EL MUNDO EN QUE VIVIMOS                        Capítulo 1º Subcap. 2º

<> EL UNIVERSO. NUESTRO SISTEMA SOLAR EN 1957.

Índice de este Apartado:

> EL SOL Y LOS PLANETAS ANTES DE LA ERA ESPACIAl.

= MERCURIO.

= VENUS.

= TIERRA.

LA LUNA.

= MARTE.

- FOBOS Y DEIMOS.

= ASTEROIDES.

= JUPITER.

LOS SATELITES JOVIANOS.

= SATURNO.

LOS SATELITES DE SATURNO.

= URANO.

LOS SATELITES DE URANO.

= NEPTUNO.

LOS SATELITES DE NEPTUNO.

= PLUTÓN.

= LOS COMETAS.

= MÁS ALLA DE PLUTÓN.

= EL ESPACIO INTERPLANETARIO.

= METEORITOS.


Desde lo infinitamente diminuto, el átomo, a lo infinitamente grande: el Universo. Entre el átomo y el Universo, nuestro cerebro, nuestro ser, también infinito por su siempre desconocido poder y capacidad, trata de averiguar su razón de ser en el mundo que habita. Sí, tratamos de responder a ¿dónde estamos? preguntándole al Universo, para saber a donde vamos, quienes somos y que hacemos. En cualquier caso, el interés humano por el cosmos es tan antiguo como él mismo.

El Universo, corta palabra para un todo, es lo infinitamente grande que, comprendido bajo la ley de la Creación, determina la vida representando el cuerpo y alma humanas. Resulta tal difícil entender el Universo como el cerebro humano. Saber de uno de ellos es ya conocerlo todo. Vaya pues el cerebro al espacio, investigándolo y contemplándolo en su logro, en el éxtasis de quien contempla unas cataratas, un mar, un paisaje, es decir: el mundo en que vivimos. El Universo pues no lo definamos. Es lo que se estudiará y aun desconocemos, quizá mucho, quizá casi todo.

Existe desde un tiempo que, bajo ahora nuestro planteamiento superficial, igual nos da que sean millones de siglos que de miles de millones porque su escala es para nosotros infinita, interminable. Su extensión resulta de igual medida. Ahora nos da igual. Tendrá límites en el espacio y en el tiempo, pero para nosotros es infinito. No entremos más en ello ahora. Como tampoco entraremos siquiera en lo que principalmente se sabe de él, pero si lo fundamental de sus entes principales y cercanos, enumerados para dar previamente esa idea superficial del mundo, una remota idea del Universo más inmediato que se encuentra el hombre a la llegada de la época espacial. Los datos son pues aquí aproximados, siendo en la última parte repetidos pero con mayor precisión, amplitud y exactitud, fruto de los resultados de la exploración astronáutica.

Por tanto, a grandísimos rasgos hoy sabemos que su ente superior, su compuesto principal son los grupos de galaxias que se desenvuelven entre el espacio y el tiempo. Las galaxias están formadas por una mayor o menor densidad de estrellas apiñadas que giran. Las estrellas, de cuyo tamaño y masa hay para todos los gustos, son cuerpos como el Sol que subsisten en una constante reacción de fusión nuclear que les permite vivir miles de millones de años emitiendo la gran cantidad de energía que da a conocer la fórmula de Einstein E=mxc^2 ya vista y de la que nos llega ínfima parte, señalando en las noches despejadas esa inmensidad de puntos luminosos (con los que se confunden los planetas) en el firmamento.

La distancia entre estrella y estrella en las galaxias es tan inmensa como para pensar que la luz, que es lo más rápido viajando (casi 300.000 Km/seg.) tarda en llegar de una otra en el mejor de los casos, por término medio pues las distancias son muy variables, muchos años. O sea que entre galaxia y galaxia los años que se tardaría a tal velocidad se miden ya en cifras enormes.

Las estrellas que nacen de masas descomunales de materia espaciada irregularmente a modo de nubes de polvo, poseen probablemente con regularidad en su inmediato entorno planetas que son cuerpos ya más asequibles pues no generan fusiones nucleares y vienen a ser algo así como los únicos crisoles de la vida a nivel que nosotros tenemos.

Las estrellas son masas de elementos ligeros, principalmente de hidrógeno que es el elemento base y con densidad muy variable pues puede estar bajo presiones fabulosas. El principal carácter como se citó de una estrella es la subsistencia por reacciones nucleares de fusión que producen el brillo que observamos y por cuyo estudio conocemos sus peculiaridades.

En realidad, tal brillo, que en nuestro Sol es además calor, es parte de la radiación de luz que emite, pues además irradia otras. Tomando como base ello, sabemos todo: distancias, temperaturas, regiones, etc.

Las radiaciones llegan también a otros planetas donde calientan su atmósfera o terreno y son reflejadas en definitiva proporcionando por carambola información particular de éstos últimos. Los planetas, y asimismo sus satélites, no son masas incandescentes normalmente sino estables y sólidas con superficie definida, salvo raras excepciones.

Nuestra estrella es el Sol y gracias a ella tenemos luz en el día y existe la noche en el lado no iluminado en la rotación de la esfera terrestre. Las estaciones con sus fríos y calores también son consecuencia del Sol en coordinación con los movimientos planetarios. La Tierra gira alrededor del Sol en el tiempo de un año y además dando sobre su eje 365 vueltas que llamamos días. Pero la Tierra está además acompañada en ese girar en torno al Sol de otros 8 planetas. Los planetas a su vez tienen otros cuerpos parecidos pero de menor tamaño girando en su entorno: son los satélites. Nosotros tenemos uno: la Luna. Los planetas más cercanos al Sol son Mercurio y Venus, y son llamados planetas interiores.

A continuación está la Tierra, con la Luna, y más allá Marte con sus 2 pequeños satélites, luego un cinturón de asteroides, el enorme Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, estos cinco últimos, a excepción de Plutón que solo tiene uno, con varios satélites.

El cuerpo celeste más cercano a nuestro planeta, en que fuimos gestados y crecidos y del cual solo en los últimos años hemos esporádicamente salido, es la Luna que está solo a unos 380.000 Km de nosotros y que también hemos empezado a visitar “a pié” entre 1969 y 1972.

Los siguientes cuerpos más cercanos son luego Venus y Marte, que fueron indirectamente visitados por el hombre a base de ingenios automáticos no tripulados. A continuación por distancia de la Tierra hallamos a Mercurio, el cinturón de asteroides, el Sol (centro del sistema), Júpiter, etc.

Las distancias de la órbita que siguen y la velocidad de rotación en torno al Sol son fruto del efecto gravitatorio que infunde por dominio el Sol.

La gravedad es a grandes rasgos la fuerza, aceleración, que atrae a los cuerpos entre sí y es proporcional a la masa de cada uno en relación directa e inversamente a la distancia a que se encuentren. Sobre la gravedad y los movimientos se trata en un capítulo siguiente.

Casi todos los planetas tienen como frontera de separación del resto del Universo o simplemente del espacio exterior una atmósfera o envoltura gaseosa más o menos densa y de diferente composición química. Nuestra atmósfera es el primer obstáculo, completamente necesario desde luego, para ir al espacio.

Nuestras posibilidades de navegar por el espacio en la actualidad se limitan al campo del sistema solar, único asequible astronáuticamente hoy por hoy. El límite es Plutón, que ya está a considerable distancia, pues más allá la próxima estrella está a la friolera de las de 40 millones de millones de kilómetros, ya que la luz viajando a 300.000 Km/seg tarda más de 4 años en llegar. No obstante, el futuro puede deparar ciertas sorpresas con naves o técnicas hoy insospechadas.

Realmente lo que hay más allá del último planeta no nos afecta materialmente si no es para su estudio a distancia que igual nos da (relativamente, por supuesto) hacerlo desde la Luna que desde Plutón. La enorme distancia de los cuerpos más cercanos a nosotros así lo determina.

Así pues, en resumen, para la actual astronáutica se establece el único efecto de los cuerpos del sistema solar. De tales efectos hay que considerar en definitiva: distancias u órbitas en que giran, masa o gravedad y sus movimientos rotatorios propios, así como los detalles primordiales relativos a su posible atmósfera y superficie (solidez, etc) y en concreto los datos que nos permitan navegar a ellos sin ser objeto de efectos imprevistos importantes.

El conocimiento total nos lo darán luego las investigaciones que pueden no ser necesariamente directas, pudiendo hacerse desde las cercanías o desde otro cuerpo en disposición estratégica.

El punto central del sistema es el Sol en torno al cual giran los 9 planetas y sus satélites. Sin embargo, para nosotros nuestro punto central es la Tierra, nuestra morada principio y fin de todo vuelo espacial humano.

Cuando partimos debemos pues conocer, del cuerpo a explorar astronáuticamente, para el cálculo necesario del vuelo concreto: la distancia de nosotros, la ruta que se sigue y la que debe llevar la nave, campo de gravedad y tamaño, atmósfera, geografía elemental, vida geológico‑química, vida biológica elemental si la hubiera. Salvo la nuestra en el sistema es prácticamente imposible la vida biológica superior.

Estos caracteres básicos del sistema son algo así como un mapa de carreteras con las posibilidades de cada lugar turístico. Como norma común válida para todo el planeta que posea atmósfera se puede decir que las características de ésta dependen de una serie de factores. A saber, masa del planeta o valor de la aceleración gravitatoria, composición gaseosa, temperatura y altura de las diversas capas. La diferencia de presión por alejamiento de la superficie es proporcionalmente directa al valor gravitatorio y a la masa de los gases e inversamente a la temperatura.

La relación entre los factores expuestos la determina la igualdad de la diferencia de presión entre las partes inferior y superior de una zona atmosférica con el espesor de la región por la masa de gases y la aceleración gravitatoria en opuesta relación a la temperatura y a una constante llamada de Boltzman.

En líneas generales, de todo ello se deduce que un planeta u otro cuerpo celeste para poseer atmósfera ha de tener un campo de gravedad suficiente para retener los gases. Si éstos son pesados y el campo es acusado en la superficie la presión será grande. Si la temperatura aumenta la presión disminuirá por la expansión de los gases. En todo caso la presión disminuye considerablemente con la altura. Por el contrario en un astro de débil gravedad existen infinitas posibilidades más de que no posea atmósfera al no ser capaz de retenerla, o si la posee se extenderá a bastante altura y la presión, igualmente débil, disminuirá con menor diferencia a medida que se asciende de altura.

El escape de gases atmosféricos en un campo de débil gravedad se debe al fluido movimiento de los átomos que es en tal caso suficiente para fugarse si se hallan a gran altura.

En resumen, los gases ligeros a mayores temperaturas en campos gravitatorios de poco efecto determinan, además de una menor presión, la progresiva pérdida del mismo por parte del astro e inversamente los gases pesados a menor temperatura en fuertes campos proporcionan una densa atmósfera de gran presión, sobre todo en su superficie.

La existencia de vida está ligada a la atmósfera. En el sistema solar las posibilidades mayores se centran entre Venus, Tierra y Marte (ecosfera). Hasta Venus es calor es excesivo y más allá de Marte es el frío lo predominante.

> EL SOL Y LOS PLANETAS

El Sol, estrella del sistema y motor de la vida en el mismo, no es por supuesto apto para visitar y solo nos sirve para aprovechar su energía irradiada y para estudiar pues provoca efectos que nos influyen sobremanera.

Tiene el Sol un diámetro aproximado de 1,392 millones de kilómetros y una masa de 1,99x10^29 Tm. con una densidad media de 1,4 la del agua. Gira sobre sí mismo dando una vuelta cada 25,3 días y para escapar de él es necesario alcanzar una velocidad de 617 Km/seg dada su potente gravedad.

Está compuesto por un 68 % de hidrógeno, 28 % de helio y un 4 % de elementos más pesados. La temperatura interior es de unos 14‑20 millones de ºC y periférica de unos 6.000 ºC. La temperatura es el natural resultado de la constante reacción nuclear de fusión de los elementos de que se compone, liberando fabulosas cantidades de energía, en razón a la relación E=mxc^2.

El ciclo principal de la reacción lo efectúa el hidrógeno (H) y helio (He): Dos protones dan lugar, en interacción, a la formación de un núcleo de H pesado, H2 positivo. Tal núcleo absorbe un nuevo protón emitiendo radiación gamma y se constituye en helio 3 o helio ligero. Dos núcleos de helio 3 en interacción dan luego lugar al helio 4 normal, emitiendo 2 protones sobrantes.

reacción sol

Al cabo de mucho tiempo de quemado se da lugar a ciclos de carbono y nitrógeno y otros.

Las radiaciones atómicas que parten del Sol ocasionadas por la fusión nuclear son llamadas viento solar y van en todas direcciones disminuyendo en densidad a medida que se alejan como es obvio. El alejamiento se produce a una velocidad aproximada entre 1.000 y 2.500 Km/seg. que puede aumentar hasta cerca la velocidad de la luz durante períodos de máxima actividad solar que se producen cada 11 años aproximadamente ofreciéndose entonces como mucho más peligrosas.

El viento solar eyectado, compuesto de partículas ionizadas de hidrógeno y helio, supone en origen una constante expulsión de 4,5 billones de CV de los que en la Tierra se reciben solo 1,9 millones por segundo y Km^2, o también sean 1,935 calorías por minuto y cm^2.

El viento solar que penetra en la atmósfera terrestre es absorbido por la misma y no llega prácticamente a nosotros el verdadero peligro que originalmente supone.

De las radiaciones ETM que viajan a una velocidad de 300.000 Km/seg. y cuyos efectos tal y como llegar del Sol son letales, a excepción de la luz visible y determinadas ondas de radio, son muy absorbidas o reflejadas por la atmósfera provocando diversos fenómenos. Aproximadamente, sin grado de constancia, el 41 % de la energía emitida por el Sol está en la banda visible, el 52 % en el IR, el 7 % en el UV, y un 0,0000000001 % son microondas y ondas de radio.

Del Sol recibe la Tierra toda la energía exceptuando la de los volcanes, géiseres, movimientos telúricos y demás que produce el planeta por causas naturales, dando todo ello lugar a la actividad biológica en el mismo, desde el vuelo de una abeja a una guerra mundial.

Recibe la Tierra unos 75.000 millones de kilovatios que son empleados: 20 en calentar la atmósfera, por previo calentamiento del suelo, 2 inciden directamente en la circulación de los vientos y corrientes oceánicas llevadoras del calor tropical a regiones polares, 7 son absorbidas por las plantas, marinas y de tierra, consumiendo un pequeño porcentaje en la fotosíntesis de donde se originará luego la procedencia de la energía acumulada del carbón, petróleo y gas (200 millones de kilovatios) y la energía muscular por alimentación humana y animal (30 millones).

En torno al Sol giran los 9 grandes cuerpos llamados planetas, llamados por los antiguos "errantes", trazando una elipse en cada vuelta (una vuelta para la Tierra es una año) y girando sobre su propio eje (una vuelta en la Tierra es un día), hallándose todos los planos de las órbitas con una inclinación casi igual.

= MERCURIO

Es el planeta más cercano al Sol y gira en una órbita de una distancia mínima de 46 millones de Km y una máxima de 70, siendo pues la media de unos 58 millones Km, que recorre a una velocidad media de 47,8 Km/seg, empleando en dar una vuelta 88 días terrestres. Gira sobre sí mismo dando una vuelta cada 58 días (que es pues SU día). Tiene aproximadamente uno 360 trillones de toneladas de masa, una gravedad 0,373 la de la Tierra, o sea, 3,66 metros/seg^2, y una velocidad de escape de 4,2 Km/seg. Su diámetro es máximo en el ecuador con unos 4.720 Km.

Mercurio no tiene satélites ni atmósfera a considerar. Su superficie, que sufre de día altas temperaturas y en las zonas oscuras el extremo contrario bajo cero, está plagada de cráteres. Para los profanos que vean imágenes de su superficie no es posible su distinción de la Luna pues realmente con sus cráteres es idéntico y si se ofrecen vistas parciales resulta muy difícil de distinguir.

Es de relativo interés astronáutico.

=VENUS

Segundo planeta en distancia al Sol y próximo a nosotros, gira en una ligera elipse de una distancia mínima al Sol de 107,3 millones de Km y una máxima de 108,7, siendo la media pues de casi 108, y va a una velocidad orbital de 35 Km/seg., dando una vuelta cada 224,7 días (su año). Su día equivale a 243 de los terrestres. Con una masa de 5.360 trillones de Tm. posee una velocidad de escape de 10,2 Km/seg. El diámetro del planeta es de unos 12.190 Km. No tiene satélite alguno. Posee una densa atmósfera en la que reinan altas presiones y temperaturas que fundirían el plomo, aunque al principio de la era espacial no se sabía tal carácter.

Resulta, principalmente por su atmósfera, muy interesante.

= TIERRA

Nuestro planeta con su ligera forma de pera, tiene un diámetro ecuatorial de unos 12.757 Km y un polar de 12.713 Km. y gira en una órbita media de distancia al Sol de 149,68 millones de Km. (que es y establece una Unidad Astronómica UA) a una velocidad orbital media de 29,76 Km/seg cada 365,2 días. El día terrestre se compone de 23 horas 56 minutos y 4 segundos, oficialmente redondeado en 24 horas. Tiene una masa de 6,6x10^21 Tm y una velocidad de escape de 11,2 Km/seg. Posee una notable atmósfera de la que luego se tratará aparte.

Su interés es evidentemente el máximo pues es nuestra casa.

LA LUNA

Es el único satélite natural de la Tierra alrededor de la cual gira en una órbita de 406.600 Km. de distancia máxima y 356.300 de mínima. En realidad gira con la Tierra en un bamboleo. La velocidad orbital media es de 3.680 Km/hora y da una vuelta en torno a la Tierra cada 27 días, 7 horas y 43 minutos. Su día es igual a ese período de 27 días por lo que siempre presenta la misma cara a la Tierra. Su diámetro es de 3.473 Km, la masa 1/81 de la terrestre y la velocidad de escape es de 2,4 Km/seg. Carece de atmósfera y su superficie está generalmente llena de cráteres. Cuando la Luna queda en línea con la Tierra y el Sol, bien entre ambos o con la Tierra por medio, da lugar a los eclipses.

Tiene cierto absoluto interés, y relativamente grande, por su cercanía a nosotros.

= MARTE

El rojizo planeta Marte circula por el espacio en una órbita media de unos 227,8 millones de Km. de distancia del Sol, con una mínima de 206,8 y máxima de 249, con una velocidad orbital media de 24,14 Km/seg., dando una vuelta (año marciano) cada 686,9 días terrestres, o sea casi 2 años nuestros. Su día es ligeramente superior al nuestro, 24 horas 37 minutos y 23 segundos. Su masa de 705 trillones de Tm equivale a 0,11 la terrestre y determina una gravedad para la cual se precisa una velocidad de escape de 4,8 Km/seg. Su diámetro es de 6.880 Km. Posee una apreciable atmósfera pero que es inferior a la nuestra. Su superficie muy variada contiene lechos bastante grandes y secos de posibles antiguos ríos, aunque no como los nuestros, y tiene casquetes polares con hielos. Posee dos satélites.

Es pues, de grandísimo interés astronáutico.

FOBOS Y DEIMOS

Fobos y Deimos no pasan realmente de ser 2 asteroides, pues el primero, que gira en órbita entre 9.370 Km de distancia de Marte, tardando en dar una vuelta 7 horas, 39,45 minutos, tiene forma alargada de un diámetro máximo de 16 Km. Deimos tiene un diámetro de solo 8 Km. y gira en período de 1 día, 6 horas y 18 min en una órbita de una distancia media de unos 20.000 Km.

= ASTEROIDES

Los asteroides son cuerpos de menor tamaño no solo que los planetas sino de sus satélites. Son algo así como de la masa y tamaño de las islas terrestres, aun contando con la variedad también pareja.

Giran en cantidad de unos 50.000 en una banda de 80 millones de Km., la inmensa mayoría entre Marte y Júpiter (de ahí su inclusión aquí), en ese intermedio de 500 millones de Km. entre ambos planetas. La mayor masa de asteroides deambula en una franja de unos 280 millones de Km., en el centro de citado intermedio. Los asteroides más importantes son Ceres, diámetro de 690 Km, Palas, diámetro de 452 Km, Vesta con 393, Higea 357, y un sin fin de menores tamaños.

No tienen atmósfera, como resulta lógico, pero son muy interesantes de estudiar.

= JÚPITER

De enorme interés, resulta que el más gigantesco de los planetas del sistema, Júpiter, circula en el espacio acompañado de una docena de satélites y gira en una órbita de una distancia mínima al Sol de 738 millones de Km y una máxima de 818 y es pues la media de 778. La velocidad orbital media es de 13,05 Km/seg.

Su año es de 11,87 terrestres y su día de solo 9 horas 55 min., lo cual significa que gira muy rápido; es decir, tarda en dar una sola vuelta alrededor del Sol más de 11 años y en cambio en un día terrestre gira casi 3 veces sobre si mismo, o sea que un año suyo tiene más de 10.500 días suyos.

Su masa es 318 veces la de la Tierra y la gravedad 2,54 la nuestra, es decir casi 25 m/seg. La velocidad de escape es de 60,02 Km/seg. El diámetro joviano en el ecuador es de 142.700 Km. Posee atmósfera muy densa e indefinida, con altas temperaturas interiores. En su aspecto se observan bandas de distinta tonalidad, posiblemente originadas por la velocidad de rotación, ofreciéndose también a la vista una gran mancha roja de 40.000 Km de larga y 12.800 de ancha.

LOS SATÉLITES JOVIANOS

Se conocían entonces del gran planeta Júpiter, a la llegada de la era espacial, en total los 12 satélites enumerados en la siguiente tabla, desde el más próximo al planeta al más alejado.

Se señala respectivamente su número de descubrimiento, su nombre, distancia media a Júpiter desde la órbita que siguen, el diámetro, y su período de rotación.

sat.jupiter

= SATURNO

Segundo gigante del sistema, que dista de la Tierra 1.190 millones de Km en el mejor de los casos, gira en una órbita media de 1.428 millones de Km, mínima de 1.348 y máxima de 1.508, a una velocidad media de unos 10 Km/seg y da una vuelta en torno al Sol, su año, cada 29,7 años y rota sobre sí mismo, su día, dando una vuelta cada 10 horas 14,5 minutos. Su masa es de 625.000 trillones de Tm y la gravedad equivale a 1,13 la de la Tierra. La velocidad de escape es de algo más de 35 Km/seg. Su diámetro es en el ecuador 120.000 Km. Posee como Júpiter atmósfera y evidentemente resulta muy interesante pues además y entre otras cosas, posee unos anillos de 287.000 Km de diámetro, entre 74.600 Km y 136.000 Km de distancia del planeta, con un espesor de solo 16 Km y le dan un particular aspecto al planeta.

LOS SATÉLITES DE SATURNO

Los satélites conocidos del planeta Saturno eran 10 al principio de la astronáutica. Helos a continuación enumerados según la distancia del planeta, señalando el nombre, la distancia media al planeta en miles de kilómetros, su diámetro y el período de rotación en días, horas y minutos:

= URANO

Urano gira en órbita de distancia mínima de 2.741 millones de Km del Sol, máxima de 3.005 y media de 2.873, con una velocidad orbital media de 6,81 Km/seg, con un período de rotación de algo más de 84 años. Su día es de 10 horas 45 minutos y la gravedad 1,11 la terrestre. La velocidad de escape es de 22 Km/seg. Tiene un diámetro 51.000 Km de máximo. Es muy frío y se le conocían 5 satélites.

LOS SATÉLITES DE URANO

Se creía que Urano tenía los 5 satélites que se enumeran luego, señalando el número que hace por descubrimiento, el nombre, la distancia a Urano, el diámetro y período de rotación:

= NEPTUNO

Penúltimo planeta, muy frío, perdido cerca de los confines del sistema, gira en órbita de una distancia media de 4.495 millones de Km del Sol, con mínima de 4.455 y máxima de 4.535, que recorre con una velocidad media de 5,44 Km/seg cada 164,79 años terrestres. Su día es de unos 14‑15 horas. El diámetro es de unos 45.000 Km. La gravedad de Neptuno es 1,14 la de la Tierra y la velocidad de escape es de casi 25 Km/seg.

LOS SATÉLITES DE NEPTUNO

Se creía que poseía dos, Tritón y Nereida, respectivamente mayor y menor. El primero tendría 5.000 Km de diámetro y gira a una distancia de Neptuno de 352.000 Km, dando una vuelta cada 5,88 días. Nereida tendría un diámetro de 300 Km y rota a una distancia de unos 5,562 millones de Km de media en órbita excéntrica; con un período de 359 días.

= PLUTÓN

Es el límite del sistema planetario y es posiblemente el más frío de los planetas. Su órbita tiene una distancia mínima al Sol de 4.390 millones de Km y una máxima de 7.300, siendo la media de 5.845. La velocidad orbital media es de 4,8 Km/seg y da una vuelta en torno al Sol cada 248 años terrestres y 155 días, girando sobre sí mismo en un día propio de 6 días y 9 horas. El diámetro que posee tiene unos 6.000 Km. La velocidad de escape es de 5,1 Km/seg. A la llegada de la astronáutica no se sabía que tuviera satélite alguno.

= LOS COMETAS

Son cuerpos de menor masa que giran en órbitas muy excéntricas y se componen de una cabeza y una cola de gases de menor densidad que son iluminados por el Sol cuando se acercan a él, ofreciendo la clásica imagen conocida de todos. Algunos, sin embargo, no brillan por su características, ni tienen cola. Son escasos y previsibles. No guardan relación con los planetas que no obstante los influyen gravitatoriamente. Sus órbitas son conocidas y los períodos de rotación son normalmente entre 3 o 4 años y más de ciento y pico. El más famoso de todos es el de Halley.

= MÁS ALLÁ DE PLUTON

Reduciendo a una escala el sistema solar, si el Sol fuera una esfera de 1 m. de diámetro, el planeta Mercurio tendría 4 mm de diámetro, como una lenteja, y estaría dando vueltas a una distancia media de 42 m., que es el ancho de un campo de fútbol; Venus con 9 mm de diámetro, menos que un garbanzo, se situaría a 78 metros, el largo de un campo pequeño; la Tierra con 1 cm. de diámetro, como una avellana ‑imagínese el tamaño de un hombre!‑, estaría a 108 m.; Marte sería una esferita de casi 5 mm de diámetro, la mitad de la Tierra, y estaría a 164 m.; los asteroides serían como un polvillo, y Júpiter tendría 10 cm de diámetro, como una gran naranja, y se situaría ya a 558 m, o sea más de medio Km de la esfera de 1 m. que fuera el Sol; Saturno tendría 8,6 cm de diámetro, tamaño de una naranja más pequeña, y estaría a más de 1 Km (1.027 m.); Urano, sería de 3,4 cm de diámetro, una ciruelita, y se hallaría a más de 2 Km (2.062 m.); Neptuno, de 3,6 cm de diámetro, poco más que Urano, se situaría a 3,23 Km; y Plutón, el último, de 4,3 mm, menos de la mitad de la Tierra, habría de estar a 4,24 Km de la esfera de 1 m. (el Sol).

Pues bien, la más cercana estrella se encontraría después a casi 30.000 Km que es más del doble del diámetro real de la Tierra. O bien si todo el sistema solar, cuyo diámetro real es de más de 12.000 millones de Km, midiese 1 m. y estuviera en Europa, la estrella más cercana estaría a 3.400 Km, en América, y sería de un diámetro de milímetros o quizá menos.

Tal estrella más próxima es en realidad una cercana a Alfa Centauro, la estrella más brillante de Casiopea, y donde en realidad hay tres. Están a poco más de 4 años‑luz. Después y hasta la distancia de 10 años‑luz, hay otras 8 estrellas que no son por supuesto las más brillantes, pues el brillo no es exclusivo de la distancia en magnitudes.

El Sol forma parte de un grupo de estrellas en un lado de la Vía Láctea, nuestra galaxia, que está a su vez separada de otras galaxias, a distancias infinitas para nosotros, que integran el llamado grupo local de 27 de ellas. Más allá hay otros grupos.

Sobre el tamaño de las estrellas y otros entes cósmicos no existe uniformidad. No todos los modelos planetarios, de los que realmente no conocemos más que el propio pero cuya existencia suponemos, serán como el nuestro.

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene alrededor de 100.000 millones de estrellas. El diámetro es de unos 100.000 años‑luz y un ancho de 20.000. El Sol está a 32.000 años‑luz del centro de la galaxia, en torno a la cual da una vuelta con su plantel de planetas cada 255 millones de años. Las medidas son aquí tan enormes que las unidades de medida son el año‑luz, o sea la distancia recorrida en un año a la velocidad de la luz, y el PARSECS que son 3,26 años‑luz.

= EL ESPACIO INTERPLANETARIO

Es el medio en el que discurren el Sol y su cortejo de planetas con sus satélites, los cometas y asteroides y la ruta de las radiaciones. Pero allí, además de polvo cósmico, o sea nubes en polvo de materia muy dispersa que puede ser hidrógeno por ejemplo, circulan unos proyectiles que son los meteoritos, las piedras del espacio.

La presión es a nuestros efectos nula. La temperatura es también en sí nula, pues depende del cuerpo que se encuentre al Sol o a la sombra y la distancia; la parte iluminada por la radiación sufrirá calor de hasta varios cientos de grados sobre cero y los lados no expuestos tenderán al cero absoluto.

El valor del campo magnético en el espacio interplanetario solar es de entre 10 y 20 Gammas.

= METEORITOS

A nivel astronáutico inmediato, son de gran importancia los llamados meteoritos y meteoroides; meteoro proviene del griego meteoron o “fenómeno celeste”. Los últimos son de materia no identificada, de cualquier tamaño y densidad media entre 2,4 y 8 g/cm^3 que alcanzan la superficie terrestre, pero ambos vienen a ser como piedras de distinto tamaño y composición proyectadas a gran velocidad. Su procedencia es el espacio interestelar o bien cuerpos como asteroides o cometas y también excepcionalmente la Luna y Marte, de donde son o fueron arrancados por impactos mayores. Cada unas 2 h de promedio cae uno sobre la Tierra en la actualidad. Su origen inicial sería el resultado de los impactos entre objetos en los comienzos del Sistema Solar, restos de la formación de objetos mayores, como asteroides y planetas.

No solo interesan de antemano por el problema de posible impacto con una nave espacial, sino que son los principales y casi únicos cuerpos densos o materia que llegan a la Tierra desde el espacio a través de nuestra atmósfera. Los caídos en las zonas polares son mejor identificados que los caídos en otras partes de planeta porque no se mezclan con piedras terrestres y quedan conservados en el hielo de forma aislada, resultando así de lo más interesante. Solo en la Antártida se han hallado más de 16.000 hasta 1996, que representan casi la mitad de los hallados en todo el mundo; en la continente helado se recogen anualmente por miles. En 2000 la Universidad Carnegie Mellon, Instituto de Robótica de Pittsburgh, preparaba un robot llamado Nomad para la búsqueda de tales piezas entre los citados hielos con la colaboración de la NASA bajo un presupuesto de 600 millones de pesetas dentro del programa llamado ANSMET; tal robot rodaba a razón de 1 Km/h en función de trabajo, pudiendo sortear obstáculos de hasta 1 m, e iba dotado de un espectrómetro para identificar minerales y un detector de metales. Tras localizar una pieza meteorítica, el robot enviaba señal de la posición de la misma por el sistema GPS a la base.

Los meteoritos son cuerpos de materia conocida, como hierro, níquel, etc, cuyo tamaño puede variar entre cientos de metros con peso de muchas toneladas, caso en el que ya se pueden considerar asteroides, y fracciones de milímetro que son llamados entonces micrometeoritos y polvo cósmico; el mayor del que se sabe en la época moderna es de unos 3 metros de envergadura y pesaba unas 60 Tm.

Los meteoritos se dividen en: sideritos, o ferrosos, o metálicos, de densidad entre 7,5 y 8 y compuestos de hierro en un 90 %, níquel en un 8 o 9 % y cobalto hasta 1 %, con otros como fósforo y azufre; aerolitos, o pétreos o rocosos que pueden ser cóndrulos de olivina o piroxena y sin éstos, pétreos de densidad 3‑5,5, compuestos de oxígeno, 36 %, hierro, un 23 %, silíceo, 18 %, magnesio, 14 %, y otros; y siderolitos, o mixtos, de densidad entre 5 y 5,6 y compuestos de ferroníquel y olivina, al 50 % aproximadamente. Los aerolitos se dividen en condritos y acondritos, suponiendo los primeros el 85 % y los segundos el 15 restante, y contienen materia orgánica, tal como ácidos grasos, aminoácidos e hidrocarburos. La mayor abundancia en general de los llegados a la Tierra es de aerolitos entre un 82 y un 96 %, según distintas estimaciones, siendo de un 15 % para los sideritos y un 3 % para los siderolitos.

Estas clasificaciones son sin embargo variables y oscilan ligeramente según observadores o estudiosos distintos. En general, los cóndrulos de silicatos y polvo, es el tipo de material meteorítico más común de los hallados en el suelo terrestre, con cerca del 80%, y se cree que su origen está en el material primigenio del Sistema Solar, a pesar que durante mucho tiempo se creyó que se habían originado en los asteroides. Pero según estudios dados a conocer en 2008, los meteoritos más comunes provienen del cinturón de asteroides y son fruto de colisiones.

Un 3% de los meteoritos llegados a la Tierra son los llamados condritas carbonáceas que tienen gran interés por su contenido en carbono, constituyendo moléculas orgánicas, así como en mineral de hierro, sulfatos y silicatos, y se parecen al material cometario. Los compuestos orgánicos concretos hallados en las condritas son aminas, amidas, aminoácidos, hidrocarburos aromáticos y alifáticos, alcoholes, purinas y pirimidinas, aldehídos y cetonas, ácidos sulfúrico, fosfónico, hidroxicarboxílico, carboxílico y dicarboxílico, y otros.

Los más antiguos datan de 4.500 millones de años, la edad del Sistema Solar primitivo, y constituyen pues por si mismos una clase distinta de meteoritos. Los mismos se consideran de los más interesantes porque son un cauce de averiguación acerca de la formación del indicado Sistema. Uno de estos meteoritos, condrito carbonáceo de tipo único por su antigüedad, cayó el 18 de enero de 2000 en Tagish Lake, al noroeste del Canadá, y en el mismo fueron identificados 45 elementos químicos y una serie de moléculas orgánicas desconocidas, cosa que sorprendió a los investigadores; su conservación extraordinaria en hielo, tras su llegada ya congelado, permitió que sus características originales no fueran alteradas. En realidad, el cuerpo estaba fragmentado en medio millar de trozos (una fuente apuntó a 2.000), pero originalmente tendría, según se calculó, un peso de 200 Tm, siendo del tamaño en torno a los 6 m de diámetro (±2 m de margen). Del mismo se recogieron 410 trozos a partir del 25 de enero siguiente y en los 3 meses siguientes. Uno de los aspectos más interesantes de este meteorito fue que tiene ácido fórmico en cantidad 4 veces superior a los niveles hallados en otros.

Unos y otros meteoritos pueden viajar a velocidades que llegan a ser de miles de Km/hora. En general, los micrometeoritos viajan a una velocidad comprendida entre 12 y 72 Km/seg pero la mayoría lo hace a 42 m/seg.

Imaginándonos en una nave espacial, podemos afirmar que un meteorito de unos 25 mm viajando a esa velocidades entraría hasta 17 cm en un escudo de duraluminio o 6 cm. en acero. Con 2 mm penetraría 20 y 7 mm respectivamente; o con 1 miligramo atravesaría 3 mm de aluminio. Todo ello a título orientativo. Pero las probabilidades son pocas, porque la poco constante afluencia es más bien rara e inversa a la masa que pueda tener. O sea, los que más afluyen son los de masa de 10^(‑10) gramos (1 impacto por mm. y seg.) y los de mayor masa son escasos en creciente e inversa proporción.

Los meteoritos si, dada su trayectoria, penetran en la atmósfera terrestre se desintegran por rozamiento entre los 60 y 115 Km de altura, principalmente entre los 80 y 110 Km, siempre que su masa no sea muy grande. Si tal masa resulta grande no da tiempo a la total desintegración antes de llegar al suelo terrestre y los meteoritos entonces llamados ya bólidos hacen un ruidoso impacto en la corteza terrestre, abriendo cráteres de tamaño variable. Uno de los cráteres más conocidos de los de tal tipo, por ser el primero identificado de impacto (en 1891), es el cráter Meteor (o cráter Barringer), cercano a Flagstaff, Arizona, que tiene 1,25 Km de diámetro y 174 m de profundidad y fue producido hace 49.000 años por un asteroide de unos 40 m de diámetro que llegó con 25 Km/seg de velocidad, o quizá menos (a unos 12 Km/seg, según las últimas investigaciones), produciendo una explosión equivalente a 15 megatones. Produjo una presión del orden de las 300.000 atmósferas y temperatura de unos 2.000ºC.

    El mayor meteorito conocido en la Tierra es el llamado Hoba, de 2,75 m de largo, que pesa 66 Tm y es principalmente de hierro; se localiza en Grootfontein, Namibia, y fue descubierto en 1920.
    El siguiente conocido en masa pesa 30,8 Tm y se cree que pudo caer hace unos 4.000 años al tiempo de una lluvia de meteoritos. Se ha bautizado como Gancedo, nombre del municipio en que se encontró. Fue desenterrado en septiembre de 2016 en Campo de Cielo, Chaco (Argentina).
    Luego hay uno de unas 30 Tm en Groenlandia y similar en masa es el descubierto en 2011 en Altai, Asia Central, que pesa entre 25 y 30 Tm; mide 2,2 m de longitud, 1,25 m de alto y 1,2 m de ancho, y se cree que es de hierro y níquel.

No siempre llegan enteros y generalmente cuando no se queman al completo en la alta atmósfera se fragmentan en el aire. Al desintegrarse en la atmósfera producen efectos luminosos conocidos popularmente por estrellas fugaces y científicamente denominados meteoros luminosos; son de unos segundos de visión. Pueden llegar a caer en ocasiones abundantemente por miles y miles, durante varias horas, produciéndose entonces las llamadas lluvias de meteoritos, que si son previsibles, según época en relación a la zona del espacio atravesada por la Tierra. Tales lluvias reciben el nombre particular según la región celeste de donde parecen proceder en su caída sobre la atmósfera, llamada zona radiante. Ejemplos: Cuadrántidas, que caen del 1 al 4 de enero; Lyridas, del 19 al 22 de abril y sobre radiante de Lyra; Acuáridas (de Acuario), 1 al 13 de mayo, y posiblemente son restos del cometa Halley; Perseidas (Perseo) o “Lágrimas de San Lorenzo”, 27 julio a 17 agosto, de intensa lluvia; Oriónidas (Orión) 15‑25 octubre; Leónidas (Leo), 12‑17 de noviembre; Andromédidas, 26 noviembre a 4 diciembre, restos del cometa Biela; Gemínidas, 9‑13 diciembre, con intensa lluvia; etc.

Por orden cronológico, las principales lluvias regulares de meteoritos son:

Ciertamente, algunas lluvias suelen producirse al paso de algún cometa cerca de la Tierra o al atravesar ésta determinadas regiones celestes en que son más abundantes por suponer la antigua trayectoria de algún cuerpo que dejó escombros, por así decir. Proceden sin embargo mayormente, de la faja de asteroides. Igualmente se han catalogado algunos procedentes de Marte (12 en 1997) y de la Luna (15 en igual tiempo), arrancados de allí por algún impacto de un cuerpo grande.

Su formación es variable. Se cree que se producen unos como en el interior de planetas, pues se observa que fueron sometidos a grandes presiones y lento enfriamiento de metales fundidos, y otros en niveles de corteza planetaria o similar.

El polvo cósmico por su parte puede caer también a tierra pero sin producir efecto luminoso alguno, exento pues de espectacularidad, pero a razón de varias toneladas diarias junto a los meteoritos restantes. Su masa es tan pequeña que se disgrega en la alta atmósfera pulverizándose y cayendo en tierra en finísimas partículas; el 99% es de menos de ½ mm de diámetro. Puede ser el causante muchas veces de precipitaciones atmosféricas al facilitar la formación de núcleos de condensación.

    Al año se estima que caen a la Tierra un total de unas 40.000 Tm de polvo sideral. Y solo de meteoritos podrían caer entre 4 y 10 millones de Tm. Hay por otra parte otras estimaciones en las que se cree que nos llegan del espacio anualmente hasta un total de 200.000 Tm de materia sideral, incluidos meteoritos aunque principalmente de polvo. Pero la mayoría se inclina por citar cifras más moderadas que oscilan entre las 35.000 y las 110.000 Tm en total, sumando polvo más meteoritos.

Por otra parte, los impactos meteoríticos aportan polvo de diamante, según se determinó en 1995 en la Open University británica. El diamante se forma debido al calor y presión sobre el carbono que se desarrolla en el choque, pero también podría llegar en el meteorito, arrancado como fragmento en su origen por otro impacto similar. También se cree que proceden del espacio los diamantes negros o carbonados, según se informó a principios de 2007, estableciendo su origen en las supernovas; de este tipo solo han sido hallados en Brasil y la República Centroafricana.

Los meteoritos no fueron, en realidad hasta muy avanzado el siglo XIX, considerados como de procedencia exterior. Los científicos de entonces decían que del cielo no podían caer piedras a pesar de que de vez en cuando se dibujaba a sus ojos en el cielo luminosos trazos seguidos de la caída de fragmentos pétreos e incluso de una estampida sónica.

Entre 1975 y 1993 los satélites militares americanos identificaron 136 penetraciones explosivas de meteoritos sobre la atmósfera terrestre con una energía cercana o superior a 1 megatón.

Hoy pueden ser observados muchos en las entidades científicas, tal como museos. En el Museo Nacional de Ciencias Naturales, en Madrid, en 1998 disponía de una colección de 155 meteoritos, de los que 32 habían caído en España, siendo el más antiguo de 1773 caído en Sena, Huesca. Uno de los más pesados de éstos, con 116,2 Kg, cayó el 24 de diciembre de 1858 en Molina, Murcia, y otro parecido el 9 de julio de 1924 en Olivenza, Badajoz. En 1941 cayó uno de unos 2 m en Mallorca, en la playa Can Picafort. De los más fragmentados se cuenta en 1964, con unos 5.000 trocitos, el de La Maresma, Barcelona. En casi todos los casos, el impacto sónico, o de explosiones, y visual sobre la población del entorno de la caída es notable y suele dejar huella histórica en la misma. En el caso del caído en La Rinconada, Sevilla, el 17 de febrero de 1934, un campesino vio cómo el meteorito impactaba y destruía su choza de aperos, librándose la persona y su hijo por poco.

El interés por los meteoritos va más allá del que se considera por posibles bombardeos de una nave espacial y se centra en el estudio químico de su composición, su probable origen, edad, etc. Los mismos han venido abonando una de las teorías del origen de la vida dado que en los mismos han sido hallados componentes básicos, como los aminoácidos. En un solo meteorito caído el 28 de septiembre de 1969 junto a Murchison, Australia, se hallaron hasta 17 tipos de éstos compuestos, algunos de ellos desconocidos en la Tierra; pero en 2010, tras nuevos estudios, se informaba del hallazgo en tal meteorito de un total de 14.197 compuestos de todo tipo.

Además, en algunos se han hallado compuestos sorprendentes o desconocidos. En el meteorito llamado Allende (en Chihuahua), condrita carbonácea encontrada en 1969 en México, de una antigüedad de unos 4.600 millones de años, se hallaron moléculas de fulerenos (con helio de un solo neutrón en su interior); estas estables moléculas de carbono, que tienen la estructura poliédrica de un balón de fútbol, fueron creadas en laboratorio mucho más tarde, en 1985, y su aplicación se proyecta en numerosos campos. También contiene tal meteorito aluminio 26 (radiactivo) y un mineral de óxido de titanio hasta entonces desconocido, la panguita (2012).

Las posibilidades de que en la caída de un meteorito el mismo impacte en una persona o su más inmediato entorno sobre la superficie terrestre se han estimado en una vez cada 9 años, resultando con heridas una persona cada 180 años por tal causa.

El 20 de junio de 1994 se cuenta un caso de uno de 1.417 gramos, de 13 por 8,5 por 8 cm, caído a 300 Km/ h de velocidad sobre un automóvil en Getafe, cerca de Madrid, al que atravesó el parabrisas y solo hirió, con rotura, al conductor en el dedo meñique de la mano derecha, pero causó severos daños en el volante, salpicadero y parte de atrás, donde se detuvo; sin embargo, existían dudas sobre su origen porque el tipo de roca no resultó ser la habitual de un meteorito ni de ningún material natural terrestre conocido, resultando parecido a las cerámicas o material muy refractario con contenidos en óxidos de hierro, silicatos de calcio, así como cobre y hierro. El mismo fue donado al Museo de Ciencias Naturales de Madrid y clasificado provisionalmente como un tipo nuevo. Es el primer caso que se conoce de un impacto meteorítico en un automóvil en marcha; existe un caso en 1992 de caída en los Estados Unidos sobre uno parado.

En 2002 otro de unos 200 gramos cayó sobre el pié de una niña de Northallerton, cerca de Yorkshire, Inglaterra. El 30 de noviembre de 1954 cayó otro en Hodges, Alabama, y tras atravesar el techo de una casa hirió a una señora en el brazo. Otro, en 1911, en la localidad egipcia de Nakhla, mató un perro.

Más suerte tuvieron los chinos de una aldea de Jilim que el 8 de marzo de 1976 sintieron como caía un meteorito de 4 Tm a solo 30 m de donde estaban. El impacto formó una nube de polvo de cerca de 50 m de alta y salpicó hasta 150 m de trozos y fragmentos de terreno.

En abril de 1988 cayó también un gran meteorito sobre el Pacífico occidental y el bólido fue captado por satélites, pero no hubo que lamentar destrozo alguno.

En cuanto a otros daños, hay numerosos casos. El 17 de mayo de 1990 un meteorito de hierro de 1 m de diámetro y 1,5 Tm de peso al menos devastó con la fuerza de 1,5 Tm de TNT un trigal ruso de Sterlitamak, dejando un cráter de 10 m de diámetro y 4 m de profundo. De tal meteorito ferroso se recuperarían más de 300 Kg.

Mayor efecto pudo causar el caído el 1 de febrero de 1994 sobre el Pacífico, cerca de la isla Kusaie, de haber sido sólido, con 7 m de diámetro y unas 400 Tm de peso. Explotó a unos 20 Km de altura con la fuerza de una bomba atómica como la de Hiroshima e iluminando el cielo tanto como el Sol. Fue detectado por 6 satélites, algunos de alerta nuclear inmediata, como el más brillante en casi 20 años de este tipo de actividad orbital.

Un tipo nuevo de meteorito, aparentemente confirmado por un satélite sobre las investigaciones de Louis Frank, de la Universidad de Iowa, “fueron” durante un tiempo los denominados de hielo, llamados en la prensa “frigolitos”, en forma de bolas de nieve o minicometas con un diámetro máximo de unos 12 m. Al penetrar en la atmósfera, según se dijo, se funden y convierten en vapor, con lo cual se explica lo que tardaron en ser detectados hasta entonces. Según el estudio, caen a diario aproximadamente unos 25.000, de modo que se calcula que cada unos 20.000 años aproximadamente determinan un aumento de nivel marítimo de una pulgada, 2,54 cm. No habría de parecer extraño que fueran de hielo puesto que gran parte de los cuerpos celestes, como cometas y asteroides, lo contienen. Pero para otros científicos estos datos se basan en una falsa interpretación de ruido electrónico del satélite que los detectó y si fuera cierto el brillo de la entrada atmosférica haría brillar continuamente con tal cantidad el cielo de modo notable e igualmente la superficie de la Luna se vería llena de minúsculos cráteres; además, el aire contendría 30.000 veces más gas argón del existente, y 500 veces más de xenón. En efecto, si tales objetos existieran los astronautas hubieran captado el fenómeno ya hace tiempo ante tal pretendida abundancia, tanto en la órbita terrestre como en la Luna.

El auge en la controversia por los llamados minicometas dura entre 1997 y 1998 y se quiso reforzar la presunta evidencia con datos de otro satélite, y con los de la plataforma orbital CRISTA que apunta a un elevado contenido en vapor de agua sobre la alta atmósfera.

A finales del mismo 1998 se concluyó, según otro estudio, que las detecciones captadas por el satélite no eran de meteoritos de hielo sino debidas al citado ruido electrónico de los propios instrumentos del ingenio. Estudios astronómicos posteriores, durante 8 meses, confirmaron la inexistencia de los meteoritos de hielo.

El descubrimiento en 1999 en dos meteoritos caídos en marzo de 1998 en Monahans, Texas, de agua salada entusiasmó a los científicos dando pié a toda clase de especulaciones sobre su origen.

El 18 de enero de 2000, a las 16 h 45 m GMT, caía en el lago Tagish, Yukon, Canadá, un meteorito que explotó con gran fuerza y que se considera uno de los principales llegados en una década a la Tierra; el estallido se evaluó con una energía de cerca de los 3 kilotones. Los observadores del fenómeno escucharon dos explosiones, vieron una estela rojiza que perduró más de media hora y les olía el aire extrañamente. Se trató de una condrita cabonácea que contenía material orgánico (glóbulos de hidrocarburos) de una clase nunca observada hasta entonces según el centro espacial de Houston. Se estimó que no se trataba de material originariamente biológico y que su origen sería el de los asteroides que circulan entre los planetas exteriores.

El 23 de ABRIL de 2000 el sistema americano de detección de explosiones nucleares capta la entrada en la atmósfera terrestre de un meteorito de considerable tamaño, de unos 2 m de diámetro, que, tras quemarse espectacularmente, cayó sobre aguas del Pacífico a varios cientos de Km a la altura de la Baja California mejicana. El fenómeno generó una energía explosiva equivalente a unas 7.000 Tm de TNT.

El siguiente 25 de agosto se detectó la entrada de otro mayor, de 3,5 m de diámetro, cayendo también sobre el Océano Pacífico a la altura de las costas de Acapulco con una energía explosiva menor que el anterior, de unas 3.000 Tm de TNT.

A las 6 h 15 min, hora local, del 23 de julio de 2001 fue visto por miles de personas en la costa Este americana, entre Virginia y Canadá, un meteorito en entrada atmosférica de Este a Oeste, en dirección a Pennsylvania, que dejaba una cola de humo y brillaba más que una Luna llena. Se desplazaba, según se estimó, al menos a 15 Km/seg y tendría en torno a los 2 m de diámetro y 30 Tm de peso. Entones explotó con una equivalencia de 3 kilotones de TNT y provocó la rotura de cristales de ventana en algunas localidades al Oeste de Williamsport, a menos de 100 Km de tal estallido. Se cree entonces que objetos como éste caen sobre nuestro planeta a razón de uno por mes.

En 2001, tomó firmeza el reconocimiento científico de los sonidos producidos por las lluvias de estrellas, de los meteoritos al entrar en la atmósfera terrestre. Tales efectos fueron denominados electrofónicos y su origen se establece en la generación durante tal penetración en el aire, con ionización del mismo, de ondas de radio de baja frecuencia, o VLF de menos de 30 KHz, que llegan instantáneamente a la superficie terrestre ocasionando por simpatía en determinados materiales vibraciones (alambres, determinadas piezas de metal, algunos objetos, etc) que producen así ruidos.

En enero de 2002 fue hallado en Omán un meteorito que fue llamado SaU 169, de 206 gramos de peso, cuyo origen se establecería luego que era lunar y, por sus características (radioactividad de uranio, torio y potasio), procede del Mar Imbrium.

El 6 de junio de 2002 se produjo la explosión de un bólido sobre la atmósfera del Mediterráneo oriental, entre Libia y Grecia, con una fuerza parecida a la bomba atómica de Nagasaki.

En julio de 2002 un meteorito de unos 300 Kg penetró a 21 Km/seg en la atmósfera con un ángulo de 50º sobre los 85 Km de altitud sobre el norte de Innsbruck, Austria, recorriendo unos 91 Km en dirección noroeste hasta descender a unos 16 Km de altura. Pero tal velocidad bajó a 2,4 Km/seg y se fragmentó en diversos trozos, algunos de los que fueron recuperados, uno cerca de Neuschwanstein, Alemania. Su entrada atmosférica fue filmada o fotografiada desde distintos puntos de Centroeuropa.

 El 25 de septiembre de 2002, cerca del río Vitim, en Siberia, un cuerpo cometario de entre 50 y 100 m de diámetro penetró en la alta atmósfera explotando entonces con una fuerza que fue estimada en medio kilotón como mínimo, si bien hay quien elevó la cifra a los 5 kilotones.

En la tarde del día 4 de enero de 2004, un bólido de 750 Kg de masa y de 1 a 2 m de diámetro, surcó el cielo portugués y español, penetrando a más de 80 Km de altitud sobre Bragança (de sudoeste a nordeste) con penetración atmosférica en unos 30º, fragmentándose sobre 28 Km de altura, encima de Guardo (Palencia), dejando estelas y produciendo estruendo e impactos; los restos se esparcieron en un área de 100 Km de larga en forma de elipse. La velocidad de llegada fue del orden de los 61.000 Km/h y los fragmentos, de entre 11 y 1.300 gramos, quedaron principalmente sobre el norte de Palencia; el primer trozo se halló en Villalbeto de la Peña. Posiblemente se trataba de un trozo de materia cometaria pues se observó que algunas partes se desintegraron totalmente en el aire y no se hallaron cráteres significativos de los impactos. Causó, eso sí, gran alarma ciudadana. Su composición es de olivino en un 50 %, troilita en un 35%, hierro en un 10%, níquel en un 3% y apatito y cromo en un 2%. Se catalogó pues como una condrita.

El 13 de junio de 2004, en Auckland, Nueva Zelanda, un meteorito de 1,3 Kg impactó y perforó el techo de una casa, rebotó en el sofá y se detuvo finalmente bajo un ordenador personal, donde fue encontrado, aun caliente, por los sorprendidos habitantes de la casa. Su venta se anunció valorada en 6.000 $, para que los dueños de la casa repararan los daños causados en el techo.

Hacia finales de enero de 2005, en una aldea de Camboya un meteorito de 4,5 Kg de peso cayó a 50 m de donde jugaban unos jóvenes. El fenómeno causó pánico, pensado inicialmente que se trataba de una explosión de una mina y luego se asimiló supersticiosamente al entonces reciente maremoto (pese a ser zona interior) y la “mala suerte”.

El 10 de mayo de 2007 otro meteorito considerable cruzó hacia las 20 h la península Ibérica y al menos algunos de sus restos cayeron en La Mancha, junto a Puerto Lápice, Ciudad Real. Se considera el más luminosos diurno de las últimas décadas en España. Más tarde, recuperados 20 trozos de entre 50 mm y 4 cm de longitud y un máximo de 10 gramos de masa, se identificó como un meteorito procedente del asteroide Vesta. Se estimó entonces que el meteorito pudo tener en total una masa de unos 50 Kg.

Casi en la medianoche del 15 de septiembre del mismo 2007 otro meteorito cayó en tierra de Puno, Perú, y produjo un cráter de 30 metros de diámetro y 6 de profundidad. La explosión alarmó a los vecinos de Carancas, a 1.300 Km al sur de Lima, y dejó el terreno con partes calcinadas. Los vecinos del lugar sufrieron luego vómitos, cefalea, diarreas, entre otros males, que achacaron a algún tipo de contaminación del objeto impactado.

    El 7 de octubre de 2008 cayó sobre Sudán un meteorito de cerca de 60 Tm y unos 3 o 4 m de diámetro que se fragmentó en nuestra atmósfera a unos 37 Km de altitud con un potente estallido, tras llegar con una velocidad de 44.500 Km/h, y yendo sus restos a parar al desierto de Nubia. Fue objeto de seguimiento desde unas 20 h antes de entrar en la misma, lo que es un hecho excepcional, por parte de la NASA desde Arizona. Se lograron obtener unos 10,5 Kg de sus restos en unos 600 trozos. Tras su análisis, en el denominado 2008 TC3 primero y Almahata Sitta (que significa “estación seis” en el idioma local) después, se identificaron 19 aminoácidos y se llegó a la conclusión de que se trataba un trozo de un asteroide, o quizá un protoplaneta desconocido, que a su vez contenía restos de otros 10 meteoritos distintos. 

El 8 de octubre de 2009 un gran meteorito, o un pequeño asteroide, de unos 7 u 8 m de diámetro, explotó a las 3 h GMT sobre el cielo de Indonesia, a unos 18 Km de altura; los restos no se supo en un primer momento si habían caído en tierra o en el mar. La explosión tuvo una potencia de unos 50 kilotones y la velocidad de entrada en la atmósfera del cuerpo se estimó en unos 65.000 Km/h. El fenómeno alarmó la población de Bone, Sulawesi del Sur.
      El 22 de abril de 2012, tras llegar a una velocidad de unos 100.000 Km/h, cae sobre el Norte de California, en Sutter's Mill, un meteorito de unos 3 o 4 metros de largo, que explotó en la atmósfera con una fuerza de 4 kilotones. De sus fragmentos, año y pico después se llevaban recogidos 77 piezas de las que la mayor es de 205 gramos. Su material es una condrita carbonácea. En el mismo,  entre otras cosas, se hallaron dos piecitas de nanodiamante de 10 micrones y aminoácidos. Por su análisis se cree que la procedencia de este objeto es el Cinturón de Asteroides.
    El 15 de febrero de 2013 cae sobre Rusia, región de Chelyábinsk, un meteorito de unos 19 m de diámetro y 10.000 Tm de masa que explota en la atmósfera y provoca entonces la rotura de cristales de ventanas en cerca de cien mil viviendas de 6 ciudades (3.313 edificios de apartamentos) y causa con ello 1.491 heridos; también cayeron trozos sobre tejados causando daños. Su entrada en la atmósfera la realiza a 18,6 Km/seg, o quizá a un poco más, cruzando de Noreste a Suroeste con 30º de ángulo de llegada, y estallando 32,5 seg más tarde, a las 3 h 20 min 26 seg GMT; el trozo mayor se cree que cayó en un lago a 1 Km de la población de Chebarkul, a unos 80 kilómetros de la localidad de Satkí, y a 1.500 Km al Este de Moscú. Los daños causados, en una primera evaluación se cifraron en unos 25 millones de euros y afectaron en un radio de unos 90 Km. La explosión, de unos 500 kilotones a unos 23 Km de altura, fue detectada a 6.500 Km de distancia, en Alaska, pero ningún sistema de alerta detectó su llegada. En los días siguientes se recogieron 53 trozos sobre la nieve y los primeros análisis indicaron que tenía un 10% de hierro, y tiene también olivino y sulfito. Pero aproximadamente el 75% del objeto se evaporó en la explosión y del resto la mayor parte se pulverizó, calculando que los trozos que cayeron al suelo supondrían como máximo unas 6 Tm, apenas un 0,05% de su masa inicial, siendo el mayor de unos 650 Kg (el caído en el lago). Cuatro días más tarde, el 19 de febrero, la nube de polvo formada en la atmósfera había dado la vuelta a todo el Hemisferio Norte y aun tres meses después aun persistía. Los posteriores estudios indicaron que el meteorito se trataba de una condrita de 4.452 millones de años de antigüedad y que el mismo ha venido estando expuesto a los rayos cósmicos durante unos 1.200.000 años. Este meteorito alarmó a los especialistas sobre las estadísticas y probabilidades de impacto catastrófico de estos objetos en nuestro planeta.
        El 21 de abril de 2013, coincidiendo con la lluvia de estrellas Lyridas, cae sobre el norte de Argentina un meteorito que iluminó durante unos segundos el cielo para finalmente explotar a unos 65 Km de altitud. Su velocidad de penetración en la atmósfera se estimó inicialmente en unos 130.000 Km/h, y su tamaño en unos 20 cm. Donde más se pudo apreciar su efecto fue sobre Santiago del Estero y en la zona más afectada provocó un temblor y rotura de cristales con el consiguiente susto para la gente.
    En 2015, sobre la zona española de Toledo y otros lugares, el 20 de febrero y el 30 de marzo, cruzaron el cielo visiblemente otros tantos bólidos, desintegrándose en la atmósfera. Otro cayó sobre Andalucia al día siguiente de la última fecha. El bólido del día 30 citado entró a unos 85 Km de altura sobre la vertical de Espinoso del Rey con una velocidad de unos 45.000 Km/h, cayendo hasta los 26 Km de altitud; se estima que podría tener entre 15 y 20 cm de diámetro. En todos los casos se cree que son fragmentos de asteroides.
    En la noche del día 28 de agosto de 2015 un meteorito cruza gran parte del cielo español como una bola de fuego. Entró en la atmósfera a una velocidad estimada en 74.000 Km/h, a unos 97 Km de altitud, a las 22 h 15 min sobre Senés, Almería, en dirección a Granada, donde, sobre Negratín, a unos 51 Km de altura se extinguió.
    El 28 de octubre de 2015 dos bólidos cruzaron el cielo, uno sobre el Mediterráneo, en el Sur de España, y otro sobre Madrid. El primero llegó a 100.000 Km/h de velocidad, y se consumió en la  atmósfera hacia las 3 h 05 m de la madrugada española, entre los 100 y 25 Km, entre Murcia y la argelina Orán, excepto una masa final de unos 100 gramos que cayeron al mar. El segundo se manifestó a las 23 h 16 m a unos 110 Km de altura sobre la vertical de Alcalá de Henares y a igual velocidad, llegando a consumirse a unos 57 Km de altitud sobre Hoyo de Manzanares. En ambos casos, según se cree, se trata de fragmentos del cometa Encke.
    El 6 de febrero de 2016 muere un hombre en Vellore, al sur de la India, por el impacto de un objeto caído del cielo. A pesar que al principio se negó, parece ser que el objeto fue un meteorito según el estudio del citado material que señala su contenido en elementos hierro, carbono, níquel, silicio, titanio, oxígeno, sodio, aluminio, calcio, potasio, manganeso y azufre; se le identifica como una condrita carbonácea.
    En la madrugada del 24 de febrero de 2016 cae un meteorito sobre Córdoba, en España, cuya masa de llegada se calcula en unos 400 Kg. Su velocidad de entrada en la atmósfera se estima en unos 60.000 Km/h e impactó en tierra a las 02 h 32 m. Se pudo observar sobre Andalucía como un bólido que llegó a ser 5 veces más brillante que la Luna llena y explotó varias veces en su descenso atmosférico Curiosamente es el cuarto bólido que se observa sobre la península en el plazo de pocos días, si bien los demás no parecen haber llegado a impactar en tierra. Por su trayectoria se cree que procedía del asteroide 2013DF.
    En otra cercana madrugada, la del 31 de marzo del mismo 2016, otro bólido cruzó el sur de España en dirección noreste, resultado de penetrar en nuestra atmósfera un cuerpo rocoso de unos 30 Kg a unos 90.000 Km/h de velocidad. Hacia las 03 h 26 m fue detectado desde varios observatorios, ofreciendo su cruce una vista espectacular para finalmente explotar a una altura de unos 100 Km sobre la vertical de Albacete; entonces, en su caída, a unos 55 Km de altitud, su luz se apagó, posiblemente porque se desintegró totalmente. Se cree que era un fragmento de un cometa.
    El 14 de abril de 2016 llegan al Centro Espacial de la NASA en Houston para su estudio cerca de 570 meteoritos recogidos en la Antártida dentro del programa ANSMET durante dos meses. Para entonces, desde 1976, el programa lleva recogidos más de 21.000 de tales objetos. Por entonces, el total estimado de meteoritos hallados en el planeta se cifra en unos 63.000, de ellos 167 de origen marciano y 247 de origen selenita. 
    En la noche del día 8 de julio de 2016, a las 23 h 06 m, fue visto cruzar el cielo español un bólido que brilló más que una Luna llena. Se cree que fue un trozo del cometa 169P/NEAT. Su entrada atmosférica tuvo lugar sobre unos 107 Km de altura sobre Marruecos, haciéndolo a una velocidad estimada de 95.000 Km/h. Mostró luego varias explosiones en su recorrido sobre la mitad Sur de España, en dirección noroeste, hasta su destrucción final sobre unos 74 Km de altitud.
    El 15 de agosto de 2016 un bólido fue visto sobre Cáceres, desintegrándose sobre unos 85 Km de altura, sobre la vertical de Almaraz. Se cree que era materia de un cometa que penetró en la atmósfera a 95.000 Km/h.
    En la madrugada del día 17 siguiente, un bólido sobrevoló parte de la mitad sur de España, dejándose ver a las 06 h 12 m desde Jaén, Sevilla, Toledo, Almería, Granada… Se cree que penetró en la atmósfera a unos 117 Km de altitud yendo en dirección suroeste y desintegrándose sobre unos 78 Km de altura sobre Jaén.
    El 14 de noviembre de 2016 un fragmento del cometa Encke surcó el cielo del sur de España, entrando en la atmósfera a 110.000 Km/h de velocidad a las 03 h 35 m sobre unos 108 Km de altitud sobre la zona de Algarinejo, al norte Granada, generando un bólido que se dirigió hacia el sur de Jaén, donde, sobre unos 60 Km de altitud, se desvaneció.
    El 11 de diciembre siguiente, fue visto otro bólido surcando el cielo nocturno del sur de España (Castilla-La Mancha y Andalucía). Se estima su velocidad en unos 72.000 Km/h sobre una altitud de unos 95 Km. El objeto se cree desprendido de un asteroide y que solo tenía un par de centímetros.


Registro de meteoritos caídos en España hasta 2012, ordenados cronológicamente, según la base de datos del Boletín de The Meteoritical Society, International Society for Meteoritics and Planetary Sciences.

Nombre

Zona de hallazgo

Año

Masa en Kg

Roa

Castilla-León

1438

?

Oliva-Gandía

Valencia

1520

?

Barcelona

Cataluña

1704

?

Sena

Aragón

1773

4,000

Berlanguillas

Castilla-León

1811

1,440

Barea

La Rioja

1842

3,200

Barcelona

Cataluña

1850

?

Nulles

Cataluña

1851

5,000

Oviedo

Asturias

1856

0,205

Molina

Murcia

1858

0,144

Cañellas

Cataluña

1861

0,945

Sevilla

Andalucía

1862

0,180

Cangas de Onis

Asturias

1866

34,000

Cabezo de Mayo

Murcia

1870

25,000

Roda

Aragón

1871

0,400

Guareña

Extremadura

1892

39,000

Los Martinez

Levante

1894

0,025

Madrid

Madrid

1896

0,400

Quesa

Valencia

1898

10,750

Gerona

Cataluña

1899

0,148

Garraf

Cataluña

1905

8,800

Jubila del Agua

?

1908

?

Colomera

Andalucía

1912

134,000

Olivenza

Extremadura

1924

150,000

Ojuelos Altos

Andalucía

1926

5,850

Olmedilla de Alarcón

Castilla-La Mancha

1929

40,000

Ardón

Castilla-León

1931

5,500

La Rinconada

Andalucía

1934

?

Mayorca

Baleares

1935

0,824

Reliegos

Castilla-León

1947

17,300

Zaragoza

Aragón

1950

162,000

Villanueva del Fresno

Extremadura

1953

132,000

San Cerre de Mallorca

Baleares

1958

3,600

Retuerta del Bullaque

Castilla-La Mancha

1980

100,000

Getafe

Madrid

1994

1,417

Villalbeto de la Peña

Castilla-León

2004

3,500

Puerto Lápice

Castilla-La Mancha

2007

0,500



----------------ooo000OOO000ooo---------------------


Copyright © Eduardo Martínez González