 20 millones de CV. A excepción de su tanque central todas sus demás partes son recuperadas y reutilizables.  Solo en piezas móviles, la astronave llevaba casi 2,5 millones de ellas. Su tripulación será de hasta 8 astronautas.
    La astronave fue revisada tras el accidente del Challenger en 1986 y tras el del Columbia en 2003. En este último caso, las modificaciones supusieron un costo cercano a los 1.000 millones de dólares de 2006.

             = LOS DOS COHETES DE PROPULSANTE SÓLIDO.

    Denominados SRBs, se trata en realidad de dos boosters de ayuda en el lanzamiento que van adosados al tanque principal y central junto a la Lanzadera orbital OV‑000. Son de propulsante sólido, los mayores en su momento de tal tipo, y usan una pólvora de mayor economía que si fuera líquido, de carácter autónomo. Los componentes son unas 503,6 Tm, a base de: 351,6 Tm de perclorato amónico, o sea un 69,83% (o 69,6%) de oxidante; 80,6 Tm de aluminio en polvo, o sea un 16,01 % de reductor; 856 Kg de catalizador óxido de hierro en polvo, un 0,17 % (o un 0,4%); y 70,5 Tm de otras sustancias, como polibutadieno acrílico, un 14 % para su ligazón (en realidad, un 12,04% del polímero más 1,96% de epoxy). La configuración del grano es tal que permite a los 55 seg de actuación reducir el empuje en un 33 %, o sea un tercio, para evitar tensiones en el momento crítico del lanzamiento. El propulsante, solidificado a los 8 días, dejaba en el centro un túnel de 1,8 m de diámetro y 36 m de largo. Tal grano, en la parte delantera o baja, tenía forma de estrella para que el quemado en el principio fuera mayor y proporcionara así mayor impulso.
    Construidos en aluminio de 7,62 cm de grueso, miden 45,46 m de altura y 3,7 m de diámetro y 5,33 m de diámetro máximo en la base, teniendo 4,5 m de diámetro en las toberas que son orientables en 5 grados posibles en sincronía con el resto de los motores de la astronave; se constituyen en realidad en 4 grandes módulos o cilindros ensamblados llamados segmentos. Pesan 589,67 Tm cada uno, de ellas 84,1 en el vacío (87 Tm en 2006), y proporcionan cada uno 1.205 Tm de empuje medio durante los 2 min y 7 seg de actuación. En la base forman cada uno un faldón de 5 Tm de peso. Funcionan en los momentos iniciales del vuelo, en los citados primeros 2 min hasta alcanzar unos 43 Km de altura, momento en el que entonces se desprenden. La temperatura engendrada en la combustión es de más de 3.100ºC y el impulso específico es de 242 seg a nivel de mar y 262 seg a su altura. La velocidad de eyección de gases es de 3.700 Km/h. El sistema eléctrico de este modelo de cohete utiliza 28 voltios, con límites inferior y superior en los 24 y 32 voltios.
    Al separarse los dos boosters, dado que llevan pequeños propulsores en grupos de 4 que actúan de retropropulsores y de separación, se alejan del resto del SSO que prosigue su ascenso. Los pequeños cohetes de separación son de propulsante sólido también y miden 78,9 cm de largo y 32,5 cm de diámetro. Al caer a Tierra describiendo una curva ambos cuerpos, que se podrían considerar como una primera fase de la astronave, a los 70 seg de la caída la parte superior, o proa, se separa. A los 2 min de caer, se despliegan 3 paracaídas de 35 m de diámetro, de especial diseño que van alojados en el cono de proa. Más tarde, depositados en el agua oceánica son recuperados a unos 240 Km de su punto de partida. Para la recuperación se dispusieron dos barcos expresamente, para actuar cada uno en la recogida simultánea de cada uno de los 2 SRB. Los referidos paracaídas son extraídos tras sacarlos uno menor que sale de la punta de proa. Debajo de todos los paracaídas, en la proa va el sistema de flotación y además el equipo electrónico de todo el cohete; sobre un lado están los 4 cohetes de separación delanteros. En la base, sobre la tobera van 4 cohetes de separación traseros y la pieza de sujeción en el transporte y situación en la plataforma de despegue. Estos cohetes menores son de 9.068 Kg de empuje. Tras ser recuperados y arrastrados a puerto, los SRB son limpiados, revisados, pintados, verificados y vueltos a montar por lo que se convierten en el primer modelo de cohete de propulsión sólida de gran tamaño reutilizable. Se volverán a usar entre 3 y 9 veces más, aunque inicialmente se esperaba que fueran 20.
    En un principio se construyeron 4 de estos cuerpos. Fueron creados en el MSFC de Huntsville, Alabama, y construidos por la empresa Morton Thiokol, en Utah. Una primera prueba de uno de estos cohetes se hizo el 18 de julio de 1977 durante un encendido de 2 min en Brigham City, Utah. El primer encendido de calificación se hizo el 15 de junio de 1979. SU coste unitario se estimó en su momento en 23,2 millones de dólares.
    Uno de ellos al explotar fue el causante del mortal accidente de uno de los OV‑000 al que hizo estallar también. El fallo fue debido a un resquebrajamiento o rotura en la parte inferior de una junta de unión de las 4 grandes partes del cohete. A raíz de tal explosión las juntas plásticas de las 4 grandes partes fueron aseguradas por una sujeción en forma de horquillas encajadas en el interior para evitar escapes y con atornillamiento, dotándose además de un tercer anillo de seguridad. El problema de la rotura de la junta del Challenger fue debido al frío de dos grados bajo cero que la hizo perder flexibilidad; las pruebas demostraron que por debajo de los 11,7ºC la junta no estaba garantizada.
    Ya en el tercer vuelo del Challenger se había descubierto un desgaste en la parte final de la cubierta de carbón que recubre el interior de un SRB.
    Por entonces, incluso desde el primer vuelo del malogrado Challenger, cada SRB se había aligerado en 1.815 Kg como resultado de modificaciones para ahorrar peso. Además, aparte de los anillos, se modificarían los toberas para hacerlas más resistentes.

    En 1997, a fin de facilitar la recuperación en el mar de los SRB los técnicos planearon construir un robot submarino, el Max Rover, para sustituir a los hombres rana que trabajan en estos cometidos, teniendo que introducir por la tobera dispositivos para bombear aire a su interior para luego ser remolcados. La primera prueba del citado robot se realiza a finales de AGOSTO de 1997 en Florida. Los buques para el remolcado de los SRB, a partir de la primavera de 1998 realizan además una nueva labor consistente en llevar desde Michoud los tanques externos (ET) del Shuttle, a fin de economizar.
    En 1998, la NASA y la empresa Lockheed Martin estudiaban el diseño de un nuevo tipo de acelerador o booster para el sistema Shuttle, basado en un cohete de propulsantes líquidos, LFBB, recuperable y reutilizable. El modelo estudiado tiene alas y se realizan ensayos con maquetas en túneles de viento.
    En febrero de 1999, la NASA pidió al Museo Espacial y de Cohetes de Hunstville la devolución de dos SRB que les había donado debido a problemas económicos, dado que hacer un juego tal costaba nuevo entonces 10 millones de dólares con 3 años de espera para la entrega. En su sustitución en el museo se hicieron sendas fieles maquetas.
    El 24 de mayo de 2001 la Thiokol probaba con éxito en Salt Lake City un SRB durante 2 min 3,2 seg para ver el comportamiento del nuevo aislante en la tobera y otras modificaciones. Aun se pensaba luego probar en octubre siguiente de nuevo y si resultaba satisfactorio se esperaba poner en servicio el nuevo SRB en 2004. El 1 de noviembre de 2001 la Thiokol probaba en Utah un SRB durante otros 2 min 3,2 seg para probar las modificaciones en estos cohetes y observar desgastes, comportamiento de materiales, etc, hasta un total de 72 observaciones. Para ello se apoyaron en 446 parámetros y mediciones.
    El 23 de octubre de 2003 la misma Thiokol probaba un modelo avanzado y su rendimiento y seguridad, resultando un empuje de un 10% superior que los SRB. Su principal característica era que tenía una quinta sección, un segmento más (más altura) que los tradicionales SRB. En esta ocasión el número de parámetros y mediciones fue de 633.
Su transporte al KSC para el montaje en el VAB de la astronave Shuttle se realiza por tren.
    Tras el trágico accidente del Columbia, aunque no los SRB no intervinieron como causa alguna, los mismos fueron nuevamente revisados (en general, el conjunto de la astronave), buscando una mayor seguridad en su funcionamiento. Especialmente se buscó evitar grietas, se revisaron los materiales, se mejoró la tobera, etc. En junio de 2004 se probaba así en Utah, en encendido estático de 2 min, uno de estos cohetes cuyo grano de propulsante es levemente distinto.
    Con tal motivo de mejoras se cambiaron los tornillos de anclaje con el resto de la astronave y los mismos fueron entonces pernos de acero de 28 Kg de peso y 60 cm de longitud. Tales tornillos son explosivos para permitir la separación.

              = EL TANQUE CENTRAL DE PROPULSANTE.

    El ET, tanque externo, es un gran depósito que contiene LOX y LH para abastecer a los 3 motores‑cohete principales del OV‑000 que los consume desde un principio y acompaña a éste justo hasta el instante de la entrada en órbita del mismo para retornar sobre la alta atmósfera y quemarse, cayendo los restos sobre el Océano, entre el Índico y la zona de Hawai, en dependencia de la altura orbital elegida. La separación se produce gracias a dos pequeñas cargas explosivas que rompen cada uno de los cierres que tiene el sistema; la parte de unión al Orbiter fue modificada en su recubrimiento térmico en 2004 tras el accidente del Columbia y se colocarían allí 4 calentadores hechos con una aleación de hierro, níquel y cromo. Es la única parte mayor del SSO que se pierde; todas las demás son recuperables y reutilizables.
    Construido por la empresa Martin Marietta principalmente en aluminio, mide  46,9 m de longitud, 8,38 m de diámetro, pesa en vacío 33,5 Tm (1,9 Tm más inicialmente) y lleno 750,97 Tm; por ello, más de 710 son de propulsante LOX y LH, en respectiva proporción de 540 m^3 y 1.500 m^3, con un total pues de capacidad teórica de 2,04 millón de litros y real de unos 1.900.000; o sea 616.500 Kg de LOX y 102.000 Kg de LH, en relación pues de 6 a 1, que son consumidos en 8,5 min pero que tardan en ser metidos en los tanques antes del vuelo 10 horas, los últimos litros en los últimos momentos de la cuenta atrás. El depósito menor (LOX) va encima del de LH y soporta una presión de 1.100 mm de mercurio y el de LH de 1.700 mm; ambos están fabricados con una aleación de aluminio y llevan un anillo intermedio de unión. Unos conductos de unos 40 cm de diámetro, sitos casi en la base, llevan al OV‑000 los citados fluidos. Cuando el tanque se separa, unas válvulas cierran los conductos.
    Como sea que esta parte se preveía perder, también estaba previsto construir hasta 1991 unas 500, como es obvio a razón de una por lanzamiento. Cada tanque, se estimó su costo en 1977 en 1,5 millones de dólares, unas 100 millones de pesetas de entonces, pero en los años 90 costaba ya 29 millones de dólares.
    En los 2 primeros vuelos, el gran tanque estaba cubierto de una capa blanca de pintura pero desde MARZO de 1982, para ahorrar los 270 Kg que pesaba, en afán de evitar peso, se dejó sin poner y se quedó desde entonces con su color marrón. La capa inicialmente era de espuma y corcho y fue denominada SOFI; tenía entre 2,54 y 5,08 cm de grueso con un recubrimiento carbonoso o epóxico y su misión era actuar de aislante térmico para impedir la acumulación de hielo que al lanzamiento, al romperse, hubieran podido causar problemas. Otras pequeñas modificaciones hicieron que al primer vuelo del Challenger en ABRIL de 1983 el tanque pesara ya 4.536 Kg menos.
    En 1997 se puso a punto un nuevo ET, el SLWT, construido ahora en una más ligera aleación de aluminio-litio y titanio con lo que se bajó el peso en 3,4 Tm que así pueden desde entonces permitir el aumento de la carga útil de la astronave; es además un 30 % más resistente que el anterior modelo y un 5 % menos denso. Fue presentado oficialmente en enero de 1998 en las instalaciones de Michoud en Nueva Orleans.
    A finales de 2000, la NASA encargaba a la empresa constructora, Lockheed, 35 de estos nuevos tanques con un costo de 1.150 millones de dólares para entregar en los siguientes 6 años.
    Tras el accidente del Columbia, originado por el desprendimiento de un trozo de la envuelta térmica del ET, esta última fue renovada. El nuevo tanque fue sometido a mejoras y el costo del modelo ascendía entonces a 40.000.000$, en el año 2004. Las mejoras consistieron en anclajes nuevos, cambiar la envuelta térmica y un sistema de calentadores eléctricos con los que se evitaría la formación de hielo sobre el tanque (hielo producido por los propulsantes criogénicos). La nueva envuelta, también de espuma (2 Tm en total) es de un grueso entre 2,5 y 5 cm, según en que parte, con un recubrimiento de 3 mm de aluminio. También llevaría una cámara para filmar el ascenso y, transmitida la imagen, comprobar así cualquier golpe posible desde el centro de control.
    A finales de mayo de 2008 se probaba en primer ET renovado (ET-128, vuelo Shuttle 123) que pretendía evitar el desprendimiento de trozos de la espuma mencionada en el lanzamiento. Sin embargo, también en esta ocasión volvieron a caer trozos si bien no en la fase peligrosa del vuelo.
    Un tanque (el ET-122) dañado en 2005 por el huracán Katrina hubo de ser reparado y se dejó de reserva, para una posible emergencia.
    El último ET fabricado por la Lockheed Martin fue el ET-138 y se entregó a la NASA el 8 de julio de 2010. En total se habían fabricado 134 tanques.

              = EL VEHÍCULO ORBITADOR

    Se trata de un nuevo tipo de vehículo espacial portador de una carga útil con una concepción totalmente nueva respecto a cualquiera de las naves precedentes. Más conocido por Lanzadera, el OV‑000, vehículo orbitador modelo y número 000, es a grandes rasgos un semicohete adaptado aerodinámicamente para volar por el aire como un avión. Consta en total de unas 6 millones de piezas.
    Su partida es la típica de un cohete pero el retorno es propio de un avión pues puede aterrizar en cualquier aeropuerto luego de volar aerodinámicamente tras la reentrada que es por otra parte la tradicional y normal ya vista. Se ha dicho que no es ni un avión ni un cohete sino una mezcla de los dos lo que sin ser técnicamente exacto puede dar buena idea de la Lanzadera. Con mayor objetividad se puede considerar que es una nave espacial cuyos módulos, con la excepción hecha del citado tanque de propulsante, se funden en uno solo que se adaptó externamente para el vuelo aerodinámico, moldeando el fuselaje y con dos alas en delta y una cola, como un avión cualquiera supersónico. Esto último tiene su razón de ser en la gran carga de la nave que debe ser recuperada por lo que lo ideal es adaptarla al vuelo aerodinámico en vez del uso de descomunales paracaídas o cohetes. Recuérdese una vez más que toda ella se recupera y reutiliza pues es la economía en última instancia su razón conceptual de ser.
    El aspecto general y de tamaño de un OV‑000 es el de un avión DC‑9 de estructura muy liviana construido principalmente en aluminio; también usa titanio, boro, materiales cerámicos, etc. Su forma es cuadrangular prismática con un cono caído en el morro, acabando en una espiga el primer modelo de prueba, y dos alas fuertes en delta sobre la base y una cola, timón horizontal, que se destaca verticalmente entre los motores menores traseros y sobre el central superior y principal. La función de las alas y cola es solamente aerodinámica, sobre todo para el retorno, aunque también ayuda para la estabilidad en el lanzamiento. Como un avión, alas y cola llevan flaps articulados en dos piezas. Los caracteres son muy equilibrados y múltiples para el vuelo subsónico e hipersónico, indistintamente. Lleva además del gran depósito de propulsante otros bastante más pequeños para maniobras, para el regreso y para rectificar los parámetros y posiciones orbitales.
    Estructuralmente se integra por 5 partes: parte delantera, media y trasera, el alerón vertical de cola, y las alas.
    La longitud total de un OV‑000 es de 37,24 m, siendo la envergadura en las alas de 23,79 m, la altura en posición tumbada o aterrizado de 17,27 m, y tiene un peso total en vacío inicialmente de 68.040 Kg y más tarde de 75 Tm y más. Su autonomía de vuelo continuo se fija entre 7 y 30 días, siendo su vuelo normalmente de una o dos semanas.
    Los OV‑000 fueron calculados para volar unas 100 veces al espacio que equivalía a su concepción a un gran abaratamiento en el vuelo al espacio respecto a los anteriores sistemas. Se proyectó construir 6, uno de ellos para la USAF, y su costo en su momento se calculó en 500 millones de dólares por unidad que fueron en realidad 1.300 al momento del contrato real. En 1994 su valor está cifrado en 2.000 millones de dólares (unos 280.000 millones de pesetas).
    Del primer modelo OV se construyeron 5 unidades: ENTERPRISE, COLUMBIA, CHALLENGER (Retador), destruido en 1986, DISCOVERY y ATLANTIS. Luego, para sustituir al Challenger, se construyó el ENDEAVOUR (Esfuerzo), cuyo costo se calculó en proyecto entre los 2.800 y los 3.000 millones de dólares, aunque luego se realizó contrato por menos de la mitad; se tardaron varios años en hacerlo. La numeración OV‑000 significa en el primer cero el modelo número 1 y los otros dos son el número de nave, o sea que son los 5 modelos OV‑100 y luego cada uno, según su aparición, son el Enterprise el OV‑101, Columbia OV‑102, Challenger OV‑099, Discovery OV‑103, Atlantis OV‑104 y Endeavour OV‑105. Los nombres, en general, son tomados de barcos oceanográficos o de exploración. La previsión de puesta en acción de cada uno de los 4 últimos era: el segundo para 1979 (entró en servicio en 1981), el tercero para 1982 (puesto en servicio en 1983), el cuarto para 1984 (cumple lo previsto) y el quinto para 1985 (cumple también lo previsto). Más tarde, tras la tragedia del Challenger, en 1992, entró en funcionamiento el OV‑105 ENDEAVOUR.
    Sus denominaciones tienen origen en la de una serie de nombres de barcos. El Enterprise, que sirvió para las pruebas iniciales de aterrizaje y otras cosas, con el que aun se hicieron pruebas para el aterrizaje en 1987, fue transferido a la Institución Smithsoniana en 1985. En principio se pensó llamarlo Constitution (constitución), en la coincidencia del bicentenario de la Constitución del país, pero los aficionados a la serie Star Trek forzaron en campaña el nombre de Enterprise.
    La denominación del Columbia hace referencia al nombre derivado de Colón, el descubridor de América, y llevó tal nombre anteriormente la corbeta de Robert Gray que a finales del Siglo XVIII dio la vuelta al planeta con misión comercial. También llevó el nombre de Columbia la nave espacial CSM de Apollo 11.
    El nombre del Challenger tiene antecedentes también en otro buque americano del Siglo XIX y en el del CSM de Apollo 17. El Discovery fue el nombre de otros barcos, entre otros el del famoso capitán Cook que permitió el descubrimiento de las Islas Hawai, y lo mismo se dice del Endeavour. En cuanto al Atlantis, fue el primer buque oceanográfico del Instituto Woods Hole, y el que navegó entre 1930 y 1966.

                           ‑ PARTE FRONTAL Y DE MANDO

    En su parte delantera, dejando atrás a una bodega o almacén de carga, se halla tras la proa de ataque, que es como la de un avión, la cabina de mando y servicios de mantenimiento, muy similares en su situación a la carlinga de un avión. La cabina domina con buena vista el exterior gracias a 6 ventanillas, igualmente idénticas a las de un avión, de forma irregular romboidal, dispuestas cada 3 a partir de la parte central y frontal, como las de un Jumbo. Los cristales de las ventanas son del mismo tipo de cristal, Vycor, usado en otras naves anteriores y que también utiliza la industria especializada. Están construidas con silicato de aluminio; forman tres capas, la interna de 33 mm de grueso, y la externa es térmica. Son suministradas por la empresa Corning Glass Works. Cada ventanilla venía a tener un costo en torno a los 7 millones de pesetas en su momento.
    Detrás de la ventanilla central izquierda, dentro de la cabina, está el sillón de uno de los dos pilotos, el del comandante. Detrás de la ventanilla derecha, dejando a la izquierda por medio parte del panel de mando, se sitúa el sillón del copiloto. El comandante, a la izquierda en oblicuo tiene la ventanilla central de las tres de la izquierda y el copiloto a la derecha observa la correspondiente. Delante de los dos y rodeándolos están los paneles principales de mando, incluidos los respectivos controles de pilotaje, palancas CSS, entre las piernas de cada puesto. Debajo de la ventanilla central de las 3 que tiene cada piloto y en el panel mismo de mando está la toma o boca de gas atmosférico para respirar en la cabina; su composición es de un 79 % N y un 21 % de diámetro, a presión de 1 atmósfera, que se puede rebajar a 0,55 en caso de emergencia, y temperatura cambiante a gusto entre los 11 y 27ºC; el nitrógeno va en 4 tanques, un par de ellos para cada sistema primario y secundario, a presión de 22,7 atmósferas.
    A la izquierda totalmente el primer piloto tiene la tercera ventanilla y debajo y hasta un poco más atrás posee un panel más con controles. El de la derecha le ocurre otro tanto. A la espalda, ante la pared que da ya a la bodega o almacén de carga, hay más paneles de mandos y controles que son principalmente para controlar desde allí el brazo articulado y el almacén de carga en general; tiene pantallas de TV del circuito cerrado de control del brazo en su parte superior en el lado derecho visto de frente todo el panel; debajo en el suelo hay un ordenador para el control del brazos y operaciones con la carga. En el centro de toda la pared a espaldas de los pilotos en posición de sentados, por encima de la parte de los citados paneles en última instancia hay dos ventanillas casi cuadrangulares para observar el almacén citado y las operaciones a realizar dentro del mismo.
    En el mismo sitio pero en el techo hay dos ventanillas más cuadrangulares para dar vista en maniobras y dos escotillas o portezuelas de emergencia para salidas de los asientos eyectables de los dos pilotos y, asimismo, como puerta de emergencia al final del vuelo, al aterrizar.
    La dirección y control del OV‑000 se efectúa en vuelo normal con ayuda de 3 ordenadores en paralelo que basan su información en datos aportados por giroscopios, unos 7.800 sensores, radares (altímetros y radar convencional) y acelerómetros; hay además otros 2 ordenadores para otras funciones. Hay pues en total 5 ordenadores y uno de ellos es de reserva y para control de los otros. Pueden funcionar también independientemente y se activan normalmente 9 min antes del momento del lanzamiento y actúa hasta 1 hora tras el aterrizaje. Llevan blindaje contra la radiación y hasta contra el efecto de pulso ETM de una explosión nuclear. Cuentan con 4 pantallas y 3 teclados en total con 64 teclas, la mitad para cada piloto. La suma de los 5 ordenadores utiliza inicialmente una programación 25 veces más larga que la de los Apollo, contando con unas 600.000 líneas, y procesadores 40 veces más rápidos y 3 veces más de memoria. El lenguaje informático utilizado es el HAL/S, un ensamblador particular Shuttle de Intermetrics, Boston; el quinto ordenador utiliza otro lenguaje. Son IBM del tipo AP‑101S, capaces de operar a una velocidad de 325.000 operaciones por segundo, y llevan 2 memorias añadidas de 134 MB cada una. Cada uno pesa unos 29 Kg y consume 550 vatios. Cuatro de los 5 ordenadores actúan normalmente con simultaneidad y el restante es de reserva y control de los anteriores. La interrelación de todos ellos asegura, con su sincronismo entre 300 y 400 veces por segundo, la garantía de que una avería no pueda dejar fuera de servicio un sistema. En caso de avería de uno de ellos se procede a desconectarlo. Se calculó que podrían tener un fallo por cada 27.000 horas de funcionamiento. Con solo 2 de todos ellos, el Orbiter puede actuar sin pérdida de eficacia en sus actividades fundamentales. Incluso con el quinto ordenador de reserva actuaría la nave con solvencia.
    En JULIO de 1997, la compañía Lockheed Martin entregaba a la NASA nuevos programas, llamados OI-26, que se estrenaron en la misión STS-85. Entre las mejoras incluidas figuraba el uso simultáneo de los motores OMS estando encendidos los SSME, que hasta entonces solo actuaban en órbita, con lo que suponen una ayuda en caso de fallo de los últimos. Otras mejoras consisten en un ahorro de propulsante en maniobras de acceso a una órbita, etc. La versión siguiente sería la OI-26B con la que se utiliza el sistema de navegación GPS por satélite.
    La información de los ordenadores se pasa paralelamente a los mandos manuales, a la Tierra por telemetría y al mando automático de la nave. O sea, más o menos igual que en las naves anteriores. Los demás sistemas que como éste se hallan en esta parte frontal, en cuanto a control son en general idénticos a los mencionados en otras naves aunque aplicando en ellos tecnología progresivamente nueva como es natural.
    La transmisión de datos de los Orbiter hacia las estaciones terrestres en un primer momento fue recogida en éstas por un par de ordenadores VAX 11/750 de 32 bits, de la Digital Equipment. La velocidad de recepción era de 52.000 bits/seg y se transmitía la información al centro de control por doble canal hacia otros dos ordenadores idénticos que a su vez enviaban al gran ordenador central. La grabación de datos se hacia anteriormente en los ordenadores, como medida complementaria y de seguridad, en discos de 675 MB. Naturalmente estos equipos con el tiempo quedaron desfasados informáticamente en sus capacidades y serían sustituidos regularmente por los que sucesivamente fueran saliendo. Además, se utilizó la red de satélites TDRS para las transmisiones.
    El sistema electrónico sostenido de todo el Orbiter tiene más de 300 cajas negras y suponen más de 480 Km de cable eléctrico, repartido en 120.400 segmentos, que pesan 2.220 Kg; 160 Km de cableado pertenecen al sistema de motores. El número de conectores es de 6.491 y pesan 955 Kg aproximadamente. El total de fusibles es de unos 600. El peso total con las cajas es de 7.764 Kg.
    El sistema eléctrico principalmente se nutre de 3 células de combustible (oxígeno e hidrógeno) de entre 2 y 7 kW cada una que en un momento dado puede llegar a ser de 12 durante breve tiempo; la capacidad relativa total es de 1.530 kW/hora y además pueden facilitar, como subproducto, agua a razón de 3 litros por hora y la que sirve luego tanto para la refrigeración como para su uso en los servicios higiénicos, llenando un par de tanques de 75 Kg de capacidad. Cada célula consta a su vez de dos grupos de 16 células cada uno.
    En la presente ocasión, además de suministrar los sistemas tradicionales ha de aportar energía el sistema eléctrico a uno nuevo: el hidráulico para los trenes de aterrizaje, frenado de las ruedas, de los flaps de las tres alas, mecanismos de dirección y actuación de los SSME. Para los momentos del lanzamiento y la reentrada las referidas operaciones son asistidas por el APU, sistema auxiliar de energía, alimentado por hidracina.
    Particular mención merece aquí el sistema de guía de la nave que en esta ocasión coordina y funciona por varios medios de navegación: vuelo inercial, vuelo orbital por sensores estelares situados cerca de proa, vuelo aéreo por el sistema TACAN y MSLBS, y el modo manual.
    Cada piloto tiene delante de su sillón, entre las piernas, una palanca de mando para la dirección. En el caso del copiloto se dispone además de una palanca de mando de los flaps y los motores del RCS. En cuando a los paneles de mando se distingue en los mismos una pantalla o monitor del sistema de ordenadores para cada piloto y una tercera en el intermedio entre ambos y por debajo de la altura de las otras dos. Los tres monitores constituyen los CRT, pantallas de rayos catódicos, o sea de TV. A la derecha del comandante y a la izquierda del copiloto, en el brazo común intermedio, están los respectivos teclados del ordenador. Detrás, siguiendo en tal intermedio y a la derecha del comandante, van los controles del piloto automático y de los todos motores del Orbiter y, pegantes pero ya en el lado izquierdo del copiloto, están la palanca y mandos de los flaps o alerones de frenado aerodinámico y más de los motores principales y de maniobras; unos segundos mandos al efecto van en otro panel en el lado izquierdo del comandante. Por detrás de todo esto van los mandos de separación los SRB y del ET.
    En el centro del panel, entre las dos pantallas de ordenador, los astronautas tienen varias alarmas. El copiloto, además de tal pantalla y a la derecha de la misma, tiene indicadores de los parámetros de vuelo en la reentrada (ángulo y velocidad), controles de presión y temperatura en los distintos depósitos y un reloj, señalizadores de altitud, velocidad de elevación y situación relativa para el vuelo al regreso por la atmósfera. Los indicadores de posición y horizonte son denominados ADI y HSI; también hay otros indicadores o mandos de vuelo aéreo como el de rotación en el aterrizaje, o RHC, el KEAS, el de velocidad, AMI, AVVI, etc. El copiloto tiene totalmente a su derecha otro panel donde se colocaron los mandos del sistema eléctrico, incluidos los de las células de combustible cuyos depósitos van en el sótano del almacén de carga. El comandante por su parte tiene a su izquierda otro panel más que incluye de adelante a atrás mando manual de motores RCS, controles para incendios y más para temperatura y atmósfera ambientales. Arriba en el techo, a la izquierda de este panel va una cámara de TV. En el techo, arriba de la ventanilla delantera del comandante se situó un periscopio de observación y siguiendo por detrás en el mismo techo están los controles de referencia estelar y al lado y hacia el centro va el panel del sistema de navegación aérea TACAN para la fase final del vuelo.
    En total, hay más de 1.400 interruptores, botones y mandos en los paneles.
    Debajo de la cabina hay otra parte o habitáculo al que se llega por una escalerilla desde el superior de mando y control a través de una trampilla situada en el suelo‑techo de separación a la altura del suelo a la izquierda y por detrás del comandante en su sillón de mando. Este habitáculo, que está destinado a vivienda, y tal escalerilla es paso obligado de acceso a la cabina antes referida pues la escotilla principal de entrada a la nave está aquí, en el lado izquierdo de la nave según el sentido de su marcha. Según se entra por tal puerta, a la derecha hallamos el aseo, aislado y dotado de tratamiento de residuos. Por cierto, el retrete lleva, además de dos asas a los lados, un cinturón para sujetar al usuario en la microgravedad; por supuesto, dispone el sistema de una bomba succionadora y un ventilador. El sistema, llamado de recogida de deshechos, o WCS, incluye un par de cortinillas para la privaticidad de su uso, y acumula los deshechos, desmenuzándolos con unas cuchillas y con uso de válvulas los pasa a una cámara desde donde, cerrada en su entrada, los expone al espacio exterior y, por ende, quedan secos, al salir el aire. El sistema puede volver a usar al cabo de 4 horas. La citada cámara es descargada posteriormente en tierra. Las basuras y desperdicios son por su parte guardados en un armario. Para el resto de la higiene se llevan tijeras, cepillo de dientes, dentífrico, cortaúñas, jabón, peine y cepillo, lápiz de labios, desodorante, colonia, espuma de afeitar, navaja, espejo y algún artilugio más. Cada astronauta dispone de 3 toallas y 7 paños.
    A la izquierda, también según se entra en el Orbiter, tiene la cocina, que es en general de caracteres parecidos a la cocina del Skylab con actualizada tecnología. La comida es a base normalmente de platos precocinados, alimentos enlatados, congelados y deshidratados, que se calientan en un horno hasta 85ºC. Los astronautas pueden comer de 4 en 4 y la variedad de los mismos es tal que permite no repetir un plato durante 6 días; en total, hay en su momento 74 tipos diferentes de comida y 20 distintas bebidas deshidratadas. Hay aquí varios armarios que contienen entre otras cosas la comida para la tripulación, con bandejas individuales, debajo de los que se aloja la bomba para el agua, en un compartimento de equipos. Sobre el centro está la mesa y además disponen de un lavabo de cocina con agua fría y caliente. En el centro de toda la cabina, y hacia atrás, está una cámara para despresurizar y la que, además de la escotilla de entrada desde la estancia, tiene hacia el lado del almacén de carga otra portezuela para acceder a tal bodega; se utiliza para ponerse la EMU, unidad de actividad extravehicular o traje espacial y mide 2,1 m de alto por 1,6 m de diámetro. Más allá, volviendo a la cabina, hay también dormitorios para 4 personas, 3 horizontales y una vertical, de 1,75 m de largo por 75 cm de ancho, aunque se puede disponer de más sacos que, como los de los dormitorios, se pueden sujetar a cualquier parte fija para no flotar a la deriva. Al lado de los mismos hay armarios para almacenaje. En la estancia se efectúan también varios de los experimentos de las misiones. La misma tiene a cada lado una ventanilla circular de menor tamaño.
    Debajo va el compartimento de equipos que contiene además de la citada bomba de agua, parte del sistema purificador de gas para respirar a base de hidróxido de litio y carbón activado y otras cosas. El sistema atmosférico posee dos tanques de oxígeno, dos de nitrógeno y otro más de oxígeno para emergencia. El carbón activado tiene por misión absorber los olores. Un sistema de ventiladores hace que el aire de la cabina se renueve. Un par de botes de hidróxido de litio son cambiados a diario, uno cada 12 horas, rotando los astronautas cada día en tal labor. Desde la cabina de mando, paneles L1 y L2 principalmente, se puede controlar, con la regulación de válvulas, cada parámetro de la atmósfera respirable. El L1 controla los ventiladores, temperatura y humedad, y el L2 el oxígeno, nitrógeno, la proporción de mezcla y la presión parcial y conjunta de tales.
    Distribuidos por las cabinas hay varios detectores de humo y extintores fijos (3 unidades), de funcionamiento automático, y portátiles (4 unidades). Además de las alarmas al respecto, en el lado izquierdo del comandante, en un área del panel de mando están los controles para atajar el fuego. Un sistema portátil de oxígeno, el POS, para respirar en tal emergencia y otros dispositivos y medidas, complementan los recursos del Orbiter contra un posible incendio. El total de componentes en los paneles de la cabina es de 856.
    Las dos cabinas, o sea toda la parte referida en este apartado, determinan un volumen de un total de 71,5 m^3. En esta parte debajo de la cabina de mando va la circular escotilla de principal, de 1 m de diámetro, para entrar y salir de la nave; la misma está al lanzamiento a unos 75 m de altura en total con el OV‑000 sobre la plataforma.
    La capacidad de ocupación de un OV‑000 fue en principio prevista para distinto número según los diferentes proyectos; 2, 3, 4, 5 y hasta 24 personas, pero siempre siendo 2 los pilotos y 1, 2 o más los científicos o simples pasajeros. Por ejemplo, dos astronautas, 1 ingeniero y 4 pasajeros, 7 en total. Pero en definitiva, siempre con los dos pilotos incluidos y un máximo de 10 personas, la tripulación típica viene a ser de 7 u 8. Considerada la cabina de mando exclusivamente la capacidad es para 4 astronautas, yendo el resto, hasta 6 más, en la parte de abajo, en el compartimento inferior, delante y al lado de la esclusa de salida al almacén de carga. En la cabina de mando, los dos pilotos tienen 2 asientos más justo detrás de ellos. Toda la tripulación se compone de los dos pilotos y el resto científicos, operadores de la carga o simples pasajeros; generalmente, el tope no se cubre pues se reserva para una emergencia. Si se habilita el almacén de carga para pasajeros entonces el Shuttle puede llevar un total de cerca de medio centenar de personas.
    Por delante de las dos cabinas está el morro cónico o proa redondeada de cuya punta sobresale en el modelo de prueba Enterprise una brida o pincho de ataque aerodinámico como un avión. Según la posición horizontal, el Shuttle aterrizado, en la parte superior de su proa hay 2 filas de 3 motores‑cohete menores para orientación situación y en los laterales, a derecha e izquierda de los mismos, aparecen dos grupos más de 5 motores más, uno de estos 5 mucho más pequeño que los otros, y a pares el resto en diferentes planos y direcciones y sentidos de empuje de empuje; de estos 5 de cada lateral, uno de los pares es mayor que el otro. En total hay pues en la proa 16 pequeños motores que se nutren de tanques de propulsante a base de MMH o monometilhidracina, una esfera a la derecha en el morro, y tetróxido de nitrógeno, otra esfera a la izquierda de la anterior, y que constituyen el sistema de control a reacción RCS; los principales de todo el sistema son los tres situados más atrás en la parte más alta de proa, visto siempre el Shuttle aterrizado.
    En la misma parte, dentro de la proa se alberga el sistema de comunicaciones MSBLS, sistema de haz explorador de microondas, a utilizar en el regreso y que mediante haces planos sincronizados en barrido por sectores sirve para enviar información codificada de la trayectoria al ordenador del OV‑. El MSBLS comprende paralelamente un equipo de medición de distancia de precisión DME y altímetros radar y se complementa con estaciones terrestres en la pista de aterrizaje de apoyo de posición y trayectoria. Se compone el sistema MSBLS de un equipo de radiofrecuencia y un descifrador de datos que se conecta al sistema informático que los confronta al programa de la trayectoria deseada.
    El sistema de navegación fue dotado de 3 antenas autónomas con 3 canales de envío de datos con funcionamiento simultáneo. En la proa, sobre el lado superior, están las antenas de recepción de datos angulares y de altitud, para el retorno en su fase pre-final, del sistema TACAM que funcionan antes del MSBLS que se halla más al borde de la punta roma del cono. En el techo de la cabina, arriba, en los bordes anterior y posterior respectivamente hay otras 2 antenas. Las antenas son de diferente banda, la más cercana a proa de banda Ku, la siguiente hacia arriba de banda S y la del techo de banda L. El total de antenas de todo el Orbiter es de 23 emitiendo por 5 bandas en 17 frecuencias.
    En la base o parte inferior de proa y hacia atrás está el tren de aterrizaje de dos ruedas retraído en su habitáculo hasta el regreso en que cumple su misión.
    Muchas de las especificaciones iniciales, aun citadas en presente, de los Orbiter, especialmente las informáticas y electrónicas, serían actualizadas posteriormente y de forma sucesiva en las distintas naves Orbiter.
    A raíz del accidente mortal en ENERO de 1986 del Challenger, la nave fue reestructurada y se le introdujeron algunas modificaciones. Una de ellas consistió en cambiar la posición del termostato del sistema ambiental.

                                ‑ ALMACÉN DE CARGA ÚTIL. PARTE CENTRAL.

    Entre los motores de propulsión principal y la parte frontal con las cabinas, el OV‑000 lleva sobre su panza un almacén ligeramente cilíndrico con cuatro grandes compuertas, en dos pares prolongados, en la espalda que se abren hacia afuera y son como dos pétalos o élitros curvos en rectangular forma; se resumen bajo las siglas PLBD. El cierre de la compuerta se fija con 32 pasadores en total, consistiendo cada uno en un gancho que encaja en un rodillo. Están construidas en grafito y Epoxi.
    Es aquí, en el almacén, donde se aloja la carga útil principal de la lanzadera, sea satélite, estación orbital, sonda, etc. Distribuidas sobre todas las paredes del almacén, entre otras cosas, hay dispuestas agarraderas y sobre las puertas hay unos paneles del sistema de refrigeración para disipar el calor generado en el interior de la nave. Este sistema refrigerador se constituye con tubos de aluminio de 1,6 Km de longitud total y por los que fluye freón líquido; el calor es eliminado en la parte posterior del almacén calentando agua cuyo vapor sale al exterior al hervir. El número de radiadores es de 8, que fueron 3 en el primer vuelo. Para esta refrigeración se dotó a la primera nave de 6 depósitos de agua; en el segundo Orbiter, el Challenger, se dispusieron solo 4 para ahorrar peso.
    El almacén, que podría ser presurizable con independencia de la cabina, tiene una longitud total de 18,3 m y un diámetro de 4,57 m, con un volumen total de unos 290 m^3 equivaliendo pues al de un Boeing 707. La carga útil que puede llevar asciende a 29,5 Tm, incluido el peso de la tripulación, a una órbita de unos 200 Km de altura aproximadamente. La densidad de la carga útil no ha de sobrepasar los 98 Kg/m^3 para no romper el equilibrio adecuado de carga. Al retorno, sin embargo, solo puede traer 14,515 Tm (32.000 libras) pues el peso en relación a la potencia disponible, gastada la mayor parte del propulsante para entonces, así lo aconsejan.
    En total la capacidad del almacén es para 5 satélites de menor tamaño como máximo. En caso de emergencia, las compuertas pueden ser cerradas de modo manual.
    Como partes móviles, además de las compuertas y de los equipos individuales MMU para EVAs, de los que se hará mención, cabe citar los equipos auxiliares que se llevan para manipular cargas, como el brazo mecánico, y los sistemas opcionales como los de suelta de satélites y sondas.

EL BRAZO MECÁNICO.‑En la parte del almacén cercana a las cabinas, detrás de éstas, se puede disponer de un brazo, o brazos, mecánico, plegable, teledirigido por un circuito de TV y con ayuda de un ordenador que basa su información gracias a sensores fotoeléctricos colocados en el mismo. La finalidad del brazo es la extracción e introducción de la carga útil y otras operaciones como montajes y manipulado en general de la misma. El sistema de TV a control remoto se inicia por movimientos de la cabeza del astronauta al objeto de dejar libres las manos para otros mandos. El astronauta al ponerse ante los mandos lo hace ligeramente de pie (recordemos que está en la microgravedad), con las piernas un poco hacia adelante y las rodillas ligeramente dobladas, en ángulo de unos 130º aproximadamente. Para fijarse ante los mandos y ventanilla, se dispone de una pequeña plataforma regulable en altura y unos zapatos especiales. Con la mano izquierda se maneja el brazo y con la derecha el captor o mano del mismo. El manejo automático precisa facilitar primero al ordenador las coordenadas a donde debe dirigirse el brazo, calculando aquél los movimientos precisos, pudiendo en otra modalidad realizar los movimientos por fases hasta en 20 trayectorias separadas; también se pueden realizar las mismas una a una con independencia de ser consecutivas. Por supuesto, el modo manual imprime las órdenes de modo directo, sin conocimiento del ordenador.  El total de movimientos distintos posibles es de 9.871.
    Este brazo teledirigido, proyectado en 1972, fue diseñado y construido por el Consejo Nacional de Investigación del Canadá a través de la empresa Spar Aerospace y se denominó primero equipo LCMS, vehículo modular de bajo costo y más tarde RMS, sistema de manipulación remoto o a distancia y también, menos técnicamente, Canadarm. Desarrollado en particular por J. Hill y A. Sword costó en su momento cerca de los 100 millones de dólares. El primer brazo fue donado por Canadá, pero los siguientes, para los otros Orbiter, se vendieron a 25 millones de dólares cada uno a la NASA. Entre otros, está construido en materiales CFK, plásticos reforzados con fibra de carbono, más ligero que el acero pero de caracteres parecidos por lo demás.
    El brazo de manipulación mide 15,3 m de longitud en total, con 33 cm de diámetro en brazo y antebrazo, pesa 450 Kg y es de tres codos con 6º de giro. La precisión para el manejo de las cargas útiles es con el mismo de medio centímetro y puede moverse arriba y abajo gracias al hombro, y de derecha a izquierda por medio de un codo. El brazo va estirado y sujeto por un sistema de bloqueo al lanzamiento sobre un larguero del almacén. La primera articulación o más bien "hombro", situada junto a la cabina y a la derecha visto desde esta, es para elevación y giros, permitiendo al extremo moverse arriba y abajo en 160º, y de ella sale el primer subbrazo o brazo propiamente de 6,7 m de largo y a cuyo extremo va un codo. A partir de éste, va otro trozo de brazo o antebrazo de igual medida y en su principio lleva una cámara de TV y en el otro extremo se localiza otra articulación más o muñeca, también de elevación y giro. Finalmente, a partir de aquí se encuentra la "mano" con una segunda cámara de TV encima y un cepo a base de 3 cables que se cierran sobre sí, prensando, y con carácter retráctil dentro de un cilindro situado en el extremo de todo el brazo; ello hace fijar la carga con firmeza y se le llama captor terminal. La parte que capta de la carga útil es un disco de 57 cm de diámetro con una espiga de 27,4 cm en el centro que es la que se fija al captor. La precisión para tomar la espiga puede ser de hasta 13 mm pero en realidad la acción de los tres cables permite centrar la carga sobre el captor puesto que el movimiento de los mismos tiende en su conjunto al centro exacto.
    Al final, hay pues 6 articulaciones de giro para cada movimiento y cada una con un motor eléctrico que lleva también un tacómetro para calcular el alcance del movimiento, un freno y un tren de engranajes para varias velocidades. Los motores son del tamaño de un puño y los lubricantes usados en las partes móviles son de polvo seco pues los líquidos se evaporan en el espacio. Para la protección, en general, del brazo del ambiente espacial, el mismo lleva 26 láminas metálicas contra el frío, controladas por termostatos y cubiertas de tela de aluminio que sirve contra el calor a su vez.
    En caso de emergencia y de un bloqueo del brazo que impidiera cerrar las compuertas, aquel puede ser totalmente desprendido por el hombro y alejado en el exterior, implicando la pérdida del mismo si fuera necesario.
    El sistema se complementa con una plataforma rotatoria accesoria o ensamblada o sujeta en el almacén. Cuando la plataforma es ocupada por algún ingenio capturado físicamente por el brazo y se trata de repararlo entra en escena un nuevo equipo llamado MEM, mecanismo de cambio de módulos. Es éste un equipo teledirigido capaz de captar aparatos o partes averiadas y repararlas o sustituirlas. Se le llamará también Manipulator o manipulador grúa.
    Para operaciones en paseos espaciales y en el extremo también puede llevar la llamada MFR, sujeción de pie del RMS. Es una plataforma de trabajo, desarrollada avanzado el programa, donde en los citados paseos espaciales se sujeta un astronauta pudiendo tener a su alcance herramientas diversas.
    Resulta optativo disponer de un segundo brazo con control independiente. Inicialmente se pensó en llevar 2 brazos pero por razones de peso, para aumentar el de la carga útil, el segundo se suprimió. La flota de Orbiter llega a disponer de 4 brazos con regularidad.
    En JULIO de 1997, la Spar Aerospace canadiense entregaba a la NASA el Canadarm-303. Es el modelo de brazo mejorado para poder manejar cargas de mayor masa, como las previstas para el montaje de la estación Alpha, entonces en puertas.
    Tras el accidente mortal del Columbia, y a fin de dar mayor cobertura de imagen a las minicámaras del brazo para observar distintas partes del exterior Orbiter, en 2004 el brazo fue dotado de mayor movilidad y un suplemento. Se le posibilitó así el acoplamiento de una vara de 15 m de largo para extender la longitud del brazo y poder acceder a la panza del Orbiter con una cámara y sensores en el extremo, y poder así examinar en vuelo todo el mosaico de losetas térmicas. Esta extensión del brazo es naturalmente un suplemento para asir con el extremo del RMS y fue desarrollada por la misma empresa canadiense, constructora del repetido brazo.

    Sigue el ALMACEN DE CARGA ÚTIL.

    En el almacén, además de las cámaras posibles del brazo, puede haber otras 8 más que, dispuestas estratégicamente, ayudan en el manejo de cargas; pueden estar situadas, 2 en cada extremo del almacén y las otras 4 sobre el suelo del mismo. Cada cámara es de 43 cm de larga, por 15 cm de lado, de forma cuadrada, y de 7,25 Kg de peso y puede funcionar sin interrupción durante 6 horas en períodos de 14.
    Los satélites o sondas portadas en el almacén son soltados por un dispositivo mecánico pero además cuentan con sistema propio de propulsión. Inicialmente se denominó Space Tug o remolcador, y se pensó en una fase de relanzamiento de la carga útil, fuera un satélite o sonda planetaria, módulo de estación orbital o incluso para ser tripulado. Participó el ELDO europeo en su estudio, contratando en julio de 1970 a la MBB alemana, con la idea de que fuera operativo en 1979. De este estudio salieron dos modelos, uno de 10,4 Tm de 2 fases, reutilizable, y otro de 16,5 Tm, también de 2 fases, pero no reutilizable; el final proyectado, que no sería llevado a cabo, llevaba un motor cohete con 4 tanques esféricos de 6,83 m^3 en total de LOX, un tanque de 22,7 m^3 cilíndrico para LH, colocado sobre el anterior, y un módulo de control y autocontrol. La falta de medios de los europeos pasará el proyecto a los americanos que planifican de nuevo sobre una fase Centaur.
    Finalmente el medio por el que se optó para el relanzamiento de cargas útiles fue más sencillo y básicamente se quedó en simples motores-cohete de tres tipos. El primero y más elemental, es el PAM‑D, desarrollado por la empresa McDonnell Douglas, sirve para la puesta en órbita de satélites desde el almacén sobre la vertical del eje del Orbiter. El sistema lleva un motor‑cohete de propulsante sólido SSUS para el lanzamiento del satélite a órbita geoestacionaria, de hasta 1,25 Tm de peso con el SSUS‑A o de 500 Kg con el SSUS‑D, unos mecanismos de sujeción y liberación del citado ingenio, una plataforma de giro para que el ingenio a lanzar salga rotando a razón de 50 vueltas por minuto con estabilidad, un entramado o especie de fuselaje y una envuelta, así como otras piezas menores. Estos cohetes tienen una segunda versión en el PAM‑D‑II para unas 1,8 Tm.
    Además existe otro cohete más potente, el IUS, dotado incluso de su propio RCS, construido por la Boeing para el DOD y que lleva a su vez 2 fases de propulsante sólido que pueden llevar satélites de 2,27 Tm a órbita geoestacionaria.
    Por último, se pueden usar etapas superiores concebidas para los lanzadores Atlas y Titán por la General Dynamics de propulsante líquido, LOX y LH, para satélites de hasta 11 Tm. En concreto se refiere a la fase Centaur. La aprobación del uso de tal fase se hizo en JULIO de 1982, pensando su uso especialmente para el lanzamiento de sondas interplanetarias. La fase, ya conocida, fue aquí adaptada para su uso y resulta una versión con depósitos de propulsante de 21 Tm (antes son de 13,6) que quema en dos motores RL‑10 que proporcionan en total 14,6 Tm de empuje. Así, también puede llevar a una órbita geoestacionaria un total de 5.514 Kg.
    Como resultado de la explosión del Challenger en 1986, se suprimieron paulatinamente las cargas dotadas de grandes motores para llevar en el almacén de carga, y solo algunas sondas tuvieron sitio y algún satélite excepcionalmente. Pero en 1998 la NASA volvió a reconsiderar el uso de fases superiores pese a la parcial privatización del Shuttle, que pasó a ser de gestión de la empresa llamada USA. El estudio denomina inicialmente a la etapa como SUS y tiene sus miras puestas en satélites de hasta 7 Tm para órbitas geoestacionarias, en diversas combinaciones y pesos.

    Otro montaje llevado optativamente en el almacén es el FSS, para soporte en el vuelo, con la misión de fijar en él satélites capturados con el RMS y trabajar sobre ellos, siendo su parte complementaria para la sujeción el montaje llamado MMS, que debe pues llevar el satélite a capturar. El sistema permite rotación de la carga allí posada en los 360º para dar acceso a cualquier parte de un cuerpo sujeto; un satélite por ejemplo. Constituye todo así un sistema normalizado para dar operatividad y posibilidades de reparación, transporte, mantenimiento o ampliación a los ingenios orbitales a través de los vuelos del Orbiter. Algunos satélites, como los LANDSAT y el Solar Max fueron dotados del citado montaje.

    En el almacén asimismo se dispone de las unidades de maniobra individuales o MMU que, como parte móvil e independiente, serán referidos en el relato del vuelo típico junto al traje espacial o EMU. En la parte inferior de la pared que linda con las cabinas está la escotilla de salida desde la cámara que está debajo de la de mando.
    El los distintos vuelos pueden ser llevadas además unas pequeñas cargas en sitios libres del almacén, siempre que reúnan las condiciones de la NASA. Tales cargas no deben requerir mantenimiento o tiempo en el vuelo, ni suponer el más mínimo peligro por su contenido o acción. Denominadas SSC o experimentos en contenedores cilíndricos GAS, son de pago y viajan como una carga aparentemente muerta. El requisito de peso señala un tope de 91 Kg y el de volumen 0,14 m^3, siendo el mínimo disponible de 0,042 m^3. En su momento el coste oscilaba entre un mínimo de 3.000 y un máximo de 10.000 dólares.
    De la parte inferior de la panza, debajo del almacén, en el exterior y hacia atrás se configuran las dos alas en delta, a ambos lados del cuerpo principal, que llevan piezas de metal fresado de 40 cm de largas. Por dentro, las alas forman un esqueleto entramado de aluminio y grafito. Fueron construidas por la empresa Grumman.
    Las alas, dotadas cada una de 2 flaps, poseen un tren de aterrizaje cada una en la confluencia del ala y el cuerpo del almacén de carga y el cual va plegado como es natural en un habitáculo hasta el final del vuelo. Estos dos trenes, de dos ruedas cada uno, y el de proa forman un trío para el aterrizaje y de despliegan como los de un avión. Los neumáticos de tales ruedas son de Michelín.
    Igualmente por debajo del propio almacén, en la panza cercana a la parte frontal van 2 depósitos de hidrógeno para las células de combustible y hacia el centro de todo el almacén va un depósito de oxígeno para tales células.
    Como consecuencia del accidente mortal del Challenger en 1986, al realizar algunas modificaciones sobre la nave, se perfeccionó el sistema de aterrizaje, ahora más rígido y con mejor frenado. Además se instalaron sensores de la presión de las ruedas, se reforzaron los ejes, los discos de freno se hicieron también más fiables y disponen de mejor agarre al suelo. Las alas, en su estructura de aluminio, también fueron reforzadas en los puntos de unión del entramado y las superficies.
    La sección central del fuselaje fue construida por la empresa General Dynamics.

                                    ‑ PARTE POSTERIOR. MOTORES PRINCIPALES Y OTROS

    En la parte trasera, detrás del almacén de carga, bajo la cola y entre la parte de más envergadura de las alas, se localiza el conjunto principal de propulsión no solo del OV‑000 sino de toda la astronave SSO. Hay allí, visto por detrás 3 grandes motores principales, uno encima de los otros dos y entre ambos, y dos del sistema OMS, menores aunque también considerables a ambos lados del motor principal superior.
    Dentro de la estructura de cola, en el entramado de tubos de los tres sistemas de motores, están las 3 unidades APU, o sistemas auxiliares de energía para el sistema hidráulico, y se utiliza en las fases de ascenso y regreso. Una de estas unidades es de reserva. Cada APU pesa unos 40 Kg, lleva 134 Kg de combustible hidracina, para unos 90 min de actuación, y genera una fuerza de 135 CV.
    Por debajo de los cohetes, según la posición del Shuttle aterrizado, hay un alerón para proteger a los motores en la reentrada en la atmósfera y por encima está una ala‑timón con una aleta articulada para el aterrizaje y frenado. La estructura de soporte es de titanio reforzado con boro y Epoxi. Fue construido principalmente por la empresa Fairchild. Los trenes de aterrizaje, uno bajo proa y dos en las alas, se ven reforzados en su acción con le citada aleta articulada y el despliegue, saliendo de la misma cola, de un paracaídas de frenado que es abierto cuando el Orbiter rueda la por la pista en el aterrizaje.
    En febrero de 2004, tras la revisión de los Orbiter luego del accidente un año antes del Columbia, se descubrió un defecto en el mecanismo de frenado de cola para el caso de un aterrizaje de emergencia, consistente en unos engranajes instalados al revés, hecho descubierto curiosamente luego de 20 años de vuelos Shuttle.

SSME.‑Los 3 motores denominados SSME son los motores principales de la lanzadera espacial, y funcionan con LOX y LH que consumen del tanque principal hasta antes de su separación al entrar en órbita a razón de 508 Kg/seg; tales elementos fluyen hacia la cámara de combustión a razón de 1.200 litros/seg el LOX y 3.100 el LH. Estos 3 cohetes son de funcionamiento autónomo cada uno del resto, es decir que de fallar uno siguen actuando los demás. Otro carácter de los mismos es que pueden ser intercambiables entre los distintos Orbiter, con lo que es frecuente su cambio y se da el caso habitual de que una nave espacial lleva motores con distinto número de veces de uso. La presión en las cámaras de combustión es de 240 Kg/cm^2, aunque se afirma que las cámaras podrían soportar hasta 480 Kg/cm^2, equivalente a 150.000 mm en la columna de Hg. La temperatura en la combustión es de 3.315ºC. El consumo previsto inicialmente era de cerca de 500 Kg de propulsante en total por segundo, 402 de LOX y 67 de LH, con bombeo de LOX a 138ºC bajo cero por una bomba de 27.640 CV y de LH a ‑253ºC con una bomba de 75.840 CV. El sistema de orientación del motor lleva dos suspensiones cardan, una de cabeceo o verticalidad de ± 10,5º y otra de oscilación u horizontalidad de ± 8,5º. Cada uno de estos 3 cohetes mayores posee un impulso específico de 455 seg (363 seg a nivel de mar), una velocidad de eyección de gases de 3.600 m/seg y un empuje teórico de 213.187 Kg en el espacio y de 170 Tm a nivel del mar; el empuje total resulta ser de 639,5 Tm e incluso más en excepcionales momentos. La potencia del motor es en cualquier caso regulable hasta un 65 % en fases del vuelo y hasta de un 109 % incluso nominalmente. De cierto, se marcó un nivel del 96 % al primer Orbiter, el Columbia, y de un 104 % al segundo, el Challenger. Funcionan en cada vuelo durante unos 8,5 min y pueden ser usados calculadamente para 55 vuelos, 7,5 horas en total, sin ser revisados a fondo previstamente; pero cada 5 vuelos o actuaciones las bombas y turbinas, que giran a razón de 1.000 vueltas por segundo, tienen que ser cambiadas (la realidad es que son revisadas muchas más cosas y casi todo a cada vuelo). Este modelo de motor a su llegada resultar ser el más perfecto y potente de los construidos hasta entonces y su concepción variaba en cuanto a la alimentación del propulsante a la cámara que se realiza usando previamente una precámara donde se alcanza gran presión con la que se mueven las turbinas que envían los fluidos definitivamente a la cámara de combustión.
    Cada motor completo pesa 3.177 Kg, mide 1,6 m de diámetro y tiene 4,2 m de altura. Cada una de las tres toberas mide 2,25 m de diámetro máximo, por lo que en ellas bien podría entrar un automóvil pequeño. El control de cada motor en cuanto a mezcla, temperatura, presión, etc., es realizado por un ordenador de unos 97 Kg de peso capaz de leer todas las variables necesarias para el buen funcionamiento en 10 milésimas de segundo; los microprocesadores del sistema están triplicados para mayor seguridad. Como sea que estos motores se nutren de propulsante del ET, a partir del accidente mortal del Challenger, y con el fin de evitar posibles incendios, los mismos fueron dotados de su toma de propulsante de válvulas de cierre de los conductos cortados con el ET cuando este es separado. También a partir del citado accidente, en los motores principales, debido al desgaste observado en las paletas de la turbina, estas fueron reforzadas y bañadas en oro en algunas partes. Asimismo se colocaron dispositivos para reducir las vibraciones.
    Fueron construidos principalmente por la Rocketdyne Division, de la Rockwell International. La primera prueba SSME se realizó el 20 de diciembre de 1975 en un ensayo que duró 1 min.
    En 1995, en el 70 vuelo Shuttle, fue probado con éxito un modelo de motor más avanzado, de menor mantenimiento y más seguro, el llamado Block I. En 1997 había disponibles en el KSC 17 de tales motores. En enero de 1998 se probó el tipo de motor SSME Block II-A, renovado, simplificado, de menor mantenimiento, con más margen de maniobra y seguridad. Fue llamado SSME Bloque IIA que llevaba nueva cámara de combustión, turbobombas, inyectores, válvulas, sensores y programa informático, que le conferían el doble de fiabilidad respecto al modelo anterior y menos costoso. En 2001 apareció en Block II que tiene una turbobomba nueva; la misma es de construcción de la Pratt & Whitney. Tal ingenio lleva menos soldaduras que el modelo anterior y es más seguro y resistente, siendo así un motor más fiable. Sin embargo el peso del motor quedaba aumentado en 135 Kg.

OMS.‑Los motores del sistema OMS, de maniobras en órbita, son 2, sirven además para el regreso y que tienen 2,72 Tm de empuje cada uno, pudiendo aumentar la velocidad de la nave en 305 m/seg con carga útil de 29,5 Tm o, si esta es menor, hasta 152 m/seg más por depósito suplementario, lo que le podría llegar a proporcionar a la nave 762 m/seg en total de incremento de velocidad pues podría tener hasta 3 depósitos suplementarios a costa de la carga. Funcionan con los hipergólicos MMH y tetróxido de nitrógeno, como los del sistema RSC, en cantidad respectiva de 2.043 Kg y 3.372 Kg, siendo pues el total, contabilizados dos tanques de cada, 10,8 Tm de propulsante. Los depósitos van en esta parte y para su uso o bombeo se ayuda de la presión que facilitan otros tanques de helio que van más cerca del motor propiamente dicho. La presión en la cámara de combustión es de 12 atmósferas. Los ángulos de dirección del vector empuje pueden se regulados en 4 y 8º como límite. El impulso específico es en esos motores de 313 seg. Los tanques de MMH, de menor tamaño, van en la parte más cercana al almacén de carga, dejando pues al tanque mayor de comburente en el centro. Estos dos motores, como se ha indicado, se pueden dotar excepcionalmente de depósitos suplementarios con lo que el Orbiter puede lograr órbitas de más altura. Pesan 118 Kg cada uno y miden unos 2 m de largo. Su reutilización se calculó para 100 misiones o bien 1.000 encendidos o 15 horas de funcionamiento seguido. Son construidos por la empresa Aerojet Liquid Rocket Company. La primera prueba de los motores OMS fue realizada el 21 de julio de 1978.
    De los OMS se deriva el sistema Transtar, utilizado como última fase en otros destinos, empleando el mismo propulsante; tal fase es de 1,7 Tm de empuje en el vacío y su motor es de 76 Kg de peso, 1,3 m de larga. Fue probada en vuelo en 1985.

RCS.‑Sobre la estructura circular que guarda las 2 toberas de los 2 cohetes del OMS se dispuso el resto del sistema RCS, con cohetes, como en proa (llamados aquí FRCS), para orientación y posición. Así, en cada uno de los dos lados de la cola hay una hilera de 4 pequeños motores, más un grupo de 3 encima en paralelo, que son algo mayores, otros 3 debajo y otros 2 en el plano vertical a éstos, cada uno de ellos de 395 Kg de empuje en el vacío que pueden aumentar la velocidad hasta 30 m/seg; hay luego otros 2 motores menores o vernieres. En total 14 a cada lado que suponen 28 motores en la cola para maniobras menores que junto a los 16 de proa totalizan 44 de este tipo. En total absoluto de motores‑cohete del Shuttle es pues de 49: 3 principales, 2 de maniobras en órbita, 38 de orientación y 6 vernieres menores. Los motores RCS han sido concebidos para usarse en 100 vuelos, con unos 50.000 encendidos o bien más de 5,5 horas de funcionamiento continuo, y los vernieres se calcularon para 500.000 encendidos o 34 horas de encendido continuo. El impulso específico es entre 228 y 289 seg y se alimentan de propulsantes iguales a los del OMS que llevan en tanques propios, pero también pueden surtirse de los de este otro sistema OMS. El funcionamiento real de algunos de estos cohetes en el espacio, debido al frío espacial, cuando están en zona de sombra, ha provocado regularmente fugas de propulsante al bloquearse las válvulas de cierre. Generalmente, con la exposición al Sol de la parte donde estén en el Orbiter, se soluciona el problema.
    Construidos principalmente por la empresa CCI Corporation, Kasier Marquardt Company División, los 2 tipos de motores RCS son el R-1E y el R-40A. El primero son los 6 vernieres y el segundo los 38 de orientación o control en órbita. El R-1E es un motor de 27,9 cm de largo, 14 cm de diámetro, 4 Kg de peso, un empuje de 15 Kg en el vacío, con un tiempo posible y real de funcionamiento de 22,7 horas y continuado de 25 min, ergoles MMH, que inyecta a razón de 0,0354 Kg/seg, y tetróxido de nitrógeno, que inyecta a razón de 0,0256 Kg/seg. Por su parte el motor tipo R-40A es un motor de 55,4 o 103,9 cm de largo (según versión), 30,9 cm de diámetro, 10,25 Kg de peso, un empuje ya indicado de 395 Kg en el vacío, ergoles MMH, que inyecta a razón de 0,52 Kg/seg, y tetróxido de nitrógeno, que inyecta a razón de 0,838 Kg/seg, con un tiempo posible y real de funcionamiento continuado de 8,3 min. La presión en la cámara de combustión de este último tipo de motor cohete es de 10,5 atmósferas, en tanto que en la del modelo R-1E es variable, de entre 6,8 y 27,2 atmósferas, siendo la típica de 7,4 atmósferas.

                               ‑ PROTECCIÓN TÉRMICA

    El escudo de los Apollo era de células de fibra de vidrio y resina fenólica epoxi que se consumían carbonizándose en la reentrada por ablación. Si se aplicara a la Lanzadera que debía volar múltiples veces había que a cada misión ponerle uno lo que resultaba costoso, engorroso y era en definitiva poco aconsejable.
    Por ello, la North Americam creó un nuevo sistema, el TPS, metálico y cerámico de poco peso y con varios recubrimientos para soportar diversas temperaturas, a base de un mosaico de tejas de silicio, en total entre 30.000 y 34.000, que en la reentrada preservan al resto de la nave como un verdadero escudo en relación a los Apollo. Además, cada revestimiento en exactitud es diferente para cada uno de los Orbiter, aunque fundamentalmente son iguales; el Columbia por ejemplo fue revestido exactamente de 30.992 piezas.
    Las piezas forman un gigantesco rompecabezas curvo que cubre el 70 % de la nave con la particularidad que todas son diferentes, o sea que de las 34.000 no hay 2 iguales exactamente. Las piezas son curvas para adaptarse a las formas de la nave y van adheridas a la pared de aluminio o Nomex del Shuttle, siendo colocadas una a una manualmente. Entre cada una se dejan exactamente entre 1,95 y 2,05 mm, dando tolerancia a la dilatación y contracción de la estructura del Orbiter en el espacio al ser sometida a temperaturas extremas, pues de otro modo, estando pegadas sin separación, saltarían. La adhesión se hace con un pegamento vulcanizado y sobre un armazón igual a la loseta por lo que también son diferentes; hay unos 1.100 armazones distintos y son de aleaciones de níquel, principalmente Inconel 718 que se compone de Ni al 71,6 %, Cr al 19 %, Nb al 5 %, Mo al 3 %, Ti al 0,9 % y Al 0,5 por ciento. Suponen una superficie de 1.102 m^2 y pesan 7.245 Kg. Todos los mosaicos, que son en un 96 % de silicio amorfo, fundido poco poroso, menos que los escudos Apollo, van impregnados de material polímero DC26070 hecho por la empresa Dow Corning Corp. El citado mosaico debía resistir las altas temperaturas de 1.275ºC en cada reentrada y durante 100 vuelos. La empresa constructora en realidad suministra dos tipos de cristal, siendo uno para resistir temperaturas menores como luego veremos y otro para las superiores sobre áreas de mayor ataque aerodinámico. Dicho revestimiento es de gran poder de disipación calorífica, tanto que en solo 20 seg tras alcanzar los 1.400ºC no quemaría a quien lo tocara. Puede resultar curioso pero lo cierto es que sobre este sistema se hizo un manual de 23.000 páginas donde consta toda la información sobre cada una de las losetas en cuestión y el personal que la montó y revisó. Diseñadas con ayuda de ordenador, cada una está codificada con un número, visible desde cerca. Muchas de las losetas tienen debajo sensores para dar a conocer a los astronautas en la cabina los parámetros de temperatura y presión, datos muy importantes, sobre todo en los momentos críticos del vuelo. Para cada vuelo son cambiadas unas 100 de promedio, las más dañadas. En general, resultan afectadas en la reentrada, quedando punteadas como si hubieran recibido balazos de distinto grueso.
    Físicamente las partes externas del Orbiter son, además del vidrio de las ventanillas y metal carentes de protección alguna salvo las pinturas:

FRSI.‑El aislante Nomex o FRSI, elastómero ligero parecido al caucho en su composición, un nylon copolímero de metafenilendiamina y cloruro de isoftaloilo con una silicona, flexible y reutilizable, de color blanco y de 0,36 a 2,79 cm de espesor, que puede soportar hasta unos 371ºC, y que cubren el techo del almacén de carga, parte de las paredes del mismo, parte superior de las alas delta y algunas zonas de la parte de los motores o trasera, en total un 29 % de superficie, unos 391 m^2 inicialmente. Va fijada al Orbiter con pasta de amoniato de silicio.

LRSI.‑Un mosaico de piezas LRSI, blancas, cuadradas de 20,32 cm de lado y de 0,51 a 6,98 cm de espesor, construidas en sílice LI‑2200, para soportar temperaturas hasta los 650ºC y que recubre la parte superior del frente de la nave, rodeando todas las ventanillas y techo, prolongándose por los lados sobre el centro y hasta casi el final del almacén de carga, así como en los laterales de la cola, algunas partes de atrás donde van los motores y las partes superiores de las alas entre la capa antes citada FRSI y los bordes de ataque de las alas. En las últimas Lanzaderas el mosaico se cambió por una tela de material aislante equivalente, de tipo acolchado. La superficie inicialmente ocupada por este material suponía 265 m^2. Su índice de absorción solar es de un 0,32 y el de emisión de 0,8.

HRSI.‑Un recubrimiento de plaquetas HRSI, reutilizables, negras, de silicio LI‑900, más densas que las LRSI, de carácter anticorrosivo, cuadradas de 15,24 cm de lado y un espesor que oscila entre los 1,27 y 12,7 cm, para soportar temperaturas de hasta 1.260ºC, que recubren absolutamente toda la base del Orbiter, el alerón de cola bajo los motores, y la parte frontal del morro, así como una pequeña zona que rodea los cristales de las 6 ventanillas de la cabina de mando. Junto al mosaico anterior recubre superficies entre un 68 y un 70 % en total, unos 481 m^2 inicialmente. Su índice de absorción solar y emisión es de 0,85.
    La fabricación de estas losetas se hace a partir de arena de Minnesota, de la que se obtiene un silicio amorfo de un 99,7 % de pureza que es mezclado con agua desionizada. Luego, la pasta, prensada y secada, se pulveriza y se liga con más silicio en solución hasta hacer bloques cuadrados de 38 cm de lado y 16,5 de grosor. Tras recortarlos y desbastarlos hasta las distintas medidas, se analizan por rayos equis y se pintan de más silicio y se introducen en un horno. A partir de aquí, unas, las HRSI, se revisten de capa de cristal de boro silicato, las LRSI de una capa de óxido de aluminio (Al2 O3). Luego, todas las capas citadas van tratadas con silano para que no empapen agua en caso de lluvia antes del lanzamiento y así no dilaten y aumenten de peso. A tal respecto, las losetas LRSI y HRSI incrementan su peso en un 0,8 Kg/m^3 al mojarse.

RCC.‑Finalmente hay un escudo RCC de tejas reforzadas de carbono, grises, de un espesor entre 0,63 y 1,27 cm, y un peso de 750 Kg, para soportar hasta los 1.650ºC, que recubren la punta de proa y 44 en cada uno de los bordes de ataque de las alas delta, en total unos 38 m^2 inicialmente de superficie. Esta parte lleva piezas de una capa de carbono con otra de resina fenólica. La tela es secada y pirolizada a alta temperatura hasta transformarse, tal resina, en carbono. Luego, lleva un baño de alcohol furfurílico al vacío para ser otra vez secada y pirolizada, repitiendo varias veces el proceso. Toda este material es más tarde sometido en horno de atmósfera de argón a 1.700ºC con más sustancias, como alúmina (Al2 O3), silicio (Si) y carburo de silicio (C Si). Saldrá entonces ya el material carburo de silicio, cuya oxidación se evita con tetraetilortosilicato (TEOS) en varias capas, hasta 19, yendo en los puntos de unión de fuselaje 38, y cuyo grueso se corresponde a los espesores límites respectivamente citados.

    Todos estos aislamientos fueron desarrollados por la empresa General Electric con un presupuesto de solo 419.200 $ y las tejitas de silicio son hechas por la Corning Glass Works. El recubrimiento final del mosaico lo realiza la Lockheed Missiles & Space Co. y de la RCC la LTV. El contrato a su vez de ésta con la Rockwell establecía mosaicos para 5 naves espaciales. Antes del primer vuelo Shuttle se tuvieron que cambiar casi todas las losetas del Columbia para densificarlas y ponerles un adherente más fuerte, al comprobar que no ofrecían garantía suficiente, lo que causó un retraso de casi un año.
    Luego de los primeros vuelos y por resultado de estudios termométricos basados en imágenes fotográficas, termográficas, se pudo ver realmente cómo se distribuye el calor sobre los escudos en la reentrada. Además, se caían varias losetas y era preciso reforzarlas pero ello significaba un aumento de peso. Por ello, la termografía permitió suprimir losetas en las partes "frías" y ahorrar peso en definitiva. Las imágenes térmicas se obtuvieron por el KAO, Observatorio Volante, con un telescopio de 92 cm con 70 sensores IR, en un avión volando debajo del Columbia al regreso del mismo por la atmósfera, desde unos 43 Km de distancia y durante unos 14 segundos, incluido el tiempo de detección. Los dos primeros intentos fallaron pero al tercero acertó. La primera fotografía fue conseguida en 12 milésimas de segundo haciendo cada uno de los sensores 150 mediciones en cadena.
    Además, como consecuencia del trágico accidente del Challenger en enero de 1986, la nave sufrió algunas modificaciones, una de las cuales fue poner más losetas térmicas en la proa. Y tras la desintegración del Columbia, causada por la entrada de plasma incandescente entre dos losetas del borde de un ala golpeada por un trozo de material aislante desprendido del tanque externo principal, el sistema fue objeto de revisión. En tal vuelo, que evidenció que el sistema de losetas era el talón de Aquiles del Orbiter, se amplían los detalles al efecto.
    En los dos últimos Orbiter puestos en acción, el Discovery y el Atlantis, además la capa LRSI les fue sustituida directamente por una tela especial.
    Con motivo del desastre del Columbia, las losetas del borde de ataque de las alas fueron dotadas de 88 sensores más en cada ala (sistema WLEIDS), de ellos 22 térmicos, y los 66 restantes de detección de la presión o golpes que pudieran recibir en el lanzamiento (acelerómetros en realidad).

    > EL VUELO ESPACIAL DE LA LANZADERA

    Cada vuelo espacial Shuttle es la culminación de la labor de miles de personas, técnicos o ingenieros por un lado y científicos por otro, que tienen que hacer que llegado el momento en ese a lo sumo par de semanas de vuelo todo funcione a la perfección. En 1993, el total de empleos que hacen posible un vuelo Shuttle asciende a unas 15.000 personas.

               = LANZAMIENTO Y SATELIZACION

    Comienza el vuelo con el lanzamiento vertical del SSO en las rampas 39 del KSC de Florida con los edificios, plataformas, tractor oruga y torres antes utilizadas en el programa Apollo y en otros disparos tripulados USA, ahora especialmente adaptadas al nuevo proyecto. En un principio también se tenía previsto lanzar al Shuttle desde la base de Vandenberg, en California, en una segunda fase del programa y por parte de la USAF; se realizarse aquí el lanzamiento, la órbita elegida sería entre 56º y 104º, u órbita Polar, de inclinación, pero portando una carga inferior de solo unas 18 Tm. Desde Florida el ángulo posible es de 28,5 a 57º. La precisión por eje es de hasta 0,5º. La tripulación la componen 2 personas como mínimo, un comandante y un copiloto, pudiendo luego ir científicos y técnicos acompañándolos hasta un total, incluidos aquellos, de normalmente 7, u 8 incluso. La clasificación de la NASA de todo el personal normal de vuelo es de 3 tipos: pilotos; especialistas de misión; y especialistas de carga útil, de cualquier empresa o país del interés de la carga útil.
    Con los avances tecnológicos, la cuenta atrás final de los Shuttles pudo ser reducida a 8 horas con un control de 50 técnicos, siendo el número de test a realizar de unos 25.000. Un programa especial para el lanzamiento, el LPS, fue desarrollado entre la NASA e IBM. El total de la cuenta atrás general del lanzamiento es en su momento de unas 73 a 81 h, de las que 30 a 37 son de supervisión y pausas, pero las cifras pueden variar. En la secuencia, pueden producirse varias interrupciones programadas, normalmente de unos 10 min, siendo a tal término reanudada la cuenta a partir del segundo detenido.
    Anteriormente a T‑0, a unas 5 h del lanzamiento, se inicia la cuenta atrás final y, a más tardar, media hora más tarde se empiezan a llenar de propulsante los grandes tanques principales, primero el de LOX, a ‑147ºC y luego el de LH, a ‑251ºC, a 2 h 50 min del T-0.
Entre T-2 h y T‑1 h 50 min, es ocupada la cabina por parte de la tripulación que se sentará en los sillones dispuestos para cada cual, amarrándose con los cinturones.
A hora y media del final de la cuenta atrás, comienza a comprobarse las comunicaciones entre la tripulación y el centro de control con el uso de los mandos de la cabina situados arriba en el panel respectivo de comandante, a la izquierda, y copiloto, a la derecha. Se comprueba también el sistema de aborto del lanzamiento.
A T‑1 h 10 min, se cierran las escotillas. A partir de entonces, con intervalos de 5 a 10 min, según el caso, los pilotos proceden a diversas comprobaciones: a 51 min, comprueban o ajustan la alineación IMU, unidad de medidas inercial, para establecer antes de iniciar el vuelo la posición geográfica exacta; a 50 min, comprueba el nivel de agua y nitrógeno en la atmósfera de la cabina; en los 20 min siguientes comprueban o activan otros sistemas (BFS y GPC), a la vez que los últimos técnicos en el exterior van abandonando la rampa de lanzamiento y el equipo de seguridad se retirar a su área de emergencia.
A T-30 min, se presurizan los sistemas de motores de maniobra, OMS. En los minutos siguientes se comprueba la presión en la cabina y las esclusas de la misma, así como los chequeos de voz de comandante y piloto. Las válvulas de las esclusas quedan cerradas a T-21 min.
A T-16 min, se activa la presurización por helio del MPS y 1 min más tarde se realiza un chequeo de aborto.
T-7 min, se aparta a un lado el brazo de acceso de la tripulación en la torre de disparo.
T-6 min, la APU, unidad de energía auxiliar, recibe presión.
T-5 min, la APU es activada.
T‑4 min 30 seg, se cortan los sistemas de alimentación exteriores y se activan todos los de la nave.
T-3 min 45 seg, se comprueba el sistema hidráulico.
T-3 min, los motores quedan en la dirección u ángulo adecuado.
T-2 min 55 seg, se cierra el acceso de LOX al ET. Actúa entonces la presurización.
T-1 min 57 seg, se cierra el acceso de LH al ET. También es dado presión al tanque lleno.
T‑25 seg, la cuenta atrás pasa a ser controlada por los ordenadores de la nave. A la vez, los SRB quedan dispuestos para el encendido.
T‑21 seg, 1.200.000 litros de agua se empiezan a derramar sobre la rampa desde un tanque de 88 m de alto, en la base, donde el fuego y las vibraciones de los motores inciden, con el fin de aminorar los efectos de tales, sobre todo de la vibración. A partir de aquí la cuenta atrás es controlada por los ordenadores que cotejan, confrontan o comprueban 4 millones de datos por segundo.
T-6,94 seg, el sistema informático trasmite la orden de encendido de los 3 motores principales SSME.
T‑6,60 seg, las válvulas de los motores se abren y dan paso al propulsante para de inmediato encender los mismos secuencialmente con intervalos de 120 milisegundos.
T-6,36 seg. El tercer motor y último ha entrado en ignición. La correspondiente vibración llega entonces a la cabina, así como una sacudida.
T‑4,6 seg, el chequeo de funcionamiento de los motores determina si se sigue o se apagan; aun en el caso del mal funcionamiento de uno de ellos son apagados todos.
T-3 seg, los motores ponen su potencia al 90 %.
T-2,64 seg, se ordena a los SRB su encendido.
00 m 00 seg. Funcionan en este momento los SRBs, con una ralentización posible pues de hasta 2,64 seg. Al arrancar, los motores desarrollan su empuje de más de 2.500 Tm con el empuje de los dos booster y del sistema SSME. Al T‑0 pesadamente el SSO tiembla pesadamente y al final de los mismos se eleva lentamente.
00 m 05,5 seg. Ya apartado el último brazo, queda despejada la torre de lanzamiento.
Entre los 5 y 6,5 seg el ingenio sobrepasa la torre de lanzamiento. La velocidad es ya de unos 200 Km/h. Para los espectadores, el ruido del lanzamiento asciende a unos 160 decibelios.
00 m 07 seg. La astronave inicia un giro de 120° a la derecha.
00 m 15 seg. La nave completa la maniobra de giro para, al inclinarse un poco más 5 seg después, ir ligeramente tumbada de espaldas sobre la panza del tanque principal.
00 m 30 seg. El indicador de la posición de dirección ADI señala la situación.
Entre los 44 y 50 seg. La velocidad que se alcanza es de Mach 1. La altura es de unos 9 Km a los 52 seg de vuelo y la fase es crítica por la velocidad, la tensión mecánica y la vibración, para las losetas antitérmicas. En esos momentos, sobre los 55 seg, los SRBs disminuyen en 1/3, o un 35 %, la potencia para evitar para evitar los efectos derivados de los factores antes citados. Ya primero, entre los 8 y 21 seg de vuelo aproximadamente, la nave fue hecha girar, rotando sobre su eje de longitud en unos 13 seg, para nivelar los efectos vibratorios aerodinámicos. Unos 5 seg después, al minuto de vuelo, el empuje es de 970 Tm actuando los 3 motores principales de propulsante líquido al 65 % para evitar los efectos aerodinámicos en sincronía con la reducción de los SRBs. Otros 5 o 6 seg después, se vuelve a acrecentar el empuje hasta los 1.100 Tm. Hacia 1 min y 5 seg de vuelo, se alcanza la máxima potencia.
Entre 02 m 00 seg y 2 m 12 seg, estando a unos 150 Km ya de Florida, entre unos 43 a 45 Km de altura, yendo a una velocidad de Mach 4,5, unos 4.800 Km/h, los 2 SRBs, se agotan. El chorro ígneo se transforma en humo.
02 m 07 seg. Entonces, 7 seg después de agotarse, proceden a separarse encendiendo unos pequeños cohetes llevados a tal efecto. Luego caen hacia el océano Atlántico, a unos 240 Km del KSC, sustentados por 3 grandes paracaídas abiertos tras ser arrastrados por otros menores que separan el cono protector; luego, tras ser recuperados por buques, serán vueltos a montar, completados de la pólvora que utilizan y algunas piezas que se pierden, y usar hasta 10 veces. Entonces el Orbiter, que va a 5.170 Km/h, sobre unos 50 Km de altura, prosigue su vuelo.
    En esos 2 min primeros de vuelo el total de los 3 motores consume cerca de 1.200 Tm de propulsante, a razón pues de unas 10 Tm/seg. Entonces el sistema SSME del OV‑000 sigue actuando y gastando el propulsante LOX y LH del tanque adosado hasta su agotamiento.
04 m 20 seg. Límite para el aborto de lanzamiento TAL con regreso al KSC.
06 m 30 seg. Yendo con velocidad Mach 15 y estando a unos 130 Km de altura se preparan para separar el tanque principal. La velocidad es de 15.000 Km/h. Fin de la opción TAL en aborto en caso de problema.
07 m 00 seg. Ya es posible entrar en órbita aun fallando 2 motores de los principales.
07 m 01 seg. Los SRB caen en aguas oceánicas.
07 m 40 seg. Los motores principales mantienen una aceleración por debajo de 3 ges.
08 m 28 seg. Los motores reducen su potencia al 65 %.
08 m 38 seg. Los tres motores del SSME se detienen. Se comunica entonces el MECO, o sea, el apagado del motor principal; el panel de control así lo indica. La altura es de unos 103 Km.
08 m 54 seg. Entre 16 y 20 seg más tarde del apagado de motores, sobre 120 Km de altura, ligeramente caídos en la trayectoria por unos momentos, el gran tanque cae sobre el Océano a partir del Índico, trazando una curva de unos 1.500 Km y a 18.700 Km de su partida, tras quemarse sobre la alta atmósfera. La aceleración, después de la separación de los SRB, alcanza un máximo de 3 ges lo que permite prácticamente viajar en la Lanzadera a cualquier persona sana y normal sin mayor entrenamiento. Significa ello una mejora en la investigación al poder acceder al espacio personal no excesivamente seleccionado por la dificultad física. La velocidad es de 15 Mach o bien unos 26.700 Km/h.
09 m 00 seg. Unos 6 segundos más tarde se procede a preparar el encendido de los 2 motores del sistema OMS para la definitiva satelización.
10 m 39 seg. Se encienden los motores OMS.
12 m 24 seg. Tras una actuación de 1 m 45 seg son apagados los motores del OMS que dejan pues al OV‑000 en una órbita elíptica. El disparo dura pues lo mismo aproximadamente que con otros lanzadores. La inclinación orbital normal es de 28,5º respecto al Ecuador, inclinación que toma hacia el Este en el lanzamiento. La velocidad alcanzada típica es de unos 28.160 Km/h. Para el astronauta, en esa docena de min, ha pasado del estrépito inicial al funcionar los SRBs, más ruidosos, vibrantes, y con petardeo, que los motores de propulsante líquido que a decir de los propios astronautas cuando dejan de funcionar ni se notan, hasta el silencio de la microgravedad orbital.
    Como resultado del quemado de LH y LOX del gran tanque a gran altura, el subproducto es vapor de agua que se acumula formando pequeñas nubes que persisten durante algunos días y que se sitúan a gran altura, entre los 83 y los 110 Km, y llegan a evolucionar hacia la Antártida para sorpresa de los observadores; este tipo de nubes que incrementa mínimamente un lanzamiento Shuttle también se observan otras zonas, como partes centrales de Norteamérica. El mecanismo de las mismas no está muy claro y fue estudiado por el NRL americano y el satélite TIMED con el vuelo STS-107 en 2003. También se identificaron en las mismas partículas de hierro que se creen procedentes de los motores.

45 m 58 seg. A mitad de una primera órbita, poco más de media hora después, es vuelto a encender el OMS para colocar al Orbiter en una órbita de superiores parámetros de tipo más bien circular, sobre una altura típica de entre los 300 y los 400 Km de altura.
46 m 34 seg. Luego de funcionar 36 seg más los motores se apagan y el OV‑000 está en órbita por encima de los 180 o 185 Km de altitud, pero subiendo. El techo normal está sin uso de ningún depósito complementario entre los 1.000 y 1.110 Km de apogeo aproximadamente y la inclinación de 28,5º, hacia el Este. Las posibilidades del uso de una órbita superior, por ejemplo de 500 Km, va en detrimento de la carga que queda en tal caso reducida a un máximo de unas 11 Tm.
    Para esta fase del vuelo, en caso de emergencia, hay que distinguir el momento del lanzamiento hasta antes del encendido de los motores SRB, en los últimos momentos de la cuenta atrás, y la fase de acceso a la órbita. El encendido de los motores de propulsión líquida puede ser detenido. Entonces, los astronautas pueden salir de la cabina e ir desde igual altura al otro lado de la torre de apoyo por una especie de teleférico de 5 o más cables en unas cestas de material ignífugo con capacidad para dos personas cada una y llegar hasta una red que las frena, ya dentro de un bunker protector a 375 m de la nave y con 35 seg de recorrido en medida de tiempo.
    Para observar el lanzamiento y sus posibles anomalías se disponen en el entorno de la rampa y zona del KSC distintas cámaras de video. Tras el accidente del Columbia que, si bien producido al retorno, fue causado por efecto del lanzamiento, se dispusieron el doble de cámaras, hasta 20 de alta resolución, además de aviones WB-57 que seguían el vuelo hasta los 18 Km de altitud aproximadamente; llevan además de cámaras de video de alta resolución otras IR.
    Más tarde, ya en vuelo, el único sistema era al principio la separación de la lanzadera del resto y realizar un aterrizaje normal donde fuera posible. En caso de mal funcionamiento de uno de los 3 motores principales u otra anomalía grave, al principio del disparo es posible regresar sobre el KSC en un aborto RTLS, hasta los 4 min 20 seg primeros de vuelo y una vez se hayan agotado los SRB que deben ser separados antes de empezar el retorno. El ET puede ser mantenido hasta reconducir el Orbiter en la posición adecuada con maniobras calculadas, pudiendo girar a razón de 5° por seg, hasta la separación del ET antes de iniciar el aterrizaje. Más tarde, por el tiempo, altura y distancia alcanzada, el aterrizaje en tal fase puede realizarse, dependiendo de la trayectoria e inclinación respecto al Ecuador, en las bases de Rota, Morón o Zaragoza, en España; en Benguirir o Casablanca, en Marruecos; en Dakar, Senegal; en la isla de Creta; Bonn, en Alemania, entre otras bases, y ya en Okinawa, en la isla de Pascua y  en White Sands, en Nuevo Méjico, si fuera más tarde, cerca de la entrada en órbita. Otra base para aborto TAL en el sur de Europa se acordó con Francia en junio de 2005 (base de Istres 125, al sur galo, con pista de 5 Km de larga). El aborto en la primera fase, sobre el Atlántico, se denomina TAL; en una segunda etapa, cerca de la órbita es denominado ATO que puede conllevar la entrada en una órbita de baja altura; y finalmente es denominado AOA al aborto con regreso a un área de aterrizaje. En caso de aterrizaje, la previsión señala luego el transporte del Orbiter de nuevo hacia el KSC montado a lomos del Boeing 747.
    En los primeros vuelos solo iban los pilotos, así que el sistema de salvamento era de asientos eyectables a una velocidad de Mach 2,7 para los primeros 110 seg, o en cualquier caso, tanto del lanzamiento como del aterrizaje, para menos de los 25 Km de altura. Pero cuando empezaron a llevar más tripulación, tal sistema de salvamento fue desmontado pues solo estaba concebido para los pilotos y lógicamente no iban a dejar, en caso de emergencia, al resto de los tripulantes en la nave.
    Dotar a la astronave de un sistema parecido al de los Apollo, en el que un cohete de propulsante sólido, arrancara las 2 cabinas en un aborto de lanzamiento, resultaba, dando el gran peso, impensable pues obligaría a replantear la propulsión de todo el conjunto. Así que, tras el accidente del Challenger, se habilitó un sistema que costó en 1988 75 millones de dólares y que consistía en una barra, tipo bombero, desplegable o telescópica que se puede sacar por la escotilla principal, por donde los astronautas pueden salir con su traje de color naranja, dotado de presión y oxígeno y un paracaídas, así como un pequeño equipo de supervivencia, incluida una balsa. De hacer uso de la barra, la separación de la misma les desviaría en la caída de la ruta de las alas del Orbiter. De cualquier modo, el sistema solo es válido para tramos atmosféricos alrededor de los 7 a 13 Km de altura, o más. Por encima, el Orbiter puede planear, pero no resulta un sistema totalmente seguro en cualquier circunstancia, sobre todo en los primeros momentos del lanzamiento o a baja altura, y en el retorno (reentrada y planeo). El sistema es posible usarlo si se dispone de al menos 2 min en que la tripulación tarda en salir con todo el equipo. Cuando el accidente del Columbia se volvió a recordar, y con razón, la falta de un sistema eficaz de seguridad en los Orbiter. Es uno de los puntos flacos de este complejo sistema espacial.

               = ACTIVIDADES Y METAS ORBITALES

    Una vez en órbita con su carga útil de hasta casi 30 Tm y con posibilidad de llevarla hasta los 1.100 Km, en dependencia inversa al peso citado, el Orbiter puede maniobrar en todos los sentidos y empezar a realizar su principal trabajo, destino de la misión. Una de las primeras operaciones es abrir las compuertas del almacén de carga, en orden emitida desde la cabina de mando. La actividad de la tripulación dentro de las cabinas es resumida por la NASA bajo las siglas IVA, actividad dentro del vehículo, y el tiempo que va transcurriendo de misión es llamado MET.
    Las diversas labores o posibilidades del Orbiter se enumeran principalmente en las siguientes:
‑‑Puesta en órbita final de uno, o varios satélites simultáneamente, de diversos tipos de aplicaciones como telecomunicaciones, etc, satélites científicos y militares puesta en órbita de satélites científicos.
--Puesta en órbita y recogida posterior, en el mismo vuelo u otro, de ingenios para experimentos o pruebas (LDEF, ISF, plataformas SPARTAN, etc.).
‑‑Satelización de estaciones pequeñas o módulos de estaciones mayores.
‑‑Lanzamiento de cargas hacia el espacio exterior al contorno terrestre, tales como sondas lunares, planetarias, etc.
‑‑Exposición al ambiente espacial de equipos de investigación y pruebas que pueden ser hasta las pequeñas estaciones, como en el caso del Spacelab europeo, que pueden ser operativas desde la misma bodega de carga o bien que pueden ser sacadas fuera por el brazo del Orbiter y vueltas a introducir.
‑‑Maniobras mecánicas de ensamblajes para la construcción de estaciones o bases espaciales de envergadura superior.
‑‑Experimentos en o desde las propias cabinas tal y como se venía realizando hasta entonces, incluidos los militares.
‑‑Como nave de transporte o enlace entre la Tierra y las grandes estaciones para llevar o traer personal, material, piezas, etc.
‑‑Retirado, reparación o modernización de satélites y estaciones de todo tipo colocadas anteriormente en órbita y que estén averiadas. Puede pues un ingenio ser reparado por el Orbiter con ayuda del brazo y el almacén de carga luego de darle captura o bien traerlo a Tierra en el citado almacén.
‑‑En el futuro, posible transporte comercial de viajeros.

    En síntesis se pueden resumir las actividades del Shuttle en: satelización y relanzamiento de cargas útiles, sean de aplicaciones o científicas; operaciones con cargas, como montajes, reparaciones, etc, realizadas en EVAs y con el brazo mecánico; experimentos de diversos tipos y otros. Cabe decir que con los Shuttle‑Orbiter, la astronáutica americana pretende además reemplazar a los lanzadores del momento, el Atlas‑Centaur, Delta, Titan 3C y Titan‑Centaur, dejando solo como operativo al Scout. Más tarde, tras el desastre del Challenger, la perspectiva cambia ligeramente y los satélites comerciales son excluidos de los programas STS por lo que se vuelve a alguno de los lanzadores tradicionales citados.
    En cuanto a otras actividades, las de vida normal en órbita, además de los períodos de descanso y sueño, las comidas, aseos y controles médicos, cabe señalar la previsión de ejercicios de mantenimiento físico para luchar contra los efectos de la microgravedad. A este último respecto se llevará un dispositivo para simular una caminata y con el que se pueden practicar entre 15 y 30 min diarios, según la duración de la misión. Igualmente, para controles médicos, llevaron el BMMD, silla anatómica con unos muelles para medir la masa corporal; es decir, es una pesa para la microgravedad en la que, sujeto con cinturones, el astronauta puede comprobar su peso en el vuelo a partir de cálculos informatizados en base al movimiento pendular. El periodo típico de sueño es de 8 horas, con 45 min más antes y otros tantos después para prepararse respectivamente para acostarse y levantarse, en este último caso, incluida la higiene matinal. Para evitar la luz, se puede disponer de máscaras si se desean.

    Para el control personal del tiempo, los astronautas, como anteriormente venía ocurriendo desde 1965, usan relojes Omega Speedmaster Professional, que volvieron a pasar las pruebas de la NASA estableciendo un índice de fiabilidad del 99,99 %.
    En cuanto a las comidas, se puede decir que se llevan alimentos en 6 estados o tratamientos: Al natural, que incluye algunos alimentos sólidos como frutos secos; los sometidos a radiación preservadora, como el pan; congelados y deshidratados; rehidratables, es decir, que se reconstituyen con agua y que son los zumos, sopa, etc; los conservados con un nivel y control de humedad, como melocotones secos, etc; y los termoestabilizados por medio de envasado o enlatado, como cremas, carne en salsa, etc. Se incrementó el número aproximado de calorías a 3.000 por día, 200 más respecto a anteriores vuelos. Para comer, la tripulación se divide en dos turnos.

                                  ‑ LANZAMIENTO DE CARGAS ÚTILES

    Puesto que la lanzadera no pasa de los 1.100 Km normalmente para colocar satélites en órbitas mayores se precisa de una fase menor suplementaria o remolcador que va colocado en la base del mismo satélite que se pretende satelizar. Pero en cualquier caso, incluso siendo una órbita de menos altura, resulta más fácil llevar un pequeño cohete de propulsante sólido que lleve a donde se desee el satélite sin necesidad del ir y venir de la Lanzadera. La misma se orienta fácilmente en cualquier dirección gracias al sistema RCS.
    El lanzamiento de los satélites o sondas planetarias se hace una vez que el Orbiter haya maniobrado girando su proa hacia abajo en unos 90º, según el sentido normal horizontal de marcha, paralelo a la superficie terrestre. De este modo, el Shuttle ofrece su almacén al sentido de la marcha, es decir queda mirando su proa hacia el nadir de su posición. El momento típico del lanzamiento es después al sobrevolar el Ecuador. Por supuesto con las compuertas abiertas, sobre el fondo del almacén de carga, el satélite o sonda permanece temporalmente cubierto con un escudo para evitar los efectos de Sol.
    Desde tales posiciones, encendidos los motores eléctricos correspondientes, se hace previamente rotar al satélite sobre la plataforma PAM‑D, o la versión mejorada PAM-DII, donde va sujeto en el viaje para que salga en su momento con estabilidad sobre el eje del Orbiter. A unos 25 min antes del momento previsto para la suelta, se inicia la comprobación del PAM y 5 min más tarde acaba el chequeo. A 15 min, el Orbiter ha de estar en la posición adecuada para la suelta. Un min más tarde se libera el soporte de rotación y 4 más y se abre la cubierta protectora del Sol. A 8 min, comienza a rotar la plataforma. A 6 min 50 seg, se alcanza la velocidad final de giro. Ya al momento cero, previsto, una vez liberado mecánicamente de la sujeción correspondiente, el sistema, llamado Super Zipp y de construcción de la Lockheed, facilita un determinado impulso que lo saca del almacén, en un primer alejamiento del Orbiter. La velocidad de rotación típica es de 50 vueltas por minuto. A 45 min (u otro tiempo) de la separación es encendido ya el motor de propulsante sólido SSUS, con capacidad para satélites de hasta 1,25 Tm o 1.887 Kg, o según sea, que lo lleva ya a su definitiva posición. El tiempo de espera se deja para que la distancia del motor que se va a encender sea lo suficiente como para que no dañe con su chorro de gas al almacén de carga. Tras actuar (medida típica) 1 min 28 seg, el PAM se apaga. A uno 48 min, el satélite se separará del motor e irá hacia su órbita geoestacionaria de 35.800 Km de altura.
    El envío de cargas a grandes alturas o sondas hacia los planetas exige como natural que el cohete no sea el referido sino otro de mayor capacidad y complejidad, como el IUS para cargas de 2,27 Tm y el Centaur que hubiera sido prácticamente como una tercera fase normal de los lanzadores de la época anterior. Tras el accidente del Challenger, el desarrollo del Centaur fue suspendido. De este modo se envían satélites a órbitas geoestacionarias o sondas a los planetas. El IUS consta de 2 etapas de propulsante sólido y tiene sistema propio de estabilización sobre los tres ejes; las posibilidades de montaje de las citadas etapas es múltiple para dar mayor versatilidad al IUS. El motor mayor del IUS tiene 2,3 m de diámetro y pesa 10 Tm, y el menor mide 1,6 m de diámetro y pesa 3 Tm; la longitud total es de 5,2 m y el diámetro máximo de 2,9. Tal fase lleva estructura de Kevlar. En la fase superior de las dos, la tobera es de cono divergente con una parte fija y dos móviles que se despliegan tras funcionar el primer motor y así se gana espacio.

    Cabe añadir sobre el Centaur que había sido aprobado en junio de 1981, con una previsión de su uso con un cuerpo aumentado, o CUS. Obligó ello a modificaciones en el Orbiter, con un costo añadido de 80 millones de dólares en 1982 solo para los trabajos previos. Las adaptaciones se hacían tanto en el KSC como en los Orbiter Challenger y Discovery, con un costo de 125 millones de dólares y consistían en los cambios en las compuertas, a las que se hacen agujeros para pasar los tubos de alimentación de propulsante LOX y LH al interior de la etapa, y otras modificaciones más en la parte trasera para evacuar tales fluidos en caso de emergencia en el aterrizaje. El desarrollo de la fase propiamente costaría unos 250 millones de dólares. En junio de 1986, tras el desastre del Challenger, se anuncia la suspensión del programa de construcción de la fase, cuando se llevaban gastados 1.000 millones de dólares, unos 140.000 millones de pesetas del momento. Los primeros proyectos en los que se preveía aplicar tal fase, para llevar en el almacén de carga, en sustitución del IUS son los proyectos Galileo y ISPM, misil polar solar internacional.

                            ‑ OPERACIONES CON LA CARGA. EVA.

    El brazo, cuyas características ya han sido referidas, sirve para sujetar, sacar, introducir y, en general, manejar las cargas útiles. Es manejado a distancia desde la cabina de mando con ayuda de ordenador y dos monitores de TV cuyas cámaras van en dos lugares del brazo. De este modo se pueden reparar, retirar y sujetar, o modernizar partes de satélites, bien in situ o bien dejándolos amarrados en el almacén de carga para traer y reparar o estudiar en Tierra.
    Pero el brazo no siempre puede realizar completamente toda la labor y aparece la necesidad de la acción directa del astronauta que, vestido con su traje y moviéndose con ayuda de una pequeña unidad móvil, se persona en el punto exacto necesario, realizando una actividad extravehicular o EVA.
    Las EVAs eran operaciones hasta entonces poco habituales, si exceptuamos las realizadas en la Luna por los Apollo, que se realizan por algún motivo concreto pero ahora con Shuttle pasan a ser una operación corriente. Se realizan para manipular las cargas útiles, montajes mecánicos, etc. El astronauta o astronautas para realizar el EVA primero se introducen en la cámara de descompresión de la parte frontal, se ponen el traje que puede estar allí o bien traerlo ya y cierran la escotilla. Luego proceden a despresurizar la estancia, abren la otra escotilla de paso al almacén de carga para salir a continuación. Luego pueden hacer uso de la unidad para maniobrar, de carácter móvil, individual y totalmente autónoma, que les sirve para moverse a reacción con total independencia por los alrededores del almacén de carga y en general de todo el Orbiter. Es decir, hasta entonces, sin contar las EVAs de los Apollo en la Luna, los paseos espaciales se hacían siempre con sujeción a la nave con un cable umbilical pero el MMU ahora permite suprimir tal cable.
    Para las EVAs se usa, además del traje y la mochila MMU de propulsión, un aparato, el stinger o arpón para sujetar cargas en rotación; se menciona más adelante. Pero, además aparece, por vez primera con profusión, una auténtica caja de herramientas espaciales, con llaves de carraca y aparatos eléctricos y de aire comprimido de uso múltiple, para tornillos, etc. Los tornillos, se excusa decir que son magnéticos y que tienen su uso alternativo en los cierres de bayoneta, del modo de sujeción de los objetivos fotográficos conocidos.
    Excepcionalmente, de llevarse en el almacén de carga módulos o una pequeña estación presurizada y habitable que tenga un túnel acoplado a la escotilla indicada de salida al almacén, no es necesario ponerse el traje completo.

                            ‑ OTRAS OPERACIONES Y POSIBILIDADES

    Las posibilidades por lo demás del Shuttle siguen siendo por supuesto las mismas que se realizaban en las naves anteriores de tipo orbital. Es decir, se pueden realizar estudios e investigaciones en materia de tecnología de materiales, medicina, recursos terrestres, astronomía, etc. etc. Mucho de ello de modo directo o bien en estaciones de menor tamaño llevadas en el almacén de carga. De hecho, las primeras misiones fijadas para los primeros vuelos de los Orbiter son las de experimentos Spacelab y lanzamiento de satélites varios. Entonces se preveían además las experiencias diversas, la satelización de un excepcional observatorio astronómico que sería el Hubble, la sonda planetaria Galileo, etc.
    Otras posibilidades son las del transporte de viajeros comerciales en viajes turísticos. Sobre esta faceta la agencia Globetrotter de la SAS, compañía aérea escandinava, anunció a mediados de la década de los 70 que para la siguiente década estaba programando viajes en una Lanzadera; los viajes serían de 2 a 3 semanas de duración y para 50 personas, llevando por demás 4 pilotos, al precio unitario y estimado entonces de 200.000 $, unos 13 millones de pesetas del momento. Los pasajeros no deberían necesitar entrenamiento ni trajes espaciales dado que las aceleraciones del Shuttle no iban a pasar de los 3 ges y la tecnología era máxima. Por su parte, la agencia Reiner Klett de Munich solicitó reserva de 10 plazas, en 1978, y promovió con el Ministerio de Investigación en Bonn y la revista Der Stern un programa para realizar en el Shuttle por jóvenes investigadores.
    Un tipo de carga, no contemplado hasta entonces para su envío al espacio, es el de restos o residuos atómicos para destruirlos lanzándolos en dirección al Sol y evitar su almacenaje en la Tierra como modo para evitar la contaminación por radioactividad. Pero es evidente la necesidad de protección especial y por tanto costosa pues el peligro de contaminación de la carga en caso de un lanzamiento fallido obligaría a medidas extremas, sin contar con la protección normal para su manipulación y transporte.
    Como sea que en el almacén de carga del Shuttle tras programar las primeras misiones aun quedaba espacio y peso, en 1978 la NASA había sacado ya por tales huecos sobrantes 500.000.000 $ por fletes especiales en lotes de 27, 45 y 90 Kg, y volumen máximo de 0,14 metros cúbicos, al precio oscilante entre 3.000 y 10.000 $, o sea unos 100 $ por kilogramo. En consecuencia, esta carga podía incluso suponer una persona pero siempre y cuando fuera con la misión de realizar una experiencia espacial seria. Esto supone el acceso de la investigación privada, empresarial y de las universidades. Así se estudiaron las peticiones de la ATT, RCA, etc. La alemana Volkswagen quería fabricar en la microgravedad un rodamiento de bolas perfecto, e incluso del director de cine Steven Spielberg que quería filmar la Tierra y la Luna desde la órbita para la segunda parte del film "Encuentros en la tercera fase".
    A mediados de 1979 había 150 reservas e invertidos 100.000 $ en garantías por parte de gobiernos, empresas y centros de investigación para ciencias biológicas, farmacéuticas, cristales electrónicos, etc, etc. Pero el número de pedidos ascendía en AGOSTO de 1979 a 303. Para este asunto la NASA dispuso en Washington la Oficina de Operaciones del Sistema de Transporte Espacial (teléfono 202‑7552233); es nombrado en su momento Director al capitán Chester M. Lee y adjunta a Mrs. Donna Skidmore.

                              ‑ TRAJE ESPACIAL Y UNIDAD DE MANIOBRA

    En cada Orbiter se dispone para 2 o 3 astronautas, y un mínimo de autonomía de 6 horas, de equipo para salidas al exterior, tanto para emergencias como para operaciones calculadas. Es la parte fundamental de tal equipo el traje espacial.
    El traje espacial del Shuttle, o EMU, es un modelo nuevo o de nueva generación, previsto usar para un período de al menos 15 años, más perfecto, aunque igual elementalmente al anterior usado en el Skylab y de varias tallas estandarizadas. Se compone básicamente del traje propiamente dicho o SSA, un PLSS o sistema primario de soporte de la vida y el LSS o sistema de soporte vital. Sus sistemas de presión van a cerca de un tercio la de la cabina, y lleva pues fluido oxígeno puro para respirar y bajo control de temperatura y humedad, sistema de comunicaciones y algunos mandos y controles e indicadores. Está construido principalmente en diversas envolturas de materiales Kevlar, Dracon, neopreno, aluminio, y Nylon, con 14 capas en total, y pesa en suma 39 Kg. La primera capa es la LCVG de Spandex, hecha de serpentines para ventilación y refrigeración. Luego, lleva una capa de nylon, algodón y uretene. Encima se dispuso dracon para control de presión y luego más nylon, fibra de algodón y neopreno. Más hacia afuera van 5 capas de mylar aluminizado y finalmente un recubrimiento exterior de igual material. Realizado en cinco tallas principalmente, cuenta con la novedad de que puede ser utilizado, para ser el caso americano por vez primera, por mujeres; las tallas lo son consideradas la longitud de perneras y mangas. El resistente material Kevlar permitió que las articulaciones de rodillas y codos fueran nuevas, dando más movilidad y evitando peso. El traje, además del casco y guantes, consta de dos partes que se unen por la cintura y que se puede poner entre 5 y 10 min, aunque para llegar a ser totalmente operativo, en total, desde que se entra en la esclusa hasta salir al espacio pueden pasar 1,5 h, debido al proceso de descompresión y eliminación del nitrógeno de la atmósfera normal de las cabinas, pues la que usa el traje es solo a base de oxígeno; de lo contrario, el astronauta corre el riesgo cierto de tener una embolia de gas, o narcosis, cual es el caso de un buceador que subiera a la superficie del mar muy rápidamente. Para ponerlo, primero el astronauta se viste el mono de primera pieza que se cierra con cremallera y que va dotado de una red capilar térmica que se adhiere a la piel y que cubre del cuello para abajo totalmente. Luego se pone el pantalón, que incluye las botas y luego una chaquetilla o pieza superior que se conecta al mono o traje interior y se acopla al pantalón con carácter hermético por medio de un anillo de aluminio. Más tarde es colocado el casco con ayuda de otro astronauta y encima del gorro que tiene los auriculares y micrófono, estableciendo las conexiones al resto del traje. El casco tiene 2 piezas, es de plástico y con una tela metálica de separación. Dentro del mismo pueden ir boquillas de dónde succionar agua o comida líquida; también lleva un sistema para nivelar la presión en los oídos. El sistema de comunicaciones, muy completo, incluye entre otras cosas la llamada unidad audioterminal ATU, que permite al astronauta hablar con tierra o con sus compañeros. Posee el equipo normalmente 5 canales, 2 a tierra, 1 al resto del equipo y 2 intercomunicadores.
    Ponerse todo ello puede llevar solo 5 min pero luego el proceso de descompresión se prolonga hasta 3,5 h como máximo, en cuyo tiempo, además se sustituye totalmente el nitrógeno, en la parte que lleva el gas respirable, por oxígeno puro. La presión en la cabina es de 1 atmósfera, siendo de oxígeno y nitrógeno, y la del traje es un 28 % de tal y de oxígeno puro, por lo que la reducción y su cambio de composición, lleva un tiempo de adaptación. En realidad, para facilitar esa fase final, 12 horas antes del inicio del paseo se reduce la presión de la cabina a un 69,4 %, absorbiendo una parte del volumen de nitrógeno. Luego, a solo 45 min del inicio del EVA, se pasa a respirar solo oxígeno puro del POS, sistema portátil de oxígeno. Otra alternativa es no reducir la presión de la cabina y pasar directamente a utilizar el citado POS a unas 2 h del inicio del EVA. El citado POS lleva como se puede advertir un tanque de oxígeno, mascarilla, reguladores y el purificador hidróxido de litio. A 30 min de salir, se cambia el POS por una boquilla entrando en la esclusa de salida que ha de cerrarse entonces herméticamente.
    En la nave, la parte superior del traje, incluido el casco y mangas con guantes, está sujeto a una percha para introducirse el astronauta con facilidad en el equipo, luego de ponerse el mono interior o capa más interna y la parte inferior o pantalón con las botas. Puesto el pantalón con botas y la parte superior, a modo de chaqueta, y unidos ambos, se procede a poner el gorro de comunicaciones, llamado familiarmente Snoopy, luego los guantes y finalmente el casco y la mochilla. Entonces se procede a dar presión al traje, tras lo cual se desconecta de la pared de la esclusa. A partir de aquí, se despresuriza la misma en unos 3 min, pudiendo salir cuando la presión sea de menos de 1,38 % de 1 atmósfera.
    El complemento es el módulo autónomo con los sistemas para el sostenimiento de la vida que mide 77 cm de alto por 50 de lado y 50 cm de fondo y pesa en Tierra 73 Kg. Adosado a la espalda del traje le da a este una autonomía de 7 horas y porta el oxígeno en dos tanques, agua para la refrigeración, baterías recargables de plata‑cinc de 13,5 voltios, y fluido para respirar y depurar el CO2. En caso de emergencia, se dispone de 30 min de autonomía gracias a un tanque de reserva del que está dotado el traje. En realidad, de las 7 horas de autonomía, se calculan solo 6 de actividad, siendo los 30 min los de reserva, 15 min para verificaciones iniciales y otros 15 para las finales al quitarlo y comprobar la esclusa.
    El peso total de todo el traje es en Tierra de unos 113 Kg y su costo es de 1,6 millones de dólares en 1982, pero en 1984, que es cuando fue operativo, costaba ya 2 millones de dólares, unos 320 millones de pesetas; en 1991, incluidos los perfeccionamientos, el costo llegaba a los 1.000 millones de pesetas.
    El control de los sistemas del traje es ejercido desde una consola colocada en el pecho del astronauta y dentro, claro está, del ángulo de su visión. La consola tiene 9 indicadores de las principales funciones y los mandos correspondientes (presión, temperatura, etc). En el sistema se incluyen las alarmas precisas que puedan resultar de los desajustes entre los parámetros y operaciones programadas y los posibles desvíos en la ejecución de las actividades reales.
    El control es ajustado con microprocesadores. El traje es pues controlado de modo automático por un ordenador situado en la espalda; el mismo, va alojado en un estuche de 21 cm de ancho por 15 de alto y se compone de 6 placas o tarjetas, o sea, la unidad central, las memorias, unidad de entrada/salida, etc. El microprocesador es un NSC 800 de solo 8 bits de memoria, de 2 MHz de frecuencia, y la memoria EPROM es de solo 32 kilobytes; a diferencia de las ROM normales, esta memoria es solo regrabable con rayos de luz UV. El programa, por su parte, solo ocupa 30 Kilobytes de memoria y está escrito en lenguaje compilado PLN, parecido al PLI. El microprocesador tiene 16 canales de direcciones y con posibilidad pues de enlazar con memoria de 64 kilobytes. La memoria RAM es de 2 kilobytes y lleva batería para alteraciones de tensión. Todo ello, pese a su pequeña capacidad, es suficiente y la actuación del mismo se deduce que es en tiempo real.

    El astronauta, embutido en su traje, se puede echar a sus espaldas otro instrumento más, el MMU, una unidad móvil autónoma diseñada por la Martin Marietta que empezó a desarrollarla en 1969. Los antecedentes del MMU se pueden buscar en el primitivo ingenio realizado para el Gemini 9, que no pudo ser probado entonces, y el posterior AMU del Skylab, probado entonces dentro de tal estación espacial.
    Este aparato, cuyo costo es al principio de 10 millones de dólares, le permite al astronauta moverse en las EVAs en la microgravedad y acceder pues a cualquier parte y en cualquier posición para manipular en un satélite, etc, e incluso ir por su cuenta a otra nave espacial relativamente lejos de la nave matriz. Para que ello sea posible, la unidad dispone además de un PLSS o sistema de supervivencia primario y un sistema propulsor propio; el PLSS es construido por la empresa Hamilton Standard, con quien se realizó un contrato de 150 millones de dólares al respecto. El MMU tiene forma de butaca sin asiento propiamente y sin patas o, de otro modo, es una espaldera con cuatro brazos, dos a la altura de los codos a las manos y otros dos menores a la derecha e izquierda de las piernas, cerca ya de las rodillas; otros dos menores están arriba, a la altura del casco del astronauta. El astronauta se lo pone sobre su espalda y se fija a él por dos enganches. Los mandos sobre el mismo se ejercen desde los dos brazos y las posibilidades de movimientos son todas en cuanto a dirección y sentido. Posee dos sistemas independientes de manejo, siendo el segundo para una emergencia con lo que su uso le llevaría directamente al punto de salida en el Orbiter.
    Mide 1,25 m de alto, 83 cm de ancho, 1,21 m de fondo contando con los brazos desplegados al máximo y 70 cm sin los mismos, y pesa vacío 142 Kg y en total, en Tierra, 290 Kg como mínimo. Tiene para moverse en la microgravedad un total de 24 pequeños cohetes (12 de ellos de reserva) de gas nitrógeno a alta presión, almacenado en dos tanques e inocuo al ser expelido en la actuación de los cohetes; éstos tienen un empuje de 0,76 Kg cada uno, siendo la velocidad posible de desplazamiento de hasta 19 m/seg, o sea 76 Km/h, con una autonomía considerable como para evolucionar dando varias vueltas al Shuttle o bien unos 300 m de radio de acción. Los depósitos de nitrógeno, cada uno con 5,9 Kg del mismo, pueden ser vueltos a llenar en la misma nave pero con presión inferior a la que se hace cuando se traen a Tierra con lo que se reduce su capacidad. Los tanques van en la parte de atrás de la espalda y son de aluminio con una envuelta de Kevlar. Las pequeñas toberas van principalmente en los brazos extremos de arriba y abajo, a la altura de la cabeza y piernas del astronauta y en diversa dirección y sentido. El MMU obtiene electricidad de baterías de plata‑cinc de 752 vatios de potencia y 16,8 voltios de tensión que van sobre la espalda en el interior.
    El astronauta con el MMU puesto tiene una cámara automática de TV de 35 mm a su derecha, arriba en paralelo, al lado de la parte superior o casco, y ayudada en la iluminación con dos focos; la misma, sirve para ayudar indirectamente al astronauta en su trabajo con el traje puesto. Allí también va por el lado interior uno de los manómetros de uno de los tanques de nitrógeno. Los dos brazos de mando, cómodamente a la altura de las manos del astronauta echadas hacia adelante, son regulables haciéndolos más o menos largos y pudiendo variar su inclinación. En la parte en que se une el brazo al resto del MMU va un gancho que es de la FSS o estación de soporte del vuelo. En el extremo del brazo derecho van los mandos de propulsión del sistema y para maniobras de rotación y en general de navegación y en el del izquierdo va un conector de los 3 giroscopios que lleva y otra palanca de mando para desplazamientos. El astronauta al introducirse de espalda queda sujeto por enganches que están justo encima de la unión de los brazos de mando con el resto, luego de que cuatro botones en la espalda detecten el contacto. El desenganche se puede realizar tirando de unas anillas en la parte de la arista delantera del pequeño brazo superior. A la derecha e izquierda por fuera, 3 en cada lateral, van unos dispositivos de fijación para equipos auxiliares. En el centro de la parte superior, arriba, y en los laterales, abajo y sobre el borde, van los pilotos o luces de posición del MMU que pueden ser anulados desde un botón que está junto a la anilla de liberación de todo el ingenio. Normalmente, durante las actividades extravehiculares, para facilitar al detalle los mismos, el astronauta lleva en su brazo izquierdo una hoja con una lista de labores a realizar. A la vez es ayudado por los demás astronautas y técnicos, que ven lo que hace a través de la cámara de TV que lleva el propio astronauta a la altura del casco y sobre el hombro derecho.
    Concluida su misión y almacenado, este equipo puede volver a ser operativo al cabo de 2 h en que se puede volver a poner a punto.
    A medida que el programa se desarrolló, como solución a nuevos problemas planteados, aparecerá un otro instrumento complementario para las EVAs. La herramienta stinger o arpón "pinchador" para atrapar satélites. Como resultado de fallidos intentos, al principio, para sujetar satélites en órbita que al estar girando y tener gran masa, de 1 Tm en Tierra, a pesar de estar en la microgravedad, la inercia impide su control, se hubo de desarrollar un aparato que, colocado en el pecho del astronauta, sirve para frenar gradualmente el giro. El modo de trabajar con el consiste en meter por la tobera del motor del satélite la brida o pincho de la herramienta que mueve, cerrando, unos ganchos hacia el citado cono o tobera. De este modo se incorpora una gran circunferencia de la herramienta hacia el satélite que así reduce su giro a la vez que, al quedar sujetos, también gira la citada herramienta con el astronauta portador. Entonces, este frena el giro con encendidos calculados de su MMU.
    Tras ser utilizado en 3 ocasiones y por 6 astronautas, el MMU no volvió a ser probado. Se estimó que su manejo tenía demasiadas dificultades para la mayoría de los astronautas.

    Diez años después, en septiembre de 1994, se estrenó una versión reducida llamada SAFER, ayuda simplificada para actividades de rescate extravehiculares; fue desarrollado desde octubre de 1992 bajo idea planteada a mediados de los 80. Este nuevo proyecto que preveía construir 5 aparatos, cuesta 7 millones de dólares, unos 900 millones de pesetas. El SAFER pesa solo 37,7 Kg y dispone de 24 pequeños propulsores de gas nitrógeno, de 360 gramos de empuje, con los que el usuario puede ir a una velocidad máxima de 10 Km/h y 1,6 Km/h en velocidad normal para trabajo. En la parte del pecho, sobre el traje del astronauta, el SAFER lleva una caja para el control el equipo. Su estabilización se efectúa con ayuda de 3 giróscopos
    Unos meses más tarde, cara a la construcción de la primera estación orbital internacional, se probó un nuevo tipo de guantes para el traje, con un costo de 4 millones de pesetas el par, pero cuyos resultados no fueron satisfactorios por falta de facilidad al tacto y ser demasiado fríos en zonas de sombra. Dotarlos del adecuado sistema para dar mayor calor es por otra parte contrapuesto a las posibilidades de soltura o tacto por lo que resulta un problema.

                                ‑ EMERGENCIAS EN ÓRBITA

    El MMU puede ser un elemento muy importante de salvación para el caso de un bloqueo de una nave en órbita que necesite de otra para traer a los astronautas así como para dar libertad de acción en posibles reparaciones, etc. En el caso de los Shuttles puesto que se preveían vuelos con mucha frecuencia las posibilidades de que se presentaran emergencias eran mayores. Por ello se pensó primero en un sistema que permitiera sobrevivir a los astronautas fuera de la nave espacial en espera de otra nave de salvamento, teniendo sobre todo en cuenta que el Orbiter solo lleva 2 trajes espaciales. El sistema pensado, llamado de rescate personal PRS, fue el de las esferas inflables para emergencia que fueron previstas en los años 70 en Houston antes de iniciarse el programa de vuelos Shuttle. Las esferas o globos plegables, construidas las de prueba en uretano, Kevlar y una envuelta antitérmica y más exterior, de 76 cm de diámetro inflada y 11 Kg de peso, debían permitir a un astronauta estar dentro con las rodillas dobladas y tener un sistema propio de supervivencia en cuanto a gas respirable (POS), con una autonomía de casi una hora, sistema de radio y otras cosas. Se podía acceder a ella y cerrarse dentro con una abertura de cremallera; una ventanilla de plástico Lexan de 10 cm de diámetro permitía ver hacia afuera. Este globo, disponible uno por astronauta, puede ser llevado por un asa por otro astronauta que esté dotado de traje espacial.
    Las posibilidades de salvamento, tanto del MMU como del PRS, se ensayaron en el simulador SOS de la Martin Marietta en Houston. En sus ensayos, la NASA probó los MMU en 3 supuestos básicos: salvamento de un astronauta que no dispone de traje espacial, rescate de un astronauta bloqueado en un EVA sin MMU, y rescate del mismo igualmente en el mismo caso pero con el MMU también bloqueado. En los ensayos se probaron diferentes posturas y situaciones para engancharse al MMU y al astronauta objeto de rescate y según este se hallara consciente o no. La masa de los dos conjuntos supone la aparición de problemas de equilibrio en el deambular por la microgravedad sin cable.
    Otro sistema estudiado de ayuda para emergencias fue el de un cable a tirar entre la nave averiada y otra de rescate, bastante sencillo. Aun otros modos más incluyen el uso del brazo articulado y un medio de propulsión como es el MMU.
    El problema grave llega cuando no hay otra nave de salvamento en las cercanías o no dé tiempo a lanzarla o llegar. En teoría, al principio, como se preveía realizar vuelos semanales, se pensaba que otra nave iba a estar dispuesta con prontitud pero la posterior realizar en la década siguiente es que no se avanzó tan rápidamente, tecnológica y económicamente, como para permitir tal lujo. Sin embargo la fiabilidad técnica es, ya lo era antes, lo suficiente como para que resulte bastante difícil una avería grave e irresoluta en el espacio, lo que no ha de impedir bajar la guardia y no tener previstas soluciones a todas las posibilidades de avería.
    Para reparaciones en órbita, se dotó a la nave de un equipo adecuado. Por ejemplo para el caso de pérdida en el lanzamiento de algunas losetas, los astronautas disponen de repuestos para poder recomponer en lo posible el escudo térmico.
    Para el caso de que, al emprender el retorno, fallaran los dos motores OMS, cosa ya difícil por su duplicidad, se puede utilizar para frenar la nave los motores de posición RCS empleando 3,5 veces más tiempo en el encendido, dada la menor potencia que los del OMS.
    Otro tipo de emergencia a considerar es la derivada del comportamiento anómalo posible, y realmente ya producido, de algún astronauta. La posible reacción de un astronauta ante un peligro grave podría hacer perder los nervios y causar mayor daño. Los sistemas para controlar las situaciones fundamentalmente se establecen antes del vuelo en la idoneidad de sus tripulantes, en el entrenamiento adecuado, pero ya se ha dado algún caso real en el que un especialista, al fracasar su misión científica en el vuelo, dio muestras de desequilibrio mental. Ocurrió en el caso americano y la NASA mantuvo el hecho en secreto pero adoptó medidas evidentes. El caso es que se dotó a la escotilla principal de la nave de un candado con una combinación de apertura que solo conoce el comandante de vuelo. Así se pretende evitar una posible apertura desde dentro en un posible ataque de locura de algún astronauta. También se estableció la protección y control de los ordenadores de a bordo, y cualquier utensilio que pudiera ser usado para agresión contra otros o contra si mismo.

                 = RETORNO Y ATERRIZAJE

    Cumplida la misión en órbita, al cabo de 1 a 2,5 semanas normalmente, se cierran por supuesto las compuertas del almacén de carga y el Orbiter se coloca en la debida posición para efectuar el frenado que inicie el regreso, enfrentando las toberas al sentido de la marcha. Las compuertas, de no cerrarse con el mando a distancia, pueden ser cerradas manualmente por un astronauta, pero en tal caso se hace preciso efectuar un EVA pues el cierre manual es exterior. Unas 2 horas antes del aterrizaje final, la tripulación toma asiendo en sus puestos. El permiso para el aterrizaje, cursado a unos 90 min del mismo, ha de contemplar las buenas condiciones atmosféricas para la maniobra en el lugar de descenso; para el caso de la vuelta sobre el KSC la visibilidad mínima ha de ser de al menos 5 millas.
    El retorno, resumido como maniobra SLF, o sea de reentrada y aterrizaje, se realiza más o menos como luego se señala, contando que el tiempo es el que falta para el momento final del aterrizaje, oscilando el mismo entre la 1 h 30 m y 1 h 15 m. Se resume el tiempo antes de aterrizar en la sigla L-00. Se distinguen 5 fases en total: frenado orbital, reentrada, maniobra de aproximación, aterrizaje y frenado en pista.
    A 1 h 40 min, los pilotos preparan el encendido de frenado, chequeando los sistemas OMS y RCS (reserva, presión, etc). La velocidad orbital es de 27.700 Km/h. Los datos reflejados son los de un aterrizaje concreto, siendo con toda exactitud diferentes de un vuelo a otro, aunque aproximados y ocasionalmente coincidentes; algunos de tales datos se han ampliado o redondeado para generalizar.
L-1 h 24 m. Se da presión al sistema APU, activando válvulas.
L-1 h 21 m. Se activa el programa informático para las operaciones de encendido y regreso.
L-1 h 17 m. El centro de control comunica la autorización para el regreso o la suspensión de tales operaciones.
L-01 h 15 m. Se completan las operaciones antes iniciar la maniobra efectiva de frenado con las comprobaciones y activaciones de los paneles de navegación aérea.
L-1 h 03 m. Es activado o encendido la unidad APU.
L-1 h 00 m 15 seg. El ordenador activa la secuencia.
L-1 h 00 m. Los motores OMS se encienden durante unos minutos. Se confirma el inicio de la operación. Tras actuar entre 2 y 3,5 min, según la carga y la altura, los motores se apagan. El Orbiter está cayendo hacia Tierra.
L-00 h 54 m. La velocidad ha bajado a 27.400 Km/h y el Orbiter está cayendo. La distancia a la pista de aterrizaje es entonces de 20.865 Km. Los pilotos comprueban los motores OMS que acaban de apagarse y se disponen para posicionar la nave en la reentrada.
    En el regreso de una órbita media, a una altura de 282 Km la velocidad se ha reducido a unos 26.498 Km/h.
L-00 h 52 m. A partir de aquí, la nave, mediante encendidos de motores del sistema RCS, se sitúa en la debida posición de giro de 180º para caer de panza hacia la atmósfera, con la proa hacia adelante e inclinado unos 45º en relación al horizonte. Tal ángulo se cambiará pronto por otro menor de 40º. Pero tras el trágico accidente del Columbia se estimó que el ángulo podía elevarse a 50º para aliviar los efectos térmicos de la fricción sobre el morro y los bordes de ataque de las alas.
L-00 h 41 m. Se preparan los sistemas hidráulicos para la aproximación y aterrizaje.
L-00 h 40 m. Se siguen tecleando datos al sistema informático del Orbiter relativos al sistema RCS y sus propulsantes.
L-00 h 35 m. Se activan los trajes para contrarrestar los efectos de la gravedad. Se comprueba la posición y el programa informático cambia de fase.
00 h 30 m. La lanzadera cae con un ángulo adecuado entre 28 y 38º y está a 122 Km de altura pero a 8.000 Km aun del punto de aterrizaje, aproximadamente sobrevolando al oeste de Hawai si se dirige a Florida. La velocidad entonces es aun de Mach 22,4 o 27.400 Km/h. Comienza la fase crítica de la reentrada al hallar las capas densas atmosféricas. En las circunstancias aerodinámicas de soporte en el frenado de las dos alas del Orbiter se puede producir un fenómeno de desequilibrio en las fuerzas entre las mismas por desigual flujo del aire; puede ser debido a la acción de la superficie de una de las dos alas, provocando una turbulencia. Tal fenómeno, que el sistema automático de la nave tiende a compensar con acciones sobre las alas e incluso con motores, es denominado transición asimétrica.
00 h 25 m. Se produce el corte de comunicaciones por la ionización del año circundante durante algunos minutos, entre 12 o 13 y 17 como máximo en condiciones normales, o entre L-25 y L-12. La velocidad es de unos 26.876 Km/h y la altura 80,5 Km; la nave está entonces a 5.459 Km de la pista de aterrizaje. El sistema RCS es desactivado.
00 h 23 m. Los indicadores del RSC son desactivados. La velocidad es de 24.200 Km/h.
00 h 20 m. A 70,1 Km de altura el recalentamiento aerodinámico es máximo, de entre unos 1.400 a 1.500ºC, o incluso más, en el morro y borde delantero de las alas. Entonces la velocidad pasará de Mach 19,6, o 24.000 Km/h a unos 18.000 Km/h en los momentos siguientes y está a 2.856 Km del punto de aterrizaje. El frenado es ahora máximo y a partir de aquí el concepto del retorno cambia respecto a las naves anteriores. Desde la cabina, los astronautas pueden observar, por efecto sucesivo de la reentrada, primero un rugido creciente, resultado de la fricción aerodinámica. A través de las ventanillas se ve fuera un tinte rosado cada vez más vivo, luego un rojo claro, más tarde anaranjado y finalmente un tono blanco. La deceleración máxima es en esta fase del vuelo de solo 1,5 ges, pero tal fuerza, por su dirección, perpendicular a la del lanzamiento, hace que sea ejercida de modo que el flujo o la acumulación sanguínea tiende a ser mayor en los pies de los astronautas. Por ello han de combatir los efectos con unos pantalones especiales que presionan las extremidades inferiores. Será este momento, junto al posterior de despliegue del tren de aterrizaje, uno de los momentos críticos del regreso.
16 m 00 s. El Orbiter efectúa el primer giro o trazado de un círculo en vuelo para disminuir altura sin avanzar apenas en recorrido. La altura es de unos 63 Km. Aquí aproximadamente fue donde se desintegró el Columbia el 1 de febrero de 2003, cayendo luego sobre Texas.
12 m 00 s. A 55 Km de altura, la velocidad es de 13.317 Km/h. Las comunicaciones son recuperadas del corte antes citado. Se realiza el segundo giro del Orbiter que está ahora a 885 Km de la pista de aterrizaje.
10 m 00 s. La deceleración o frenado actúa al 100 %.
08 m 00 s. El Orbiter está a unos 35 Km de altura y la velocidad es de unos 5.000 Km por hora. De ir a aterrizar a Edwards, entonces sobrevolará la costa de California.
07 m 00 s. El Orbiter hace el tercer giro.
06 m 00 s. Va a Mach 3,3 y está a 27 Km de altura. El frenado actúa al 65 %.
05 m 30 s. El Orbiter realiza el cuarto giro sobre los 25 Km de altura, yendo a Mach 2,5 o 2.735 Km/h. Ha bajado pues en remolino. Interviene el control TAEM.
    Cuando está a 17 Km de altura está aun a 40 Km de la pista del frenado final.
03 m 20 s. El Orbiter se oye llegar a velocidad por encima de la del sonido.
03 m 00 s. La altura es de 15 Km y la velocidad Mach 1. Se desactiva totalmente el sistema RSC.
    A 13 Km de altura, con velocidad aproximada de menos de 1.200 Km/h, el OV‑000 puede buscar ya ruta hacia la pista de aterrizaje. Sobre esta altura, o 14 Km o menos, bajando de Mach 1, el comandante ya puede tomar los mandos.
    A continuación planea y se comporta como un avión, aunque con una sola oportunidad de aterrizaje, y su carácter aerodinámico toma lugar ejecutivo. Ya desde unos momentos antes la navegación se apoya como un avión ordinario en el sistema de ayuda TACAN a través del cual por interrogación ETM a una estación o radiofaro terrestre, éste conjuntamente con la propia nave, le permite determinar la trayectoria y dirigirse a la zona necesaria. Los datos (altura, ángulos, etc) se actualizan cada 37 seg en esta fase. El sistema se complementa con el radar que sirve en concreto para determinar ángulos de posición respecto a la estación de tierra y la distancia a la misma desde los 2.750 metros. Al momento de activarse la guía automática, el Orbiter llega con un ángulo muy agudo o máximo de entrada, superior en más de 7 veces al de un avión normal.
    A 6 Km de altura enfila hacia la pista con virajes a izquierda o derecha. Desde un poco antes, el sonido aerodinámico del vuelo llega ya a la pista de aterrizaje.
    Hasta los 4 Km de altura la navegación y guía se realiza con ayuda de datos del sistema regulador de la energía del área terminal TAEM, así llamado. Entonces el TAEM, durante 18 seg, transfiere datos al sistema adecuado del Orbiter, al MSBLS.
02 m 00 s. La altura es de menos de los 5 Km de altura y la velocidad de 700 Km/h. Va a actuar el sistema autoguía para el aterrizaje.
    La altura es ahora de 4.074 m, a 1 min 26 seg del aterrizaje, la velocidad es de 680 Km/h y está a 12 Km de la pista de aterrizaje yendo con velocidad de 682 Km/h.
    Adquiere mando el MSBLS cuando el OV‑000 está entre 4 y 3,7 Km de altura, a unos 12 de al pista, tras comprobar los datos TAEM en series sucesivas con la dirección real que es ahora corregida automáticamente en el planeo de la trayectoria. Se está ahora además alrededor de los 1 m 26 seg teóricamente del aterrizaje.
    En general el sistema de aterrizaje del Shuttle, llamado MLS, sistema de aterrizaje por microondas, desarrollado por los americanos con vistas a la aviación comercial en los últimos años de la década de los 70, aunque se empezó a trabajar en él en 1967, se base en el cálculo u orientación por 3 coordenadas, de distancia y ángulos de acimut y elevación, por haces exploradores.

    El sistema automático de control y dirección del OV‑000 en esta fase de preaterrizaje y aterrizaje MSBLS va alojado en la proa de la nave pero se complementa y combina con los equipos situados en tierra junto a la pista y sus contornos o cercanías. Principalmente el MSBLS se compone de un equipo de radiofrecuencia, con antenas varias en proa y 3 canales de envío de datos de funcionamiento simultáneo, y un descifrador de datos que se conecta al ordenador de la nave que confronta tal información al programa de la trayectoria deseada, rectificando si es necesario la real mediante órdenes consecuentes a los sistemas ejecutivos de dirección. Al funcionar, el MSBLS emplea haces planos sincronizados de microondas en barrido por sectores que envían la información codificada al ordenador.

    El complemento del sistema son las estaciones de tierra, situadas cerca de la pista. A 300 m de la terminal de aterrizaje de la pista están las estaciones DME, equipo de medición de distancia y de ángulo acimutal y a 60 m a la izquierda de la pista y a 1,2 Km del comienzo de la misma está el equipo del ángulo de elevación; el equipo DME trabaja en la longitud de alrededor de los 1000 MHz, entre 960 y 1.215 MHz y para una distancia máxima de 50 Km y hasta los 6 Km de altura. Estos equipos barren con haces en dirección a la zona de llegada del Orbiter sobre la longitud y horizonte del extremo de la pista, con ángulo de 30º el de elevación sobre el nivel cero de la altura de la pista, y con ángulo de 40º de acimut, más y menos 20º a derecha e izquierda del eje de la pista. La precisión del equipo acimutal es de ± 0,05º, la de elevación ± 0,03 y la del DME de 30 m. Estas estaciones están duplicadas para el caso de fallar alguna y llevan receptores triples. El completo funcionamiento del sistema se realiza pues mediante el apoyo de la transmisión e identificación de la situación de las citadas estaciones al MSBLS del OV‑000. Los aparatos terrestres transmiten señales que permiten descifrar los ángulos de llegada del Orbiter, de abajo‑arriba o de elevación, de derecha‑izquierda o acimutal, y devuelven señales sobre distancias del DME, equipo de medición a distancia que funciona en banda UHF con más de 100 canales dobles. Luego, sobre tales referencias, los múltiples y sofisticados sensores del Orbiter captan e identifican las señales para pasarlas al ordenador que las combina para obrar en consecuencia sobre las líneas de vuelo, posición, deceleración y dirección final, según los programas hasta llevar a la nave a la pista (recuérdese que sin ayuda de motores).
    La exploración ETM de microondas antes referida se efectúa por pares de impulsos en haces de barrido en los ángulos citados. La clave de las señales se halla en la física de la transmisión por espaciamiento de los impulsos y tipo de haz, en razón a lo que se calculan las relaciones angulares de llegada y la distancia por el tiempo, como el RADAR. La exploración de los haces se efectúa a razón de 5 veces por segundo. Las comunicaciones se realizan en la banda de los 15,4 a los 15,7 GHz.
    Tal es el automatismo del OV‑000 hasta lograr el aterrizaje, pero los mandos pueden ser trasferidos a un sistema manual que pasa pues a depender de la preparación y habilidad de los astronautas que lo pilotan cuando éstos desde la cabina hagan uso de tal opción.
    En una primera fase preaterrizaje, recordemos que con el OV‑000 a 3 o 3,7 Km de altura, el MSBLS tomaba el mando automático de la nave para dirigirla hasta la pista de aterrizaje. El Orbiter entonces ya venía volando desde un poco antes como un avión deslizándose a gran velocidad en el descenso en el medio aéreo sustentado por las alas y su línea aerodinámica.
    Desde tal altura de 3,7 Km el descenso se sigue con ángulo entre 21 y 24º, comenzando a enfilar hacia un punto imaginario situado a 1,2 Km del pie de la pista y con una velocidad aproximada de menos de 600 Km/h. Hasta los 32 seg del aterrizaje, el ángulo de caída es de 22º hasta los 3,2 Km de altura, siendo la velocidad de unos 575 Km/h. Entre al rededor de esos 3 Km de altura y unos 700 m, el sistema, llamado también autoland, tiene pues en resumen la misión de disponer la nave para el aterrizaje final, estabilizándola y haciéndola planear suavemente.

    A 32 seg, a 3,2 Km de la pista y 526 m de altura, la velocidad es de 576 Km/h y el ángulo de caída es de 22° y pasará a solo 1,5°.  Por debajo de esa altura, con una velocidad de unos 450 Km/h, durante 17 seg se realiza una maniobra de enderezamiento de la trayectoria y en ángulo de incidencia pasa de 21‑24 citados a solo 1,5º o un máximo de 3ºen un último tramo; ángulo este último que es el normal para todo el aterrizaje de un avión comercial. La posición en vuelo, es pues primero la de morro abajo y cola elevada, y luego se nivela casi horizontalmente para, finalmente, al tomar tierra ir elevada de proa.
    A 17 seg y 1.079 m de tocar la pista, vuela a 41 m de altura con 496 Km/h de velocidad. El sistema para desplegar los trenes de aterrizaje queda dispuesto.
    A unos 500 m de altitud, manteniendo el ángulo de 1,5 a 3º, la velocidad se ha reducido a algo más dirigiéndose ahora a un punto situado a 460 m del comienzo de la pista.
    A 14 seg y 335 m del contacto con la pista, la altura es de 27 m y la velocidad 430 Km/h. Entonces se despliegan los 3 trenes de aterrizaje. Las escotillas de los trenes de aterrizaje y estos se abren entre 15 y 20 segundos antes de tocar pista y el despliegue de los mismos es único, es decir, no hay posibilidad de retraerlos y por tanto no pueden ser abiertos primero para probar su disponibilidad.

    Cuando la velocidad ha bajado a menos de 530 Km/h, o hasta unos 30 m de altura, el comandante maneja finalmente los mandos manuales aunque con el previo procesamiento de datos por los ordenadores antes de ejecutarse los movimientos precisos de alerones y flaps principalmente. Para evitar que fenómenos atmosféricos, como la niebla por ejemplo, pudieran impedir el aterrizaje, ya desde el principio del programa se prevé la total sumisión de las operaciones a los sistemas automáticos de procesamiento informático. El principio de la pista es sobrevolado al poco por las ruedas a una altura de 18 m. El ángulo de ataque es muy limitado por el riesgo de tocar tierra con la cola. Para entonces, ya a punto de tomar tierra, a pocos metros sobre la pista aun continua funcionando el altímetro y guía del ángulo de elevación. Ya enseguida se produce el enderezamiento final con toma de tierra, primero de los trenes traseros y luego, al menos 5 seg después, pudiendo llegar a más de una docena de seg, del tren de aterrizaje delantero, a velocidad de entre 320 a 346 Km/h, aproximadamente y sobre unos 600 a 760 m del comienzo de la pista y a unos 460 m de la estación de datos del ángulo de elevación (también hay estimaciones de mayor velocidad de aterrizaje, entre 360 y 380 Km/h). Entre este momento en que todas las ruedas traseras del Orbiter tocan pista y la detención total del Orbiter pasa normalmente algo más de 1 min, como máximo en menos de 2 min. La contabilización oficial de la duración del vuelo toma como instante de referencia el toque de la pista por parte de las ruedas traseras del Orbiter, antes de que segundos más tarde lo hagan las del tren de proa.
    La detención final, ayudada entre otras cosas con la apertura de los flaps de cola si es preciso, se produce sobre la segunda mitad de la pista; en el caso de la que se proyectó en el lado occidental del KSC la longitud típica es de 4,9 Km y su suelo hormigonado es de uso en los 2 sentidos de su dirección. Apenas detenerse, un pequeño equipo de rescate se acerca en unos vehículos y coloca una escalerilla ante la escotilla luego del período de descontaminación. Los astronautas salen del vehículo que queda ahora en manos del equipo llegado. El antiguo despliegue en los rescates, tan fabuloso, pasa pues con la historia del Shuttle al recuerdo. Apenas aterrizar, en los 4 min siguientes, los astronautas desconectan los sistemas OMS y RSC y otros. Luego, hasta 27 min de tocar pista, la tripulación no saldrán al exterior; en los primeros vuelos tardaron más y en otras ocasiones más recientes menos.
    Para ayudar en el frenado al aterrizar, ya rodando por la pista, los Orbiter acabaron siendo dotados de un paracaídas dispuesto al caso en la parte trasera, en la base de arranque del alerón de cola, al estilo de algunos reactores militares y de pruebas. Su despliegue se produce a partir del momento de tocar el suelo las ruedas traseras y antes de tocar las de proa o bien sobre el momento de tocar pista las ruedas de proa, en los segundos inmediatos; en el vuelo va oculto tras una portezuela de aluminio forrado con aislante, de 55,9 por 45,7 cm, y 5 Kg de peso. Este paracaídas es de unos 40 m de diámetro y la ayuda en el frenado en el aterrizaje suponía reducir el rodaje entre 400 y 800 metros.
    El aeropuerto de la Lanzadera se pensó en principio que fuera habitualmente uno construido al lado del propio KSC de Florida porque ello evitaba el transporte de nuevo hacia allí, pero luego, durante muchos vuelos, al principio los regresos se hacen mayormente sobre la Base Edwards en California con varias pistas al efecto, de 4.527 m de larga una de las primeras habilitadas. Para prever el posterior tráfico aéreo aeroespacial en la primera pista construida en el KSC se le añaden 4 más en el proyecto. La segunda fue pensada llevarla a la base Vandenberg en California. Pero en realidad, en caso de emergencia la Lanzadera está capacitada para aterrizar en cualquier aeropuerto del mundo que reúna ciertas mínimas condiciones a los efectos de este tipo de nave. Las pistas definitivamente habilitadas para el regreso de los Orbiters fueron la Base Edwards, en California, el KSC y White Sands, en Nuevo Méjico, en Estados Unidos. El ancho de estas pistas es de unos 91 m y la longitud es variable, de más de 3 Km y hasta más del doble, siendo la típica utilizada de 4 o 5 Km, un 50 % más que las pistas de aterrizaje normales. Hacia 1983 se habilitó otra cerca del KSC, en Orlando, en la misma Florida, para ser el campo habitual de aterrizaje, toda vez que, siendo el punto de partida, transportar de otros sitios los Orbiter supone un costo añadido; en 1995, llevar la nave de California a Florida suponía 120 millones de pesetas. Además se dispusieron otros campos para aterrizar, en caso de emergencia, Northrup Strip (Nuevo Méjico,), en Hawai, en Dakar (Senegal), Rota, Morón, Torrejón y Zaragoza, en España, Okinawa, en Japón, etc.
    En caso de emergencia en el aterrizaje, el único modo de salir rápidamente de la nave, de no ser por la escotilla normal, es por la superior de la cabina de mando desde donde el astronauta puede descolgarse por un cable o tubo de aluminio y acero inoxidable de 3,5 m de largo y sobre una franja que se extiende sobre la pared aun caliente del Orbiter.
     Para el caso de un aterrizaje de cierto grado de impacto o con salida fuera de las pistas, se planificaron medidas e incluso el 17 de marzo de 1999 se hizo una simulación de rescate, incluidos médicos y equipos de descontaminación, para tal circunstancia en el KSC.
    Al momento de aterrizar, en la misma pista, el ingenio es sometido a varias operaciones de descontaminación, refrigerado y limpieza de conductos y tanques y otras partes de motores y otros sistemas, etc. El equipo encargado es el SCAPE, unidad autónoma de protección atmosférica, constituido inicialmente por 160 personas cuya misión principal es descontaminar al Orbiter, protegiéndolo contra la posibilidad de una explosión o incendio, y para apoyo y salvamento de los astronautas. Parte del citado equipo, unas dos docenas de personas al menos, se enfundan de trajes blancos, botas y guantes negros, y casco, unos 20 min antes de llegar la nave espacial, estando capacitados con tal equipo para soportar hora y media un ambiente tóxico. Se disponen en alerta ya 2 h antes de tal llegada, a unos 4 Km de la pista en su veintena de vehículos. Luego, llegada la nave, se sitúan a unos 300 m de la misma y uno de los vehículos a unos 30 m para un examen más cercano. A continuación con un gran ventilador airean al Orbiter con corrientes a 80 Km/h. Más tarde, 4 vehículos más bombean los restos de propulsante de la nave y otros 4 limpian los conductos de la misma. Seguidamente, un nuevo equipo instala ya la escalerilla y un médico está dispuesto para un primer examen y apoyo a los astronautas.
    Por su parte, luego de la salida de los astronautas, el Orbiter es desconectado en sus aparatos y sistemas por un par de especialistas. Mientras se le deja enfriar unas 4 h, se extrae la carga útil más urgente, si es el caso, y se le echa un primer detallado vistazo en busca de posibles daños. Luego es llevado a un hangar de la base para un examen de una semana cuando aterriza en la base Edwards de California. Posteriormente es trasladado a lomos de un Boeing 747 hasta el centro de mantenimiento o bien, si el aterrizaje lo hubiera hecho en pista cercana, llevado por carretera. En el caso normal de transporte sobre el Boeing, al Orbiter se le acopla en la parte de atrás una cola suplementaria, tapando los motores, y para, al volar, dar estabilidad horizontal a la aerodinámica del conjunto. Esta operación es costosa (800.000 euros en 2005) porque exige movilizar cerca de un par de cientos de personas y disponer en vuelo de otro avión similar que vaya unos 20 min delante para comprobar que no haya tramos aéreos de turbulencias, rachas de viento o cualquier imprevisto; se hacen 2 escalas para repostar en Oklahoma y Barksdale (Luisiana). Si aterriza en el KSC es llevado directamente a la nave OPF correspondiente. Por su parte, los SRB, recogidos por buques en el océano al principio del vuelo son llevados al llamado Compartimento Alto 4 del VAB.
    El acondicionamiento de la nueva carga del Orbiter tiene lugar en una de las 3 naves OPF del KSC. Pero antes, toda la nave es limpiada pormenorizadamente –especialmente de gases y restos de propulsantes-, revisada, verificada, colocándose las partes necesarias que hubieran sido consumidas o deterioradas, especialmente las losetas térmicas, etc, se cambian motores, etc. Finalmente es montado todo en el VAB con el resto de la astronave, añadiendo un nuevo gran tanque central de propulsante, sobre el tractor para salir hacia la pista de disparo para nueva misión.
    Al principio se preveía, con exceso de optimismo, que la nave podía quedar dispuesta para un nuevo disparo en dos semanas o poco más, e incluso en caso de emergencia podía luego ser lanzada en el plazo de 24 horas más, cosa realmente imposible. La realidad es que el tiempo sería bastante más que el calculado entonces, por lo menos 14 días de trabajo o 160 horas. El promedio concreto de horas/hombre previsto para los primeros 12 vuelos fue de unas 200 pero el mantenimiento real promedio en ese tiempo se triplica con una media de 633 horas/hombre. Lo cierto es que una nave Orbiter solo está lista para volver a volar al cabo de un promedio de 110 días, y un mínimo de unos 80 días. De ese tiempo, dos tercios del mismo se utilizaron en las instalaciones OPF del KSC.
    La capacidad operativa total, prevista para 100 vuelos entre 1980 y 1991, dado que no se gastaron tales en ese tiempo se prolongará como resultado de la ralentización de los vuelos y el descanso concedido tras el accidente del Challenger que obligó a replantear algunas cosas. El costo de los vuelos, fijado en un principio en 10 millones de dólares, pronto se vio multiplicado por 10, 20, 30 y más veces.

                = UNA NUEVA GENERACIÓN DE ASTRONAUTAS

    Con el Shuttle, en el inicio de la tercera década de vuelos espaciales tripulados, se realiza una nueva selección de astronautas. Mientras se pone a punto la astronave, en 1977 y 1978, se selecciona la 7ª promoción de astronautas que resultan ser 35 nuevos, entre los que se incluyen por vez primera en el caso americano 6 mujeres que vinieron a suponer por de pronto algunas modificaciones en diversos equipos. La falta de torso superior en el cuerpo de las mismas se suplió con un lastre especial. A su vez, los entrenamientos eran más suaves que los realizados años atrás y se iniciaron para un período de 2 años sin demora.
    Las pruebas de entrenamiento para el caso de que la Lanzadera cayera al mar se hicieron en la bahía de Biscayne, Florida. Una gran maqueta de la nave a escala real sobre el agua sirve al efecto para ensayar un rescate tras el amerizaje.
    El entrenamiento, por lo demás, se completa con las pruebas de los caracteres de la nueva nave: la de navegación aérea, el brazo articulado, los nuevos sistemas para moverse sin cable umbilical, etc, etc.
    Como sea que el vuelo del Shuttle era diferente conceptual, estructural y secuencialmente a los anteriores, se fueron al cuarto trastero algunos aparatos, como los LOLA, etc, de los Apollo, y se hubieron de crear o reconvertir otros. El SMS, simulador del Shuttle, en el JMSC, se construyó así con un costo de unos 40 millones de dólares y resulta ser una fiel reproducción de las cabinas del Orbiter y las pantallas colocadas en las ventanillas hacen sus veces en el despegue y vuelo simulados, gracias a la coordinación dada por ordenadores. Consta principalmente de una cabina colocada a 4,57 m de altura sobre el suelo, sobre una plataforma móvil que la sustentan 6 brazos hidráulicos. El ingenio fue diseñado por la Singer Link División y en el practican todos los astronautas, incluidos los que no van en calidad de pilotos, en sesiones que duran 4 h, 60 a la semana en total. Otras partes, para simular operaciones de vuelo, con el brazo, etc, se efectúan en otra parte.

                    = PROGRAMA GENERAL PREVISTO DE VUELOS.

    No se refiere al programa previsto en concreto para todos los vuelos de las lanzaderas sino al que al principio del programa se calculó llevar a término en los hitos más importantes de sus inicios por el espacio.
    El primer vuelo al espacio estaba previsto para 1979 a realizar por el OV‑102, el COLUMBIA, previsiblemente para enero, más firmemente luego para mediados de MARZO. Se pretendía comprobar la nave en condiciones reales de vuelo. El segundo vuelo se había programado para JULIO de 1979 y en el ya se debía llevar una pequeña carga útil, un plantel de instrumentos. El tercero se preveía para SEPTIEMBRE de 1979 para probar el sistema de mando a distancia y manipulación de la carga útil. Luego se dio prioridad a la operación con el Skylab que aun estaba en órbita y al que se pretendía abordar en una quinta misión y se adelantó a la tercera. En el cuarto vuelo, para DICIEMBRE de 1979, se llevaría un satélite y un nuevo plantel de instrumentos. En el quinto, en FEBRERO de 1980, se debía llevar un módulo universal para elevar el Skylab; como se dice se adelantó luego al tercer vuelo. En la sexta misión, en MARZO de 1980, que sería la última de prueba, se daba como posible que llevara un sistema de la USAF para detección de aeronaves y su seguimiento.
    Otras previsiones para más adelante eran entre otros: para 1982 se debía lanzar la sonda Galileo con destino a Júpiter; en 1983 un laboratorio astronómico; en 1985 se debía llevar una plataforma de construcción (Bean Builder) para hacer un soporte espacial de 300 por 200 metros. De moto automático constituiría una estructura en enrejado con láminas metálicas; en 1985 se llevaría también una gigantesca antena parabólica de comunicaciones; se intentaría asimismo montar una central eléctrica solar experimental de 500 kW para enviar energía por microondas a la Tierra.
    A principio de 1978 ya se habían programado 25 vuelos de entre 7 y 30 días de duración y en los que se preveía llevar además del Spacelab de la ESA y un laboratorio propio americano y otros, 1 satélite de TV para la RCA y la COMSAT, 3 satélites de comunicaciones para Irán (Zohreh), India (INSAT), Canadá (Anik), etc.
    En definitiva, para 1980 estaba previsto realizar 6 u 8 vuelos. En 1981 debía entrar en acción el segundo Orbiter y luego los demás. Para 1983 los vuelos hubieran debido ser semanales, o sea, 52 en todo el año. En total, entre 1980 y 1982 se habían calculado 487 misiones.
    Pero la realidad sería otra, y muy diferente...

    > ENSAYOS PRELIMINARES.

    La primera Lanzadera Espacial, el Orbiter ENTERPRISE, OV‑101, fue desarrollado sobre planos por la empresa North American Rockwell y luego de estudios técnicos aerodinámicos varios, realizados incluso en Francia con pruebas en de la maqueta en el túnel aerodinámico de la ONERA, así como ensayos con modelos X‑00 de aviones‑cohetes a partir de 1974 en Palmdale, California, entre otras cosas.
    El 26 de JULIO de 1972 se adjudica la contrata del Enterprise, comenzando el acoplamiento de la estructura de la cabina el 4 de JUNIO de 1974, y el del fuselaje del cuerpo posterior el 26 de AGOSTO del mismo año. El 24 de AGOSTO de 1975, justo 3 meses después de llegar las alas, se inició la parte final del ensamblaje, que concluyó el 12 de MARZO de 1976. El 15 de MARZO, o sea, 3 días más tarde, comenzaron las pruebas o chequeos del Enterprise. Por entonces, OV‑101, que fue construido con la intención de destinarlo a ensayos exclusivamente, se sometía a pruebas de vacío. El 17 de SEPTIEMBRE de 1976 salía del hangar de montaje Plant 42, Site 1, de la Rockwell International en Palmdale y era presentado paladinamente. En principio se pensó llamarlo Constitution (constitución) pero la idea, al parecer, resultó impopular y finalmente se le bautizó como ENTERPRISE que podemos traducir bien por "empresa" o "energía" pero que en realidad se debe al nombre de la nave espacial de ficción de la serie americana de TV Star Trek. Unos días antes, el 9 de SEPTIEMBRE de 1976, la Martin Marietta había hecho entrega a la NASA, en una ceremonia parecida, del primer gran tanque ET.
    Tras su presentación el OV‑101 fue llevado el 17 de SEPTIEMBRE de 1976 por un remolque de 42 velocidades y 90 ruedas hasta el DFRC, el centro de pruebas de la NASA en Dryden, de la Base Aérea Edwards, en California, para sufrir los primeros ensayos totales ALT, pruebas de aproximación y aterrizaje, durante unos 9 meses, entre FEBRERO y NOVIEMBRE de 1977, con un total de 13 vuelo, los 5 primeros sin tripular y a lomos del SCA, avión habilitado al efecto u Boeing B‑747‑100 especialmente adaptado; en los 3 vuelos siguientes, el Orbiter lleva un piloto pero no se desprendió del SCA. Por fin, los 5 vuelos restantes eran libres y pilotados por 2 astronautas hasta aterrizar, como si de un regreso del espacio se tratara en cuanto a los 2 últimos. Este avión, SCA, servirá luego para el transporte normal por el aire de todos los Orbiter en los desplazamientos entre los lugares de aterrizaje, mantenimiento y lanzamiento. El transporte entre Palmdale y Edwards se realiza el 31 de ENERO de 1977.
    El 18 de FEBRERO de 1977 se realizó en la base Edwards el primer despegue de la Lanzadera pero solo para un vuelo aéreo, e iba montada sobre la espalda del citado SCA, alcanzando hasta 253 Km/h de velocidad. La prueba que será sucedida de otras de la misma finalidad tiene por objeto comprobar la función aerodinámica de la Lanzadera y sus caracteres de vuelo para la aproximación y aterrizaje así como para la comprobación general de la misma en condiciones reales; en pruebas de electrónica, aerodinámica, mecánica y de aproximación y aterrizaje. En estas pruebas sobre el avión la Lanzadera lleva una pieza complementaria atrás, de carácter aerodinámico para proteger los motores y evitar torbellinos en la cola; esta pieza fue retirada en las últimas pruebas puesto que cuando se fuera a regresar del espacio, lógicamente, no la iba a llevar.
    En la primera prueba de este febrero de 1977, el resultado fue un éxito y se sobrevoló durante 2 h el desierto de Mojave, al Sur de California, ascendiendo a 5 Km de altitud y logrando 480 Km/h de velocidad. El Enterprise viajó totalmente muerto y sin tripulación alguna pero se observó en él su disposición aerodinámica. Como ésta se realizaron otras pruebas más (todas tuvieron lugar los días 18, 22, 25 y 28 de FEBRERO y 2 de MARZO), y otras pruebas entre ABRIL y MAYO siguiente, pero a las mismas les sucederían otras 5 ya con astronautas en la cabina de mando.
    Además, el 7 de JUNIO del mismo 1977 se realizan las pruebas de chequeo completo de integración del Enterprise.
    El 18 de JUNIO de 1977, 28 del mismo mes y 26 de JULIO siguiente, se realizan los vuelos completos del Orbiter a lomos del avión de transporte. Van a bordo Fred Haise y Gordon Fullerton en el primer y tercer vuelo y Engle y Truly en el segundo. El viaje dura 55 min 46 seg en el primer caso, 1 h 2 min en el segundo y 59 min 50 seg en el tercero.
    Luego comienzan una nueva serie de pruebas en las que el OV‑101 se separa ya del avión de transporte y navega solo hasta aterrizar como un avión cualquiera. Estas pruebas tendrían como misión comprobar el vuelo autónomo y ver el funcionamiento de sistemas y aparatos. Hasta el fin de estos vuelos preliminares, no orbitales, del OV‑101 no se dispondría del primer escudo antitérmico que en definitiva el Enterprise no iba a necesitar.
    El 12 de AGOSTO siguiente, sobre el mismo desierto de Mojave, en Rogers Dry Lake, tras despegar en vuelo sobre el Boeing 747, el OV‑101, dotado del cono complementario de cola, vuela realmente por vez primera en solitario con los astronautas Fred Haise y G. Fullerton, comandante y copiloto respectivamente que constituyen la primera tripulación no espacial del Shuttle. La prueba, que costó 20 millones de dólares y tuvo a más de 70.000 personas como seguidores, duró 5 min 21 seg y fue televisada y radiada con gran espectacularidad. Desde unos 8 Km de altura, sobre Dryden, el OV‑101 se soltó e hizo una U en vuelo para aterrizar a continuación sobre la pista 17 predispuesta con una velocidad ligeramente superior a lo previsto, de unos 360 Km/h, en la referida Base Edwards, en el centro Dryden. Salvo pequeños detalles, el ensayo de aterrizaje fue un éxito. Este primer vuelo libre de la Lanzadera concluía con el aterrizaje por el sistema de uso de microondas y en el mismo efectuó previamente, a los 20 seg de la suelta, a 6.004 Km de altura, 2 giros de 90º desde una trayectoria paralela a la pista de aterrizaje pero de sentido opuesto. El aterrizaje tiene lugar en una maniobra de aproximación final desde los 13 Km de distancia, llegando con un ángulo de 9º, abriendo los trenes de aterrizaje a 55 m de altura y a 20 seg de tocar tierra.
    El 9 de SEPTIEMBRE de 1977 se realiza la entrega oficial a la NASA por parte de la empresa Martin Marietta del primer ET.
    El segundo vuelo libre se realizó el 13 de SEPTIEMBRE de 1977, también sobre el desierto y el cono de cola también puesto, durante 5 min 28 seg, siendo la separación del SCA a 8.107 m de altura. Fue tripulado por el comandante Joe Engle y el Copiloto Dick Truly y la velocidad lograda fue superior a la de la primera prueba y las aceleraciones llegaron a 1,8 ges. El aterrizaje tiene lugar a 342 Km/h de velocidad en la pista 17. Los resultados fueron calificados de excelentes.
    El tercer vuelo se realizó el 23 de SEPTIEMBRE de 1977, también con el cono suplementario de popa colocado, con una duración de 5 min 34 seg, con tripulación por parte de Fred Haise y Gordon Fullerton. El Orbiter se soltó del SCA desde 7.528 m de altura. En el planeo, entre los 2.438 y 914 m de altura, se probó el sistema automático de planeo para el aterrizaje de guía por microondas en la pista 15. El resultado fue un positivo.
    El cuarto vuelo del Enterprise se realiza el 12 de OCTUBRE de 1977 durante 2 min 34 seg y en el mismo el cono de cola fue ya quitado con lo que cambió la aerodinámica de la prueba, yendo más inclinado el ingenio, entre los 18 y 28ºLas toberas de los motores principales eran simuladas. La tripulación fue compuesta por Joe Engle y Dick Truly. La separación del SCA se hizo a 6.827 m de altura. Fue la primera prueba en condiciones reales de un retorno del espacio. El aterrizaje ocurre en la pista 17 de Edwards.
    El quinto y último vuelo, también sin el cono de cola, se realizó el 26 de OCTUBRE de 1977 y duró 2 min 01 seg. Fue pilotado por Haise y Fullerton. La separación del SCA se hizo a 6.065 m de altitud. El vuelo se efectuó entre 20 y 26º de inclinación y el aterrizaje se produce en la pista 22 de Edwards. Para estos ensayos o pruebas, los astronautas usaron en vez del traje espacial el SR‑71, utilizado en vuelo aéreos de reconocimiento ligeramente modificado, de unos 10,5 Kg de peso, de 5 capas y mochila de oxígeno.
    Entre el 15 y el 18 de noviembre en Edwards se efectúan pruebas de transporte en vuelo. El 9 de DICIEMBRE se completa la prueba de aproximación y aterrizaje completo sobre Edwards. Posteriormente se pasaron a realizar pruebas de vibración en el centro de Alabama y Hunstville.
    En DICIEMBRE de 1977, la ESA, que había acordado con la NASA el desarrollo del programa Spacelab utilizando los Orbiter USA, presentó en público a sus astronautas especialistas de carga útil: el alemán Ulf Merbold, el holandés Wubbo Ockels, el suizo Claude Nicollier, y el italiano Franco Malerba.
    A la vez, en la PRIMAVERA de 1978, también el primer booster del Shuttle era sometido a prueba en el Centro de Vuelos Espaciales Marshall, en Alabama, y allí, el 13 de MARZO de 1978, el Enterprise era llevado y luego montado con los 2 SRBs y el ET hasta constituir toda la astronave en posición vertical para ser también sometida a pruebas de vibración MVGVT a fin de tratar de captar posibles fisuras o fallos. Las pruebas de la astronave completa concluyen 1 año más tarde, en ABRIL de 1979.
    El 17 de FEBRERO de 1979, tras las pruebas estáticas de los SRBs, en ensayos realizados con estos cohetes en Thiokol, en Utah y en Santa Susana, California, así como en el Laboratorio Espacial, en Mississippi, evidenciaron ciertos desgastes en válvulas a las casi 10 h de funcionamiento. Esto será causa, y no la única, del retraso en el desarrollo de los vuelos reales.
    Como resultado también de los ensayos y pruebas generales con el Orbiter, sus losetas antitérmicas se desprendieron y hubieron de ser sustituidas por otras tratadas especialmente.
    El 10 de ABRIL de 1979 el Orbiter y resto de la astronave están siendo montados en el KSC. El 1 de MAYO siguiente, el Enterprise salía en la plataforma de montaje del VAB hacia el LC‑39 A para las pruebas de integración con este complejo y para simular el despegue. El 23 de JULIO era vuelto a llevar a la nave de montaje citada. El 16 de AGOSTO de 1979 volvió a ser llevado al centro Dryden y el 30 de OCTUBRE siguiente estaba otra vez en Palmdale para corregir algunas cosas. El 6 de SEPTIEMBRE de 1981 volvió al centro Dryden.
    Cabe añadir sobre el Enterprise que posteriormente, entre MAYO y JUNIO de 1983, estuvo en París, en la Feria Aeronáutica, y también estaría en Alemania, Inglaterra, Italia y Canadá, antes de volver a Dryden. En NOVIEMBRE de 1984 fue llevado a Vandenberg para comprobaciones de su equipamiento. El 24 de MAYO de 1985 volvió a Dryden. El 20 de SEPTIEMBRE de 1985 fue llevado al KSC de Florida. El 18 de NOVIEMBRE siguiente se transportó al Aeropuerto de Dulles, en Washington, en su entrega al Instituto Smithsoniano, pero en abril de 2011 se decidió su envío al Intrepid Sea, Air & Space Museum de New York. En su viaje final, a principios de junio de 2012, la barcaza que lo transportaba, por un golpe de viento, hizo que una de las alas del Enterprise se golpeara contra madera de un puente marítimo de New York, sufriendo algunos daños en tal parte.

    Además del Enterprise, se construyeron 2 réplicas para pruebas estáticas en contratos firmados el 26 de JULIO de 1972 con la Rockwell, una de las que cuales se finalizó en FEBRERO y la otra en ABRIL de 1978.

COLUMBIA. Anteriormente, en 1978, y mientras seguían las pruebas del Enterprise se habían empezado a trabajar con el OV‑102, el COLUMBIA. A partir de aquí, a cada salida del hangar de las nuevas lanzaderas se procederá de modo parecido y repetitivo. El contrato sobre el Columbia se adjudicó el 26 de JULIO de 1972 y se comenzó su fabricación el 27 de MARZO de 1975, siendo iniciado el ensamblaje de las cabinas el 28 de JUNIO de 1976, el de la estructura posterior el 13 de SEPTIEMBRE siguiente, el del alerón vertical el 3 de ENERO de 1977, y el ensamblaje final el 7 de NOVIEMBRE de 1977, concluyendo este último el 23 de ABRIL de 1978.
    Previsto fallidamente para MARZO de 1979 en un principio, el primer vuelo del OV‑102 luego se programó para junio de 1979 y más tarde para el 28 de SEPTIEMBRE, pero el 27 de DICIEMBRE de 1978 se produjo un incendio en un ensayo estático del motor principal que estuvo entonces funcionando correctamente a toda la potencia durante 4 min y 15 seg, estando previsto que actuara 8 min 40 seg. Así, el 28 de ENERO de 1979 se anunció otro retraso del lanzamiento, ahora para el 9 de noviembre de 1979. Se completaron las pruebas de integración el 3 de FEBRERO de 1979 y finalizó un chequeo completo el 5 de MARZO de 1979, saliendo 3 días más tarde de Palmdale hacia Dryden. El 12 de MARZO siguiente era llevado a Edwards, y el 24 del mismo mes a lomos del Boeing 747 desde California a la base Eglin, en Florida.
    La tripulación designada para el Orbiter era la compuesta por el veterano comandante John Young y Robert L. Crippen como copiloto. Estos astronautas y otros paralelamente a la puesta a punto a la astronave realizan el correspondiente entrenamiento y preparación con el nuevo modelo de vehículo, incluido a fines de 1980 el ensayo de emergencias en la propia rampa de lanzamiento. Por su parte los científicos se dedicaban a programas las experiencias.
    Posteriormente, por problemas con los motores, dejaron la fecha de la partida primera del Columbia primero para febrero y luego para el 30 de junio de 1980.
    El 3 de NOVIEMBRE de 1979 era sometido a pruebas en la OPF del KSC. Mas el 4 de NOVIEMBRE de 1979 en un ensayo estático de motores, en el que debía funcionar casi 9 min, a los 9 seg se abortó la operación. Más tarde, el 12 de DICIEMBRE siguiente vuelve a funcionar y lo hace bien durante 9 m 10 seg. El 14 de ENERO de 1980 se realizaba en el KSC la primera prueba completa de toda la astronave de la que formaba parte el Columbia. El 13 de FEBRERO de 1980 son probados con éxito los booster de la astronave o SRBs. El 13 de MARZO de 1980 los motores principales actúan nuevamente a toda potencia y la prueba resulta. Los problemas con uno de los tres motores SSME que se averió se verían luego acompañados de otros con las baldosas antitérmicas.

    En MARZO de 1980 también, la NASA anuncia el proyecto para aumentar la capacidad de carga del Orbiter en los futuros lanzamientos desde Vandenberg para órbitas polares. Era posible ello con el uso de un motor modificado de la primera fase del cohete Titan 3, de 235,87 Tm de empuje y 3 min 25 seg de actuación, para ser colocado debajo del Shuttle, bajo el ET, como otra fase más. De tal modo se pretende subir de 10.886 Kg a los 16.324 Kg la carga útil posible.

    El 24 de NOVIEMBRE de 1980 el Columbia es trasladado en el propio KSC al VAB para su montaje con los dos cohetes booster y el gran tanque exterior. Dos días más tarde era acoplado al tanque central. El 29 de DICIEMBRE siguiente la gran astronave salió del VAB sobre la plataforma arrastrada por el gran tractor creado para los Apollo en un recorrido de 5,6 Km que hizo durante 10 h y media hacia la rampa de disparo, la 39‑A.
    El día 30 de DICIEMBRE de 1980 quedaba dispuesta para la prueba definitiva, que iba a superar, la primera astronave Shuttle, luego de un retraso de 3 años.

    El 2 de FEBRERO de 1981 la NASA comunica que la fecha prevista para el disparo que era la del 17 de MARZO se dejaba para al menos la primera quincena de ABRIL por problemas surgidos al probar la carga del gran tanque exterior de LOX y LH. Al parecer el frío de estos ergoles hacía que algunas baldosas del mosaico antitérmico del Columbia se desprendieran; será este, con el problema de los motores, la causa principal del retraso en el inicio del programa. Los retrasos van a costar entonces a los americanos a razón de 2 millones de dólares por día.
    El 20 de FEBRERO de 1981 se prueba la cuenta atrás de 11 días, iniciada en la tarde del lunes día 16, y los tres motores principales son encendidos durante 20 segundos con éxito, y el correspondiente júbilo de los 120 técnicos de la sala de control. Esta cuenta atrás se realiza sin la estancia de los astronautas en la cabina de la nave, como se venía haciendo hasta entonces en razón a que ahora el tanque ET estaba lleno de propulsante y ello resultaba peligroso, pero presenciaron la prueba, llegados expresamente desde Houston.
    El 19 de MARZO de 1981 se produce un accidente en la rampa, en una cápsula que tenía nitrógeno que explotó al contacto con oxígeno, y 6 técnicos que trabajaban con ella resultan intoxicados de gravedad, muriendo uno de ellos; otro fallecería con posterioridad a consecuencia de este acto. Es el primer accidente mortal en la astronáutica americana desde 1967 y el mismo supondrá otro retraso más en el lanzamiento del Shuttle.
    La fecha prevista de lanzamiento, de 10 de ABRIL de 1981, fue también aplazada por funcionamiento defectuoso de un ordenador de a bordo, a unos minutos de T‑0. Se solucionó el problema pero el lanzamiento sería ya retrasado para 2 días más tarde, que sería pues, la del 14 de ABRIL de 1981, la fecha definitiva de inicio real de los vuelos espaciales del programa Shuttle.

    A la vez, en JUNIO de 1981, se relanza el proyecto de la fase superior para operaciones del Orbiter, la llamada Widebody Centaur, o Centauro de cuerpo aumentado, para permitir relanzar con el Orbiter sondas e ingenios planetarios o cargas a gran distancia, en sustitución del IUS. El presupuesto previo es de 80 millones de dólares en 1982 y el desarrollo de 250 millones. El costo para adaptar algunas partes del KSC y los Orbiter Challenger y Discovery es de 125 millones de dólares. Los primeros vuelos previstos para su uso serán los de Galileo y el ISPM, para mayo de 1986, retraso previsto incluido.
    En 1991 el Columbia fue modernizado con 50 modificaciones, entre ellas, la colocación de un paracaídas trasero para frenar en el aterrizaje, y se le renovó la instalación eléctrica, las losetas térmicas y otros medios. En 1994 sufrió otras 90 actualizaciones.
    El 1 de febrero de 2003, luego de 28 vuelos y tras una actualización en sus sistemas que había costado 72 millones de dólares y más modificaciones en 1999, el Columbia se desintegró sobre el cielo de Texas al final del 113 vuelo Shuttle, pereciendo toda la tripulación. Fue un triste final para la primera nave reutilizable de la historia astronáutica. Recorrió en la suma de todos sus vuelos un total de 195.688.765 Km, el tiempo total de sus vuelos 7.217 h 44 min 32 seg, dando 4.808 vueltas al planeta y llevando 160 tripulantes.

CHALLENGER. El tercer vehículo de la flota de transbordadores espaciales americanos, el segundo verdaderamente operativo, fue el Challenger. Su contrato se adjudica el 5 de ENERO de 1979, y se comenzó el ensamblaje de las cabinas el 28 de ENERO de 1979, y el ensamblaje final el 3 de NOVIEMBRE de 1980, quedando éste completado el 23 de OCTUBRE de 1981. El 1 de JULIO de 1982 era llevado por vía aérea de Palmdale a la base Edwards. Para el transporte por carretera hubo que desmontar en el trayecto hasta postes, señales, semáforos, para que pudiera pasar el transporte especial. El 5 de JULIO de 1982 llegaba al KSC. El primer vuelo espacial del Challenger tuvo lugar en ABRIL de 1983.
    Fue destruido en un trágico lanzamiento a fines de ENERO de 1986. La suma de Km recorridos en sus 10 vuelos fue de 38.047.354, el de órbitas de 995, el tiempo de sus vuelos 1.495 h 56 min 22 seg y llevó en total a 60 tripulantes.

DISCOVERY. El cuarto Orbiter sería el Discovery y su bautismo espacial llegaría en JUNIO de 1984. Su andadura se inició el 29 de ENERO de 1979, en que se realiza nuevo contrato con la Rockwell para la construcción de 2 Orbiter más, sobre los 3 primeros; el otro sería el Atlantis.
    La construcción del mismo se inició el 27 de AGOSTO de 1979 y el ensamblaje final comenzó el 3 de SEPTIEMBRE de 1982 y finalizó el 25 de FEBRERO de 1983. Las pruebas con el mismo se empezaron 3 días más tarde y se completaron el 12 de AGOSTO siguiente. El 5 de NOVIEMBRE de 1983 fue trasladado de Palmdale a Edwards y 4 días más tarde entregado en el KSC.
    Como sea que ya habían ido por delante otros Orbiters, la experiencia con los mismos se aplicó al Discovery de modo que su peso, por ejemplo, fue aligerado respecto al Columbia en 3.116 Kg.
    El último vuelo del Discovery finalizó el 9 de marzo de 2011 tras el que la nave había ido 39 veces al espacio entre agosto de 1984 y marzo de 2011, volando durante 365 días (un año completo), dando 5.830 vueltas al planeta y recorriendo 238.488.675 Km; transportó a 252 personas en total.
    Su destino final sería ser exhibido en Museo Nacional Smithsonian del Aire y del Espacio en Virginia, Centro Steven F. Udvar-Hazy de Chantilly. Allí fue llevado desde el KSC a lomos del Boeing 747 que transportaba los Orbiter a mediados de abril de 2012, vía aeropuerto Dulles de Washington D.C.

ATLANTIS. El Atlantis fue el quinto Orbiter, y su adjudicación en contrato se realizó en paralelo al Discovery, el 29 de ENERO de 1979. Su peso se aligeró respecto a los 3 primeros Orbiter en 3.163 Kg y su construcción, considerada la experiencia adquirida con los precedentes citados, fue más rápida y por tanto menos costosa. Su envoltura de protección térmica era un poco distinta y se añadió un paracaídas de ayuda de frenado en el aterrizaje. El ensamblaje de la cabina se inició el 3 de MARZO de 1980 y se completó el 10 de ABRIL de 1984. Su costo fue de unos 1.500 millones de dólares, unos 262.000 millones de pesetas del momento. El día 6 de MARZO de 1985 salía de la nave de montaje en Palmdale. El siguiente 3 de ABRIL era llevado por vía aérea a Edwards y el 9 de siguiente entregado al KSC. En el mismo año de 1985 realizó su primer vuelo espacial.
    Luego de haber sido revisado y actualizado regularmente, en febrero de 2006 se anunció la decisión de que la nave no sería sometida a más mantenimientos a partir de 2008, momento en que le tocaba su revisión; para entonces se tenía proyectado concluir el programa Shuttle en 2010 y sustituir las naves por otro sistema de astronave. Serviría el Atlantis, según los planes previstos en tal 2006, para utilizar sus componentes como recambios para las otras naves y así se anunció que ya no volvería a volar al espacio a partir de ese 2008. Pero diversos reajustes hicieron que aun volara más veces.
    Entre 1985 y 2010, el Atlantis había realizado 32 vuelos al espacio. En ellos, se había acoplado 7 veces a la estación rusa Mir y 11 a la ISS, y llevado a 191 tripulantes en total. En la suma de todos sus vuelos acumuló un recorrido en torno a los 200 millones de Km, con unas 4.648 vueltas al planeta, y un tiempo total en el espacio de más de 293 días.
     Un par de días tras su penúltimo vuelo se anunció su venta por 28,8 millones de dólares (20,7 millones de euros), el costo de la limpieza de propulsante remanente en sus depósitos y conductos que exigía unos 9 meses de trabajo. Varios museos americanos mostraron su interés por la nave, pero al final debía ir a parar al Centro Espacial Kennedy, KSC, de Florida, para su exhibición.
    Finalmente, la última misión la concluye el 21 de julio de 2011 y en resumen realizó 33 vuelos, recorriendo 4.848 vueltas al planeta y 202,6 millones de Km, con un tiempo total de sus vuelos de 306 días 12 h 57 m 53 s.

ENDEAVOUR. Tras el accidente del Challenger en 1986, se construyó otro Orbiter más en sustitución de aquél, y fue llamado Endeavour (Esfuerzo). Considerada de nuevo la experiencia con los anteriores Orbiter, el nuevo fue dotado de numerosos avances y mejoradas versiones de aparatos o sistemas, aunque con las revisiones regulares los antiguos serían poco a poco actualizados.
    Autorizada su construcción por el Presidente Reagan el 16 de agosto de 1986, el contrato para la misma del Endeavour se adjudicó el 31 de JULIO de 1987. Se utilizó para su ensamblaje un módulo presurizado ensamblado el 15 de FEBRERO de1982. El ensamblaje final se inició el 1 de AGOSTO de 1987 y se completó el 6 de JULIO de 1990. El 25 de ABRIL de 1991 salía de la nave de montaje de Palmdale y el 7 de MAYO siguiente era entregado al KSC. Su primera misión sideral se realizó un año después, en 1992.
    Tras el accidente del Columbia en 2003, durante más de 2 años fue sometido a 124 mejoras en las que se emplearon solo hasta octubre de 2005 unas 900.000 horas de labor. También se incluye la supervisión de 250 Km de cableado.
    El último vuelo del Endeavour concluye el 1 de junio de 2011. En total la nave había viajado al espacio 25 veces entre mayo de 1992 y mayo de 2011, volando durante 299 días, dando 4.671 órbitas y recorriendo 197,6 millones de Km; transportó a 166 personas en total.
   Al finalizar sus misiones siderales, el Endeavour debía ser entregado al California Science Center de Los Angeles para su exhibición en su destino final. Para ser llevado allí fue cargado en el Boeing 747 de transporte en el KSC el 19 de septiembre de 2012, realizando así su último viaje. Tras llegar el siguiente 21 de septiembre al aeropuerto de Los Angeles, en la madrugada del 13 de octubre siguiente iniciaba por carretera el recorrido de casi 20 Km por tal población a una velocidad de 3 Km/h montado sobre una plataforma que formaba parte de un amplio dispositivo de transporte. En ese trayecto, por la envergadura del Endeavour se obligó a varias detenciones para quitar cables eléctricos que se encontraba a su paso, y también se tuvieron que talar 400 árboles, quitar semáforos, señales y cortar vías; posteriormente se plantarían unos mil árboles para reponer los quitados, gastando en total unos 2 millones de dólares. Se tardó además año y medio en planificar y ejecutar todo este plan. El destino final del Orbiter dentro del citado Centro californiano sería la instalación Aeroespacial Samuel Oschin, entonces aun en construcción y pensada concluir en 2017.



....sigue en la PARTE 5 ==>

--------------------ooo000OOO000ooo---------------------

Copyright © Eduardo Martínez González